Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a Frank Hillhead            1 libros en su biblioteca
     2 valoraciones      6 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

Frank Hillhead

Poesía y crónicas


Me dices nada




Me dices nada. Me lo gritas. En la penumbra de mi mano sobre tu cintura dorada (como el pan de oro o el anillo del sol a media tarde), me dices nada y yo, yo te entiendo todo y resbalo sobre el aceite lustroso de tu cuerpo enamorado y las caricias son un sueño que vuela alto y te mira desde arriba (península florecida entre luz tibia de salitre enrarecida). Me dices nada, me dices nada lento y todos los susurros dichos se revelan de pronto y las bocas laten rojas y los corazones salivan juntos y el discurso mudo de los cuerpos se estremece, entre desesperado y urgente. Me dices nada y en la nada somos otros, otra gente, dos enamorados desconociéndose una vez más, con el tiempo en calma y la mirada en el futuro. Me dices nada y sólo se me ocurre pedir perdón, por nada, por todo, por ti, por mi y por todos mis compañeros.


Denunciar

Crónica 1



Duerme. La respiración es tranquila y el tiempo fluye distinto en ella. La vida se despliega como un abanico cuando la consciencia cede. Ladea la cabeza y el agua de sus pensamientos vierte hacia el mismo lado. Hay narrativa abriéndose paso en su mente. Una narrativa arcana, indescifrable y sin embargo capaz de generar certezas. No hay traducción posible y, curiosamente, tampoco la requiere. El mensaje llega nítido. Sólo necesita de la oscuridad del sueño y rendir a él la lógica, los sentidos, toda fe. Llegan unas imágenes, de hecho, muchas imágenes. Hay un hombre muerto, tendido sobre el mármol. Es, sin embargo, un muerto que espera. Una lluvia invertida (llueve de abajo hacia arriba) que comienza ligera y deviene en torrente, lo alza y lo eleva, a la par que recobra la vida en el tránsito. La cabeza ha vuelto a su posición original, la respiración se ha agitado brevemente y una ligera sonrisa se ha abierto paso junto con una esperanza nueva. Ahora, hay un hombre erguido apenas vestido con un pantalón y con su torso desnudo manchado de algo similar a una grasa negruzca. De nuevo una lluvia invertida cada vez más intensa, borra esa capa de suciedad y otras muchas sucesivas que afloran, hasta que cesa y da lugar a un hombre limpio. El renacimiento o el perdón fluyen. Nada es irreparable. Ladea su cuerpo entero. Ahora hay un auténtico aluvión de imágenes: hay soldados tristes en momentos tristes, árboles que perdieron el verdor o incluso su condición de árboles en el fragor de alguna batalla, hay un París que muere y otro que se inicia, artistas en el empeño de diferenciarse, de encontrar otros ángulos desde los que entender las cosas, hay carteles que anuncian cabarets y otros que proclaman consignas. El sueño ha sido denso, como melaza. Cada imagen ha dejado su poso. Luego, los ojos se entreabren y su último vestigio es el rostro apenas perfilado de una mujer, dibujado con trazos de tizas de colores. El día se afianza y los ritos cotidianos regresarán pronto. Sin embargo, ya nada será lo mismo.


- Visita al Museo Guggenheim de Bilbao. Obras de Bill Viola, Georg Baselitz y sobre París, final de siglo.


Denunciar

Llueven ángeles




Llueven ángeles de escayola sobre calzadas de alquitrán y produciendo un estruendo brutal esparcen sus alas doradas sobre el asfalto


Y la gente se protege algunos bajo techo y otros, simplemente, rezan o lloran y miran hacia arriba incrédulos tratando de esquivar el golpe


A tu ángel roto murmuro entonces a su oido y le digo:


puedo acariciar tus ángulos esquivos y nombrar cada mundo dentro de ti puedo revolotear alado y grácil alrededor de tu sombra y besar su silencio y arrodillar mi espíritu en su regazo y recomponer cada pedazo en que te has vuelto


Cesa la lluvia y los ángeles heridos lloran lágrimas de pan de oro.


Denunciar

Revolución sería




Revolución sería una procesión de hormigas subiendo tu espalda cargadas de azúcar


Una enigmática procesión en pos de un norte que podría terminar abrupto en tus hombros como acaba mi beso lascivo en tus pezones perdido entre campos magnéticos opuestos


Hacia ti nunca hay camino sólo intuición fruición sed avariciosa aventura de un limón aproximándose a una boca treinta y siete grados entre labios que se tocan


Oigo los carros de los dioses circulando por el cielo y comprendo que es su estela lo que siguen las hormigas Sumerjo mi amor en ti y vuelve empapado de estrellas


Atónito, cierro los ojos y me duermo pensando en lo que hacer con ellas


Denunciar

Das Wandern




Un río de plata que seguí hasta el mar Un río de manos que se alzan que agarré para llegar Una luna llena y grande que iluminó cada paso del viaje El eterno rumor de los árboles en el camino El eterno rubor de cada pensamiento en ti Y el sol siempre el sol


Denunciar

Hay un sueño




Hay un sueño que te sueña:


Rodeo con un dedo enamorado tu barbilla.


Con precisión infinita y un incesante temblor de estrella, me entretengo siempre en algún punto.


Sé que no hay amor mayor que el de la piel sobre la piel, roce de vidas urgiéndose, juegos de agua que forman las palabras que te nombran.


En un lento acercamiento, en el que todo el tiempo se divide y se divide hasta lo ínfimo, ahí te hallo, ahí te encuentras.


Cuando nada queda, resplandeces.


 


Hay un sueño que te extraña:


Campos fosforescentes y pájaros que mueven sus picos en un canto mudo.


En el fragor de la tormenta, los árboles refulgen en violeta y la vida se ausenta.


El aire carga una humedad antigua repleta de un vacío viejo.


Hay un cuerpo eviscerado transitando el camino buscando un corazón al que aferrarse.


 


Y hay un sueño que te nombra, pero no consigo recordarlo.


Denunciar



Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com