Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a nana            1 libros en su biblioteca
     4 valoraciones      2060 posts en su blog      Es lector de 1 grupos

los libros de naná


Artículos publicados: 2058
 - 6 -  7 -  8 -  9 -  10 - 

sobre dos poemas (dos) de wallace stevens...

y ya es miércoles y te escribo desde el despacho... y aunque tendría que estar metiendo un albarán o haciendo la caja, me duele tanto la cabeza que no sé yo si estoy para hacer nada... por aquello de que los números me dan dolor de cabeza (que no migraña), así que como diría bartleby el escribiente, preferiría no hacerlo, al menos de momento...


así pues miércoles y hoy te contaré que me leí las auroras de otoño y otros poemas de wallace stevens... porque visto lo visto he decidido doblarme la dosis de poesía (también he decidido últimamente, como medida de excepción contra esta realidad tan ingrata, leer antes de bajar a trabajar, y te reirás, pero la verdad es que lo que empezó por casualidad (los nervios de mi estómago hacen que me despierte, por primera vez en mi vida, antes de que suene el despertador, y como me despierto antes, estoy lista antes, así que a veces me encuentro con que yo ya estoy, pero queda media hora larga (a veces son sólo diez minutos) para entrar a trabajar y leo... claro, que es lo que suelo hacer cuando tengo tiempo...) se ha ido convirtiendo en una costumbre, y la verdad es que me ayuda a empezar el día eso de leer en el sofá antes de iniciar las rutinas... 


el caso es que me leí hace unos días esta antología de wallace stevens y te voy a copiar dos poemas... de sus seis paisajes significativos...


 



IV




cuando mi sueño estaba cerca de la luna

los blancos pliegues de su falda

se llenaron de luz amarilla.

las plantas de sus pies

enrojecieron.

su cabellera se llenó

de azules cristalizaciones

provenientes de estrellas

no lejanas.


wallace stevens



 



V




ni todas las cuchillas de los postes,

ni los escoplos de las largas calles,

ni los mazos de las cúpulas

y altas torres

pueden tallar

lo que puede tallar una estrella

cuando brilla a través de las hojas de parra.


wallace stevens



 


corto y cierro... 


 

Denunciar

sobre los viejos amigos...

y es martes y te escribo desde el despacho, después de meter cinco albaranes seguidos y antes de volver a ir al banco (porque ya he ido hace un rato, pero se les había caído el sistema informático, y he preferido venirme que esperar allí a que se les restableciera el sistema, cosa que el reinicio no aseguraba, pero como necesitamos cambio, tendré que volver... a ver si tengo suerte, les funciona todo correctamente y no hay demasiada cola), para ver si así me relajo... porque esto de ser jefecilla en funciones otra vez, la verdad es que me estresa...


así que martes y hoy vengo a contarte que me leí los viejos amigos de rafael chirbes (al que no tenía el placer de conocer) ese libro que compré para regalarte, pero que como ya tenías me quedé (porque los libros siempre son bienvenidos en mi casa, y me molesta mucho ir a cambiar las cosas a los sitios, y además llevaba tiempo queriendo leer a chirbes, así que pensé que este era el momento perfecto... y lo fue...) 


 



pienso que mientras que, aquí, los dedos del frío nos esperan a la salida del restaurante para pellizcarnos, siguen creciendo plantas y se abren las flores delante de mi adosado en denia a pesar de lo avanzado de la estación, mediados de noviembre; o que el aire fue tenue la pasada mañana y me envolvió con su respiración templada y húmeda mientras pedrito aparcaba el coche ante mi casa y cargábamos el maletín que yo había preparado con un par de camisas, ropa interior, la bolsa de aseo, lo necesario para la excursión de dos días


rafael chirbes (los viejos amigos



 


y así empieza chirbes a contarnos esta historia (y algo parecido pensé yo la semana pasada al salir de la estación de atocha...), una historia coral, no solo por los personajes, sino por la coralidad de las voces que en los distintos capítulos nos van dando distintas versiones de una juventud que se ha ido, y de un presente que nada tiene que ver con lo que se suponía que iba a ser...


y aunque me costó entrar (el cambio sin avisos del interlocutor con cada capítulo, la verdad es que me descolocó un poco al principio), la verdad es que una vez dentro me encantó esta novela... así que gracias por tenerla y darme así la oportunidad de quedármela y leérmela, porque me ha encantado conocer a estos viejos amigos y al chirbes (del que ya me dirás que novela leer para seguir conociéndole...)


y antes de cortar y cerrar, un trocito que me hizo sonreír al leerlo... 


