Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a gotesdepluja            0 libros en su biblioteca
     0 valoraciones      71 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

gotesdepluja

Rere cada llàgrima del cel, neix una paraula per escriure dins del infinit


Mi mitad

Y aunque sea extremadamente complicada, aunque sea infinitamente retorcida, aunque sea exageradamente exagerada, aunque tenga un cúmulo de cosas en la cabeza que se despilfarran en cualquier instante y de cualquier manera, aunque piense demasiado, aunque dude lo indudable, aunque recuerde lo que ya hace tiempo se enterró, aunque llore y llore porque si, aunque me duela lo que no hiere y se me transformen los ánimos en décimas de segundo? aunque sea capaz de cansar al más paciente. Aunque sea simplemente un caos general.

Tú y solo tú buscas el orden de mi desorden, me das la calma, los mejores sueños y las más dulces noches. Tú aguantas lo que parece inaguantable y me sonríes si te sonrió y me miras si te miro y me das un beso si te lo pido.

Y me quieres sin pretextos, y amas incluso mis defectos... y sabes, que aún sabiendo que quedan muchos años por delante y muchos caminos por los que perderme, siempre, evitare los que me alejen de ti, siempre estaré agobiándote? porque quizás tu eres una media naranja y yo la mitad de un limón o viceversa, pero mires por donde lo mires, yo nunca podría llegar a encontrar una mitad mejor.

Denunciar

Un no-se-que

I tinc un no-se-que al cos que m?estreny l?esquena, hem punxa a les galtes i m?estova els ulls. Sento el cor com una pedra que repica lentament i els meus pulmons plens d?aigua, de sorra, que els omple a vessar deixant un petit espai on respirar. Intranquil?la, cansada i rígida. Com una petita gota negre en un full blanc i perfecte. Com una pesa que per molt que busquis no pots encaixar en cap dels trencaclosques... i el no-se-que es fa cada cop més gran fins a sentir-me tota de porcellana, on millor resta immòbil i desapercebuda, per no fer un petit pas i acabar trencant-me en mil bocins. Camino sentint les cames rovellades, els braços, com una ombra de metall. I ploro llàgrimes de vidre i odio la imatge que veig quant estic davant del mirall..

Denunciar

Esperanza es gafe

Se dejó llevar por el aire entre esas estrechas calles del centro de la ciudad. Nuevamente le había vuelto a pasar. Seguramente en cualquier instante empezaría a llover, aparecería algún ladrón de poca monta a pedirle, primero educadamente, dinero, luego, a quitárselo todo. Tenía la cabeza en otro sitio, pero ni siquiera ella misma sabía donde. Arrastraba los pies por pura inercia esperando algún que otro tropiezo para quedar en evidencia ante esas personas que justo en solo esos instantes suelen aparecer. Los hombros caídos, la espalda torcida y la barriga apretada a la camisa. Le daba igual ya, enderecer su cuerpo para salvaguardar aunque fuera tan solo un poco el tipo. Hoy como tantos otros no era su día y con tanta mala suerte, le extrañaba que un coche aún no se la hubiera llevado por delante en alguna curva. Estaba cansada de buscar la fortuna en algún rincón de la ciudad y esa noche oscura tampoco encontraría servida la copa de suerte en ningún bar. Quería irse a dormir, pero le daba asco, le daba asco todo, incluso su sueño. Otra vez había logrado sin tener nada que ver, destruir una alegría propia? ella era así, la mala suerte la seguía allí donde iba y fastidiaba todo lo que tocaba. Cansada llego hasta un banco ante la atenta mirada de Barcelona. Como una vagabunda, se tumbo y se coloco de la manera menos incomoda posible y se durmió. Pensando en su mala suerte, en su búsqueda de la maldita fortuna que se escondía en algún lugar dando alegría a otros. Acordándose de todo aquello que había roto sin necesidad de tocar, hablar o mirar.

Se durmió pensando en la cabronada de que, no se les hubiera ocurrido otro nombre mejor para ella, con cuanta mala leche se atrevieron a llamarle, ¿Esperanza?

