Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a nana            1 libros en su biblioteca
     4 valoraciones      2066 posts en su blog      Es lector de 1 grupos

los libros de naná


Artículos publicados: 2064
 - 6 -  7 -  8 -  9 -  10 - 

sobre la princesa de los ursinos...

lunes y te escribo desde el despacho... y no me va el webmail, y me estoy volviendo loca... así que antes de ponerme del todo histérica y liarme a golpes con el ordenador de la caja he decidido respirar hondo y abrir este editor a ver si dándole tiempo la cosa se soluciona, y si tecleando, yo me relajo un poco... porque te digo yo que esto de empezar el lunes con problemas técnicos, no es sano...


así pues tecleo, hoy para contarte que me leí la princesa de los ursinos, una parte de las memorias del duque de saint-simon... y es que aunque este libro llevaba tiempo por casa (lo busqué hace tiempo, si no recuerdo mal, por proust... o quizás debería decir que por su abuela...), pero no fue hasta hace un par de semanas, cuando tuve que elegir lectura para un viaje en tren, cuando decidí empezarlo...


y nos cuenta saint-simon que...


 



felipe V había enviado un embajador extraordinario a turín para firmar su contrato de matrimonio y llevar al príncipe de carignan, el famoso mudo tan inteligente y capaz, un poder para desposarse, en su nombre, con la princesa de saboya.


duque de saint-simon (la princesa de los ursinos)



 


y así empieza esta parte de las memorias de saint-simon, con el matrimonio de felipe V rey de españa... y como camarera mayor de la reina, nombran a ana de la trémoïlle, princesa de los ursinos, que en palabras del propio autor "era mujer más bien alta que baja, morena, con ojos azules, que expresaban siempre todo lo que quería; con un talle perfecto, bonito pecho y un rostro que, sin ser bello, era encantador; el aire, sumamente noble; algo de majestuoso en todo su porte, y gracias tan naturales y tan continuas en todo, hasta en las cosas más nimias y más indiferentes, que no he conocido nunca a nadie que se pueda comparar con ella, ni en cuanto al físico ni en cuanto a la inteligencia".


y quién la nombra? te estarás preguntando... pues luis XIV de francia, que era abuelo del rey del españa, por consejo de madame de maintenon (su amante) pensando que gracias a ella tendrían controlada la corte de españa, desde francia...


y saint-simon nos cuenta el ascenso y la caída de esta ambiciosa dama, con todos los cotilleos de la época... así que, aunque en ocasiones la profusión de nombres admito que me liaba un poco, y hacía complicado seguir la lectura, la verdad es que ha sido un placer (y una sorpresa) descubrir que en españa hubo una valida francesa de la que, hasta la fecha, no había oído hablar... y que a puntito estuvo, si hacemos caso de los cotilleos de saint-simon, de pasar de princesa a reina...


y ahora voy a cortar y cerrar, que acabo de ver que me han contestado los del servicio técnico, y voy a ver si haciendo lo que me indican en su mail, puedo acceder al webmail...


 

Denunciar

sobre salida de emergencia...

jueves y te escribo desde el despacho... y aunque por las tardes no suelo escribirte, como esta mañana me ha sido imposible teclear, y me duele demasiado la cabeza como para ponerme a cuadrar bancos (que es lo que me proponía hacer esta tarde) he decidido teclear, a ver si me despejo...


así que hoy te contaré que me leí hace unos días el libro salida de emergencia de ewa lipska, una antología de su poesía que ha sido un placer leer... 


