Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a lapelirroja            18 libros en su biblioteca
     25 valoraciones      104 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

El misterio de la mujer salamandra


Todo está bien

Sea como sea, ya casi nunca lo pensaba, tan sólo iba haciendo, ya sabes, irreflexiva, movida por ese precioso instinto de supervivencia, el mismo que me alejó de mi otra vida, el mismo que apenas me recordaba a ti.

Pero la noche siempre llegaba, ¿comprendes? Llegaba con la intención de borrarme las sonrisas, esas con las que despertaba en una cama tan distinta, rodeada de palabras que sí sabía, que sí sonaban, palabras tan llenas de un influjo que jamás quisiste aprender.

Y sin embargo... todo está bien. Tu cuerpo sigue escondido, mis manos ya no lo buscan, tus labios están dormidos, los míos ya no los anhelan; sigo alimentándome de esas flores marchitas que no quisiste en tu primavera.

Denunciar

He fallado

A veces no encuentro motivos. Me parece que todo a mi alrededor ha explotado, a veces siento que me he confundido. A veces me creo dueña de un algo que no tengo... a veces me fallan las pulsaciones y, entonces, me hundo en un estado vegetativo.

A veces vomito por dentro. Vomito el cariño que te tengo, el amor que ya no puedo darte. A veces nos imagino. Veo nuestra casa, los hijos que nunca tendremos, el día que llegas y ya nunca te marchas.

A veces desoriento mi fantasía. Siento la suavidad de tu pómulo, mi labio rozando tu barbilla. A veces creo que ya no existo. Estoy extinta por dentro, mi vida no encuentra su sentido.

Siento frío. Desconsuelo. Me siento triste. Me siento con miedo. Tú sigues en mí y yo tengo un humor de perros. Comprendo que te amo, pero no puedo hacerlo. Se me ha olvidado lo bien que estoy cuando no te tengo a mi lado.

A veces recuerdo que solía gritarte. Ya no pienso hacerlo.

Navegamos en universos paralelos.

Tú nunca me has querido como yo lo deseo.

 

Denunciar

Ilusión

Te miro en mi impaciencia sin poder conocerte, mientras lo que ahora somos nos observa desde el agua. Yo, sin ser ni más ni menos que tú, me disuelvo con la espuma de las olas; de nuevo, la consciencia se apaga, me parece haber sentido que pierdo esta batalla.

Sin embargo, todo es distinto, porque soñamos a cámara lenta: tú, con tus cábalas y tus metas; yo, con mis heridas aún sin cicatrizar. Quizá tan sólo me guste ser la chica sin estrella, la que tiene mala suerte, la que nunca se consigue desenredar.

Denunciar

Todavía te quiero.

Mi amor, la vida es rara.

Tú te has quedado, yo me he vuelto,

todo ha quedado hecho trizas,

reducido hasta la más mínima mota de ceniza.



Mi amor, la vida es insulsa.

Todavía te adoro, mis labios te invocan,

ya no voy a volver a abrazarte,

no voy a dormirme esperándote entre sueños.



Mi amor, la vida da miedo.

Estoy muy cansada, no sé cómo hacerlo,

estoy colmada de problemas,

de días que no dejan de echarte de menos.

Denunciar

Adiós

Nichts ist für dich

Nichts war für dich

Nichts bleibt für dich

Für immer.

Denunciar

Silencioso

Callado, te rozo un segundo y floreces; ¿en qué andarías pensando? Absorto, miras por la ventana el nublado y te escondes, como siempre, tras el cristal empañado. Adormilado, me cuentas que es muy temprano y que... espera, ¿qué más ibas a decirme? ¡Ah! Sonríes y, sin quererlo, mis labios te confiesan lo bonito que sería fundirse entre tus dientes imperfectos. Hay esporas entre las yemas de tus dedos, ¿cómo iba a ser de otro modo?, lo único que ha pasado es que me he despistado y, de un soplo, ha crecido una mata de jazmín a mi lado. Trastornado, me describes cómo es la vida en tu mundo imaginario; no me dejas lugar a dudas, no me decepcionas, hago recuento de los segundos que nos faltan para cambiar de sistema planetario. Te estoy queriendo mucho, ¡de veras, lo estoy haciendo!, no me caben otras flores más que tus jazmines en el pecho. ¿Me querrías dar una tregua, o me acabarías por enloquecer? Alucinado, me cuentas que es demasiado temprano; silencioso, tornas la mirada al cristal empañado y, de nuevo, te vuelves a esconder.

Denunciar

Agujero

 A la chica pelirroja le ha salido un agujero en el centro del pecho. Probablemente lleve ahí cierto tiempo, pero ella se percató de la presencia del mismo el pasado lunes. Fue mientras se ponía el sostén frente al espejo: algo no le cuadraba. Se observó con detenimiento, hasta que divisó con sorpresa el extraño hueco, un vacío inerte que no contenía absolutamente nada. La chica pelirroja intentó descubrir qué había al otro lado del agujero; sin embargo, no pudo ver nada. No pudo ver ni su columna vertebral, ni sus costillas; tampoco pudo ver su corazón, ni el tejido que une ambos pectorales. Ni siquiera pudo ver el toallero del baño, que se encontraba justo detrás de ella en ese instante. En el agujero no había nada o, más bien, sólo había nada. Nada de nada. No había ni color, ni sentir, no había ni un sólo rastro de los lunares que lo habían cubierto hasta hace poco. Allí, simplemente, estaba la nada, una nada impenetrable e indiferente que amenazaba con adueñarse del resto de su cuerpo, una nada que no deseaba nada, salvo, quizá, anular la voluntad de la chica pelirroja por completo. 

