Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a bagheera art            0 libros en su biblioteca
     0 valoraciones      30 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

BAGHEERART

"Lejos de un país donde si te sales del margen te asocian a delincuencia por su tradición estúpida"


Si son 4 días

 Si la vida son cuatro días, sospecho que tendré que fingir la sonrisa dos más. La vida son trastornos bipolares y robos. Son llantos, lamentos, huidas y un borracho cantando a las tres de la mañana bajo mi ventana. Son pastillas, son ancianos, son ira y rabia. No hay perdón y por supuesto no hay segundas oportunidades.


Si la vida son cuatro días y aún no me he tirado desde el cuarto, también es por miedo. Si falta verdad, si me faltan horas de sueño o me sobra estrés. Si estoy emporrado o deseo estarlo y no lo estaré. Si bebo, si fumo, si me atacan, si me escondo, si me pierdo.


Tampoco puedo ya confiar. No creo en las palabras. Al final solo son una prueba del engaño que resuenan en mi cabeza haciéndome sentir aún más estúpido.


 

Denunciar

La habitación

La habitación se llenó de humo. Entre las nubes, en una cama totalmente blanca aún quedan restos de sangre. Los tampones se amontonaban junto a la mesita de noche. Aún recuerda su condón manchado y el humo. Aunque al parecer nada importa, le abraza, son dos distintos unidos por el momento.


Pelo corto, un diente roto. Se pone sus vaqueros sin preocuparse de encontrar sus calzoncillos. Ella piensa que bien podría anunciar esos jodidos vaqueros y en quitárselos. Pero está demasiado cansada y aún le sabe la boca a algo que tomó anoche.


 


  

Denunciar

El silencio

Cuanto hay más que perder. Si ves todo lo perdido y no compensa ni el triunfo. Ni el olvido. Es imposible olvidar las voces y los portazos. Las comidas en mesas infinitas. El silencio adueñándose de los tenedores, de las servilletas…


Si pudiera haber una explicación. O un manantial de fuerzas para parar algunas lágrimas. Limpiar esquinas de tristeza y oscuridad. Y algo de ese silencio sólido posado como polvo en las estanterías. Quizás todo fuera más fácil.


Hay un muro que separa cada alma de esta casa y la desconfianza es nuestra condena.

Denunciar

Dejas de buscar

Dejas de buscar estabilidad o sueños. No confías. No importa el tiempo o las horas de soledad en un cuarto que se hace pequeño con las horas. Mientes buscando sonrisas, no encuentras nada. Y miras en el espejo y solo hay ojos tristes. Nada de lo que ves puede gustarte.


Bebes. Y fumas constantemente. Te importa milcarajos que a otro le importe la cantidad de costo que consumes. De tabaco que fumas y las toses…no te importa la preocupación ajena durante esos segundos, en los que cualquiera se siente superior  solo por el hecho de que te pases por los cojones todos esos consejos que son buenos para ti (“es solo por tu bien”).


Te convierten en un don nadie. Un inmaduro y gilipollas integral. Y piensas que ninguna de sus putas buenas costumbres les librará de una muerte tan segura como la tuya. Cuando la gente de tu alrededor solo te recuerda lo mal que lo haces cada segundo, cada vez estás más solo.


Y cuando pienses que no habrá nada mejor que tu soledad, deberás luchar para no olvidar aquellos momentos en los que estuviste bien acompañado.


 

Denunciar

Me llega una carta

Me llega una carta. Está perfumada. Porque hueles algo de ella en el tacto de la fina hoja que sacas y desenvuelves minuciosamente.


Un hola. Punto y seguido, frases sin importancia. Una mancha de rímel. Me dice que no existe. Toda la habitación ya no importa. Te engañas un momento abrazando el sobre. Que está muerto y roto por la parte izquierda.


Y la carta no tiene sellos. Se habrán quedado en el buzón o alguna parte. O volando llegaron las letras. Suponía que me mentían. Porque  acaso puede algo ser escrito por nadie.


Si ni siquiera podía saber si todo aquello era cierto. O un sueño de viernes por la tarde. Pensé que quemar aquella puta carta era la mejor idea que había tenido en años. 

Denunciar

Apretar el gatillo

Cuando te acercas a matar a alguien, tus pasos son el destino de una mirada ausente. Que malgasta segundos. Sus pestañas están completamente mudas. Hay un momento, cuando ya estás muy cerca, en el que sientes que solo existen dos personas en el mundo. Y una mano roza el gatillo.


Una bala puede borrar un pasado. O una vida que no tenga sitio en tu mundo. Y cuando la boca me sabe a plomo se de sobra que sobro.


Es peor si te disparan por la espalda. Y es casi siempre. Porque son muchos los pistoleros con modales de borrachos piratas. Sintiendo el placer de lamer el gatillo y temblando, aprentarlo sin pensarlo.

Denunciar

El gran teatro

 Porque piensan que la memoria de tantos es invención oportunista. Porque una sociedad inculta respalda un sistema que desconoce.




 


Si lo único que les interesa es lo que a nadie nos interesa. Y creemos lo que nos cuentan. Todo es tan falso y engañoso que nuestra voz se camufla entre las opiniones del telediario de turno.


 




 


Del día a la noche en este mundo, un amigo, se convierte en asesino por intereses. ¿Cómo se puede ocultar tanta hipocresía? Alguien solo es un asesino cuando interesa.




Los daños colaterales. Miles de personas volando por los aires por petróleo o por el dinero de las armas. Son los mártires de la corrupta justicia mundial.



 




Denunciar

La puerca humanidad

Cada cosa cuando interesa. Cuando  queda dramático y quieren dar la noticia. Te inundan de muertos japoneses. Coches arrastrados por la marea. Una central nuclear que estalla. Te muestran paisajes arrasados. Y pena.


Veo el telediario. Fumando, suavemente el humo se me escapa por la boca. Humo también en la pantalla. Muertos. Me pregunto por qué importan tanto tantas muertes. Pero no importan las diarias de tanta gente en todo el mundo. Olvidados. A no ser que mañana un tornado con nombre de virgen colombiana deje todo reducido a escombros. Para vender de nuevo más lágrimas.


La insensibilidad nos desborda. Una solidaridad basada en la más alta incultura e hipocresía. Y no entiendan mal, que pienso que los japos merecen toda la ayuda posible, pero también otros necesitan más ayuda y hacen que no existan. Está feo guardar un minuto de silencio en un partido de fútbol de máxima audiencia y solo mostrar una pancarta y no repartir los millones que ganan. Como la ignorancia es la felicidad, somos felices comiendo, sabiendo que tres morirán para saciar nuestra hambre. Asi funciona el mundo. Atrapados en el sistema.


Ayer fue Haití, hoy Japón y mañana otro desastre y seguirán vendiendo nuevas portadas. Cuando día a día se puede oler la basura inmunda que es la humanidad.

Denunciar
Artículos publicados: 30
1 -  2 -  3 -  4 



Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

General 0 libros



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com