Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a literaturitiscronica            0 libros en su biblioteca
     0 valoraciones      56 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

Manicomio (Literaturitis Crónica)

Cuando despertó el día siguiente en que dejó de fumar, el mono aún seguía allí.


La Cuenta Atrás. Preludio y Despedida

... ¡cero!

Thou, my Friend! wert reared
In the great city, 'mid far other scenes;
But we, by different roads, at length have gained
The selfsame bourne. And for this cause to thee
I speak, unapprehensive of contempt,
The insinuated scoff of coward tongues,
And all that silent language which so oft
In conversation between man and man
Blots from the human countenance all trace
Of beauty and of love. For thou hast sought 460
The truth in solitude, and, since the days
That gave thee liberty, full long desired,
To serve in Nature's temple, thou hast been
The most assiduous of her ministers;
In many things my brother, chiefly here
In this our deep devotion.
Fare thee well!
Health and the quiet of a healthful mind
Attend thee! seeking oft the haunts of men,
And yet more often living with thyself,
And for thyself, so haply shall thy days 470
Be many, and a blessing to mankind.
( William Wordsworth, The Prelude, Book second: School-Time (continued)


¡Tú, mi Amigo, fuiste educado
En la gran ciudad, en medio de escenarios muy distintos!
Pero nosotros, por caminos diferentes, finalmente hemos llegado al
Mismo destino. Y por esta causa a tí
Me dirijo, sin aprensión de ser despreciado,
De la burla insinuada de lenguas cobardes,
Y todo ese lenguaje silente que tan a menudo
En conversaciones entre hombre y hombre
Emborrona de la faz humana todo trazo
De belleza y amor. Porque tú has buscado
La verdad en la soledad, y tú eres uno,
El más intenso de los adoradores de la Naturaleza;
En muchas cosas mi hermano, fundamentalmente aquí,
En esta mi profunda devoción.
¡Que te vaya bien!
¡Que la salud y la serenidad de una mente sana
Te acompañen! Buscando a menudo los lugares de reunión de los hombres,
Y aún así más frecuentemente viviendo contigo mismo,
Y para tí mismo, de forma que acaso sean tus días
Muchos, y una bendición para la humanidad.
(William Wordsworth, Preludio, Libro Segundo: El Colegio (continuación). La traducción es de Antonio Resines.


Gracias a todos mis amigos de Libro de Arena, pues mucha vida me habéis regalado. Este hermosísimo canto de despedida va dedicado a vosotros.
Especialmente, por su fidelidad y cercana compañía -pese a tantos kilómetros-, a mi trío de damas:
A Kitti, de La Ventana Indiscreta: la admiración es mútua, y no necesitas ir a un taller literario a no ser que te quieras ligar al profe.. Y es que si no te nombro a tí Mahouista me atiza con el botellín en el cogote. Me ha dicho que te diga: "Tu sentido del humor y del amor van tan acordes conmigo, nuestra manera de conocernos fue tan singular gracias a ese censor... ¿le vendemos el guión a Almodóvar?"
A Esther, de El Amante Copernicano, porque me hiciste sentir, a mí, tan loco, como a un rey prudente a la manera de Felipe II, que como yo, gracias a tí, tuvo astrólogo particular y consejo de sabios. Consejo de sabios formado por muchos artículos tuyos y todos los comentarios que me trajiste, sin la austeridad de lo antíguo, con la belleza de lo clásico.
Y, como no, a Ana, de Los Libros de Naná, porque tu blog no es sólo lo que debe ser una bitácora literaria, en la que Literatura y Vida caminan de tu mano, de esa manera fresca y franca que tú tienes de contarlo todo; sino porque también tú misma me has dado a mí de lo uno y de lo otro.
Y que conste que se cierra el Manicomio, pero que seguimos aquí todos los locos, sin blog y peripatéticos, como Pedro por su casa y San Pedro por el cielo.
Quizá porque quiero demasiado este lugar, lugar que nadie en su sano juicio elegiría, porque funciona mal, como la vida misma. Pero es que yo no estoy en mi sano juicio.
Paso los días volviéndome loco.
Paso los días buscando en penumbra.



Denunciar

Un regalo para Naná.

Interrumpo ese coñazo de cuenta atrás, y justo antes de llegar a la meta, paro en seco y grito y saludo: ¡Felicidades, Nanáaaa!




UN REGALO PARA NANÁ
Los aviones, los discos, la lluvia, el fresco bajo el fresno y las uñas rotas de tanto morder esa obsesión que no se acababa nunca.
Empezaba otra vez, esta vez en pie, manos en los bolsillos, la cabeza apoyada en el fresno.
Los aviones, los discos, la lluvia...
El correo tardaba en llegar, y David no podía evitar el volver una y otra vez a esas ideas negras, que el correo llegaba en avión y caía carta a carta perdiéndose cada una: una en el Amazonas, otra en el Tibet, otra en Helsinki. Luego pensaba en los discos que oía cada vez que leía las cartas de aquellos amigos, y él les contestaba comentando lo que estaba escuchando en ese momento, para hacerles partícipes de lo que sentía. Leonard Cohen, John Coltrane...
Es posible que con la lluvia de la mañana el cartero se hubiera tropezado...
Los aviones, los discos, la lluvia...
Se conocían desde hace meses, se escribían relatos, impresiones, poemas. Contaban cosas de sus vidas que a nadie importaba pero a todos hacía más llevadera la rutina del día a día.
Cada uno escribía una carta y la copiaba para mandarla a cada uno de los otros. No todos se contestaban: según la carta, el tiempo, las ganas, el cariño o el respeto.
La espera por ver las reacciones de los demás era eterna, los aviones perdiendo su carga, los discos que oyes y que los demás lo mismo no tienen, por lo que no pueden sentir lo mismo.
La lluvia había inundado el edificio de correos...
Pero el cartero terminaba por aparecer, con todas aquellas cartas, y él hacía lo que todos, seleccionar unas, dejar las otras para después, necesitaba saber lo que opinaba A de aquel cuento que escribió la semana anterior, quería disfrutar de otro poema de S, y se moría de curiosidad por ver qué había hecho P aquel fin de semana, pues sus cartas eran como diarios...
Fuera las ideas negras, ante un café caliente y un cigarrillo de liar que se le apagaba a menudo, leía y respondía.
Era el cumpleaños de una amiga, y esperaba con una sonrisa desconfiada que al cartero no le diera por caerse justo con ese mandado, con aquel cuento que había dedicado a Naná, en el que todos los amigos no tenían que esperar tanto, porque había una red en la que con una computadora podían comunicarse todos en unos segundos.

