Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a kitti            4 libros en su biblioteca
     7 valoraciones      304 posts en su blog      Es lector de 1 grupos

Ventana indiscreta


Querida naná

Querida naná:


Espero que se ta haya pasado el trancazo, no sé cómo te puedes enfriar con la temperatura tan fabulosa que tenéis si es que no miente el hombre del tiempo: siempre me fijo cuando habla de Valencia.


Yo también estoy aliviada por el fin de las navidades, llevo un empacho de los anuncios de perfumes… pero, ¿qué digo? Si ya tenemos encima el día de san Valentín, el día del padre, el día de la madre, es un no acabar.


Mañana mismo me agencio el libro de Mary Karr, voy a dejar plantada a la Davis, aunque algunos de sus relatos me parecieron espectaculares, ¡donde esté una biografía! No resisto mi vena cotilla pero de momento no estoy para esfuerzos.


También tengo que leer el de Elvira, me recuerda a tu Petit Palais. Si lees el artículo verás que no eres la única que tiene bajones pero se ve que tu editora no se lo curra como la suya.


Un beso enorme de


kitti


P.D.: No quiero hacerte perder el tiempo con el ratón bajando por los comentarios, aquí me tienes más a mano.

Denunciar

"Querida Conchi"

Querida naná: Acabo de leer el relato de Lucía Berlín “Querida Conchi” compuesto por varias cartas sin respuestas dirigidas a la susodicha Conchi. Y no he podido resistir las ganas de escribirte, hace tiempo que me estoy reprimiendo por miedo a incordiar. Además me pongo nerviosa cuando hablas de poetas suicidas, me da vértigo.


También te quería contar que después de leer “Las sillitas rojas” me quedó una intranquilidad en el cuerpo que ni la mirtazapina ni el lorazepam conseguían calmar . Pero, por fin, di con algo que me tiene muy ilusionada: voy por las tardes a dar clase a niños inmigrantes. Me tienen abducida, ¿sabes lo ilusionante que es ver cómo disfrutan aprendiendo? Es más estimulante que cualquier píldora de la farmacia; de hecho, el psiquiatra me ha rebajado la mirtazapina a la mitad por la buena evolución en mi estado de ánimo. Me tienen enamorada. ¡El favor que me hizo Edna O’Brian escribiendo ese libro!


Me pregunto cómo irán tus migrañas y tus dosis de café y nicotina. Anímate y cuéntame, querida naná.


Mil besos de


kitti

Denunciar

La rusa


Ana se manifestaba aguda y penetrante. Le gustaba analizar en el espíritu de los demás y registrar en los cajones secretos. Era difícil saber si en ella había coquetería. Si la había estaba muy envuelta, muy disimulada. Era una mujer a veces enérgica y a veces amable, con un ansia de ilusión amorosa que iba y venía en ella como por oleadas. Al final siempre había en su actitud algo de ironía y de burla; pero una ironía melancólica, que a mí me daba la impresión de algo felino. Se veía que deseaba entusiasmarse, pero que no podía.


[...]


Yo sentía por ella atracción y curiosidad. Una atracción un poco como lo que dan los abismos.


[...]


Luego, al publicar mi novela La sensualidad pervertida comprendí que no había obrado con mucha discreción; pero como mis libros no pasaban la frontera, no se enteró nadie de los que se podían sentir aludidos. El libro se  tradujo al francés, pero años más tarde y ¡quién sabe adónde habrían ido a parar los que se reunían en casa de Ana en aquel tiempo!


Pío Baroja. Desde la última vuelta del camino



 


La rusa de verdad tenía otro nombre pero Don Pío la llama  Ana, ¡como a la Karenina! Don Pío reverenciaba a Tolstoi. ¿Y quién no?

Denunciar

¡Felicidades!

 


Isla


“Cada ser humano es una isla. En el mejor de los casos, pertenece a un archipiélago. Aún así, cada isla es distinta de las otras. Algunas son fértiles, pródigas, ubérrimas. Otras son áridas, magras, resecas.


Cada ser humano es una isla, donde sólo convive con su conciencia y en ocasiones con un lago quieto que le informa sobre qué rasgos asume su rostro de náufrago.


