Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a blascubells            5 libros en su biblioteca
     7 valoraciones      121 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

Reflexiones

Vivir y escribir, escribir y vivir, todo es uno y lo mismo.


Artículos publicados: 121
 - 3 -  4 -  5 -  6 -  7 - 

Viajes al pasado


Vaya, vaya, últimamente ando rumiando e indagando en mi pasado, contactando con amigos que tuve hace ya muchos años, es algo inconsciente, como una necesidad no explicada ni comprendida, como si los últimos 15 o 20 años hubieran sido poco más que una pesadilla, y una vez despierto quisiera recuperar el presente de tan largo letargo.


¿Qué me está pasando? No lo sé, de verdad que no lo sé. Se me ocurren varias ideas: quizá los caminos que tomé, y que me alejaron de aquellas amistades, no me satisfacen, no los siento como reales, no fructificaron en nuevas relaciones llenas de verdad y afecto, razón por la que intento volver a un tiempo cercano a la adolescencia. También puede ser que tras varios años de actividad frenética llenando mi cabeza y mi corazón de nuevos conceptos y sentimientos… de pronto me encuentro con el vacío de la tranquilidad, de la paz, de los minutos sin metas, de las horas sin obligaciones “importantes”, y una sensación de “asignatura pendiente”, de injusticia que satisfacer, de desprecio injustificado por mi parte hacia ese pasado, me obliga a mirar de nuevo hacia aquello que fue y ya no es, esperando encontrar… ¿afecto, comprensión, sinceridad, perdón…? No lo sé, no lo sé, no lo sé.


Mi viaje al pasado comenzó por lo más reciente (de hace unos siete años), lo explico en “agua pasada no mueve molino” (mi anterior escrito), y siguió por un amigo con quien compartí un largo trecho del camino (de hace unos veinticinco años) lleno de aprendizajes, aventuras y locuras. Alguien al que busqué y encontré gracias a las redes sociales, aunque tan solo hemos intercambiado unas cuantas frases de “chat”, y queda pendiente un encuentro de bar entre tapas y cervezas. Luego seguí con los amigos de la adolescencia a los que perdí la pista al cambiarme de ciudad, a uno de ellos también lo encontré gracias a las redes sociales, aunque apenas hemos intercambiado un par de “e-mails”, y me ha dado pistas para encontrar a los otros dos, pues éramos como los Beatles, cuatro.


Pero la verdad es que el tiempo lo cambia todo, y el breve contacto que he mantenido con mi pasado me ofrece muchas pistas de ello, o al menos, si no Cronos, nos transforma aquello que acumulamos y asumimos a lo largo de ese tiempo, dejándonos modelar por circunstancias y vivencias de las que no has sido ni testigo ni partícipe. Aunque intuyo que siempre queda un poso de lo que en esencia somos o fuimos, y creo que eso me anima a seguir intentándolo. Sin embargo ya no estoy tan seguro de que sea una buena idea buscar las viejas amistades, en muchos sentidos seres irremediablemente desconocidos. Y de nuevo me pregunto ¿Por qué lo hago? ¿Será que mi alma en estos momentos vaga en un infinito sin asideros buscando raíces que ya no existen? Todo puede ser...


www.blascubells.com

 

Denunciar

Agua pasada no mueve molino


Lo cierto es que al iniciar de nuevo mi andadura por este blog, han pasado tres años de abandono, pensaba escribir sobre temas educativos, pero me he dado cuenta que éste no es el mejor lugar para hacerlo, puedo hacerlo alguna vez pero sin abusar de la confianza de los lectores.


Y dicho esto comienzo mi nueva reflexión:


Esto va sobre mí mismo, mi estado de ánimo actual que no es como para tirar cohetes, pero no para dar pena o en un alarde de masoquismo, sino porque creo sacar alguna enseñanza, que para eso sirve reflexionar.