 



y amanece, y ya está la luz rosada de la aurora tocándome con sus dedos


rafael chirbes (los viejos amigos



 


porque hace ya muchos años que cada vez que alguien dice o escribe la palabra aurora, yo no puedo evitar añadir entre mí: de rosados dedos...


corto y cierro...


 

Denunciar

sobre los huesos de louella brown y otros relatos...

y es viernes (por fin!) y te escribo desde la caja... donde dicen las malas lenguas que me voy a pasar toda la mañana... y como todo lo que tengo que hacer, lo tengo que hacer desde mi mesa y no creo que pueda llegar a ella hasta esta tarde (si todo va bien) pues abro este editor y tecleo... contra los nervios y contra el aburrimiento..


así que viernes y hoy te contaré que cuando estuve con mi hermana nonó, en uno de nuestros paseos, fuimos a una librería muy chula, y allí encontré los huesos de louella brown y otros relatos de ann petry... escritora afroamericana de la que no tenía noticias hasta ese momento... pero como en la contraportada nombraban a la morrison y a la walker, dos escritoras que no hace falta que te diga que me encantan, pues decidí gastar parte de lo que me quedaba del presupuesto para libros del mes pasado, y me lo compré... claro...


una maravilla de libro en el que he encontrado relatos como el de los huesos de louella brown, o lo complicado que puede ser distinguir los huesos de una condesa blanca y una lavandera negra, y la solución que encontraron para que las dos pudieran descansar en paz; alguien ha visto a la señorita dora dean?, o los recuerdos que te puede remover que una antigua amiga de tu madre te quiera dar una vajilla antes de morir; el testigo, o hasta donde puede llegar la maldad de unos malos estudiantes; como una mortaja, o uno de los finales mas brutales que he leído en mi vida; y trabajadores denigrantes, o porque el anciano decidió volver precisamente a esa gasolinera...


y antes de cortar y cerrar, te voy a copiar un trocito del relato alguien ha visto a la señorita dora dean?... porque sé la rabia que da que suene el teléfono cuando estás encantada leyendo...


 



una tarde del invierno pasado, cuando sonó el teléfono en mi casa de wheeling, en nueva york, decidí no contestar. nevaba, estaba leyendo un libro que llevaba semanas deseando empezar y no quería que me molestaran. pero me pareció que los sonidos del timbre se prolongaban y eran más insistentes de lo habitual, así que respondí


ann petry (alguien ha visto a la señorita dora dean?)



 


y ahora corto y cierro... 


 

Denunciar

sobre las sillitas rojas...

miércoles y te escribo desde la caja (con la prisa que da intuir que en breve seré interrumpida inevitablemente, porque una jefecilla en funciones no puede teclear alegremente más de cinco minutos sin que suene el teléfono, o sin que alguien necesite que use mis superpoderes de secretaria (he descubierto hace poco, por ejemplo, que al parecer soy la única que sabe como llamar por teléfono a los proveedores para reclamarles los pedidos pendientes), o sin que algún cliente se sienta ofendido por mis tecleos y pretenda o bien que lo atienda (yo, que no atiendo), o bien que al menos le de conversación... como uno, que aún no sé porque, me acaba de explicar porque debería empezar a tomar stevia en vez de azucar con el café...)


el caso es que es miércoles, y tengo mil cosas que hacer, porque mañana me tomaré casi todo el día libre (digo casi todo, porque el jefe y yo hemos calculado que nos dará tiempo de trabajar una horita mas o menos cuando volvamos) y una secretaria responsable, antes de tomarse casi todo un día libre se deja hecho todo lo que puede dejar hecho... por aquello de no traumatizarse demasiado al volver... 


pero yo venía a contarte que me leí las sillitas rojas de edna o’brien... libro que muy amablemente me regalaste cuando salió, y del que no tenía noticias hasta que lo tuve en la mano... y es que de sobra sabes que esta mujer me tiene fascinada desde que me leí sus chicas del campo (que también me regalaste tú unas navidades).


y dice la o’brien...


