Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a enlabasilica            6 libros en su biblioteca
     7 valoraciones      2 posts en su blog      Es lector de 1 grupos

ENLABASÍLICA

Confesiones irreverentes de una santa herética


cuatro años... aquí estoy, aunque dos días tarde, he venido a la cita, Irishrover.

No tenía intención alguna de pasarme por aquí, pero me estás llamando, mi querido Irishrover. Y he venido a la cita. Teníamos una pendiente... no es lo mismo, pero he venido a la cita...


 


Pasa el tiempo que, a veces, nos da hasta miedo. Y pasa tanto y tan deprisa que, a veces, nos pilla con el pie cambiado. Y este es el caso. Mil cosas en la cabeza y se me ha pasado por delante de la memoria el día 27 de julio. 



Pero aquí estoy, mi querido amigo. NO podía olvidar a un escritor con letras mayúsculas al que la fortuna le jugó todas las malas pasadas que pudo. Un escritor de raza, de los que sabe de qué va ésto. Miguel Ángel Sosa Higuera. Pero la parca se ve que no entiende de literatura, ni le interesa a qué buena labor se dediquen sus víctimas. Nadie debería de morirse a los 37 años...Y menos un grande. Porque eras un grande que sabía de este oficio de escribano más que nadie.



Y eras un grande como persona. Simpático y resuelto, decidido y aventurero, sin complejos, sin miedos, libre como pocos, aunque esclavo de esta vocación que te atrapa y te tiene sometido. Sin pelos en la lengua y con una inteligencia fuera de lo común. Provocador, sincero, abierto... NO había nada que te parara... excepto la parca, que no atiende a razones...



Se da la circunstancia que nuestra amistad surgió precisamente de esto que llamamos literatura y del gusto por la palabra escrita. Compartimos muchos momentos de buen hacer en este portal literario que, tras tu fallecimiento, perdió a su mejor pluma. Creo que nos profesamos mutuamente una profunda admiración. Fruto de esa admiración y de esa amistad surgieron algunos trabajos a dos voces... Justo un año antes de tu pérdida, escribimos lo que yo he llamado "Como germina un soneto". De un soneto tuyo -provocador, como provocador eras tú-, fueron surgiendo, de forma espontánea, más cosas... pena que nunca pudimos terminar la cadena...



Hoy, porque no he podido renunciar a esta cita, estoy aquí, en este libro de arena que unió tus letras y las mías...



(Ya sabes, jodio, que no te olvido. Ni a ti, ni a tus letras)


.............



NI FLORES NI MARÍA (poema de Miguel Ángel.- soneto)






La tristeza es un pan agusanado,



la lluvia por las calles de Dublín,



tus ojos que no entienden mi pasado,



los cuervos que se apuntan al festín.



Tristeza de las sábanas manchadas,



sangre de atardeceres en el mar,



jodido para siempre el cuento de hadas,



dejé de amarte; y dejé de soñar.



La próvida canción de las plazuelas



es ahora un fado, un blues, una sonata



de escarcha en estas sombras de pensión;



tristeza de zapatos y de suelas,



tristeza gris como pelos de rata



tristeza de este puto corazón



*****************************







NO LE LLEVES FLORES POR MAYO (poema de mi autoría, contestación.- verso libre)






La tristeza es como esa virgen que no ha de despertar en glorias,



-no le lleves flores por mayo, no son rosas lo que anhela su piel-;



es el llanto desmedido de los desiertos con el que alimentar los espejismos



en la sequedad de una boca que se arrienda en yodos y salitres,



-no aspires a la miel, cuando sólo el acíbar entiende los porqués del horizonte



y sangra angostura y quininas-;



es un barbecho peremne, enlutado en rojos, de sol a sol,



y de estíos inagotables en siestas de estiercol y moscas



-no pretendas que germine la rosa



cuando la aridez de la tierra sólo escupe cardos y ortigas-;



es el estallido de napalm en los silencios de una piel ajada



y yerma en la lúgubre noche de las derrotas



-no hay armisticio que frene la contienda del hoy y del ayer,



se ha de saldar siempre en tiempos muertos-;



es la cicatriz que supura desengaños en los recodos de la espera



o la brasa que no cede entre cenizas de un quizás baldío.



-no quieras enterderla, seguramente no es más que el fracaso



de una palabra olvidada en el baúl de los sueños rotos-



En cualquier caso, no le lleves flores por mayo.



*****************************



ACCIÓN DE GRACIAS (poema de Miguel Ángel., contestación.- soneto)






Ni flores a maría ni pollas en salmuera,



ni impuestos ni tabaco: cachondeo



en bruto, con mi abuela la pepera,



que en mitad de la misa suelta un peo.



