Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a jucar            73 libros en su biblioteca
     101 valoraciones      77 posts en su blog      Es lector de 1 grupos

El rincón de Jucar


Artículos publicados: 77
 - 2 -  3 -  4 -  5 -  6 - 

Locura o sinrazón

Cierro los ojos y estás allí, tu presencia arde en el epicentro de mis pensamientos, como si nunca te hubieras marchado, como si yo nunca lo hubiera hecho. Te revelas en mi interior, blanco sobre negro, hasta que los contornos de los grises convertidos en azules golpean en mis sienes haciéndolas palpitar a través de un dolor casi físico. Eres tú, soy yo, lo que nunca fuimos y al mismo tiempo lo que siempre seremos. Te materializas, cobras fuerza una vez más hasta que mi cabeza estalla pariendo los recuerdos y una lágrima desciende hasta el averno del infinito.


Insondable, a escasos centímetros de la realidad y al mismo tiempo inalcanzable, en una amalgama de sentimientos que se contradicen mientras danzamos por los vértices de la irrealidad, venerando aquel segundo que nunca existió.


Delineo tu rostro con mis manos mientras te olvido.

Denunciar

El cotenido del silencio - Lucía Etxebarría

SINOPSIS: Tras diez años sin saber nada de su hermana Cordelia, Gabriel, profesional de vida desahogada y apacible que transcurre en Londres, recibe la noticia de que ésta ha desaparecido sin dejar rastro y que muy probablemente haya muerto en un suicidio colectivo ritual llevado a cabo en Tenerife por una secta de oscuras conexiones. Su inmediato viaje a las Islas para averiguar qué circunstancias pudieron llevar a su hermana a mezclarse con una grupo tan peligroso tendrá un efecto devastador y a la vez catártico en la vida de Gabriel, que le hará replantearse todo su pasado y su futuro en un itinerario no sólo físico sino también, y sobre todo, interior. Helena, la amiga íntima de Cordelia, le servirá de guía durante la inmersión en la vida de su hermana, sus aventuras sentimentales, sus miedos, su investigación sobre el pasado familiar de ambos, su inseguridad, su vulnerabilidad… y precipitará a ambos a confrontar sus miedos, vacíos y huidas hasta posicionarlos en una realidad que a nadie sorprenderá más que a ellos mismos.


OPINION: Es lo primero que leo de esta autora, que no sé por que, la verdad es que sin motivo, siempre me había causado algún recelo. Y la verdad es que ha sido una grata sorpresa. Una historia bien construída, fácil de leer y con un ritmo narrativo que hace que el lector mantenga el interés, sin que este decaiga... en ningún momento. Además está escrita con un estilo literarios que, sin poder llegar a decir que sea impecable, sí que lo sitúa a un nivel más que aceptable, lo que hace que su lectura desde este punto de vista tampoco sea nada desdeñable. En definitiva, creo que se trata de una buena lectura, que sin duda me animará a buscar anteriores obras de esta autora, ya que rectificar es de sabios.

Denunciar

¿Amanece?

Amanece, las primeras luces del alba recortan de forma tímida las sombras, anunciando el comienzo de un nuevo día. Sus huesos cansados se resisten a cobrar vida, deseosos de permanecer inánimes un segundo más, dos, tres... Nada le reclama ahí fuera y sin embargo se obliga a ponerse en pie. Se mira en el espejo y recuerda que debió haberlo hecho mil trozos ayer, cuando sus brazos aún obedecían a su voluntad, para no tener así que seguir soportando aquella imagen en la que no se reconoce. Los recuerdos, la única certeza que aún permanece inalterable mientras todo lo demás se difumina en vaguedades.


Abre la puerta, sale a la calle, el sol invade todo de manera obscena, empeñado en demostrarle que la vida sigue pese a que la suya quedó perdida en el túnel del tiempo. Se acerca hasta la orilla, tan próxima, y deja que el agua helada acaricie sus pies.

Algún día reunirá el valor suficiente para adentrarse en aquel mar, dejarse mecer por las olas y esperar que las aguas lo lleven hasta ella, que lo espera, que lo llama con aquella dulce voz que hace tanto que no escucha. Siempre, eterna…

Denunciar

Necesito ayuda

No soy amigo de pedir favores, y la verdad es que no tengo claro si esto es una virtud o un defecto, que te aisla de la ayuda de tus amigos por la incapacidad de pedir nada. Sí me encanta hacerlos desinteresadamente, pero casi nunca soy capaz de pedirlos.


Hoy voy a hacer una excepción, si me lo permitís. Necesito que me ayudéis a difundir mi segunda novela, ya sabéis lo complicado que es este mundo cuando nadie te conoce ni tienes un buen enchufe que te ayude a ganar un concurso o algo así.


Así que amigos de Libro de Arena (los que queráis hacerlo por supuesto), si sois usuarios de twitter o de facebook, os pido que colguéis un enlace a la página web de mi novela, aquí os dejo el enlace:


http://www.preteritoimperfecto.es


Os doy las gracias de antemano, eternamente agradecido.

Denunciar

Aquí os dejo...

... el enlace a la página web que hemos publicado sobre mi segunda novela, Pretérito imperfecto. Espero que os guste.


http://www.preteritoimperfecto.es

Denunciar

Charlas con Troylo - Antonio Gala

"Esta noche también he soñado contigo.

Corrías sobre el césped del jardín, vivo y dichoso, abanderando el rabo. Corrías hacia mí, me reclamabas. Tu ladrido pequeño henchía la mañana.