Denunciar

La Cuenta Atrás.


Es momento de ir
yéndose poco a poco.
El tiempo de las cerezas
nunca llega en noviembre.
No me apetece escribir,
hay otras formas de huir
y estar loco por solo..
solo por loco.

Uno... La Cuenta Atrás
No, aún no me voy, pero ya me voy despidiendo, después de seis meses -y a mí que se me hace como si llevara aquí toda la vida...-, ya llega el momento, a ver las llaves de Villa del Mar, a ver, muchachos, que no tenga el Príncipe que pasar lista como en el ejército.
En los primeros meses tuve varios simulacros de marcha, iban en serio, pero ésto es como el tabaco, o uno se mentaliza o hay recaídas, y ya llevo casi dos meses con la idea, así que no hay vuelta atrás. Hasta hubo un cierre por disfunción, pero ahora el cierre es por elección, a no ser que encuentre un comprador, Manicomio for sale, ¿quién se hace cargo?
Penúltimo post, la cuenta atrás finaliza, y como colofón filosofaré, los locos lo hacemos divinamente, nos ponemos como profetas bíblicos a las puertas del templo y sucios y en taparrabos nos lamentamos como Jeremías, los pecados presentes, las hecatombes venideras, ¡penitenciatite!, agárrate que vienen curvas. Mi pequeña dama, siento desilusionarte, tal como están las cosas este mundo está abocado al fracaso.
Y la culpa está en una interpretación de la vida que sólo provoca almas insatisfechas.
Dadme unas canas para mi cabello, largas barbas con tierra y pelusilla, piel curtida por el sol y el aire del desierto, cuerpo enflaquecido por una nutrición escasa a base de miel y langostas. Ojos vidriosos y alucinados por la visión de un apocalipsis constante y sonante, en increíble contraste con un paraíso también presente. Me gustaría preguntarle a Risto Mejide si me da el visto bueno, con estas pintas, para ser un producto original y distinto para el consumo. Lo que no vende no existe, yo nunca supe venderme, no soy un Judas de mí mismo, no existo. Sólo si me sonríes, mujer hermosa, la estancia se ilumina y aparezco en un rincón, hambriento de un poco de decencia.

Deber ganar
y pisar fuerte, hay que impresionar.
Vas a flipar.
Tenderás que ser mejor que los demás.
¡Qué solo estás!,
mi queridísimo hijo, mi chaval.
La cuenta atrás,
4, 3, 2, 1, 0, ¡ya!
El mundo rula y al caer
se muerde la cola.
¿Por qué has tenido que crecer?
¡Maldita la hora!
Bienvenido
al club de los que vamos a triunfar...

Interpretación vertical del mundo
En occidente predomina el pensamiento vertical: imaginad una escalera hacia el cielo por la que todos subimos dándonos patadas y puñetazos. Mientras aguantamos las nalgas pedorras del que está por encima, damos con el pie en la cabeza del que está justo por debajo.
Debajo está el infierno, si te caes, si fracasas, mi buen Sísifo, sobran plazas en cada círculo del infierno, bienvenido al fuego eterno sin posibilidad de escape.
Yo, por más que leo los evangelios, no sé de dónde se sacó Calvino esa manera tan anticristiana de entender la salvación.
Lo que ahí se lee, sin interpretaciones muy descabelladas, es que bienaventurados los fracasados, por que de ellos será el reino de los cielos. Bienaventurados los pobres, los mansos, los que lloran... Pero no los que triunfan.
De todas maneras, no hay que triunfar o fracasar para estar en el infierno o en el paraíso. Subir o bajar, mentira, basta con desplazarse horizontalmente, o cambiar de perspectiva, ladear la cabeza, mirar a un lado o a otro. Con eso basta. Infierno y paraíso están aquí y ahora.
Por eso yo estoy a favor de la interpretación horizontal del mundo.

Voy en busca de un lugar,
en este mundo abierto
donde me pueda yo quedar,
para empezar de nuevo.

Y nadie ahí me conocerá,
y a nadie ahí reconoceré
pero no tengo miedo.

Y todo lo que ya viví,
lo sigo cargando
Lo llevo muy dentro de mí
nunca lo he olvidado,
lo siento tan cerca de aquí,
lo llevo muy dentro de mí.

Interpretación horizontal del mundo
Creo en el derecho a empezar de nuevo siempre, a diario. Puedes ir hacia atrás como los cangrejos, hacia delante como los de Alicante, a la izquierda como el PP -eso dicen después de que haya sido nombrada portavoz esa chica tan mona, a mí me gusta, ¿estará casada?-, o a la derecha como el w.c. de caballeros en los bares.
Puedes ganar una partida al futbolín, que te sonría una chica por la calle, beber un vino reserva mientras te comes un pastelito de choco almendrado, y sentirte en el paraíso. Enciende el televisor a las tres de la tarde: una bomba en el mercado cuando más gente había, los meses anteriores en la vida de esa mujer que ha muerto hoy, agredida por novena vez... Eso es el infierno.
La vida, para bien y para mal, no es vertical, es horizontal. No subas ni bajes, no importan el éxito ni el fracaso, importa que te desplaces y mantengas los ojos bien abiertos. Los rostros de las personas que contigo van en el metro dicen mucho. La desdicha y la dicha en sus rostros, la vida rota, la vida recuperada.
Los ejércitos de la desolación acechan a cada paso. Dan consejos para la infelicidad, has de hacer cosas que no quieres para lograr un fin que no deseas. Haz el favor de animar, de sonreír, de ofrecer un poco de tu paraíso a quien contigo va. El infierno, más o menos, lo hemos vivido todos. El paraíso no. Lo que es yo, acepto cualquier norma que me ilumine el día, cállate si vas a deprimirme más, id tú y tus ejércitos de desolación con vuestros proyectos de desiertos a darles una aplicación en tu vida, no en la mía.
Quiero volver a empezar si me apetece hoy, lo mismo ayer me gustaba la montaña, pero hoy prefiero el mar. Tengo derecho a cambiar, permanentemente. Déjame buscar, déjame encontrar.

Pido perdón
por confundir el cine con la realidad...
...Cine, cine, cine,
más cine por favor,
que todo en la vida es cine
y los sueños,
cine son.


