Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a nana            1 libros en su biblioteca
     4 valoraciones      2060 posts en su blog      Es lector de 1 grupos

los libros de naná


Artículos publicados: 2058
 - 2 -  3 -  4 -  5 -  6 - 

sobre extraños regalos (o hombres que cantan al amanecer y comen cebolla...)

y es sábado y te escribo desde el despacho, a puntito de terminar con el dichoso mes de enero (que teniendo en cuenta que sólo (o ya) estamos a día once, no está mal...)


pero en vez de escaneando un pedido o sentando los gastos que me quedan por sentar, he abierto este editor dispuesta a rebuscarme las palabras para contarte algo... pero el caso es que no me sale...


quizás tirando del hilo de mis lecturas, hoy podría contarte que mi hermana la mediana me regaló para reyes el libro hombres que cantan nanas al amanecer y comen cebolla de sara herrera peralta... 


pero no sé hablar de poesía (y además este libro, si bien es cierto que me gustó, también lo es que no me entusiasmó...)


así que te copio un poema, del que aprendí algo importante...


 



feliz cumpleaños


no tendríamos ciudad,

ni tendríamos la lengua,

ni la boca, ni el idioma.



si no hubieran pasado treinta y cuatro años

ni yo hubiese amado a dos hombres

y a una mujer muerta,

si no hubieran sido los ricos y la tradición

los que pusieron nombre a esta lucha,

mi voz sería hoy la nieve inútil.



prefiero el mar al río,

la única tierra que encuentro igual en los viajes,

el cielo despejado.



mi vida tiene hoy treinta y cuatro años,

cuando me pregunto quien soy,

mi respuesta está dentro

entre ovarios y trompas de falopio.



en este camino, los pájaros,

la nostalgia, les rêves, la niña extranjera.



a pesar de los elementos químicos,

sobrevivimos porque la alegría es necesaria.



nuestro es el mundo,

mi abuelo lo sabía meses antes

de que yo cumpliera

estos treinta y cuatro años,

por eso en el silencio sigo siendo

una mujer niña hecha de huesos y cerezas



y en las tormentas crezco.



puedo salvarme.

el día que he cumplido treinta y cuatro años

puedo decir y puedo escribir

que puedo salvarme.



pero no puedo salvaros a todos.


sara herrera peralta (hombres que cantan nanas al amanecer y comen cebolla)



 


y aunque a mí me ha costado un poquito más, creo que a mis casi treinta y nueve años puedo decir y puedo escribir que puedo salvarme... pero no puedo salvaros a todos...


aunque no es fácil...


corto y cierro...


 

Denunciar

sobre el contrato de matrimonio...

y es viernes (por fin!) y te escribo desde la caja (en parte porque estoy aquí castigada; y en parte porque ahora mismo desde mi mesa no te podría escribir, ya que ayer a última hora me dejé preparadas las facturas con sus correspondientes albaranes para ver si esta tarde las siento y termino de una vez con el mes de enero, y ocupan tanto espacio que no llego al teclado...) 


el caso es que es viernes y como tengo un rato, tiro del hilo de mis lecturas y hoy te contaré que me leí el contrato de matrimonio, una de las novelas que contiene el tercer tomo de la comedia humana del siempre genial balzac...


y nos cuenta balzac en esta novela corta como se firmo el contrato de matrimonio entre el joven señor manerville, y la señorita evangelista, porque aunque jóvenes y enamorados, los jóvenes bien de la francia de aquella época no podían casarse sin un contrato... el problema? que la señora evangelista, madre de la novia, ha gastado su herencia y la de su hija, y así, no salen las cuentas...


y será el señor mathias, el encargado de que a su cliente no le ciegue el amor y le salga caro el matrimonio... claro que a la señora evangelista la representará solonet, que por su parte intentará que su clienta y su hija salgan bien paradas...


con lo que nadie cuenta es con que hay detalles que se pueden retorcer... porque pequeños detalles de forma, pueden suponer ofensas imperdonables y avivar un odio que buscará venganza; y pequeños detalles de redacción, pueden volverse en contra de lo que pretendían proteger... y no te cuento más por si te lo quieres leer...


lo que sí que haré es copiarte un pedacito... porque estoy totalmente de acuerdo con balzac y con lo que opina de la gente...