Creo que todos tenemos “fantasmas” del pasado, vivencias más o menos fuertes, más o menos sentidas que, por una u otra razón, duermen en un cajón de los recuerdos bajo siete llaves. Pero un día, por algún hilo de conexión que no acaba de cortarse, vienen a la memoria recuerdos entrañables y sientes que tienes que abrir un poco, pero sólo un poco, uno de esos cajones… Y lo abres y ves que no pasa nada, que hasta es bonito hacerlo, y que incluso quieres decirle algo que para ti es importante a la persona con la que una vez estuviste muy unido. Te preguntas ¿por qué no? y en ese estado de semi-embriaguez escribes un correo compartiendo cosas, eso sí, con mucho tacto, de manera exquisita, escogiendo bien las palabras. Antes de mandarlo dudas, pero ese deseo de compartir es más fuerte y acabas por enviarlo…


Pasa un día, pasa otro, ¡y zas! Respuesta al canto, y lo lees con alegría, la otra persona también ha escrito con delicadeza, con criterio, con palabras de felicitación muy cuidadas. Y todo está genial, todo está muy bien ¡Qué estupendo me siento! ¡Qué civilizados somos! Voy a ponerme música, aquella que nos solía gustar a los dos…


Dios mío ¡qué he hecho! Mientras todo era muy correcto, con respeto, muy racional, no había problemas, pero la música tiene ese tremendo poder evocador de emociones y sentimientos, y junto a ellos los de impotencia, los del dolor por algo que no pudo ser. Abrí la caja de Pandora, no de par en par, sólo una rendija, cuanto a penas, pero lo suficiente para que algo en mi pecho se encogiese, mi corazón dudara y mi estado de ánimo comenzase el camino descendente.


Los que han vivido algo parecido saben que eso le nubla a uno la vista, se pierde el Norte durante un tiempo, la cosas pierden el sentido que uno les daba, nos hacemos pequeñitos, pequeñitos, y si no salimos de ese estado a tiempo puede incluso haber peligro de depresión.


En ese sentido cuan cierto es el dicho “agua pasada no mueve molino”, y yo me atrevería a decir que no sólo no mueve el molino, sino que lo paraliza, lo atasca, y toca hacer limpieza y reiniciar el sistema. Pues ahí andamos, reiniciando el programa de mi vida, valorando mis intereses, y sobre todo a las personas de mi entorno más cercano a las que quiero y sé que me quieren.


Blas Cubells

www.blascubells.com

 

Denunciar

De vuelta por el libro de arena



Hola a todos los que visitáis mi viejo blog, a los que ya lo hacían desde hace tiempo y a los que por "casualidad" lo descubren ahora. He estado mucho tiempo sin escribir en este espacio por una sencilla razón: tenía que trabajar y a la vez sacarme una carrera universitaria. Lo primero sigo haciéndolo, y lo segundo ha llegado a su fin. Sí, a falta de saber la última nota de mi Practicum II, puedo decir que ya soy Educador Social.


No os extrañe, pues, que mis reflexiones divagen sobre temas educativos, lo he mamado durante varios años con una intensidad demasiada fuerte como para que no sea así.


De momento eso es todo, espero poco a poco ir subiendo reflexiones para compartirlas con todos vosotros.

Denunciar

Aproximación a la naturaleza del hombre

Texto escrito para el Grupo Portia (asociación para la transdisciplinariedad). Ver: http://www.tendencias21.net/ciclo/


Definir la naturaleza del hombre, y con ello el sentido de la vida hasta donde ello es posible, es fundamental para diseñar algo tan importante como un programa educativo, y más aún si éste va dirigido a aquellos que compartirán el día a día con los estudiantes.


Ni que decir tiene que el empeño es de una dificultad extrema, y que todos nosotros lo hacemos sabiendo que sólo conseguiremos aproximaciones desde nuestro ángulo de observación, lo cual de por sí ya es maravilloso por la humildad que ello demuestra, y porque indica un alto grado de autoconocimiento y reflexividad.