Lectura circular del mundo

Yo soy el que busca
yo soy el que encuentra
yo soy el que ama
Paso los días volviéndome loco
paso los días buscando en penumbra.
Me he metido de lleno en una interpretación circular de la vida, fabulosa y obsesiva. Bienvenidos al mundo de la ficción, donde todo funciona con una finalidad bien acabada. Se acaba el cuento y comienza otro. ¡Vamonos al cine! Todo es como debería ser, hasta la mediocridad y la ausencia de sentido tienen en la fábula un espíritu sublime que nos salva de la desolación.
En el mundo de la ficción se da la vida con su infierno y paraíso, de una manera que suele ser magra, con una interpretación esclarecedora de los hechos y hasta de las abstracciones.
La vida no es así, no tiene un inicio, desarrollo y desenlace novelesco. Todo es un conjunto de actividades sesgadas, de prácticas mal hechas y sin terminar. Sin embargo, la ficción da una perspectiva de las cosas y los hechos cotidianos y universales siempre nueva.
Hasta la tragedia es catártica en la fábula.
Y yo a pie de escena me hago un harakiri de ficción, así, con música de los Golpes Bajos como fondo. Me levantaré para despedirme en el último Post.

Mi pequeña dama, dime...
¿cómo te encuentras?
¿Acaso decepcionada de verme muerto en la escena?
Yo quiero ser el guardián
de esas noches sin estrellas.
No demores tu tardanza
que te esperan, Cenicienta.




Denunciar

La Cuenta Atrás. Primavera en Aluche.

2. Estremecimiento de Primavera en Aluche. Ucronía (y 2)


No se ponen de acuerdo los traductores de los recopilatorios de música para la Primavera de cómo se llama este tema. Fragor, murmullo, estremecimiento, no es lo mismo, que no, que no es lo mismo. Sinding es un compositor noruego, y aquí supongo que le conocemos cuatro locos y un gato, el de Chesire, ya le conocen, el filósofo aquel que dijo aquello de sonríe, luego existe.
Frühlingsrauschen es en el original, y Rustle of Spring en la traducción inglesa, y cual será mi sorpresa cuando le busco en la wikipedia en español y Sinding no aparece, no nos olvidemos, que lo que no pasa por la wiki no existe, no importa, no es nada.
Yo te pregunto a tí si apareces en la wikipedia, si ya tiene tu vida la reseña concisa y merecida, con foto de persona acostumbrada a las poses solemnes.
¿Sabes? Ayer te escribí un post largísimo, pero es lo que tienen las últimas crisis de Libro de Arena, que uno escribe en el word, luego lo lee y piensa que es muy largo, que no le importa a nadie, que mejor eso no lo cuelgues, mejor te cuelgas tú por la ventana y les pegas el susto de su vida a los vecinos de abajo, que estarán cenando la menestra y los lenguaditos empanados. De pronto en la tele aparece José Bono, por eso de si presidirá el congreso o no, y de pronto surges tú por la ventana, colgado como un post sobre el espanto.
¿Y de qué te hablaba ayer, en esas líneas? ¿Yo? Pues no sé, qué quieres que te diga, de lo que siempre te hablo aquí, no sé? Más o menos, y porque es tiempo, yo te hablaba de la Primavera en mi barrio, de todas las señales que la anuncian. Fragores, murmullos, estremecimientos. Y ahora que me venga un noruego y me lo traduzca a su idioma en una sóla palabra. Ibsen, por ejemplo, que por cierto, fue contemporáneo de Sinding, al menos coincidieron en el tiempo.

Paseo en el parque Arias Navarro, comúnmente conocido por parque Aluche.

En ese post te decía que si subías por Valmojado hacia Camarena junto al centro cultural, de pronto y por sorpresa te llegaba un aroma a frutal.
Que ya salían los brotes verdes de los chopos y las acacias.
Y que en la ribera del Arroyo Luche los bares y heladerías ya sacaban a sus terrazas las mesas y sillas de plástico. Y que ya fuera Lunes, Miércoles o Sábado, en los anocheceres no faltaba el bullicio hasta Octubre. Y que en la ribera los adolescentes acampan como indios.
Por esos días es puro goce el sentarse en una terraza de Aluche con sendas jarras de cerveza y algo para picar, aunque nosotros solíamos meternos en un mesón asturiano escondido en la calle Quero, El Hórreo, donde hacen la mejor oreja a la plancha y las mejores bravas, con permiso del célebre Bienve, en la calle Maqueda.
Es también señal de primavera el acercarse a la ventana y ver pasar a las muchachas con un paso nuevo, como cansado por el peso del tesoro se su sensualidad.
Fragor de las aves de las primeras horas, algún día he despertado demasiado temprano, y mi alma ha sentido una felicidad extrema sin motivo alguno, con tan sólo ese piar descontrolado.
Ayer quería citar a Oscar Wilde, por culpa de una multinacional que en un anuncio de moda, ya hace muchos años, le pegó como eslogan una cita que no era suya. Y para colmo de intertextualidad a terceros, cambió Juventud por Primavera, qué poca vergüenza. Aunque Primavera y Juventud son lo mismo, tan sólo cambia el objeto, pero no el murmullo silencioso de los brotes que surgen. Gracias a Internet he podido ver que no era suya, si no de un señor que así a primer oído suena a intelectual antíguo y seriote en demasía.

La Juventud no es un tiempo de la Vida, es un estado del espíritu.
(Mateo Alemán)


Yo recuerdo aquella señal de Primavera en mi vida, en los últimos días del Invierno. Fue la última gripe que cogí con médico de cabecera en casa, una de esas gripes en que el contorno de las cosas, las voces y las personas, parecen surgidas del sueño, más que de la vida. Fue una noche de duermevela en que el delirio febril no dejó de insistirme con teorías sobre poética. Uno no tiene la culpa de lo que la fiebre le trae, de lo tonto que a uno le deja, de los posos de delirio que le deja incrustados.
Al día siguiente, ya sin fiebre pero con las defensas aún de vacaciones, al acercarme a la ventana de la cocina, el silbido de un muchacho me dejó rendido ya por siempre ante la evidencia de que algo sublime es posible aquí en la tierra, hacer de la primavera algo perpetuo aunque sea en ese estremecimiento por esa melodía.
Lo que sucede a partir del segundo 50 de esta grabación, ahí está:



Vuela, canción, sobre las alas del viento
a la tierra donde nacimos.
Allí, donde nosotras cantábamos libremente,
donde nuestra vida fue dichosa.
Allí, donde bajo el cielo ardiente,
el aire se llena de languidez.
Allí, donde envueltas en el murmullo del mar,
las montañas, coronadas de nubes, sueñan.
Allí, donde el sol resplandece
alumbrando nuestras colinas nativas,
donde en los valles las rosas florecen lozanas,
donde los ruiseñores cantan en los bosques...
y crecen la uvas dulces.
Allí, espléndida y magnífica canción...
¡Vuela allí!
(Coro de esclavas, del Príncipe Igor).