  



la gente, que no causa nunca bien alguno, es cómplice de muchas desgracias; y luego, cuando ve brotar el mal que ha incubado maternalmente, reniega y se venga de él.


balzac (el contrato de matrimonio)



 


corto y cierro...


 

Denunciar

sobre tiempo de canallas...

miércoles y te escribo desde la caja, donde todo apunta, pasaré buena parte de la mañana... y como desde aquí, ya lo sabes, poquito puedo hacer, pues abro este editor a ver que te cuento...


y hoy te contaré que después del libro de la von arnim, me leí tiempo de canallas de lillian hellman... libro en el que la hellman nos habla de la era mccarthy...


y dice lillian hellman:


 



he intentando ya dos veces escribir sobre lo que ha llegado a conocerse como la era mccarthy, sin que me acabe de gustar lo que he escrito. las razones por las cuales no me he sentido capaz de relatar mi participación en este periodo triste, cómico y a la vez desdichado de nuestra historia, eran sencillas para mí, aunque algunas personas han llegado a convencerse de que si yo no lo hacía era por motivos misteriosos. no había tal misterio. tenía extrañas obsesiones, obsesiones que siempre son difíciles de explicar. ahora me digo que al hacerles frente, acaso me sea más fácil sobreponerme a ellas.


 


lillian hellman (tiempo de canallas)



 


y así da comienzo este capítulo de las memorias de la hellman, en el que a modo de terapia, intenta contarnos como fueron las cosas... y es que a lillian hellman le iban bien las cosas... era escritora, dramaturga y guionista en hollywood, y tenía una libertad y un caché envidiables... hasta que el comité se fijó en ella (poco después de que hammett fuera encarcelado), y su vida como la conocía, desaparació... porque si bien es cierto que podría decirse que salió bien parada (no hubo pena de cárcel para ella) la verdad es que su carrera terminó en cuanto recibió su citación... tuvo que vender su casa, irse a trabajar a europa, y nunca volvió a firmar un contrato como los que firmaba... pero como ella misma dice, salió con la frente alta de su interrogatorio, ya que consiguió hacer lo que pretendía desde el principio: no dar nombres...


y es que, como dice en un momento dado del libro:


 



muchas de las personas que fueron interrogadas entonces no actuaron ni bien ni mal, sólo con perplejidad. en mitad de la guerra, cómo habría sido posible adivinar que asistir a un banquete de beneficio celebrado por el socorro del frente ruso no era tan inofensivo como enviar paquetes de ropa vieja a los damnificados ingleses?


lillian hellman (tiempo de canallas)



 


una maravilla, como siempre, leer a lillian hellman...


y ahora corto y cierro... mañana, si puedo, vuelvo...


 

Denunciar

sobre elizabeth y su jardín alemán...

martes y te escribo desde el despacho... y la migraña sigue aquí, y yo sigo estando cansada... pero un cansancio de esos mezclados con desánimo... así que aunque tengo mil (o puede que sólo dos o tres) cosas que hacer (la caja de ayer y de antes de ayer, las intracomunitarias y un par de transferencias y los gastos del mes pasado) la verdad es que prefiero teclear en estas playas...


tecleo y hoy te contaré que me leí hace unos días elizabeth y su jardín alemán de elizabeth von arnim, una preciosidad de libro que fue un placer leer...


y es que necesitaba buen rollo en mi vida (al menos en la parte ficticia) y guardaba muy buen recuerdo de esta autora después de aquel abril encantado que tanto me gustó... así que busqué por internet más libros de ella... y encontré éste, y no me equivoqué, porque si algo transmite esta mujer es buen rollo... 


