Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a los_palacios_de_papel            4 libros en su biblioteca
     6 valoraciones      119 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

LOS PALACIOS DE PAPEL

 


¡SOCORRO!

 ¡Areneros, necesito vuestra ayuda!


Después de mucho tiempo ausente, regresé a LDA con la firme intención de escribir algo de vez en cuando y de leeros mucho.


Han pasado los días, y las semanas, y creo que los meses... ¡Y NO CONSIGO RETOMAR LA RUTINA LIBRODEARENERA!


¡Y me da mucha rabia!


¡Y no quiero consentirlo!


¡Y quiero dejar de ser tan perezoso!


Realmente estoy muy atareado, con el trabajo (que me chifla), con la guitarra y el ukelele (que me han enganchado), con la artesanía en cuero (ya os contaré), con varias escrituras (novelillas, teatricos y artículos científicos), ¡PERO QUIERO BUSCAR HUECOS DIARIOS PARA VISITAROS Y QUE NO OS OLVIDÉIS DE MÍ!


¿Cómo conseguís vosotros mantener la rutina?


¿Alguien me propone algún juego literario para motivarme?


¡Os necesito, que no quiero desaparecer de la blogosfera!

Denunciar

LOS FANTÁSTICOS LIBROS VOLADORES

Porque compartimos ese mismo amor por la lectura, por la escritura... y por los libros.


Porque necesitamos la cultura y la educación más que nunca.


Porque no nos quitarán la fantasía, la capacidad de imaginar.


Porque es precioso.


Y porque intuyo que os va a gustar.



 



Denunciar

THE STRANGE ONE (Un poco al estilo Naná. Para Naná y para todos los arenícolas cinéfilos).

Anoche estuve viendo "The strange one" , esa en la que George Peppard (al que las chicas probabemente recordarán por su Paul Varjak en "Desayuno con diamantes" y al que los chicos probablemente recordaremos por su Hannibal en la serie "El equipo A") es un cadete de una academia militar que debe enfrentarse a las tiranías y a los abusos de un superior (enorme Ben Gazzara).




La película nos habla de cómo cumplimos órdenes (a veces ilegales, a veces injustas, casi siempre disparatadas) de aquellos que jamás deberían ostentar ninún tipo de poder porque no tienen ni la preparación, ni la responsabilidad, ni la ética necesaria para hacerlo. Juegos sucios, artimañas, mentiras, venganzas personales... Una trama sencilla pero perfectamente hilada que a mí me hizo pensar en la situación política actual, en lo fácil que es aborregarse, en el miedo que produce enfrentarse a los que están arriba, aunque sepamos que su comportamiento es - no sólo moralmente cuestionable - sino rastrero, megalómano, egoísta y vil.




"The strange one" está llena de personajes memorables, riquísimos, poliédricos, bien interpretados, tan humanos... Me encantó el del cadete que va para cura, el del que va para escritor (personaje clave para los giros finales). Incluso los secundarios están bien dibujados. Es más: incluso los que hacen de comparsa son interesantes.




Un placer para la psique, la mires por donde la mires. Despierta muchas conexiones y da unos cuantos sopapos.




Y, al final, un canto a la dignidad humana, a la coherencia personal, a la ética... Otro mundo es posible, pero es obligación nuestra crearlo a pesar de los obstáculos que imponen los que sólo desean el lucro personal, la ostentación y codearse los (aún) más poderosos.




Está basada en la novela "End as a man" de Calder Willingham. Tengo unas ganas de encontrar ese libro...




Pues eso: toda una lección de cine, de ética y de sentido común, que buena falta hace...


Además, fue la última película que me descargue de megaupload, así que le tengo un cariño especial... 

 



 


 

Denunciar

CALGARY' 88

Hola, arenícolas.


Después de retomar este blog, voy a intentar también mantener otro en el que cuelgo cuentos basados en canciones que me gustan.