Denunciar

La Cuenta Atrás. El Ilusionista

3. La Mentira.



Todo es mentira en este mundo
Todo es mentira la verdad
Todo es mentira yo me digo
Todo es mentira ¿Por qué será?
(Manu Chao)


Iluso, soy un iluso. Tú eres un iluso. Él es un iluso.
Éste es el mundo de la ilusion, recitan los lamas tibetanos, y que la cultura es una construcción mental ya nos lo han contado grandes pensadores que se hicieron un parapeto con su ilusionada verdad.
Allá donde mires la mentira ha sido construída.
Tienes una opción, o aceptarla, o crearte tú la tuya y usarla como escudo. Intenta, eso sí, no agredir con ella. Puedes exponer tu mentira, pero no la vendas como cierta.
Desde niños os han contado dos tipos de mentiras: las que luego te dijeron que no eran ciertas, tales como los cuentos maravillosos, los reyes magos de oriente y el ratón Pérez; y las que ya se ocupa la misma vida de desmontarte.
Éstas últimas son las peores, son la zanahoria que te ponen sujeta a una vara en la cabeza, para que con tu hambre insaciable la sigas sin llegar nunca a comerla.
De niños os enseñaron un camino de virtud con recompensa. La Fe que te enseñaron a rezar, la norma que te indicaron que siguieras: te lanzaron el filete al abismo y ahí te tiraste a recogerlo, y cuando llegaste el filete no sólo estaba caducado, sino que ya no había vuelta al tiempo perdido.
Esfuérzate en el trabajo, y tendrás tu recompensa. Mentira.
Sé bueno y comprensivo con las mujeres, sé sensible, escúchalas, así te querrán más. Mentira.
Sé tolerante con los hombres, mujer, déjales su margen de libertad, no les agobies, aprende a escucharles, no se te irán, te querrán. Mentira.
Afánate. El tiempro pone a cada uno en su lugar...



Cuando la suerte qu' es grela,
fayando y fayando
te largue parao;
cuando estés bien en la vía,
sin rumbo, desesperao;
cuando no tengas ni fe,
ni yerba de ayer
secándose al sol;
cuando rajés los tamangos
buscando ese mango
que te haga morfar...
la indiferencia del mundo
-que es sordo y es mudo-
recién sentirás.
Verás que todo el mentira,
verás que nada es amor,
que al mundo nada le importa...
¡Yira!... ¡Yira!...
(Enrique Santos Discepolo)


Los cementerios están llenos de afanes. Cuando la negra Ker te visite tú dirás: mira, a mí me contaron todo esto, he seguido las pautas, aún no he encontrado mi lugar, aun no me han recompensado por mi esfuerzo, no me ha querido un hombre como me dijeron que lo haría si me comportaba así, no me quiso una mujer, y eso que fui tal como me dijeron... ¡Ahh, se siente! Se burlará, y tú buscarás en tu memoria a todos y cada uno de aquellos que te engañaron, y quizá, por primera vez en tu vida, y ya demasiado tarde, te rebelarás...
Es casi imposible que te dicten una lección en este mundo que te ayude a vivir bien. La has de buscar tú, desde tí, para tí, mejor que tú a tí no te conocerá nadie.
Lo que a ese hace bien, a tí puede matarte, lo particular no siempre se adapta a la norma universal, las excepciones abundan aún más que los que se acoplan y dicen: este mundo está hecho a mi medida.
Éste no es el mejor de los mundos posibles, quien eso te dice te pide que aceptes y calles.
Todo esto es un juego cruel, entras a que te hagan el truco, te dicen: está ocurriendo, pero la sesión termina, y todo fue una farsa. No ocurrió, no era así, en el código de signos que leíste como dogma era una ilusión sin aplicación a tu caso. Llegaste al espejismo y sólo había desierto.




Para mentiras las de la realidad
promete todo pero nada te da,
yo nunca de mentí
más que por verte reir.
(Joaquín Sabina)


Luego están las mentiras que se te ofrecen como tales: estas son las mejores, si te quedas en ellas, consciente de su engaño, hasta podrás reír y llorar por fin en un espejismo hecho a tu medida. Fábulas, boutades, novelas y culebrones, versos épicos, juegos de rol... el cuento maravilloso es una metáfora de la vida, te enseñaron a vivir, niña, nunca cruces sóla el bosque que el lobo malo tiene ganas de tí, ¡oh, sí! Ganas de tí.
El muy pillo de Alonso Quijano El Bueno supo lo que hacía. Hombre virtuoso asfixiado en su hacienda, como debe ser. Un día mandó todo a tomar por culo y por fin vivió. Antes de morir se dio cuenta de su autoengaño, pero en esos pocos años que vivió en su mentira, vivió de verdad.
Yo también soy un constructor de mentiras, pero no lo hice por verte infeliz, sino motivado por mi ansia de ver rostros emocionados, rubor de vida, sangre caliente, latido de corazón... Vida, vida, vida... todo lo que te hace vivir es cierto, lo que te la quita es falso. Y basta, lo demás son leyes creadas por un sádico.
Siempre fui un mentirosillo, pero nunca dejé de ser honesto.
Yo soy ilusionista, te digo lo que pasa, y es mentira. Yo voy dejando pistas por doquier, el truco son cinco minutos, no puedo mentir demasiado tiempo.
Os contaré algunas anécdotas reales, una sucedida en mi infancia, otra sucedida en mi adolescencia, y otra en estos últimos meses.