Y dicho esto allá voy. El hombre es, por una parte, mezquino, egoísta, cobarde (y por ello avaricioso), es perezoso, violento, incapaz de empatizar en la mayoría de las ocasiones. Con una vanidad y un orgullo tan grande que cree ser mejor, no sólo que el resto de los seres vivos que nos acompañan en el viaje de la vida, sino mejor incluso que sus congéneres de especie con todo lo que eso conlleva de desprecio, maltrato y explotación del hombre por el hombre. Su ego, siempre para mal, se enseñorea y se apodera de él para tenerle siempre atrapado en identidades que no son suyas del todo, pero que le dan una momentánea sensación de ser alguien, de ser especial, de ser algo grande o pequeño, eso no importa, lo importante es ver cómo esa identidad atrapa, absorbe, entretiene y frena al hombre a la hora de abrirse a nuevas posibilidades, a nuevas identidades menos estrechas y cobardes, manteniéndole en un bucle cerrado donde busca alimentar la identidad del ego con todo lo nuevo, satisfacer esa ilusión de efímera felicidad nunca satisfactoria, y volver de nuevo a esa misma búsqueda consumista de lo último. Y mientras, todos los recursos de la naturaleza, y el hombre mismo, es explotado y esclavizado para alimentar esa dinámica, esa locura, esa acción depredadora que todos conocemos, y de la que, inevitablemente, participamos en algún grado.


Por eso hay muchas personas que son pesimistas a la hora de creer en un cambio, pues esa locura empieza en los niños cada vez a edades más tempranas, es lo que ven en sus casas y en la sociedad, y la influencia de la educación en la escuela es insuficiente para paliar ese estilo de vida, y más aún si todo esto no se sabe y se tiene presente de una forma muy, muy consciente por parte de profesores y educadores.


La buena noticia es que, cada vez más, mucha gente se da cuenta del sinsentido de todo esto, de que la felicidad, fin último del ser humano, no está en esas actitudes cobardes, perezosas y de satisfacción del ego (satisfacción que tiene múltiples formas, pues se puede estar muy orgulloso de ser pobre creyéndote mejor que los ricos, o te puedes sentir más listo y mejor que todos aquellos que no conocen el pensamiento complejo…), sino más bien en la liberación de tan dañinos lastres. En definitiva, que son muchos ya los que se dan cuenta de que algo tiene que cambiar, esperemos que no sea para que todo siga igual.


Como decía al principio, por un lado el ser humano es así de nefasto, pero por otro no, por otro el hombre es generoso, altruista, lleno de amor tanto por la belleza natural que nos rodea como por el hombre que tiene a su lado y a quien siente hermano, con una capacidad de empatizar tan grande que siente el dolor de los demás, haciendo realidad la idea de que la humanidad es una, la existencia es una. El hombre es capaz de grandes sacrificios por causas que siente mayores que él mismo, demostrando así haber superado en gran medida el peso del egocentrismo. Lleva implícito el poder creativo de la vida, y cuando es lo suficientemente libre… es capaz de soñar y crear belleza en armonía con la vida natural, para asombro y deleite de cuantos tienen la suficiente libertad como para ser sensibles a tales creaciones. El Ser humano que puede ser expresado (al igual que el Tao) no es el verdadero Ser humano, pues su naturaleza es demasiado amplia, demasiado dinámica, demasiado inserta en el misterio de la vida, demasiado sutil como para atraparlo con palabras, tanto que tan sólo los poetas se le acercan con alguna garantía de éxito. Quizá ese Ser al que nos referimos sea un modo de llamar al espíritu del hombre, y su actividad no sea otra cosa que la espiritualidad.