Admito sugerencias: si os gusta mucho una canción, me puedo inventar un cuento para ella. A veces salen guays. A veces salen bastante reguleros. Otras veces no hay quien los lea. Pero ahí están, para dejar testimonio de mis/nuestros gustos musicales.


Si os apetece entrar a leer, el cuento se llama Calgary’ 88 y está basado en una canción del grupo Antònia Font.


 


AL CUENTO EN CUESTIÓN SE ACCEDE PINCHANDO AQUÍ


 


Feliz finde a todos. Tal como vienen, me parece que estos dos días van a ser de libro y manta...


 


¡Disfrutadlos!


 



 


(Esta es la canción que he utilizado, para aquellos a los que no os apetezca seguir el enlace...)

Denunciar

TITULARES

 En el taller literario, además de teorizar y hacer ejercicios sobre los componentes básicos de la literatura (personajes, atmósferas, estructuras, puntos de vista narrativos, el tiempo, etc.) también trabajamos eso tan difícil de explicar que es "la imaginación", sobre todo, las múltiples fuentes de las que esta bebe.


El sábado pasado, durante la sesión, estuvimos jugando al típico juego de recortar titulares de periódico y mezclar sus partes (sujeto, verbo y complementos verbales) para que el azar intervenga y dé como resultado noticias disparatadas, raras y que estimulen la creación literaria. Sí, ya sé que está muy visto. Sí, ya sé que soy poco original. Pero es divertido, y con eso me basta, jeje.



La cuestión es que salieron algunos bastante curiosos. Estoy deseando que llegue el sábado para ver qué relatos han construido los participantes, tengo mucha curiosidad. Estos son los que he podido rescatar del maremagnum de pedacitos de papel y, oye, me sugieren situaciones bastante interesantes (probables o improbables, porque no hay nada imposible)...





...como esa en la que el gobierno de Inglaterra logra crear un clon de Shakespeare con el fin de dar un nuevo impulso a su oxidada dramaturgia nacional, pero el clon en cuestión sale un poco violento y fascista, por lo que se dedica a ir de manifestación en manifestación aniquilando a sus asistentes con un revolucionario y literario método: clavándoles plumas estilográficas en los ojos...




... o esa en la que una noche - así, sin más - entras en facebook y te das cuenta de que un montón de seres extraterrestres se han abierto también una cuenta en esta red social y todos quieren ser tus amigos virtuales. Chatear con alienígenas debe de ser - no me digan que no - una experiencia metafísica de una envergadura sublime... Y aún digo más: que todos esos extraterrestres se abran también un blog en Librodearena y compartan sus escritos con todos nosotros. Anda que no molaría...







... molaría tanto como ese momento ubicado en un futuro no tan lejano en el que se han acabado las guerras y los ejércitos de todo el mundo se tienen que reciclar en otras profesiones. El de Siria, en concreto, formaría un coro folk y viajaría por todo el planeta transmitiendo su arte a los anonadados espectadores... Cambiar armas por partituras... ¡Yo voto por ese futuro tan estimulante y esperanzador!



Ay... Lo malo es que después abrimos los periódicos y el panorama es muy diferente. Y, como siempre, acabamos otra vez renegando de la realidad y refugiándonos en la ficción... Porque, ¿qué es la ficción sino una guarida en la que atrincherarnos del absurdo mundo que nos rodea?

Denunciar

CORAZÓN DE PERRO


Este texto nació de un ejercicio que propuse a los asistentes del taller literario que coordino en Valencia. Consistía en lo siguiente:


- 1 - Por parejas, nos relatábamos algún episodio de nuestra vida que creyéramos que mereciera ser escrito.


- 2 - Cada persona escribía una "reinterpretación" de la anécdota que le había contado su compañer@. Había que escribirlo en primera persona y añadirle una pizca de fantasía.


- 3 - Los objetivos eran (a) crear personajes bien caracterizados, (b) entrenar los mecanismos de la imaginación.