 



7 de mayo


adoro mi jardín. ahora estoy en él, escribiendo en el encanto del atardecer, interrumpida continuamente por los mosquitos y por la tentación de pararme a contemplar la maravilla de las tiernas hojas verdes recién bañadas por una fría lluvia.


elizabeth von arnim (elizabeth y su jardín alemán)



 


y así da comienzo esta novela escrita en forma de diario en la que la von arnim nos va contando su estancia en una de las propiedades de su marido, al que llama el hombre airado, junto con sus tres hijas (la niña de abril, la niña de mayo y la niña de junio) y sus invitadas: su amiga irais y la extraña minora...


un libro al que si tuviera que otorgarle una palabra, seguramente sería ligero... uno de esos libros que se convierten en oasis a los que acudir cuando los días son demasiado grises y amenazan con agrisarnos...


y para que veas de lo que te estoy hablando, te voy a copiar un trocito que ya te he leído, pero que me encantó mucho, y que resume de manera perfecta el tono del libro y de su autora... y es que dice la von arnim:


 



la gente que me rodea está convencida de que soy, para ponerlo de la manera más suave posible, extremadamente excéntrica, pues ya corre la voz de que me paso el día fuera con un libro y que no hay un mortal que me haya visto cosiendo o cocinando. pero para qué cocinar cuando se puede conseguir a alguien que te cocine? y en lo que respecta a coser, las criadas pondrán el dobladillo a las sábanas mejor y con más presteza de como yo pudiera hacerlo; además, todos esos complicados trabajos de aguja no son más que inventos del diablo para impedir que las necias pongan sus sentidos en cosas más sabias.


elizabeth von arnim (elizabeth y su jardín alemán)



 


y ahora no me digas que esta mujer no es encantadora...


corto y cierro... que aunque sigo desganada, me acabo de dar cuenta de la hora que es, y creo que tengo que salir a la caja...


 

Denunciar

sobre la incierta nave del quizá...

lunes y te escribo desde la caja, donde, entre unas cosas y otras, llevo toda la mañana...


y es lunes y sigo con la migraña que empezó ayer, y tan cansada después de este fin de semana, que esta mañana no me podía levantar... así que creo que necesito un fin de semana para recuperarme del fin de semana...


el caso, que me disperso, es que yo venía a contarte que después de la mística de la feminidad, me leí la incierta nave del quizá, una antología de maria wine...


y poquito más puedo contarte... ya que como bien sabes, yo no sé hablar de poesía... lo único que sé es copiar poemas... así que te copio uno de los poemas de maria wine, seguramente porque yo también soy un pelín maniacodepresiva...


  



maniacodepresiva




I


ahora mismo

no quiero

que te acerques a mí

no quiero herirte con mi tristeza



estoy tan cansada

que ni siquiera puedo ver la diferencia entre verde y rojo

el día es gris: no tengo fuerzas ni para dormir

la mañana me da la espalda en seguida

y la tarde llevará eternamente mi carga



ahora mismo

estoy tan cansada

que ni siquiera tengo fuerzas para pedirte

que me señales un destello de luz

por pequeño que sea:

un ratito de luz que pueda sacarme con su brillo

de esta gris enfermedad




II


ahora mismo

me encantaría

que estuvieses a mi lado

para poder comunicarte mi alegría

me siento tan fuerte

que me atrevo a bañarme en la luz de todos los colores

el día no me basta para mis ansias de vivir

la noche bendice mi sueño hasta su consumación

la mañana se despierta triunfante con vida que continúa

y la tarde se apoya saludablemente cansada

sobre la tentadora almohada de la noche



ahora mismo

me siento tan feliz

que me atrevo a pedirte que compartas mi alegría

pero también a pedirte un consejo:

cómo tengo que manejar esta alegría

para que no tropiece consigo misma

y se convierta en una nueva tristeza?


maria wine



 


corto y cierro...