Mentiras despiadadas que tienen muy poca maldad
Sólo la necesaria para podernos amar
Mentiras arriesgadas, mentiras que engañan al tiempo
Mentiras superficiales para el resto
Para el resto de los mortales
Mentiras de los mortales
Mentiras de los mortales
(Jaime Urrutia)

Siempre tuve una imaginación desmesurada, esto no es hablar bien de mí mismo porque no es ni bueno ni malo, es neutro, sólo el uso que se le da a un potencial puede tener calidad positiva o negativa.
Un día le dije a mi mejor amigo cuando tenía 8 o nueve años -era uno de los estudiantes más brillantes de la clase, yo sin embargo siempre fui un desastre-:
-¿Tú sabes que si agitas los brazos durante horas puedes volar?
Al día siguiente me dijo:
-Ayer me tiré tres horas así y nada, eres un mentiroso.
Pasaron los años y yo cambié poco. A otro amigo, con diecisiocho años, le metí también una mentira que nunca llegué a pensar que se creyera.
Era Primavera y estornudaba una y otra vez perseguido por el polen, mi amigo me dijo, joder, macho, qué mal estás, y yo le dije:
-¿Tú sabías que antes de 1945 no había polen?
-¿No?
-Fue por la bomba atómica, desde que cayó el polen se expandió por todo el mundo y así andamos.
Días después, tocó en Historia Contemporánea La Segunda Guerra Mundial. Pues va mi amigo y le pregunta a la profe el asunto del polen. No recuerdo la cara que puso ella, pero me la imagino.
Muchos años después construyo aquí un Manicomio, los personajes van surgiendo por sí mismos, ante mi estupefacción, ¡usé condón! ¿Cómo me nacen tantos hijos? Algunos, como El Poeta, El Marqués, y la Emperatriz, con derecho a blog. Hijos de un roto, como quien dice, hijos de un roto en mi mente, que se me salen los sesos, qué gore.
Y en un arrebato épico y lírico les preparo el campo de batalla, y ahí siguen, de vez en cuando se dan a su papel, yo ya ni intercedo, a veces tengo miedo de sus voces.
El caso de La Emperatriz es significativo, ella se pasea desnuda por el Manicomio, pero no se deja tocar. No es más que un elemento poético, La Ninfa en el imaginario poético representa la vida del poema, lo que le hace ser poesía, su esencia. La poesía simbolista, y su nombre aquí en España de poesía pura (J.R.J., el Antonio Machado de sus primeros libros) gira alrededor de estos espejismos, nombres que no son lo que son, pero que siendo símbolos ciertas cualidades suyas lo son.
Muchos en Libro de Arena siguieron los pasos de los piececitos desnudos de La Emperatriz, y no pocos la hicieron su amiga. Hasta hubo algún fanfarrón que llegó a ella a contar que si su ex novia se la mamaba o se la dejaba de mamar -para este ser creé otro personaje, Tinina, como una venganza-, ¡qué mal gusto! Horrorizado cerré el blog y hoy sigue aquí, sin derecho a polemizar muy lejos de esta casa.


Sugiero que el más triste de los presos
tenga derecho a sábanas de seda;
bendita sea la boca que da besos
y no traga monedas.
Propongo corromper al puritano,
espiar en la ducha a las vecinas,
ir a quitarle al dios de los cristianos
su corona de espinas.
Nada de margaritas a los cuerdos,
hay que correr más que la policía
para bailar el vals de los recuerdos
llorando de alegría.
La vida no es un block cuadriculado
sino una golondrina en movimiento
que no vuelve a los nidos del pasado
porque no quiere el viento.
Se aconseja dormir a pierna suelta
lejos de tentaciones de diseño,
que no pase de largo por tu puerta
el hombre de tus sueños.
La rana esconde un príncipe encantado,
tu boca un agridulce de membrillo
¡qué ganas de un cursillo acelerado
de besos de tornillo!
Y jugar por jugar
sin tener que morir o matar,
y vivir al revés
que bailar es soñar con los pies.
Conviene entrar penúltimo en la meta
de la vuelta a la infancia en patinete
y fusilar al rey de los poetas
con balas de juguete.
Por qué no doctorarse en cremalleras
como hace la hormiguita por tu espalda
e hilvanar con jirones de banderas
braguitas rojigualdas.
Hacen falta cosquillas para serios,
pensar despacio para andar deprisa,
dar serenatas en los cementerio
muriéndose de risa.
(Joaquín Sabina)

Decía Don Jacinto Benavente que sólo era permisible una mentira si era para salvar el propio pellejo o el del prójimo, y para defender la propia intimidad.
Yo también defiendo la mentira como juego, sin sacarla de los límites de lo fabuloso. Luego, quien quiera meterse a vivir en la fábula, bienvenido sea.
Este pedazo de canción es de Sabina, y yo la tengo como un credo, y la mire por donde la mire la suscribo. Quede como colofón a este post.








Denunciar

La Cuenta Atrás. Los Idus de Marzo.



Me has estado utilizando en tu programa social
Has buscado nuestro apoyo que facilmente olvidarás,
y no dejas de ser:
"un jodido facha, jodido facha,
jodido facha, jodido facha"
(Hamlet)


Yo siempre rompo la calma
o que bundo la alarma
o que zundan las armas
yo siempre tuve mis armas
siempre mantuve ilusiones
no aceptare condiciones
de esos malditos rufianes
ahora funcionan mis planes.
(El Club de los Poetas Violentos)



Cuatro. Los Idus de Marzo.



Música de fondo

No he encontrado mejor música para los Idus de Marzo que la de los Hamlet y la de los CPV, claro que tenemos también el Marte de Holst, pero eso vendrá más adelante, y ya que hoy es Martes, día del dios de la guerra, no hay mejor lectura para estos idus que Martes de Carnaval, del más grande manco que dió el siglo XX, Ramón María del Valle Inclán, el segundo manco excelso de la historia de nuestra literatura, junto a Cervantes.
El vídeo de los Hamlet nos lo pasábamos los colegas de Aluche en los años 90, en esos días en que íbamos al bar del moro a tomarnos unos calimoras con unos altramuches. Un buen tipo el moro, nos veía aparecer y nos ponía otra vez el Serenade de los Dover, grupo al que nunca aguanté por parecerme una imitación pija de los Bad Religion, esos sí que eran buenos.
El Club de los Poetas Violentos es un grupo que Gargantúa escuchaba por aquellos mismos años, él también conocía a los Hamlet, no me extraña que algunas chicas de clase nos tuvieran miedo, con las chupas negras y esas conversaciones en torno a esos músicos, para qué fiarse.
Fue en el último año de carrera la última vez que voté a Izquierda Unida, el siglo pasado. Descanse en paz.

Los Huertos de Aluche.