"Corazón de perro" es mi versión libre de la anécdota que me contó uno de los participantes, Víctor; así es que mi agradecimiento a él y a su perro Bull, donde quiera que esté.


 



 


CORAZÓN DE PERRO


 


Cuando me lo regaló mi hermano, Bull parecía un perro más de su raza: con esas orejas cortas y puntiagudas, ese pecho hercúleo y esas patas finas y largas; pero enseguida me di cuenta de que no era un bóxer normal.


Aunque a ratos se mostraba inquieto, casi juguetón, la mayor parte del tiempo lo pasaba sentado en el sofá, mirando por la ventana o leyendo la prensa nacional. Sonreía cuando un niño atravesaba la calle y suspiraba si en la televisión hablaban del hambre en el cuerno de África, de la violencia machista o de los conflictos bélicos inacabados. A la hora de comer, se sentaba con nosotros en la mesa y utilizaba con bastante soltura los cubiertos de plata que había heredado de mis antepasados. Prestaba atención a nuestras conversaciones, incluso intervenía de vez en cuando con un discreto “guau” de conformidad. Nunca dejaba nada en el plato y se cubría el hocico con la servilleta si tenía que eructar.


A Bull no le gustaba estar solo mucho tiempo en casa. Cuando nos ausentábamos por algún motivo, dejábamos preparada la colección de clásicos del cine en DVD o le encendíamos el ordenador para que pudiera conectarse a internet, pero todos esos estímulos no resultaban suficientes para aplacar su soledad. A nuestro regreso, Bull aullaba con fuerza, nos miraba de reojo y nos reprochaba haberle condenado al confinamiento la tarde entera.


En las numerosas ocasiones en que le sacábamos a pasear, Bull se detenía para husmear en los escaparates de las peluquerías caninas, saludaba con un ligero movimiento de cabeza a los demás transeúntes, recogía del suelo los papeles que los habitantes de esta ciudad arrojaban sin escrúpulos y sin ninguna educación, y hacía carazas y trucos de magia improvisados a los niños que caminaban cogidos de las manos de sus progenitores. Su lugar favorito era el teatro principal: le encantaba ojear la cartelera y criticar la política cultural del gobierno autonómico.


Conservo tantos buenos recuerdos de Bull, tantas anécdotas, tantas historias, que bien podría escribirse un libro. El capítulo primero hablaría del día en que destrozó el sofá al enterarse de que había sido fabricado por niños asiáticos en situación de semiesclavitud. El segundo trataría sobre la tarde en encabezó una gran manifestación en defensa de la educación pública. En el tercero contaría cómo acabó siendo subdirector de la empresa familiar, la fortuna que acumuló en esa época y los puestos de trabajó que creó. En el cuarto transcribiría el discurso que pronunció al ganar su primer premio literario. En el quinto incluiría fotos del día en que le impusieron la medalla de oro de la ciudad por su contribución al civismo. El sexto estaría dedicado exclusivamente a la que durante tantos años fue su esposa: Karina, una modelo noruega de raza caniche adicta al ajedrez. El séptimo se centraría en analizar sus ensayos filosóficos y sus teorías sobre el nuevo orden mundial. El octavo hablaría de sus últimos años con nosotros: su dedicación a las obras benéficas, su implicación en programas de voluntariado con invidentes, y todo el proceso de creación de la Fundación Bull para la Reeducación de Humanos por Civilizar, que él consideraba imprescindible para una evolución real y firme de la sociedad.


Hace casi una década que Bull nos dejó. Murió en la plenitud de su vida, a los 14 años de edad, dejando mujer y 17 hijos. En el salón hay un gran retrato que nos recuerda cada día lo feliz que fue nosotros, lo felices que fuimos con él. De vez en cuando todavía recibimos visitas de sus admiradores. La Reina Sofía es una de las que con mayor frecuencia visita el pequeño altar que hay levantado en nuestra terraza: siempre le deja un ramo de lirios blancos (sus favoritos) y un muñeco de goma para morder, derrama lágrimas que parecen sinceras y sale de nuestra casa en un visible estado de conmoción.