pero como bien sabes yo no sé de poesía, ni hablar (o escribir) de ella (sólo sé refugiarme en ella cuando la vida se complica, o cuando no estoy bien del todo, porque desde hace muchos años (seguramente desde que descubrí las rimas de becquer a mis apenas doce años) la poesía ha sido un lugar (casi físico) en el que descansar... porque si bien los libros en general son un refugio (y me vienen a los labios las palabras de la lessing en su biografía cuando en un momento dado decía: leía, leía, leía. leía para salvar mi vida... y quien lo haya hecho, entenderá perfectamente lo que significa, porque en determinados momentos yo misma me agarro a los libros que leo como si fuesen tablas de salvación que además de ayudarme a respirar mejor, me ayudan a mantener la cordura, y a olvidar, al menos durante el tiempo en el que consigo sumergirme en la lectura completamente, lo que sea que me esté atormentando...), la poesía tiene una manera de reconfortar que no tiene la prosa... quizás porque cuando estás muy descentrada, te pide que te concentres menos... quizás porque cuando tu atención está disponible sólo a retazos, la poesía, estando hecha de retazos, se te acopla mejor... no lo sé, pero lo cierto es que hay días en los que la realidad no admite más que poesía... la pide a gritos, la necesita para desconectar de esa manera lírica en la que sólo la poesía (y algunas prosas muy poéticas) te hacen desconectar... y yo últimamente tengo muchos de esos días, y en uno de esos días, este libro de ewa lipska me ayudó...), te voy a copiar tres poemas...


el primero porque los últimos versos son de esos que me gustaría haber escrito... y además son de esos que te quedas y te repites a ti misma a modo de conjuro, casi sin darte cuenta...


 



atrévete por fin a dar un paso humano.

no seas póstumo.



atrévete a interesarte vivamente.

no abuses de la muerte.



atrévete por fin

a triunfar sobre

la tumba.



no te condecores

con la cruz.



incluso en un cerrado reloj de arena

se da el desierto.


ewa lipska 



 


el segundo, prefiero no decirte aquí porque... pero sí te diré que también tiene que ver con los últimos versos...


 



punto muerto


cuando al amanecer

acabaste en un punto muerto

el tren pitó en el arco iris negro del puente.



hoy sólo te quiero decir

que la lámpara de la mesita de noche de tu habitación

ha ascendido a la categoría de estrella.


ewa lipska



 


y el tercero porque estoy totalmente de acuerdo...


 



poesía


querida señora schubert, menos mal que sigue existiendo

un país que está en todas partes y que se llama poesía.


ewa lipska 



 


y ahora corto y cierro...


 

Denunciar

sobre la metafísica de los tubos...

miércoles y te escribo desde el despacho, con esa sensación contradictoria, y tan familiar últimamente, de que el tiempo no avanza, y a la vez se me escapa (en nimiedades...), por lo que después de ocho horas y media (más los picos debería redondear a nueve) trabajando, no suelo haber hecho la mitad de las cosas que me proponía hacer... pero circunstancias mandan (que sigo repitiéndome a mí misma a ver si me resigno de una vez) y estas son mis circunstancias ahora mismo...


así pues miércoles, y en un intento de desconectar y mantener la cordura, abro este editor hoy para contarte que me leí hace unos días la novela metafísica de los tubos de amélie nothomb, autora que admito que cuanto más la leo, más me gusta...


y dice la nothomb que...


 



en el principio no había nada. y esa nada no estaba ni vacía ni era indefinida: se bastaba sola a sí misma. y dios vio que aquello era bueno. por nada del mundo se le habría ocurrido crear algo. la nada era más que suficiente: lo colmaba.


amélie nothomb (metafísica de los tubos)



 


y así empieza esta maravillosa novela que ha sido un verdadero placer leer, en la que la nothomb nos cuenta algunos detalles de su infancia en japón... y te diré que no puedo evitar sonreír mientras tecleo al recordar fragmentos, como ese momento en el que descubre el chocolate, o cuando cree que el trabajo de su padre tiene que ver con el alcantarillado, o el poder de nombrar las cosas que descubre al comenzar a hablar, o la elección bien sopesada (quitando la de aspiradora) del orden de sus primeras palabras...


una maravilla como te decía, que leí con esa sonrisa cómplice que sólo algunos autores son capaces de provocar...


y antes de cortar y cerrar, te voy a copiar un trocito de esos que inevitablemente me hacen sonreír... para que entiendas un poco porque me encanta cada vez más esta autora...


y es que dice la nothomb que...


 



uno se cruza a veces con gente que, en voz alta y fuerte, presume de haberse privado de tal o cual delicia durante veinticinco años. también conocemos a fantásticos idiotas que se alaban por el hecho de no haber escuchado jamás música, por no haber abierto nunca un libro o no haber ido nunca al cine. también están los que esperan suscitar admiración a causa de su absoluta castidad. alguna vanidad tienen que sacar de todo eso: es la única alegría que tendrán en la vida.


amélie nothomb (metafísica de los tubos)



 


corto y cierro...