   

Denunciar

sobre la mística de la feminidad...

sábado y te escribo desde la caja, y aunque debería estar histérica (ayer no trabajé y en este momento hay tantas cosas que no controlo que ni me voy a molestar en contarlas...) la verdad es que estoy extrañamente tranquila y relajada...


y aprovechando este estado de ánimo abro este editor, hoy para intentar escribir un post que a priori, me parece complicado...


y es que tirando del hilo de mis lecturas hoy debería hablarte de la mística de la feminidad de betty friedan (que para que nos entendamos, sería una de las biblias del feminismo, si las feministas tuviesemos biblias...) 


y aunque este es uno de esos libros que a todas nos suenan, no fue hasta que me leí el libro de memorias de gloria steinem (mi vida en la carretera) que sentí la imperiosa necesidad de tenerlo y leérmelo...


y como se acercaban las navidades mis hermanas que son muy bonicas me lo regalaron, y me lo leí en los primeros días de este año...


y dice betty friedan:


 



el malestar que no tiene nombre


el malestar ha permanecido enterrado, acallado, en las mentes de las mujeres estadounidenses, durante muchos años. era una inquietud extraña, una sensación de insatisfacción, un anhelo que las mujeres padecían mediado el siglo XX en estados unidos. cada mujer de los barrios residenciales luchaba contra él a solas. cuando hacía las camas,la compra, ajustaba las fundas de los muebles, comía sándwiches de crema de cacahuete con sus hijos, los conducía a sus grupos de exploradores y exploradoras y se acostaba junto a su marido por las noches, le daba miedo hacer, incluso hacerse a sí misma, la pregunta nunca pronunciada: «es esto todo?»

porque durante más de quince años no hubo una palabra para aquel anhelo entre los millones de palabras escritas sobre las mujeres, en las columnas, los libros y los artículos de expertos que les decían a las mujeres que su papel consistía en realizarse como esposas y madres. una y otra vez las mujeres oían, a través de las voces de la tradición y de la sofisticación freudiana, que no podían aspirar a un destino más elevado que la gloria de su propia feminidad.


betty friedan (la mística de la feminidad)



 


y así empieza lo que empezó siendo un artículo para una revista, y que fue creciendo y creciendo, hasta convertirse en un libro maravilloso (la steinem dice que "salvó de la locura a millones de amas de casa tituladas que en sus barrios residenciales se decían tiene que haber algo más en la vida"), en el que betty friedan no sólo nos habla de ese malestar que no tiene nombre, sino que nos muestra las causas, e incluso se atreve a ofrecer soluciones...


y es que la mística de la feminidad que mantenía a millones de mujeres encerradas en una imagen, no era otra cosa que eso: una imagen... una reacción al primer feminismo por parte del sistema (que como tú dices, en estos casos se defiende).


porque como dice betty friedan: "fue la necesidad de una nueva identidad la que lanzó a las mujeres hace un siglo, a una apasionada travesía, esa vilipendiada y malinterpretada travesía que las sacaba de casa." y continúa: "desde hace cierto tiempo se ha puesto de moda hacer escarnio del feminismo como una de esas bromas pesadas de la historia: sentir conmiseración, reírse de aquellas anticuadas feministas que lucharon por los derechos de las mujeres a una educación superior, al desarrollo de la carrera profesional y al voto. eran unas víctimas neuróticas de la envidia del pene que querían ser hombres, según se dice ahora. en su lucha por la libertad de las mujeres de participar en las principales tareas y decisiones de la sociedad en pie de igualdad con los hombres, negaron su naturaleza misma como mujeres, cuya plenitud sólo se alcanza a través de la pasividad sexual, la aceptación de la dominación masculina y maternidad nutricia."


y sigue un poco más adelante diciendo que "el hecho de que la pasión y el juego del movimiento feminista procediera de unas brujas amargadas y sedientas de sexo que odiaban a los hombres, de mujeres castradoras y asexuadas tan consumidas por la envidia del órgano masculino que querían cortárselo a todos los hombres, o destruirlos, reivindicando sus derechos únicamente porque no tenían la capacidad de amar como mujeres, es una perversión de la historia que curiosamente nunca se ha cuestionado. mary wollstonecraft, angelina grimké, ernestine rose, margaret fuller, elizabeth cady stanton, julia ward howe y margaret sanger amaron todas, fueron amadas y se casaron; al parecer muchas vivieron con pasión sus relaciones con su amante o marido, en una época en la que la pasión en las mujeres se prohibía tanto como la inteligencia; con la misma pasión con la que luchaban para que las mujeres tuvieran oportunidad de crecer y de alcanzar toda su dimensión humana."