Denunciar

El terrat

Va pujar a dalt del terrat. El vent d?aquell dia d?octubre bufava amb força i ensordia els sorolls omplint-los de so de mar i onades. Havia arribat a casa més aviat de lo normal i el silenci i la llum del carrer eren els reis de la casa aquelles hores. A vegades creuava els dits per trobar-se la casa buida i poder agafar el paquet de tabac amagat sota el llit del seu germà petit. Pujava les escales amb una única cigarreta i el encenedor, s?asseia prop de la barana i prenia glops de fum, expulsant-los i observant la fina capa blanquinosa que pujava i es deixava endur per el vent, aquell vent que li causava addicció, desig, aquell vent que se l?enduia juny d?aquell món. Tancava els ulls i deixava lliscar el fum que li entrava suaument dins del cos, relaxava la seva esquena contra la barana, sentia l?aire xoca contra el seu cos, enredant els seus cabells, refrescant els seus pensaments, deixant-se endur per un instant per les sensacions d?aquell moment que la reconfortava tant. Quant els seus dits no feien més que aguantar un cigarro consumit i vuit, el seu braç va deixar-se acariciar per els barrots de la barana i amb suavitat, va mirar la caiguda del seu tòxic company colpejat per el vent, xocant contra l?edifici, fins, finalment, acabar el seu viatge contra la vorera. Va alçar-se i va observar el paisatge que tantes vegades l?havia acompanyada en els seus moments de solitud. El vent seguia bufant amb força acaronant-li el rostre. Va tancar els ulls novament, dreta, aguantant-se a la barana, apropant-se, enganxant-se, estrenyen el cos cap a ella. No necessitava re més. Tot això era el que desitjava dia rere dia. Ella havia canviat, notava que re era igual i tothom passava a ser vist d?una altra manera en els seus ulls. Era tot estrany i nou. Ella era potser una persona nova. Però aquella terrassa l?acompanyaria en els seus moments de tranquil?litat, on la confusió se l?emportava el vent. On sentia la senzillesa d?aquella pausa dins de la seva vida, com un moment de llibertat. No necessitava saber qui era, no necessitava pensar. Simplement era una noia que passava l?estona en el seu terrat.

Denunciar

El terrat

Va pujar a dalt del terrat. El vent d?aquell dia d?octubre bufava amb força i ensordia els sorolls omplint-los de so de mar i onades. Havia arribat a casa més aviat de lo normal i el silenci i la llum del carrer eren els reis de la casa aquelles hores. A vegades creuava els dits per trobar-se la casa buida i poder agafar el paquet de tabac amagat sota el llit del seu germà petit. Pujava les escales amb una única cigarreta i el encenedor, s?asseia prop de la barana i prenia glops de fum, expulsant-los i observant la fina capa blanquinosa que pujava i es deixava endur per el vent, aquell vent que li causava addicció, desig, aquell vent que se l?enduia juny d?aquell món. Tancava els ulls i deixava lliscar el fum que li entrava suaument dins del cos, relaxava la seva esquena contra la barana, sentia l?aire xoca contra el seu cos, enredant els seus cabells, refrescant els seus pensaments, deixant-se endur per un instant per les sensacions d?aquell moment que la reconfortava tant. Quant els seus dits no feien més que aguantar un cigarro consumit i vuit, el seu braç va deixar-se acariciar per els barrots de la barana i amb suavitat, va mirar la caiguda del seu tòxic company colpejat per el vent, xocant contra l?edifici, fins, finalment, acabar el seu viatge contra la vorera. Va alçar-se i va observar el paisatge que tantes vegades l?havia acompanyada en els seus moments de solitud. El vent seguia bufant amb força acaronant-li el rostre. Va tancar els ulls novament, dreta, aguantant-se a la barana, apropant-se, enganxant-se, estrenyen el cos cap a ella. No necessitava re més. Tot això era el que desitjava dia rere dia. Ella havia canviat, notava que re era igual i tothom passava a ser vist d?una altra manera en els seus ulls. Era tot estrany i nou. Ella era potser una persona nova. Però aquella terrassa l?acompanyaria en els seus moments de tranquil?litat, on la confusió se l?emportava el vent. On sentia la senzillesa d?aquella pausa dins de la seva vida, com un moment de llibertat. No necessitava saber qui era, no necessitava pensar. Simplement era una noia que passava l?estona en el seu terrat.