 

Denunciar

sobre la mujer de treinta años...

martes (y aunque te dije que vendría el miércoles pasado, la verdad es que la semana pasada no tuve tiempo ni de pensar, ni de abrir este editor, ni de teclear) y te escribo desde el despacho... con la caja y la comida hechas, octubre casi cerrado, las intracomunitarias a medias y una migraña que me está matando... así pues he decidido que aunque sigo sin tener tiempo, y tendría que estar metiendo el albarán que tengo encima de mi mesa, lo mejor será parar, respirar y teclear...


tecleo pues hoy para contarte que me acabé hace unos días el segundo tomo de la comedia humana de balzac, leyéndome la novela que se titula la mujer de treinta años...


y dice balzac que...


 



en los comienzos del mes de abril de 1813 hubo un domingo cuya mañana prometía uno de esos días hermosos en que los parisienses ven por primera vez en el año sus calles sin barro y su cielo sin nubes. no era aún mediodía cuando un cabriolé de lujo, tirado por dos fogosos caballos, desembocó por la calle de castiglione en la de rivoli, y se detuvo detrás de varios carruajes estacionados ante la verja recientemente abierta en medio de la terraza de los feuillants.


balzac (la mujer de treinta años)



 


y en ese carruaje va julia, que va a recibir un consejo de su padre, que por desgracia no seguirá... y es que julia está enamorada, y las jovenes enamoradas no suelen escuchar consejos, por buenos que sean, que contradigan sus deseos... así pues julia se casará con quien no debe, y aunque una tía de su marido podría haber sido su salvación, uno de esos inesperados giros del destino, harán que no lo sea, y que a los treinta años julia tome decisiones que quizás no habría tomado de otra manera...


y aunque me ha encantado esta novela, quizás peca de exceso... exceso porque pasan muchas cosas para las pocas páginas que tiene... exceso porque los giros inesperados son tantos que al final una espera que el destino vuelva a girar, a ver por donde tira... excesos porque hay tal vez demasiadas desgracias... no sé... que admito que con lo del barco pirata dejé de intentar creerme la historia, y me limité a disfrutar de los giros que balzac daba y que le llevan a un final, que he de decir que aunque no me lo esperaba (quizás esperaba un par o tres de giros más) me encantó por ser justo...


así que ya tengo el tercer tomo de la comedia humana por casa, aunque como he ojeado el índice y me he dado cuenta de que me he leído varias de las novelas que contiene, ya planeo comprarme el cuarto tomo... por aquello de que hay autores que a una le gusta tener por casa... 


corto y cierro... y te diría que mañana vuelvo, pero visto como están por aquí las cosas, la verdad es que no puedo prometértelo...


 

Denunciar

sobre la otra ilíada...

y es viernes (sin por fin) y te escribo desde la caja... y como hoy es uno de esos días en los que no tengo nada urgente que hacer, ni ganas de buscarme faena, pues he decidido abrir este editor, a ver si tecleando se me despeja un poco la cabeza...


y hoy vengo a contarte que me leí el último libro de la suscripción a la editorial torremozas que he recibido por correo: la otra ilíada de ethel krauze...


y aunque no tenía noticias de la autora, la verdad es que me fío de la torremozas; y además el título me gustó (quizás porque yo, hace muchos años, me sentí capaz de tomar la odisea como pie, para contar una historia) y la idea de contar la ilíada desde la perspectiva de briseida, me pareció una maravillosa idea...


pero ya sabes que yo no sé hablar de poesía (además admito que quizás con semejante título y semejante planteamiento me esperaba algo más de lo que me encontré al leerlo... que no te digo que no me gustara, que me gustó... sólo que quizás me esperaba que tuviera algo más de troya y menos cotidianidad... aunque yo precisamente no debería decir nada, ya que si me paro a pensar, eso es precisamente lo que hice yo con mi particular versión de la odisea), y como no sé hablar de poesía, pero me gusta copiarla, te voy a copiar el preludio con el que se abre este poemario...