Aquel día, la chica pelirroja intentó llenar ese hueco: probó a comprarse un libro nuevo, pero las letras no le decían nada; también se regaló una puesta de sol a la orilla del río, pero ni siquiera el rosado de las nubes consiguió emocionarla; como última baza, cenó una bola de helado de menta con pepitas de chocolate mientras veía su película favorita, pero ni el sabor le satisfacía, ni Kevin Spacey (que, por lo visto, ha resultado ser otro cínico más) la entretenía. Contra todo pronóstico, el agujero parecía hacerse cada vez más denso y hondo, como si con cada minuto que pasara fuese ganando en profundidad.

Antes de irse a dormir, la chica pelirroja se desvistió frente a su novio y le preguntó si veía algo diferente. Este la observó durante unos instantes, con esa mirada que sólo saben poner los que de verdad están enamorados. Como era de esperar, su novio no notó nada: tan sólo le dijo, en tono jocoso, que igual no le vendría mal ponerse unas horitas al sol; según él, cada vez estaba más blanca.

Hoy es jueves y no ha cambiado nada, o, mejor dicho, la nada lo ha cambiado todo. El agujero sigue ahí, sólo que un poco más ancho, un tanto más plúmbeo, y mucho más insoportable. Ya se ha conseguido comer parte del pecho izquierdo y, poco a poco, se abre paso hacia la garganta. La chica pelirroja no siente dolor, ni pena, ni nada; o, más bien, sólo siente nada, como si, de repente, la nada hubiese cobrado todo su sentido.

Denunciar

Praga - 4 de noviembre.

 Sinagoga Vieja-Nueva, 04:27 de la mañana.


¿Cómo estás, nena?

ꟷPodría ser peor.

ꟷBueno… eso siempre. Pero pensemos en que ya hemos tocado fondo y en que ahora sólo se puede seguir cuesta arriba.

ꟷ¿Tú crees? No lo sé… la verdad es que, de un tiempo a esta parte, no pasa ni un solo día sin que piense en que quiero pegarme un tiro.

ꟷPues yo un tiro igual no. Ya que me voy a morir, prefiero morirme de manera dramática: en un accidente de avión, por ejemplo. Eso sí, llevándome a uno o dos por delante, que si no sería un desperdicio.

ꟷHombre, esa manera de morir está guay, la única pega que le veo es que no te enteras: ¿Sabías que, cuando el avión se está estrellando, los pasajeros suelen perder la consciencia?

ꟷAh, ¿en serio?

ꟷClaro, todo se debe a los cambios bruscos de presión.

ꟷAh, joder, pues no lo sabía.

ꟷPues ya lo sabes.

ꟷEa, una cosita más.

ꟷ¿Te gusta Morrissey?

ꟷNo, no mucho, la verdad. Soy más de los Misfits.

ꟷ¡Qué pena! Te iba a proponer que nos suicidáramos juntos… bueno, qué se le va a hacer.



[Silencio]



Plaza de la ciudad vieja, 04:45 de la mañana.



ꟷ¿Qué otras maneras de morir en plan rápido se te ocurren?

ꟷUfff… pues ni idea. Creo que una manera muy chula debe ser que te explote una bombona de butano en la cara. Debe de ser una puta fantasía.

ꟷJaja, joder, pero a mí me gustaría tenerlo todo un poco más planeado, para gastarme antes mis ahorros y eso.

ꟷ¿Planeado? No sé, a mí no me importaría que me pillara de sorpresa; eso sí, lo que quiero es enterarme de que es el fin, para así mandar a la mierda a todo el mundo. Dios, me encantaría verlos desde el más allá recogiendo mis restos, limpiando mis sesos…

ꟷClaro, claro, es un poco lo que yo digo, enfrentarse de cara a la muerte, pero con suficiente anticipación como para gastar el poco dinero que me queda en malas artes y eso.

ꟷBueno, creo que después de muerto, poco importan los ahorros…

ꟷYa. Pero vivir esos últimos instantes hasta arriba de alcohol debe ser una maravilla.

ꟷYo dejaría mi remanente a mis padres, para que así sufrieran menos.

ꟷYa. Sobrevivir a la muerte de un hijo es una de las cosas más chungas que le puede pasar a un padre.

ꟷPues sí.

ꟷQué deprimente todo.

ꟷComo a mí me gusta.

ꟷEso ya es vicio…

ꟷNo te digo que no.



[Carcajadas. Silencio. Se dan la mano.]



Na Příkopě, 05:08 de la mañana.



ꟷBueno, guapa, tengo que seguir por allí. ¿Tu hotel estaba al lado del McDonalds, no?

ꟷSí, exacto. Nos separamos aquí.

ꟷSí... oye, que me ha gustado mucho charlar contigo. Cuídate mucho.

ꟷTú también, y no te mates, que me has caído muy bien.

ꟷTú tampoco, espero que sigas maldiciéndolo todo.

ꟷTranquilo, no te defraudaré. Venga, vámonos. Que duermas bien.

ꟷTú también.



[Silencio. Se besan los labios. Se despiden con la mano.]



ꟷHasta la próxima.

Denunciar
Artículos publicados: 104
1 -  2 -  3 -  4 -  5 - 



Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2018 © librodearena.com