He alargado la mano, todavía dormido, buscando por la cama a tientas tu cabeza. Sin encontrarte, Troylo.

He encendido la luz. No estabas, Troylo.

No volverás a estar...

Dicen que no se pierde sino lo que nunca se tuvo. Es mentira.

Yo te tuve: te tuve y no te tengo.

Al pie del olivo que juntos estrenamos, una calva en el césped indica dónde estás.

El césped que plantamos hace nada para que tú corrieras, divertido, sobre él; para que tú, al venir la primavera y su templado soplo, te revolcaras jugando sobre él.

Tú no tendrás más primaveras, Troylo.

Ahora eres tú quien abona ese césped. En esto acaba todo.

¿Quién puede hacerse cargo de tal contradicción?

¿Pueden morir del todo alguna vez unos ojos que se han mirado tanto, se han entendido tanto, se han consolado tanto?

Quizá tú ahora habitas con quien más has querido.

Quizá tú ahora eres —si es que eres— más feliz que conmigo.

Quizá tú trotas, moviendo la menuda grupa, por los verdes campos del Edén. Pero durante once años y medio anduviste enredado a mis piernas;

arrebujaste tu lealtad a mi vera;

me seguiste a dos pasos por este mundo que, sin ti, no es el mismo. Continuarán los pájaros y los amaneceres, el chorro de la fuente ascenderá en el aire, como la vida, sólo para caer.

Pero no estarás tú, Troylo, compañero irrepetible mío.

Nunca más, nunca más.

Ya no habrá que sacarte a la calle tres veces cada día,

ni tampoco habrá que sacarte las muelas de noviembre,

ni acercarás resoplando el hocico a los respiraderos de los coches,

ni te asomaras encantado por las ventanillas,

ni me recibirás —enloquecido el rabo, ladrando y manoteando— a la puerta de la casa.

Ya no habrá que secarte cuando llueva,

ni cepillarte por la mañana al salir de la ducha,

ni reñirte porque pides comida: ya no sabré qué hacer con el trocito último del filete...

Nunca más.

Y no me hago a la idea.

¿Qué es lo que has hecho, Troylo?

Quiero dormir para soñar contigo,

para jugar contigo y regañarte, para no comprobar que te he perdido.

Con la garganta apretada he mandado hoy retirar tus breves propiedades:

tu toalla, tu manta, tu cepillo, tu peine y tus correas...

Las he mandado retirar, pero no lejos.

Porque a lo mejor una mañana te veo regresar, alegre y frágil, cariñoso y sonoro.

(Acaso esta pesadilla es una broma tuya, y se abrirá una puerta y tú aparecerás. De mis oídos no se quita el ritmo de tus pasos, ni la impaciencia de tu cascabel.)

O a lo mejor soy yo el que se acerca una mañana a ti —quién sabe— y te silbo y te llamo y tú levantas la cabeza con el gesto de siempre.

No te preocupes, Troylo: si nada dura —ni el amor—, tampoco la muerte durará.

En donde sea, estaremos todos juntos de nuevo, riendo y bromeando.

Si no, no habría derecho.

Mientras entró y salió la gente de mi vida —de nuestra vida—,

tú permaneciste a mi lado, imperturbable, fiel, idéntico, amoroso.

Juntos pasamos por la compañía y por la soledad.

Llegaste, Troylo, a ser yo mismo de otro modo.

El infortunio o el gozo, siempre los compartimos.

Quien a mí me dejó, te dejó a ti, y te quería quien a mí me quiso.

Me hablaba yo, y era a ti a quien hablaba.

La muerte se ha interpuesto en la conversación una vez más, la muerte.

Ahora sí que envejezco, ahora si que estoy solo.

Es la primera vez que te has portado mal conmigo.

Desde la ventana veré el olivo y a ti al pie del olivo.

Troylo, amigo mio, interminablemante bajo el césped.

La muerte ha interrumpido nuestras charlas.

Descansa en paz,

Nadie jamás podrá sustituirte.

Hasta luego.

Hasta después."

Denunciar

Silencios rotos

 Tu piel tibia me roza y mis ganas se llenan de ti.


Tu sonrisa con olor a Norte, hace que mi lengua delinee tus labios.

Tus ojos enrojecidos me preguntan por qué me alejé de ti y yo te abrazo deshaciendo ausencias y llenando sentimientos.

Tu cuerpo abrazado al mío provoca mi deseo mientras me imagino dentro de ti.

El amor se desliza desvistiéndonos mientras nuestros cuerpos juegan a reconocerse.

Y aún así, después del momento en que te siento, cuando muerdes mi corazón, yo desvío mi mirada para no seguir soñándote conmigo, mientras el filo de aquel cuchillo en clave de K se hunde en mis entrañas con la inusitada fuerza de la realidad.




Tantas Amordazadas Ilusiones

 

Denunciar

Tarde de lluvia

Llueve, las gotas de lluvia resbalan sobre el cristal de mi ventana mientras desgrano las páginas del Capitán Alatriste. El humo de mi café se desliza hacia el infinito. Es una tarde preñada de melancolías y en el equipo de música ha comenzado a sonar esta preciosa canción de un grupo ya inmortal. Me ha apetecido compartirla con vosotros.

Denunciar
Artículos publicados: 77
 - 2 -  3 -  4 -  5 -  6 - 



Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

General 73 libros



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com