y lo copio porque estoy totalmente de acuerdo con ella, porque sigue siendo uno de los problemas del feminismo más de cincuenta años después de que se escribiera este libro... y porque sigue teniendo razón cuando dice que "también ha llegado la hora de dejar de dar difusión, a fuerza de hablar de ella, a la idea de que las mujeres en estados unidos [y del mundo, añado yo] ya no tienen batallas que librar, que los derechos de las mujeres ya se han conquistado."


mentiras que nos cuenta el patriarcado (lo siento, ya lo he dicho) para que nos durmamos...


en fin... una maravilla de libro... y ya para cortar y cerrar, te voy a copiar un trocito del final del libro cuando betty friedan se pregunta: 


 



quién sabe lo que podrán llegar a ser las mujeres cuando por fin sean libres de convertirse en sí mismas? quién sabe lo que la inteligencia de las mujeres podrá aportar cuando pueda alimentarse sin negar el amor? quién sabe qué posibilidades ofrecerá el amor cuando hombres y mujeres compartan no sólo a sus hijos, el hogar y el jardín, no sólo la realización de roles biológicos, sino las responsabilidades y las pasiones del trabajo que crean el futuro humano y el conocimiento humano pleno de quienes son? la búsqueda de sí mismas por parte de las mujeres acaba de empezar. pero ha llegado la hora de que las voces de la mística de la feminidad dejen de ahogar la voz interior que está empujando a las mujeres a convertirse en seres completos.


betty friedan (la mística de la feminidad)



 


corto y cierro...


 

Denunciar

sobre ordeno y mando...

miércoles de postfacturación y te escribo desde el despacho, y aunque parezca mentira teniendo en cuenta que el día ha sido un caos y que yo no estoy del todo flamenca, he acabado con la facturación de ayer... las facturas están archivadas, los listados en su sitio, los recibos sumados y las facturas enviadas (algunas por mail y otras por correo ordinario)... por hacer, hasta he tenido tiempo de hacer una remesa, fijate...


el caso es que es miércoles y hoy vengo a contarte que después de los diarios de la sontag me leí ordeno y mando de amélie nothomb (autora a la que, ya te lo he dicho en alguna ocasión, me declaro adicta...)


y dice la nothomb...


 



-si un individuo muere repentinamente en su casa, sobre todo no avise a la policía. llame a un taxi y pídale que les lleve, a usted y a ese amigo que se siente indispuesto, al hospital. el fallecimiento no será certificado hasta llegar a urgencias y de ese modo podrá demostrar, con la ayuda de testigos, que el individuo en cuestión murió por el camino. gracias a lo cual, le dejarán en paz.


amélie nothomb (ordeno y mando)



 


y así empieza esta novela... esto se lo dice un desconocido al protagonista, y justo a la mañana siguiente de recibir este extraño consejo, un individuo le pide permiso para llamar desde su casa, y así sin más, se muere en su cocina... y claro, inevitablemente, el protagonista se acuerda del consejo que le dieron la noche anterior, y no llama a la policia... claro que tampoco llama a un taxi... que qué hace?... eso no te lo voy a contar... por si decides iniciarte en la literatura de esta maravillosa autora, y leerte esta obra...


pero antes de cortar y cerrar, te voy a copiar otro trocito de esta novela... porque, como ya me ha pasado alguna vez con la nothomb, me cuenta cosas de mí misma que no sabía antes de leerla... 