El otro día en el curro un compañero daba cuenta de la coliflor con bechamel con dificultades, ¡qué! ¿quema? Pregunté. Mucho, me dijo. No te preocupes, que peor lo estará pasando Llamazares. Todos se echaron a reír, así de graciosillo soy.
Llamazares es médico, y el enfermo se le ha ido muriendo poco a poco, no ha tenido en cuenta que la medicación tenía contraindicaciones, ni la experiencia de anteriores doctores de los que debía haber aprendido: un historial médico con altibajos, pero que hizo que Rogelio estuviera combativo. Rogelio antes era un tipo alternativo, peleón con todos, pero se hizo el pelota del fuerte y ahí la pifió.
¡Programa, programa, programa! Gritaba el profeta Anguita. Ante una entrevista con Pedro Ruíz, que buscaba según dicen el lado humano de la gente, Francisco Frutos habló de la emancipación del sujeto colectivo. Toma humanismo. Luego tomó el testigo Llamazares y mi Aluche-Kibbutz se fue a la mierda, adiós huertos comunales. Sí, así como lo digo, yo lo leí con un estremecimiento, aquel programa electoral de IU para mi distrito, huertos comunales, ¡oh, Utopía!
Arroyos de leche, ríos de miel, troncos de tocino, distrito de jauja...

Mi mal karma.

Nací un cuatro de Marzo, casi prematuro, casi carne de incubadora, mucho calor, le dijo el médico a mi padre, que esté siempre muy bien arropadito. Para mí que debí haber nacido diez u once días después, con los Idus de Marzo, y ser así un loco por fin completo, ventoso y airado, un guerrero que prepara el terreno a la Primavera, en la vanguardia.
El tercer decanato de Piscis está regido por Marte, el segundo por Plutón, el primero por la Luna.
¿Qué hubiera pasado si hubiera nacido en el momento preciso? ¿Qué conjunción astral sería la plantilla en que se escribe mi vida?
Dicen los astrólogos que el decanato importa porque ahí es donde está el guión para las cuentas pendientes con una vida anterior. Se supone que yo antes fui un escorpión, crucé el río y ya sabéis el final del cuento: era mi naturaleza.
Los nacidos en el tercer decanato son gente inquieta en demasía, curiosos, veletas, guerreros. Días de viento que juega al desconcierto, días capaces de lo mejor y lo peor. Hace un año por estos idus me levanté un con un malestar interior, una rabia incoherente, un perruno humor sin tregua después del desayuno y el primer cigarro. Unas horas después sabría la razón: una ola de suicidios había asolado Aluche, tres personas en un mismo día, sin conexión entre ellas.
Hace cuatro años, por ejemplo, soñé que féretros negros subían por mi calle. Antes de 48 horas los sin vida nonatos, los terroristas, destrozaron las venas ferroviarias en el centro de mi ciudad.
Si hubiese nacido días después no tendría ese influjo plutoniano, este mal karma, que al fin y al cabo, como todo en esta vida, tiene su parte positiva, todo a base de lecciones, correcciones, desengaños...

Bajo el signo de Caín

Presentimientos, premoniciones, sueños, signos, señales, deseos inconscientes concedidos, maldiciones a quien ose hacerme daño. Y es que, para colmo de males, yo que me llamo Abel, llevo en mi frente el signo de Caín, el primero en la tierra que se enfrenta a su señor -le seguirían Jacob o Israel, Job..- . Y como todos ellos, su protegido.
Vagaré y vagaré por estos días de Marzo, pero nadie podrá hacerme daño, porque llevo en mi frente el signo de Caín.
Sí, soy como tú, bueno como Abel. Y sin embargo algo en mis obras no son de su agrado. Me corroe la envidia, un lamento ancestral de hijo no querido por la buena dicha hace sangrar al hermano, al predilecto, al niño mimado.
Dias de traición, Bruto, ¿también tú? Junto a Judas la eternidad en el último infierno, los que traicionan, ellos, el peor infierno.
Falta un divino Dante para estos días de lujuria on line y soberbias mediáticas. ¿A quién condenaría hoy?
La Divina Comedia tiene peso y lugar insustituíbles, sin ella habría un vacío en Literatura, y hoy no hay un genio que diga en qué círculo del infierno han de estar Zapatero, Rajoy, Llamazares, o Carod Rovira. ¿A quién salvaría para el gozo eterno? ¿A quién daría la oportunidad del purgatorio?
Aquí en España tenemos al genio de Quevedo, sus Sueños son lo más parecido al infierno dantesco, sin tanta solemnidad, con más mordacidad, con una misma musa que amó a los dos dándoles el don del polvo inmortal y enamorado.
Yo soy el novio de Perséfone, Plutón. Yo soy la madre de Perséfone, la primaveral Deméter. Yo soy todo eso porque yo soy los Idus de Marzo, convulsión, confusión, caos necesario para que Marte pueda preparar el camino a Venus.


Ares.

Ares o Marte, qué más nos da, si la nobleza de sus armas arrancan las malas hierbas para traernos la Primavera, y qué más me da a mí, que detesto la astenia y el polen. Yo hasta el solsticio de verano no vivo a gusto. Hasta que la noche de San Juan me trae la tregua del verano, hasta que los últimos días del estío vienen a tumbarme otra vez.
Piscis, exaltación en Venus, caída en Virgo...
O profeta o guerrero, me dieron a elegir. El don del escudo o el don del arma. Elegí lo primero, escudarme en las palabras, que mi espíritu vagabundo en andanzas por galerías del alma no tenga nunca que ir a la vanguardia de la lucha por la Utopía de la Primavera. Cantar sus dulzuras, si acaso, advertir de todo fracaso que lleva en sí una utopía, eso también.
¿Qué esperábais de un post sobre los Idus de Marzo, una brisa marítima y una fragancia de rosas? Viento, vendaval de espanto, traición al lector, salvación allanando el camino para lo venidero... eso son los Idus de Marzo, divina locura.

Denunciar

La cuenta atrás. Oración.


And who by fire,
who by water,
who in the sunshine,
who in the night time,
who by high ordeal,
who by common trial,
who in your merry merry month of may,
who by very slow decay
and who shall I say is calling?

And who in her lonely slip,
who by barbiturate,
who in these realms of love,
who by something blunt,
and who by avalanche,
who by powder,
who for his greed,
who for his hunger,
and who shall I say is calling?