El Ser humano, tal vez como resultado del encuentro con su lado más nefasto, es también conciencia, una conciencia que, comenzando por sí mismo (o no), va poco a poco creciendo y abarcando más y más en un continuo ejercicio de percepción, interpretación, comprensión, experiencia, aprendizaje y crecimiento. Hago mía la metáfora del palo que siempre tiene dos extremos, pero que por mucho que los separemos siempre tendremos dos extremos, y sin embargo es un solo palo. Digo esto porque creo que la naturaleza del hombre tiene esos dos extremos, siendo sin embargo una naturaleza. Al decir de Morin, es unidual, sapiens-demens, y toda la creación surge en la unión entre las profundidades oscuras psico-afectivas y la llama viva de la conciencia.


Dice Krishnamurti, y mi humilde pequeña experiencia así lo corrobora, cuando el hombre toma conciencia, se da cuenta de cómo funciona su lado nefasto en ese juego de las identidades del ego, surge de manera natural toda la belleza, creatividad y bondad de su ser, pues esa verdad puesta al descubierto desmonta cualquier autoengaño, y entonces algo despierta en uno mismo. Por eso para mí es muy importante este primer paso, paso que se corresponde con el primer saber de Morin “Las cegueras del conocimiento: el error y la ilusión”. Ese es el campo para el que me siento capaz de aportar cosas.

 


Blas Cubells

Denunciar

La nueva conciencia | El poder del ahora

La conferencia que Eckhart Tolle dió en Barcelona en Noviembre de 2007 (a la que tuve la suerte de asistir), ya se puede ver, aquí os la traigo, una verdadera joya. Ya hace algún tiempo puse en un post el enlace a su texto, pues me pegué el curro de transcribirlo. Ahora por fin ya se puede escuhar y ver íntegro.Que lo disfrutéis.




 


 

Denunciar

Entender y hacerse entender

Cuanto más me introduzco en el mundo de la educación, más y más veo la complejidad (de complicado, de difícil, de arduo) del tema, y no escribo este post sobre los contenidos pertinentes o no que debe tener una educación equilibrada, no, en esta ocasión quiero reflexionar sobre lo duro que es entender lo que alguien nos quiere decir, sobre todo si es un nuevo punto de vista para el escuchante, y lo difícil que es hacerse entender cuando la otra persona no hace más que buscar en su cabecita ideas similares, compararlas y así creer que ya sabe de lo que hablo. En este último caso si lo que decimos no encaja del todo con su idea preconcebida, entonces simplemente se dedica a decir que no está de acuerdo con nuestra idea. De esa manera explicar algo, y hacerse entender, se convierte en una auténtica carrera de obstáculos.

Me hace gracia ver cuánta gente se dedica a trabajar en la liberación de su ser cuando en realidad, al menos es lo que yo percibo (y entre los que puedo incluirme), estamos presos, y bien presos, de los procesos del pensamiento, de la creación de esquemas mentales más o menos cerrados que no se amplían así como así. Todo eso es un contrasentido, es una esquizofrenia total, porque la naturaleza del ser, si es que se puede hablar de algo así, es precisamente su ligereza, su incorporeidad, su continua transformación en el tiempo, su siempre cambiante capacidad de creación y autotransformación. El ser no puede atraparse en ideas preconcebidas, no es una actitud concreta hacia la vida, no cabe en ningún esquema mental, precisamente en esos procesos de los que aún somos esclavos. Cuando alguien me habla de despertar el ser lo primero que hago es indagar hasta que punto está atrapado en la red de sus ideas preconcebidas. Eso me da la medida de su auténtica libertad, soy así de cabroncete, o de resabido, y es que ya llevo muchos años en el tema…

En fin, no tengo ninguna fórmula mágica para entender mejor a los demás, ni para hacerse entender con facilidad. Pero lo que sí sé, es que todo pasa por escuchar a los otros con verdadera atención, sin comparar lo que dice con lo que ya sabemos, o creemos saber, tratando de ver las cosas con sus propios ojos, pillando su punto de vista. Y para hacerse entender… pues sólo se me ocurre que mucha paciencia, repetir las cosas cuantas veces haga falta, no creer que el otro lo ha pillado a la primera, sobre todo si tus ideas son poco comunes, y como dice José Luis Sampedro: “amar y provocar”. Y que el otro se rompa las neuronas para salir de su burbuja de conceptos cristalizados. Yo mismo me presto con gusto a ese juego, el juego de aprender y crecer, de romper mis esquemas y ser como “el espíritu del valle” de Lao Tse, donde todos los arroyos confluyen…