 



el 6 de abril de 2012 se colocaron en filas 11.541 sillas rojas a lo largo de los ochocientos metros de la calle principal de sarajevo con el fin de conmemorar el vigésimo aniversario del inicio del asedio de la ciudad por parte de las fuerzas serbobosnias. una silla vacía por cada habitante de sarajevo asesinado durante los 1.425 días de sitio. 643 sillitas representaban a los niños asesinados por los francotiradores y la artillería situada en las montañas circundantes.


edna o’brien (las sillitas rojas)



 


y después de esta nota de la autora, empieza a hablarnos de cloonoila, y nos dice que el pueblo toma el nombre del río. la corriente, rauda y peligrosa, se acelera con desenfrenado júbilo y en su cauce arrastra placas de madera y troncos de hielo. en el lecho de los tramos muertos de agua estancada brillan unos guijarros azules, negros y morados perfectamente pulidos y redondeados; es como contemplar una nidada de huevos de gran tamaño dentro de un cubo de agua. el ruido es ensordecedor... y a ese pueblecito de la irlanda profunda llegará un desconocido... un desconocido que poco a poco se irá ganando la confianza de todos... y que además seducirá a la belleza local, fidelma, felizmente casada con un hombre mayor que ella, y que quiere tener hijos hace tiempo... hijos que no llegan...


y entonces se descubrirá quien es el desconocido y fidelma pagará caros sus amores... demasiado caros...


y no te cuento más, porque merece la pena leerla... porque es una novela que mezcla lo brutal y lo tierno consiguiendo un equilibrio perfecto... un libro al que en algunos momentos me tuve que agarrar (literalmente) para poder soportar lo que estaba leyendo... porque la o'brien nos muestra lo brutal de la única manera que seguramente se puede mostrar, con concisión, sin recrearse, pero sin ahorrarnos los horrores que este mundo contiene y que preferimos no mirar de frente...


así que sí, me ha encantado esta novela con toda su brutalidad, toda su belleza y toda la esperanza que es capaz de transmitir en el personaje de fidelma...


así que gracias, gracias, gracias por la parte que te toca... y ahora corto y cierro, que tengo muchas cosas que hacer...


 

Denunciar

sobre la elegía de mary jo bang...

y es martes (aunque el día de ayer se me hizo tan largo que según mis cálculos hoy debería ser ya viernes) y te escribo desde el despacho... y como esta mañana por fin he conseguido terminar con la facturación del sábado, y hacer las cajas, y pasar un par de remesas por el banco; mientras espero que el jefe acabe de hacer lo que está haciendo, abro este editor y tecleo...


tecleo pues, hoy para contarte que me leí hace unos días elegía de mary jo bang (una de esas apuestas a ciegas, ya que ni había oído hablar de ella, ni había leido ninguno de sus poemas, y fue la mezcla del título del poemario, que lo hubiese publicado la editorial bartleby y que, aunque no sabría decirte el porqué, me gustó su nombre, lo que me hizo comprarlo en dos clicks este verano... y leérmelo hace unos días, en uno de esos momentos en los que las chicas como yo necesitamos poesía...) 


un poemario precioso y triste, ya que fue escrito por la autora durante el año que siguió a la muerte por sobredosis de su hijo...


y te voy a copiar el poema con el que se abre esta elegía, una sonata a cuatro manos, que es una muestra perfecta de los poemas que componen este libro...


 



sonata a cuatro manos


causas y consecuencias en fila,

listas para el amanecer que se acerca

con su plaga



de bombillas.

en la nada que brota de lo definitivo,

otro lamentable



día de sollozos. alguien te ha visto

y dice que estabas bien

sólo horas antes de no existir.



te digo vuelve

y no me haces caso.

el tren desentumece la vía y manda su sonido hacia delante.



la sirena desentumece el sonido y lo manda

hacia delante. el primero de los últimos días avanza

como el último verano que verás.



el réquiem no encaja con la estación. la muerte sigue

casada con el misterio. cómo

se detiene el corazón? en qué



giro del instante?

en qué segundo? y por qué? sólo donde

arraiga. tras unas señas. un bloque



de edificios. una barricada de ladrillos

que oculta horas distribuidas

hasta que la puerta de la fatalidad se abre



y mi yo ve.

en cordón policial despegado. todo

como tú lo dejaste. en y encima y debajo.



por qué no estás en el lugar al que perteneces?

un sombrero negro en la percha no dice nada.

cenizas reflejan cenizas



en el reflejo de la ventana. y ahora, cómo

resolvemos este lío?

el cuerpo se convierte en el arte



de la identidad. un rostro

en una fotografía. el bajorrelieve

de la puerta del tanatorio.



tú, tan singularmente tú. y te volviste

invisible.


mary jo bang (elegía)



 


una maravilla...


y ahora corto y cierro, que el jefe ya ha acabado de hacer lo que estaba haciendo, y como mañana se va y pasado mañana me voy yo, tenemos que hablar y que hacer un par de cosas...