And who by brave assent,
who by accident,
who in solitude,
who in this mirror,
who by his lady's command,
who by his own hand,
who in mortal chains,
who in power,
and who shall I say is calling?
(Leonard Cohen)




Cinco. Oración
Yo soy el muchacho que quería ser como Leonard Cohen. Al igual que él, me haría acompañar por dos atractivas mujeres, y en otros casos cantaría mi oración, acompañado por un saxofonista genial.
Who by fire es una canción basada en una oración judía, ahora no logro localizarla, estoy releyendo los salmos, si eso os aviso, aunque es posible que esté en cualquier otro libro de tradición hebraica.
Los mismísimos Héroes del Silencio, enfebrecidos por un delirio provocado por la enfermedad de la arrogante juventud, probaron su rezo, y la verdad es que no les salió nada mal. El problema que tengo con Bunbury es que a veces no soporto su voz engolada, pero hay momentos en que tampoco me soporto a mí mismo y no por eso dejo de darles uso a mis pies para caminar cada día. A veces se ama lo que no se soporta, el problema llega cuando lo que se ama te produce indiferencia, entonces ya no hay amor, lo que hay es no aprecio, que según dicen es el mayor desprecio.
Una oración, según la RAE, es, y dejando aparte las definiciones concernientes a la oración gramatical:
(Del lat. orat?o, -?nis).
1. f. Obra de elocuencia, razonamiento pronunciado en público a fin de persuadir a los oyentes o mover su ánimo. Oración deprecatoria, fúnebre, inaugural.
2. f. Súplica, deprecación, ruego que se hace a Dios o a los santos.
3. f. Elevación de la mente a Dios para alabarlo o pedirle mercedes.

Pocos artistas se han abstenido de darle su rezo a Dios o al diablo, a la vida o a los recodos sin oídos del éter. Es famosa la balada-oración de Bon Jovi, y no lo es menos el himno popero de Madonna, Living on a Prayer y Like a Prayer, yo las tengo confundidas en mi mente, donde es reino Babel, la confusión de lenguas, canciones y otras cosas del rezar.
Aquí en España los jóvenes setenteros se estremecían con el Pange Lingua de Mocedades, y con eso de la libre interpretación del texto podían hacer uso para la alabanza con alguna hermosísima canción de Victor Manuel como la de Soy un Corazón Tendido al Sol, o ya más ad hoc, con Miguelito Bosé, cuando no era aun Miguel y su amaneramiento y poses de curva praxiterianas clamaban al cielo.
Para oración espectacular, la gloriosa versión que hizo Camilo Sesto de Getsemaní, donde se amplía el momento crítico de los evangelios, cuando el hijo se enfrenta al padre, y eso le cuesta sudar sangre y morir todavía por la salvación del hombre, cosa que no les sirvió de mucho a los pirómanos de los siglos siguientes, porque si el pecado se erradicó de la faz de la tierra, ¿por qué seguir acusando?
Yo quisiera sorprenderos hoy con esta oración de Franco Battiato, seguro que entre todas las nombradas, por mucho que os guste la música, ésta no la conocíais: La Sombra de la Luz, pequeña oración magnífica.
Y muchos estaréis de acuerdo conmigo en que hay una que debería ser rezada por cada uno de nosotros, ya seamos ateos, creyentes, agnósticos o bipolares, es aquella que en España popularizara Ana Belén, que cantada por Mercedes Sosa cobra valor deprecativo ?imperativo, nunca te acostarás sin conocer una palabra más-. Ésta también cantó una hermosa canción compuesta por Violeta Parra, Gracias a la Vida, oración agradecida a la propia vida.
Podría eternizarme y seguir, y seguro que mañana me acordaré de alguna y blasfemaré por mi torpe memoria.
Sí, la blasfemia, aquello que antagoniza la oración. Me parece que me acabo de inventar un verbo, no tiene importancia, que nadie se escandalice, los hay que inventan un futuro mejor en campaña electoral y a la hora de la victoria se cagan en él, y luego lo tapan con la patita como hacen los gatitos. Yo sólo me he inventado un palabro, ¿o ya existía? Bueno, seguiré, la blasfemia es imprecación contraria a la oración, si en la oración se pide y se agradece, en la blasfemia se dice, no quiero saber nada de tu body, sacro cuerpo. Canciones blasfemas, en su esencia, existen pocas, pero yo sí conozco alguna bastante desarraigada, como Las Preguntitas del mismito Atahualpa Yupanqui. Lo siento mucho, pero esa no se consigue en youtube, la canción blasfema no vende, por mucho que nos empeñemos en creer que Operación Truño es blasfemia contra la autenticidad. (Sin embargo, un día después sí la conseguí en Inaem)


Y termino por ahora con dos conclusiones, que más bien son intuiciones:
-No hay oración más desgarrada que la que hace un ateo, que reza al vacío en el que cree y es consciente de ello, y aun así, no puede evitar su rezo.
-Las blasfemias pronunciadas por un ateo son una mariconada comparadas con las que comete un creyente. Las blasfemias salidas de la boca de un creyente son las más terribles. ¿Qué le duele más a un padre, que le abofetee un desconocido o su propio hijo?
A esto quiero darle una significación que trascienda lo religioso. Ya sea en religión, en política, en cualquier entidad o grupo o congregación, lo que duele de veras no es la agresión que viene de fuera, sino la que surge de dentro. Y así en las personas no es la crítica del amigo la que hiere más, si no que hace más daño el llegar a una conclusión fatídica sobre uno mismo.
Curiosamente, los elogios que vienen de dentro no son tan agradecidos ni tan salvíficos que los que hace el extraño.
Y basta. Lance cada uno su oración y su blasfemia, hacia aquello en lo que cree o hacia aquello en lo que descree. Sólo así hay cambio, movilidad, progreso.
En la rebelión hacia el padre, en la bendición de lo nuevo. O viceversa, ya que tanto ?padre? como ?nuevo? son términos corrompidos por usos contaminados. Que busque cada cual la autenticidad de cada palabra.

Cierro este post, porque viene a cuento, aunque no parezca que tenga que ver con el tema, con esta canción de Juan Perro, en estos días en que la violencia de género a sido expuesta y denigrada en los medios, cuando debería serlo siempre. Una mujer golpeada es una mujer herida que puede ser curada; pero una mujer insultada, vejada y golpeada por aquel al que ama, ¿quién la sana? ¿No será su herida siempre abierta?
Santiago Auserón, el más inteligente de los cantautores españoles, ahí van esos diez mandamientos.
Todo nuestro asco para esos que así blasfeman afrentando lo que forma parte de su vida.

Denunciar

La Cuenta Atrás. Modelos de Gobierno.