Blas Cubells

Denunciar

Jose Luis Sampedro. Cambiaremos por la razón o la catástrofe

Os invito a conocer a Jose Luis Sampedro (para los que no lo conocían). Suscribo sus ideas sobre la educación y la importancia de reflexionar por uno mismo y escribir, su amor por los pequeños (el pueblo) que son los que mueven los cambios, y sus inquietudes sobre la economía y el futuro que nos espera a todos, pues si no cambiamos por la razón cambiaremos por la catástrofe.


Un párrafo sobre educación:


“Hay que provocar en el que escucha que piense por su cuenta. No hay que adoctrinar, hay que provocar. Me gustaría pensar que, en algún momento, algo de lo que digo les sirva de provocación para que salten por encima de mí, para que se hagan y lo hagan mejor todavía".


Sus mejores entrevistas:



















 Espero que os haya gustado. Necesitamos muchos pensadores como él, y muchas acciones en esa línea, se mi blog un empujoncito en ese sentido. Creo que todos lo necesitamos.

Denunciar

Reduccionismo traidor

Hacía tiempo que no escribía en el blog, la verdad es que desde que lo han cambiado recibe muchas menos visitas, o tal vez sea porque ya no escribo tanto. En fin, lo que importa es que vuelvo a escribir, por fin la universidad me lo permite, me tenía abducido y aunque aún no he terminado ya puedo respirar mejor. Otro día escribiré sobre mi experiencia universitaria, hoy lo haré sobre el reduccionismo traidor, y no porque esté en mi agenda hacerlo, sino porque ayer mismo me tope con él, así de repente, como un bofetón y en boca de una amiga que hacía tiempo no veía y a la que aprecio por la sinceridad con la que siempre hemos hablado. Pero la propia sinceridad tiene sus límites, y no es garantía de conocimiento ni de comprensión, sino de que muestra lo que se es y hasta dónde uno llega en sus reflexiones.

La conversación que tuve con ella no la voy a reproducir por respeto a ella y a los implicados, pero describiré su puesta en escena: uno habla de cosas que hace y deja de hacer, y que el otro no hace ni conoce, y de pronto te responde con una idea preconcebida estándar en función de lo que ha oído y ella interpretado ¿Un ejemplo? Veamos, supongamos que yo hablo de la gente okupa que he conocido y de su modo de vida, y de pronto el otro me responde: “¡a sí, esos vagos drogadictos que montan fiestas y lo enguarran todo!”. Como comprenderéis, de todo habrá en la viña del señor, pero no se pueden poner etiquetas tan alegremente a ningún colectivo, a ninguno. Por mucho que la sociología quiera clasificar a los grupos humanos, estos siempre se saltarán a la torera semejantes informes que omiten más de lo que dicen, no se puede reducir la vida de varias personas, ni siquiera la de una, a un concepto preconcebido, a una ficha policial, sencillamente porque la realidad siempre supera a la ficción.

Hacer eso, hablar desde ese reduccionismo sin la necesaria actitud autocrítica, introducir en nuestra forma de hablar tan estrechos esquemas sin tan siquiera sospechar lo lejos que estamos de arañar la realidad, a eso, a eso yo lo llamo “reduccionismo traidor”.


 

Denunciar
Artículos publicados: 121
 - 3 -  4 -  5 -  6 -  7 - 



Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

Educación 1 libros

Filosofía 1 libros

General 1 libros

Narrativa 0 libros

Psicología 2 libros



ofertas black friday | Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2017 © librodearena.com