 

Denunciar

sobre la segunda casaca...

lunes (de postfacturación) y te escribo desde la caja, donde por motivos ajenos a mi voluntad llevo, prácticamente, toda la mañana... así que ni he empezado con la facturación, ni he hecho la caja del sábado, pero me repito a mí misma que circunstancias mandan, y que si las facturas no pueden salir hoy, pues ya saldrán mañana... porque como ni es cierre de trimestre ni nada, no creo que pase nada...


así que lunes y como no tengo nada que hacer, abro este editor para contarte que me leí hace unos días la segunda casaca de benito pérez galdós...


 



qué infames eran los liberales de mi tiempo! en vez de conformarse a vivir pacífica y dulcemente gobernados por el paternal absolutismo que habíamos establecido, no cesaban en sus maquinaciones y viles proyectos para derrocar las sabias leyes con que diariamente se atendía al sosiego del reino y a hundir a todos los hombres eminentes que describí en la primera parte de mis memorias.


benito pérez galdós (la segunda casaca)



 


y así empieza este episodio nacional, y el que habla, como en el episodio anterior, es juan bragas de pipaón, que espera conseguir un puesto en el consejo, pero que no lo consigue (demasiados favores deben los que le deben favores) y al que antonio ugarte (su protector) aconseja que se haga pasar por liberal, no vaya a ser que los liberales triunfen...


y mientras todo esto pasa, en casa de juan bragas están genara y su abuelo (genara, que por cierto se ha casado con navarro desde que no la vemos) y por allí aparecerá también salvador monsalud, que será quien presente a juan bragas en una de las reuniones liberales...


y la revolución que primero parece que va, se desinfla, pero al final triunfa... y el episodio se termina de una manera tan interesante que la misma tarde que acabé de leérmelo, me fui a esa librería que está en la esquina de parís con valencia para comprarme el siguiente, que planeo leerme en breve...


y ahora voy a cortar y cerrar, que si he de ser sincera, desde la caja no hay manera de concentrarse...


 

Denunciar

sobre made in england...

y es viernes (y aunque no sé si decir "ya?" o "por fin!", me voy a decidir por el "por fin!", porque los viernes son viernes y siempre hay que celebrarlos cuando llegan, aunque a la semana le falte un día y en consecuencia a mí me falte tiempo (unas ocho horas y media) para hacer todo lo que hago durante una semana normal... no por ello el viernes deja de ser viernes...) y te escribo desde el despacho...


y aunque tengo la caja por hacer y desde aquí veo un albarán que debería de meter, abro este editor y tecleo... porque es viernes, y porque el jefe no está... y cuando el jefe no está y estoy sola (solita, sola) en el despacho, la verdad es que tecleo mejor (entre otras cosas porque no tengo que disimular que mis tecleos tengan algo que ver con el horario en el que estamos...)


tecleo alegremente y hoy te cuento que a la vuelta de ver a nonó me leí made in england de doris lessing... porque dice en su contraportada que esta novela podría ser un complemento a la biografía en dos tomos que me leí este verano, ya que cuenta la época en la que la lessing acababa de llegar a inglaterra, en concreto el tiempo que vivió en una casa de huéspedes bastante peculiar, con personajes no menos peculiares...


y es que los dueños de la casa, ya de por sí son especiales, para empezar intentan alquilarle un desván inhabitable... pero tiernos, en ocasiones, y generosos, a veces... además está su vecina de al lado, que es quien la llevó a la casa, y que podría ser la futura cuñada de los dueños del inmueble, pero que mantiene una relación demasiado complicada con su novio, como para que eso pase... además de un timador profesional que alquila allí una habitación para la que se supone que es su mujer, pero que no lo es; una mujer casada con una hija pequeña que pasa sola casi todo el tiempo, y cuyo marido en un momento dado no vuelve, y dos extraños viejos que venían con la casa y a los que los nuevos propietarios intentan tirar, porque pagan un alquiler casi simbólico por las habitaciones más grandes de la casa...


curioso es también el efecto que la llegada de la televisión tendrá en la casa... tema que la lessing toca como de pasada pero que habla de tiempos que irremediablemente se van...


y antes de cortar y cerrar te voy a copiar un trocito de esta novela...