Bibit hera, bibit herus,
bibit miles, bibit clerus,
bibit ille, bibit illa,
bibit servis cum ancilla,
bibit velox, bibit piger,
bibit albus, bibit niger,
bibit constans, bibit vagus,
bibit rudis, bibit magnus.
Bibit pauper et egrotus,
bibit exul et ignotus,
bibit puer, bibit canus,
bibit presul et decanus,
bibit soror, bibit frater,
bibit anus, bibit mater,
bibit ista, bibit ille,
bibunt centum, bibunt mille.



Seis. Contradicción.

¿Qué es lo que te haces a tí mismo?
¿Qué es lo que le estás haciendo a tu prójimo?
Mentiras de cara al público, autoengaño. Sobre todo autoengaño, pobre de tí, has de saber que debe haber una armonía entre lo que quieres para tí y lo que quieres para los otros.
Te defines como socialista, anarquista, conservador o liberal. Quizá digas de tí que eres aristócrata o apolítico.
Pero uno es lo que es, no lo que dice, tu actitud te delata. Mira dentro de tí mismo, mira el trato que das a tu familia, a tus amigos, a tu vecino, a cada desconocido con el que tomas contacto.
¿Encontraste la utopía dentro de tí? Si no es así, ¿por qué te empeñas en forzarla hacia afuera?
Dentro de tí mismo
Los modelos de gobierno son aplicables a las personas. ¿Qué es de tu vida? ¿Acaso tomas las decisiones de una manera democrática o acaso te tiranizas? ¿Actúas según un programa que te has impuesto o vas probando sin meditarlo mucho, prueba y error, prueba y error...?
Te dices anarquista, pero eres metódico, persona ordenada, eres fiel a una ley que te creaste a tu medida, y todo lo que se interpone lo matas, o símplemente lo apartas. Has sopesado lo bueno y lo malo, lo has puesto en una balanza y visto el swing has elegido. No, no eres anarquista, en el gobierno de nadie reina el caos, y tú reúnes los votos, y lo que gana, gana, y lo que no, para los momentos de oposición y duda.
Te dices socialista, pero si dedicas tu vida a una sola obsesión no lo eres. Las otras parcelas de tu vida están descuidadas, los recursos de tu alma y tu alegría los enfocas a un solo quehacer. Eres un fascista contigo mismo.
Te dices conservador, pero progresas adecuadamente, todo lo que es novedad lo quieres para tí, ese último modelo, ese nuevo trabajo. Eres inquieto, rechazas lo rancio. No, no eres conservador, eres progresista.
Y así cada modelo de gobierno tiene su aplicación en tí. ¿Cuál es el tuyo?
A tu alrededor
Eres tan importante que miras a través de tus propios ojos, naciste siendo tú y así continúas. Todo tú es un país, y lo que no es tú, como criaturitas tuyas, tus súbditos, tus conciudadanos, tus superiores.
Te dices anarquista, y sin embargo no toleras que tu hermano opine distinto a tí, ni que lea esos libros que te parecen bazofia, ni que vayas con fulano ni que escuches a mengano. Quieres imponer tu criterio a fuerza de alzar la voz, o ejercitándote en la persuasión, ya que el carisma lo tienes para algo. La anarquía empieza por uno mismo y continúa por el prójimo. No me seas terrorista, anarquista no es quemar cubos de basura ni ocupar la casa de otro, eso es vandalismo. Anarquía es dejar que el otro haga y deshaga, diga y desdiga, y tú a callar si contigo no va la cosa ni te incumbe. Sí, se que ésto tiene una tradición libertaria, pero en el no gobierno no ha de haber abusones de patio de colegio.
¿Te dices socialista? Llegas a casa y no compartes las tareas, coges el mando a distancia y en tu salón se ve el canal que tú decides, te metes en el baño y te tiras dos horas. Si alguien te dice "comparte", oídos sordos, si hartos ya se rebelan y te gritan, toma bofetón. Tú eres un fascista.
Te dices liberal pero compartes lo tuyo con todos, siempre estás dando, tu alegría sobre todo, aunque consideres que no se lo merecen porque no lo hacen contigo, no es recíproca tu generosidad. Mira, lo que estás haciendo es socializar tus bienes, tu bien.
Y dime tú ahora, ¿qué tipo de gobierno acatas frente o junto a los demás?
Conclusión y un ejemplo: yo mismo

Todo esto escrito así es simple. Pero un manual no me cabe aquí, no soportaríais 784 páginas a doblecolumna. Variaciones hay cientos, tantas como modelos de democracia, tipos de libertad -negativa, positiva, etc-, fascismos y desgobiernos.
Un caso simpático es el de las autarquías, que son esas personas que sólo dependen de sí mismos y no necesitan o creen no necesitar de los otros. Un sabio en su torre de marfil podría ser el caso. No sigo pensando que si no me alargo.
Ahora hablaré de mí, ¿qué soy yo? ¿Quién para tí, y para el otro?
Yo soy un príncipe cuyo reino ha sido arrebatado por cuarenta locos. En mis galerías reina la anarquía, el caos. Que no ponga demasiado orden tiene una explicación: soy uno más, acepto a todos tal como son para poder vivir sin el temor a ser asesinado por cualquiera de ellos. Aquí manda no el que grita más alto, ni el más sabio, sino el que pone el tono lírico más envolvente.
Y ya para el exterior no digo lo que soy, que opinen los demás. Eso sí, aspiro a ser un anarquista para tí, alguien que te deja vivir en paz, sabedor de que eres un sujeto emancipado.
Se acercan las elecciones, antes de tomar la papeleta para la urna miraos un momento, y ved qué pesa más, o vuestra presunción o vuestramismidad.
Examinad a los políticos, leed esas entrevistas tan personales. Una cosa es clara, y de ahí no me mueve ni Manuel Campo Vidal que me los trajera a darse de leches ante mí. Y es que desde que cambiásteis la taberna por el asesor de imagen, no sabéis de la problemática del ciudadano de a pie. Ni sabéis lo que es un bono bus ni sabéis lo que cuesta un café. Y mucho menos sabéis de vino.
Yo me doy a lo dionisiaco, al caótico desenfreno vital. Brindo por tí, Baco, a tí te votaría si tuvieras acceso a un escaño. Mis libaciones por tí.
Así que ya sabéis, antes de visitar el colegio electoral id a tomar un par de vinos. Y sed coherentes con vuestra autenticidad, y, como dijo San Felipe Neri, sed buenos. Si podéis.

Denunciar
Artículos publicados: 56
1 -  2 -  3 -  4 -  5 - 



Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

General 0 libros



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com