 



preludio

 


canta oh diosa!, mi cólera encendida,

que ésta es la otra ilíada:

la ilíada de briseida, la cautiva,

la rebelión de la salvaje,

la colmada de ayes y de heridas;

el corazón de la mujer perdida,

violada en las batallas,

funesta a las miradas,

ardiente y negro cisne entre la bruma;

ésta es la Ilíada de la loca

que teje lunas en la sombra;

la ilíada nueva, aullido de la loba,

la que canta el revés de la mentira:

el pedernal de la vencida,

el trémulo secreto de la bruja

y el humo gutural de la guardiana.


ethel krauze (la otra ilíada)



 


y ahora corto y cierro... volveré seguramente el miércoles, porque aunque el lunes no hacemos puente, es un lunes de final de mes, y no sé si podré sacar el tiempo que necesito para mis tecleos...


 

Denunciar

sobre beethoven tenía algo de negro...

y es jueves (que pese a lo larga que se me está haciendo la semana se parece mucho a un miércoles, por la falta de ese algo que precede a la magia que tienen los jueves, y que este, por desgracia, no tiene) y te escribo desde la caja, donde me da a mí que me voy a pasar casi toda la mañana... pero no sufras por mí, que estoy muy entretenida viendo el debate de investidura sin voz (pero con titulares que resumen, en teoría, las mejores frases) y tengo la conciencia tranquila de quien ha hecho todo lo que tenía que hacer durante dos días de jefecilla en funciones...


el caso es que es jueves y yo venía a contarte que me leí hace unos días beethoven tenía algo de negro, libro de relatos de nadine gordimer, libro que encontré en esa librería que está en la esquina de parís con valencia, en el montón de oportunidades, y que me costó (aunque ya lo sabes te lo voy a repetir, porque estoy superorgullosa de mi compra) un euro con noventa y nueve céntimos...


y dice nadine gordimer (una de esas mujeres que ganaron el nóbel, cuando el nóbel era el nóbel y premiaba a escritores...)


 



cualquier lector sabe que las lecturas han influido en su vida. entiendo por «lector» a una persona en la época en que uno empezaba a seleccionar la letra impresa por sí mismo.


nadine gordimer (gregor)



 


y en este libro he encontrado personajes que buscan posibles parientes, imaginando hijos ilegitimos que quizás dejó su abuelo en el continente al que él ha vuelto; y mujeres que descubren secretos sobre quien podría ser su verdadero padre; o que saben infidelidades por el sonido de un instrumento; o por un perfume ajeno; también mujeres que sobrevivieron a los nazis y siguieron siendo aparentemente igual de frívolas en el exilio; y viudas que quieren conocer al amante de su marido; y recién casadas que descubren cual es en realidad su lengua materna...


vamos, que ha sido una maravilla volver a leer a esta mujer... 


y antes de cortar y cerrar te voy a copiar otro trocito de su prosa... porque a veces encuentras definiciones que sabías, pero que no podías deletrear, y no puedes evitar dar las gracias por ellas, cuando las encuentras... 


 



el dolor es hablar un lenguaje que no llega a oídos de nadie, trazar jeroglificos para alguien que no conoce la clave.


nadine gordimer (allesverloren)



 


y ahora sí, corto y cierro...


 


pd. sobre el debate... alguien debería comentarle al futuro presidente del gobierno que no ganó las últimas elecciones... que su partido fue el más votado, sí, pero que no es lo mismo... porque si hubiesen ganado, no necesitarían ni pactos ni abstenciones... y que las mentiras (o verdades manipuladas) no se convierten en verdades por mucho que uno las repita... 