 



-lo que todavía no sabes es que hay gente por la que no se puede hacer nada. -me ofreció un cigarrillo como señal de que empezaba a perdonarme-. he estado pensando en ti. tu problema es ese, crees que lo único que hay que hacer es decir algo para que todo marche sobre ruedas. bueno, pues no es así.


doris lessing (made in england)



 


quizás porque leyendo este fragmento me di cuenta de que ese es quizás un poco también mi problema, creo en el poder de las palabras, y me descubro buscando la manera de decir algo para que así todo se solucione, y me doy cuenta de que no es así... pero aún sabiéndolo no puedo evitar seguir buscando las palabras que hagan que todo marche sobre ruedas...


en fin... que me ha encantado esta novela...


y ahora corto y cierro... que a esta semana le faltan ocho horas y tendré que recuperarlas de alguna manera...


 

Denunciar

sobre maria zef...

lunes perdón, quería decir: jueves (aunque es clavadito a un lunes...) y llevo un mareo que no veas... porque las fiestas entresemana te dejan esa sensación de que no sabes qué día de la semana es, y no te centras...


así pues, descentrada y con un día menos esta semana para hacer todo lo que se supone que una secretaria responsable tiene que hacer. abro este editor porque además de descentrada estoy atacada... y no hay nada para los nervios (a parte de la valeriana) como teclear pensamientos dispersos en horario laboral... que no debe de estar bien del todo, pero quieras que no, quita mucho estrés...


así que hoy te contaré (aunque tú ya lo sabes) que me fui un par de días a ver a nonó, y que como me acababas de regalar la novela maria zef de paola drigo (a la que admito que no tenía el placer de conocer) pues ese fue el libro que me llevé y me leí yendo para allá en el tren...


 



eran dos mujeres, una carretera y un perro. caminaban junto a la margen del río, tras el atardecer, hacia una gran aldea de la otra orilla, desde la que apenas se veían brillar unas cuantas luces.

la carreta de dos ruedas, cargada de cazos, cuencos, càndole y candolini, y de otros objetos de madera, la arrastraba una de las mujeres que, atada a las varas con una correa que le pasaba por debajo de las axilas, tiraba de ella animosamente sorteando los socavones y el barro del camino.

pese a su altura, su corpulencia y los hombros anchos de una mujer montaraz, era, en realidad, más una niña que una mujer, de apenas trece o catorce años, con una carita redonda e ingenua y dos bellos ojos azules de expresión infantil.


paola drigo (maria zef)



 


y así empieza esta novela, y la que tira del carro es mariùte, que junto con su madre catine, y su hermana pequeña rosùte, bajan de la montaña y van por los pueblos vendiendo cazos, cuencos, càndole y candolini, antes de volver a su casa que se queda aislada durante el invierno... 


y no sé cuanto más te puedo contar de esta novela sin contarte demasiado... quizás que las dos hermanas quedarán pronto huérfanas en un pueblo donde nadie las conoce... quizás que irá a recogerlas su tío, el hermano de su padre, y que se hará cargo de ellas... quizás que esta novela habla de una miseria dificil de imaginar, y de lo que esa miseria, mezclada con el alcohol puede traer...


quizás que es una novela dura, complicada de leer... una novela que duele, que golpea, que a veces te da esperanzas pero que pronto se las lleva... porque la vida es así a veces y hay personajes tan vulnerables que nos recuerdan que la vulnerabilidad es real, y que hay que buscar las maneras de protegerla... y eso es lo que al final tendrá que hacer mariùte, proteger la inoncencia, aunque no sea la de ella...


una novela impresionante... así que gracias...


corto y cierro...


 


pd. sobre el nobel de literatura a bob dylan no voy a decir nada... estoy demasiado traumatizada... 


   

Denunciar
Artículos publicados: 2058
 - 6 -  7 -  8 -  9 -  10 - 



Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

General 1 libros



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com