Para ofrendas florales ya están los cementerios,



que no nos den por culo los prebostes;



¿van mal los matrimonios?; mejor los adulterios,



y amanecer de anís con picatostes.



Se agradece no obstante, galleguiña,



el río de tristeza que desatas



comentando mi humilde dinamita;



brindo por esa lágrima tan niña,



más pura que rosario de beatas:



habemus, -tú, yo, el whisky-, alguna cita.





*****************************



PORTENTOSA TU PLUMA (poema de mi autoría. Contestación.- décima espinela)






Que portentosa es tu pluma,



es algo tan evidente



que no falta quien lo cuente



en estas arenas brumas.



Pero atiende, sigue y suma,



que nos dejas boquiabiertos



en este magno desierto



pues aunque dura tu prosa



le llamas a cada cosa



por el nombre que le es cierto.



Con gracia y mucho salero



despertando tempestades



nos cantas tú las verdades,



las verdades del barquero.



Suele ser dardo certero



el que lanzas, sin cortarte,



sobre quién mancilla el arte



poniendo precio a su culo



o, sin ningún disimulo,



lamiendo salvas las partes.



........




No pudimos continuarlo, y nos faltó esa cita...  Hoy, vengo a otra distinta y triste... pero vengo. Cuatro años, Miguel Ángel... no te olvido.


 


Te dejo esta foto melancólica que tomé en una cala preciosa en Cobas (Ferrol). En a cova... melancolía para un recuerdo melancólico.

Denunciar

una putada y tres años de ausencias.... en recuerdo de Miguel Ángel Sosa HIguera, nuestro Irishrover


Treinta y siete años es mala edad. Mala edad para morirse, sin duda. Cualquier edad es mala para que la parca se apropie de los sueños y los hunda en las aguas sucias de la Estigia, pero treinta siete años son demasiados pocos años para perder horizontes entre los sulfuros y las ciénagas del Hades. Y más si los horizontes se prometían en efervescencias. Treinta y siete años es mala edad para morirse. En realidad, es una putada inmensa.


Treinta y siete tenías, Miguel Ángel Sosa, cuando un mal aire y peor razón te arrancaron del paisaje del hoy, del paisaje del qué vendrá. Treinta siete años que nos obligaron a respirarte en pasado, sin posibilidades de aire alguno para el mañana. Una putada inmensa, Miguel Ángel.


Aquella aurora de un 27 de julio de 2011 se cubrió del manto negro de la última de las derrotas. Una putada inmensa que, de forma inmensa, aún nos duele a muchos de los que tuvimos a bien conocerte.


“Tabaco de pipa en las lágrimas de la aurora”. No olvidaré nunca que mi metáfora lo fue en luces para ti y que le prometiste, a mi metáfora, continuación en verbenas con las que titular una de tus historias de Irlanda. Mi luna sabía, entonces, a tabaco de pipa en las lágrimas de la aurora, ahora apenas sabe a tabaco seco y sin aroma.


No olvido ni tus intenciones, ni mucho menos la pluma que las ceñía. Una pluma de calidad, sin duda, que no hacía más que mostrarnos a ese "animal" literario que eras. Supurabas letras por todos tus poros. Tu sudor eran letras; tus angustias, letras; tus sueños, letras y tus sonrisas, más letras aún. Convertías en buena literatura, de la mejor, cualquier texto sobre el que te aventurabas.


Estoy hablando de ti, Miguel Ángel. De ti.


Si tu prosa no entendía más que de excelencias, tus versos no le iban a la zaga. Audaz y provocador, tu prosa descarnada y tu verso sin complejos fueron tu mejor tarjeta de visita. Valiente hasta la médula, libre como sólo puede ser libre quién no tiene que rendir cuentas a nadie. El desnudo no te escocía y, al desnudo y sin ambages, te mostrabas en aquellos relatos sin peros, en aquellos versos, duros como el pedernal y exquisitos como la más exquisita de las delicatessen. Un maldito en pleno siglo XXI; un desheredado en la canícula de la vida; un descreído, truhán y vividor que se desayunaba en letras y en letras volcaba hasta su propia bilis; y mas aún, toda su luz. Y siempre al pan, pan; y al vino, vino. Nunca hubo medias tintas en tus verbos ni mentiras en tus predicados. No había dobleces en tu alma, en el alma grande de un grande que fue maldito en pleno siglo XXI, desheredado en la canícula de la vida, descreído, truhán y vividor, pero que se desayunaba el mundo en letras y en letras regurgitaba el propio mundo que se había desayunado momentos antes.


Cruzaste el tunel, ese tunel que lleva más allá de la última derrota, y nos dejaste húerfanos de letras. Algunos no las olvidamos, ni a ellas, ni a tí.


Denunciar



Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

General 6 libros

poesía 0 libros



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com