Denunciar

Las palabras de un abrazo

Lo notaba distante, intranquilo, despistado. Notaba sus palabras más vacías de lo habitual y su cuerpo endurecido, como una pequeña coraza, protegiéndose a si mismo de todo lo que le rodeaba y pudiera llegar a rozarlo. Siempre había creído que era ella quien necesitaba incesantes caricias, incesantes palabras que le removieran el estomago para al final se terminaran posando en su piel y en su mente, para sentirse mejor, para sentirse siempre querida. Creía que era ella la que necesitaba un eterno apoyo, un hombro constante en el que apoyarse y soltarlo todo. Pensaba que ella era la débil y que el, era la fuerza y el optimismo que le faltaban. A veces notaba esos pequeños momentos de flaqueza en los que se sentía estresado por el trabajo, por la familia, por los amigos. Alguna vez le había tocado escuchar para aconsejar y tranquilizar luego. Pero no había caído en la cuenta de lo poco que le ayudaba, de lo mucho que le ahogaba con problemas que, en realidad, no eran más que bobadas inocentes. Esa tarde vio en sus ojos un cansancio extraño, su cuerpo pesaba, su respiración era lenta y frívola. Algo le consumía por dentro. Realmente desconocía muchas cosas de el y sus sentimientos. Siempre se había mantenido más cerrado pero se notaba esa rareza en su cuerpo. Siempre parecía valiente y atento, predispuesto a todo. Pero todo aquello era demasiado y tampoco se valoraba lo suficiente como para dejarlo todo por ella. Quizás era su culpa, siempre dando la mitad en comparación a todo lo que llegaba a aportarle el. Fue entonces cuando noto su pena como suya y entendió que tenía grandes males guardados en si mismo. Entendió quien debía de ser ella para el. Quería amarle hasta llegar a idolatrarle, hasta reflejarle lo valioso que llegaba a ser para ella. Fue esa noche en la que le sorprendió en su casa. Estaba demasiado cansado para hacer nada, simplemente le acompaño a la cama y se acostaron juntos. Empezó a preguntarle que tal estaba, como le iban esos problemillas tan tontos que la ocupaban. Ella se mantenía en silencio sonriéndole. Sus ojos ya se estaban cerrando cuando le abrazo. Le abrazo muy fuerte. Le abrazo con la ternura de quien teme romper algo frágil. Le abrazo y le susurro a sus miedos que, por favor, esa noche, le dejaran para ella sola a aquel que tanto amaba. Que esa noche fuera solo suyo, para abrazarle eternamente y llenar su vida de la calidez de sus sentimientos. Para agradecerle todos aquellos años en los que todo había sido ella. Para mostrarle lo maravilloso que podía llegar a ser y sobretodo, lo feliz que le había hecho cada segundo de su vida a su lado.

Denunciar

Una nit de bar

Va observar els glaçons del seu got una llarga estona. La gentada que fumava i parlava en aquell bar ja era quasi inexistent, només algun penjat girava la seva copa sospirant sense re millor que fer aquella nit, o potser totes les de la seva vida. Era la primera vegada que es deixava caure en un lloc com aquell, sense la companyia de ningú. Fins i tot va ser trist al entreveure en aquell home sol i abatut, un petit reflexa de ella mateixa. Realment podria haver trucat a algun company o companya de feina, algun amic o amiga, algun simple conegut que visques prop d?aquell barri per convidar-lo a acompanyar-la en aquella nit negra i pesant. Però la manca o la necessitat d?estar sola li provocaven deixar-se el mòbil a la taula del menjador, dient-li adéu amb una última mirada. Era, en el fons, l?únic que l?esperaria a la tornada. El got es mantenia en la mateixa distancia en la que l?havia deixat el cambrer, les ditades, únicament d?ell. Per un instant se l?hi va passar per el cap que no recordava com n?era de la fredor del gel. Com si cremes...- Recordava.

Va agafar-ne un amb els dits i el va mantenir una estona, agafa?t. Finalment el va deixar suaument sobre la taula, amb menyspreu.

Quina decepció...

La fredor d?aquell glaço no es podia comparar amb la fredor que hi habitava dins del seu cos.

Denunciar

En ese preciso instante

Y es cuando me miras con esos ojos que tu cara se transforma, que pareces otra persona, que tu ternura aflora por todos los huecos de esta habitación. Que es en la oscuridad donde una tenue luz te ilumina y entreveo tu rostro.
Tus ojos, que vencen la noche, que vencen mis muros y me ven. Me miras y se te ablanda el cuerpo, la cara, se te ablanda la mirada y el corazón. Te vuelves frágil, deseoso, eterno. En el instante en el que te vuelves único, todo. En ese instante donde te brillan los ojos, donde te vuelves ligero, quebradizo? en ese preciso instante en el que te abandonarías a ti mismo. Es en ese instante donde no hecho en falta ningún te amo, pues me lo dices, me lo gritas, me lo demuestras sin palabras?

En ese instante, a veces, incluso creo poder rozar una brizna de tu corazón.

Denunciar
Artículos publicados: 71
1 -  2 -  3 -  4 -  5 - 



Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

General 0 libros



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com