 

Denunciar

sobre dos poemas (dos) de wallace stevens...

y ya es miércoles y te escribo desde el despacho... y aunque tendría que estar metiendo un albarán o haciendo la caja, me duele tanto la cabeza que no sé yo si estoy para hacer nada... por aquello de que los números me dan dolor de cabeza (que no migraña), así que como diría bartleby el escribiente, preferiría no hacerlo, al menos de momento...


así pues miércoles y hoy te contaré que me leí las auroras de otoño y otros poemas de wallace stevens... porque visto lo visto he decidido doblarme la dosis de poesía (también he decidido últimamente, como medida de excepción contra esta realidad tan ingrata, leer antes de bajar a trabajar, y te reirás, pero la verdad es que lo que empezó por casualidad (los nervios de mi estómago hacen que me despierte, por primera vez en mi vida, antes de que suene el despertador, y como me despierto antes, estoy lista antes, así que a veces me encuentro con que yo ya estoy, pero queda media hora larga (a veces son sólo diez minutos) para entrar a trabajar y leo... claro, que es lo que suelo hacer cuando tengo tiempo...) se ha ido convirtiendo en una costumbre, y la verdad es que me ayuda a empezar el día eso de leer en el sofá antes de iniciar las rutinas... 


el caso es que me leí hace unos días esta antología de wallace stevens y te voy a copiar dos poemas... de sus seis paisajes significativos...


 



IV




cuando mi sueño estaba cerca de la luna

los blancos pliegues de su falda

se llenaron de luz amarilla.

las plantas de sus pies

enrojecieron.

su cabellera se llenó

de azules cristalizaciones

provenientes de estrellas

no lejanas.


wallace stevens



 



V




ni todas las cuchillas de los postes,

ni los escoplos de las largas calles,

ni los mazos de las cúpulas

y altas torres

pueden tallar

lo que puede tallar una estrella

cuando brilla a través de las hojas de parra.


wallace stevens



 


corto y cierro... 


 

Denunciar

sobre los viejos amigos...

y es martes y te escribo desde el despacho, después de meter cinco albaranes seguidos y antes de volver a ir al banco (porque ya he ido hace un rato, pero se les había caído el sistema informático, y he preferido venirme que esperar allí a que se les restableciera el sistema, cosa que el reinicio no aseguraba, pero como necesitamos cambio, tendré que volver... a ver si tengo suerte, les funciona todo correctamente y no hay demasiada cola), para ver si así me relajo... porque esto de ser jefecilla en funciones otra vez, la verdad es que me estresa...


así que martes y hoy vengo a contarte que me leí los viejos amigos de rafael chirbes (al que no tenía el placer de conocer) ese libro que compré para regalarte, pero que como ya tenías me quedé (porque los libros siempre son bienvenidos en mi casa, y me molesta mucho ir a cambiar las cosas a los sitios, y además llevaba tiempo queriendo leer a chirbes, así que pensé que este era el momento perfecto... y lo fue...) 


 



pienso que mientras que, aquí, los dedos del frío nos esperan a la salida del restaurante para pellizcarnos, siguen creciendo plantas y se abren las flores delante de mi adosado en denia a pesar de lo avanzado de la estación, mediados de noviembre; o que el aire fue tenue la pasada mañana y me envolvió con su respiración templada y húmeda mientras pedrito aparcaba el coche ante mi casa y cargábamos el maletín que yo había preparado con un par de camisas, ropa interior, la bolsa de aseo, lo necesario para la excursión de dos días


rafael chirbes (los viejos amigos



 


y así empieza chirbes a contarnos esta historia (y algo parecido pensé yo la semana pasada al salir de la estación de atocha...), una historia coral, no solo por los personajes, sino por la coralidad de las voces que en los distintos capítulos nos van dando distintas versiones de una juventud que se ha ido, y de un presente que nada tiene que ver con lo que se suponía que iba a ser...


y aunque me costó entrar (el cambio sin avisos del interlocutor con cada capítulo, la verdad es que me descolocó un poco al principio), la verdad es que una vez dentro me encantó esta novela... así que gracias por tenerla y darme así la oportunidad de quedármela y leérmela, porque me ha encantado conocer a estos viejos amigos y al chirbes (del que ya me dirás que novela leer para seguir conociéndole...)


y antes de cortar y cerrar, un trocito que me hizo sonreír al leerlo... 


 



y amanece, y ya está la luz rosada de la aurora tocándome con sus dedos


rafael chirbes (los viejos amigos



 


porque hace ya muchos años que cada vez que alguien dice o escribe la palabra aurora, yo no puedo evitar añadir entre mí: de rosados dedos...


corto y cierro...


 

Denunciar
Artículos publicados: 2064
 - 6 -  7 -  8 -  9 -  10 - 



Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

General 1 libros



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com