A veces todavía pienso que la Naturaleza se equivocó y colocó un alma de persona en su cuerpo de perro. Otras veces, sin embargo, pienso que el error de la Naturaleza no fue ese, sino el contrario: colocar en tantos cuerpos de personas almas de animal. Por las noches, antes de dormirme, sueño despierto con un mundo en el que toda la gente es como Bull. Y, créanme, es un mundo considerablemente mejor que el que nos ha tocado vivir, un mundo con más humanidad.


 


 

Denunciar

QUERIDOS REYES MAGOS

Queridos Reyes Magos,


Este año me he portado regular.


He mirado pornografía, se me ha ido la mano un poco a veces con el vino, he ido a varias manis, me he bajado música y pelis de internet como si no hubiera mañana, he pronunciado el nombre de Rita Barberá y el de otros cientos de gobernantes en vano, y también insulté a mi gata una vez que me arañó en el brazo sin querer.


Aún así apelo a vuestro Real sentimiento de piedad esperando que os acordéis de mí cuando paséis por mi balcón (os dejaré un porrete ya liado dentro de uno de mis zapatos: no lo consideréis soborno, sino un gesto de cordialidad) y que tengáis en cuenta este ejercicio de sinceridad y contrición como atenuante de todos los delitos por los que se me imputa.


Intuyo que no merezco mucho, así es que este año sólo voy a pedir una cosa: quiero un país nuevo.


El antiguo ya no me sirve: está viejo y usado, le sale humo y huele mal. No funciona. No furula. Se le acabaron las pilas hace tiempo y ya no las fabrican de este tipo. Ya sé que es una putada, pero es lo que hay. Quiero un país nuevo y espero que me lo traigáis, no sólo por mi bien, sino por el interés común de mis compatriotas.


Si no es mucho pedir, me gustaría que en ese nuevo país no hubiera paro, ni políticos, ni banqueros, ni especuladores inmobiliarios, ni avaricia, ni malos humos, ni polución, ni violencia, ni animales abandonados, ni incendios forestales, ni programas del corazón. Estaría guay que – ya que hay que construirlo desde el principio – fuese un país sin indiferencia, sin conformidad, con mucha solidaridad, abrazos, besitos, respeto y mucho sentido común. Me molaría que en este país viviese mucha gente de todas las razas, todas las ideas y todas las creencias espirituales posibles; ah, y muchos poetas y muchos payasos y muchos músicos y muchas abuelitas simpáticas que cocinen pan de ese que huele a cielo.


Molaría mucho que fuera una república y que no tuviera bandera, pero sí un himno nacional, siempre y cuando lo compusiera La Casa Azul.


Sé que en mi anterior carta os pedí un kit de herramientas para trabajar el cuero. Si no estáis a tiempo de cambiar mi deseo, pues me quedo con los dos y santas pascuas.


Y eso es todo.


Que tengáis una buena noche. No os canséis mucho. Haced feliz a la gente y no bebáis si tenéis que conducir los camellos.


Y recordad: mirad bien dentro de uno de mis zapatos.


Os quiere y cree fervientemente en vosotros, como un fan,


Rubentxo.


Denunciar

FELIZ AÑO 2012, ARENÍCOLAS

 Parto hacia tierras norteñas para pasar la Nochevieja.


Nos vemos en el 2012.


Pasad un feliz fin de año, y coged carrerilla para que el próximo venga cargado de ilusiones, sueños y esperanzas.


Nos lo vamos a tener que currar...


Un abrazo. Mis mejores deseos para todos.


 


Denunciar
Artículos publicados: 119
1 -  2 -  3 -  4 -  5 - 



Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

General 4 libros



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com