Cuando el ser humano se aburre de su soledad, entonces se comunica con otra u otras islas, a nado, o en balsa, en lanchas o en canoas. Y en la otra isla conoce a otros náufragos y también a otras náufragas, y a veces se enamora.


El amor une a las islas como una corriente. A veces dos islas copulan y nace un islote”.


M. Benedetti "Vivir adrede"


 


Aprovecho este momento en que la marea me es favorable para felicitar a dos  islas que emergieron el ocho y el trece de abril respectivamente. Aunque a veces me cubre la marea siempre estoy aquí.


Anticipo la felicitación por si algún maremoto me impide hacerlo en su día: ¡Gracias por compartir estas aguas!


 

Denunciar

Debilidad onírica

Con la edad se me están atrofiando la vista, la mucosa digestiva, el oído; a veces es que no escucho, todo hay que decirlo. Pero lo que más me irrita es perder  la capacidad de soñar: ahora los sueños son cortos y se me olvidan enseguida; si hay que decirlo todo, todo se me olvida.


Antes, si me despertaba en medio de un sueño muy agradable, y me lo proponía, seguía soñando como si los sueños tuvieran capítulos. Yo le echo la culpa al lorazepam. Pero si todo se va atrofiando será culpa de la edad.


A menudo recurro a las ensoñaciones para compensar: una playa llena de conchas, un campo cubierto de amapolas, árboles cargados de melocotones, manantiales y peces de colores.


Cuando acabé de leer las obras completas de Luis Landero me puse con Siete cuentos góticos de Isak Dinesen. Me fui directa al que se titula Los soñadores, preocupada como estoy con mi debilidad onírica. Apunto lo que dicen dos de sus personajes:


 


“Realmente, el soñar es la forma que tienen las gentes de buenos modales de cometer pecados.”


“En realidad, no sé si un amor auténtico podría hacerme tan feliz como aquel amor soñado.”


 


Llegué a la conclusión de que soñar es el photoshop de la realidad. No es que haya que falsear la realidad. Es que no hay quien la aguante sin algún tipo de anestesia.

Denunciar

Gwendoline

 


Casi, casi, Severino. El gato que maúlla no es el que está bajo la lluvia. Es el que tiene la americana retenido en contra de su voluntad. Está joven señora, además del gato, quiere tener el pelo largo, unos cubiertos de plata, unas velas, ropa nueva…pura insatisfacción.


– ¡Oh! ¿Por qué no te callas y lees algo? –dijo George, reanudando su lectura.


George está harto porque no lo deja en paz. Y el gato está harto porque lo está esperando Gwendoline en el jardín, debajo de un banco verde. ¡Con la que está cayendo!


 


Denunciar

kitti a Severino

Severino, creo que eres pintor de brocha gorda (con perdón). ¿Pintar es dejar de ser pintor?

A ti, a mí y a Vila Matas nos encantan las citas. De hecho, de su último libro, lo  que más me gustó fueron sus citas. Ahí va  otra:

“Kafka escribía una y otra vez variantes sobre un texto a la búsqueda de la redacción perfecta, algo que se refleja en sus diarios.

¿Y todo para qué? Para que no se llegase a notar su estilo.”

Pepa Roma. "La trastienda del escritor"

¡Miau!

 

Denunciar

Tatuaje: carta a Landero


 


Ya leí todos tus libros, Landero, Otra de esas vidas con las que compartí un trecho del camino, y que me dejó como legado su silueta en el fondo gris de la memoria… Ahora, Landero, estás tatuado en mi mente. Cuando vuelvas a escribir otra novela será como el reencuentro con un amigo al que no veo hace tiempo. Pero parecerá  que fue ayer.


 Dijiste en una entrevista que tardabas menos que antes en escribir las novelas. Así que, en plan Penélope,  te espero lo que haga falta. Y, si quiero, ¡vuelvo a leerte!


Landero, verémonos nunha pardiña pola arraia... un día del cual tengo ya el recuerdo.


Muito abrigada

Denunciar
Artículos publicados: 304
1 -  2 -  3 -  4 -  5 - 



Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

General 4 libros



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2018 © librodearena.com