 



me senté pensando que ya era demasiado tarde para huir. ya no teníamos elección. aquella última frase me tranquilizó. siempre que creo que existe una posibilidad de salvación, me pongo nervioso, me angustio. cuando comprendo que no existe, me vuelvo zen y encantador. ya que nos dirigíamos hacia una catástrofe, mejor disfrutar de la vida.


amélie nothomb (ordeno y mando)



 


una maravilla... lo único malo es que en este momento no tengo más novelas suyas por casa... y me gusta tener algo de ella entre los pendientes... pero en cuanto pueda le pongo remedio... que como estamos ya en febrero, tengo a mi disposición todo el presupuesto del mes para comprarme libros nuevos...


corto y cierro... mañana, si me dejan, vuelvo...


 

Denunciar

sobre la conciencia uncida a la carne (los diarios de madurez de susan sontag...)


decir un sentimiento, una impresión, es reducirlos - expulsarlos.

pero a veces los sentimientos son demasiado intensos: pasiones, obsesiones. como el amor romántico. o la pena. entonces es preciso hablar, o estallaríamos.


susan sontag (la conciencia uncida a la carne)



 


hablar (o escribir, para mí los dos verbos siempre han sido intercambiables...), aunque creo que lo difícil es ese decir un sentimiento... porque no siempre es fácil poner en palabras lo que tenemos dentro... a veces incluso intuyéndolo, preferimos no deletrear nuestros sentimientos... quizás en parte porque tiene razón la sontag y al poner ciertas cosas en palabras las reducimos (puede que incluso las desvirtuemos, convirtiendo en algo corriente -en algo ya dicho- cosas que en su momento son hitos en nuestra historia personal...), lo que no siempre es bueno...


pero a veces, como la sontag dice, los sentimientos son demasiado intensos, y una tiene que sacárselos como sea de dentro... como esos versos que te dan vueltas durante días y de los que no te desprendes hasta que los escribes; o como esos problemas que por las noches toman dimensiones pavorosas que desaparecen cuando amanece... las cosas hay que decirlas porque, como dice la sontag, podrían estallarnos dentro... o pudrírsenos (añado yo) que es aún peor...


pero no me aplico el cuento... porque si bien es cierto que siempre he tenido la firme creencia de que a fuerza de escribir (admito, llegados a este punto, que siempre me ha resultado mucho más fácil escribir que hablar), podía mantener la cordura, conjurar la locura y ahorrar en psicólogos y psiquiatras, porque siempre he creído que la hoja en blanco era la única terapía que podía necesitar, la verdad es que últimamente no escribo... no en serio... no de verdad... no sé si me estoy explicando, pero que sepas que lo estoy intentado...


y no sé si es porque no tengo tiempo, porque no me creo a mí misma ya, o si es porque últimamente tengo tanto miedo que aunque sé que la mejor terapía es poner en palabras lo que nos pasa (decir un sentimiento), es más fuerte en mí la creencia de que los miedos es mejor no nombrarlos, porque el hecho de ponerlos en palabras podría hacerlos realidad... así que en esas estoy... decidiendo...


y como no puedo escribir leo... leo como si me estuviera ahogando y me fuera la vida en ello (que puede que no sea del todo cierto, pero me gusta como queda al escribirlo, porque ya sabes que llevo una dramaqueen dentro a la que le gusta como suenan las palabras cuando las juntas), leo como si ese fuera uno de los pocos remedios que me funcionan para no pensar, para desconectar, para olvidar, e incluso para respirar (y aunque podría parecer otra de mis exageraciones, puede jurar que leyendo me cuesta menos respirar)... así que aunque en realidad yo lo que pretendía era darte las gracias por el libro la conciencia uncida a la carne, los diarios de madurez de susan sontag, que fue un maravilloso regalo de navidad... ahora te doy las gracias porque este es uno de esos libros que además de distraerme me han hecho pensar... y la verdad es que me ha venido bien este momento desahogo que la cita de la sontag ha desencadenado...


(y es lunes y te escribo desde el despacho, contando los minutos que quedan para cerrar... porque estoy muy cansada, y tengo migraña...)


corto y cierro...


 

Denunciar
Artículos publicados: 2058
 - 2 -  3 -  4 -  5 -  6 - 



Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

General 1 libros



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com