Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a maparo55            17 libros en su biblioteca
     18 valoraciones      392 posts en su blog      Es lector de 1 grupos

JUGUETEOS

Lo esencial es invisible para los ojos, sólo se puede ver bien con el corazón. Antoine de Saint Exupery


Un toque erótico

Leo en estos días a Efrén Rebolledo. “Obras reunidas” se llama el libro, y me lo encontré en el más reciente remate de libros, que se hizo en meses pasados, en el Auditorio Nacional. Poeta, novelista, político y diplomático mexicano, a Rebolledo le tocó vivir bajo el gobierno de Porfirio Díaz. Y realizar gran parte de su producción literaria, dentro del Romanticismo. Debido a su labor diplomática, vivió en diversos países de América y Europa: Guatemala, Cuba, Chile, Japón, Bélgica, Noruega y otros más. Es en Noruega donde ha de encontrar a la mujer de su vida: Thorborg Blomkvist, una hermosa joven rubia, de apenas veintiún años, con quien se casa en mil novecientos veintiuno y tiene tres hijos con ella. Para ese entonces, Rebolledo contaba ya con cuarenta y cuatro años.


La novela más conocida de Rebolledo, es Salamandra, que narra una gran historia de amor y desamor, dura, sin concesiones. En cuanto a su poesía, “Caro Victrix”, una serie de poemas eróticos muy bien elaborados, representan lo más emblemático de su abundante producción poética.


Por mi parte, en “Obras reunidas” encuentro entre muchos otros, este hermoso poema: Magna Voluptas. Lo transcribo textualmente:


Enciende en la obsidiana de tus ojos


la mirada más tierna y más amante,


y matiza el marfil de tu semblante


con la lumbre solar de tus sonrojos.


Cierra tus brazos nítidos y flojos


en torno de mi cuello palpitante,


y restrega en mi pecho jadeante


tus pezones coléricos y rojos.


Mírame dulcemente, dulcemente,


destilando tu beso disolvente


y sonoro en mi labio que se inclina,


y déjame chupar tu lengua untuosa


que exacerba mi fiebre voluptuosa


y me tienta como una golosina.


Efrén Rebolledo. 1901.


Denunciar

Una cita de 84 Charing Cross Road y algo más

 “Querida señorita:


Acabo de ver la carta que escribió usted al señor Doel el pasado 30 de septiembre, y con gran pesar tengo que comunicarle que el señor Doel falleció el domingo 22 de diciembre; su funeral se celebró la semana pasada, el miércoles 1.° de enero.


Fue ingresado de urgencia en el hospital el día 15 de diciembre e intervenido de inmediato de una perforación de apéndice; por desgracia se le declaró una peritonitis y murió siete días más tarde”.


Así comienza la carta que le escribe Joan Todd (secretaria), de “Marks & Co., libreros”, a la escritora Helene Hanff el 8 de enero de 1969, para decirle que Frank Doel, empleado de esta librería londinense y con quien por veinte años mantuvo correspondencia sobre la compra de libros y también de amistad, ha muerto. “84, Charing Cross Road” es una pequeña joya, libro de apenas poco más de ciento veinte páginas, que nos introduce en ese afán que tenemos muchos lectores de obtener buenos libros a precios “razonables”.


Pero la cita no la menciono aquí para resaltar las indudables cualidades del libro de Helene Hanff, ni lo sencillo y agradable que me resultó su lectura. Lo que sucede es que una mañana de principios de mayo de 1976 y estando en el Tecnológico donde cursaba la carrera de Técnico en Mantenimiento Industrial, me dio un dolor terrible a la altura del estómago  y que se fue corriendo hacia el lado derecho del abdomen. Me sentí mal de inmediato; supuse que era un dolor pasajero y traté de no darle la mayor importancia, pero finalmente me obligó a ir a casa y sentarme en el sanitario por más de media hora. Ni tés ni analgésicos lograron calmar el malestar; así que mi madre terminó por llevarme con el médico para valorar mi padecimiento. Me determinaron que era el apéndice y para evitar una peritonitis me intervinieron de inmediato. De tal experiencia me quedó una cicatriz enorme en el vientre, pero salvé la vida. Mi padre tuvo la necesidad de invertir todas sus utilidades en el costo de la operación. Estuve en riesgo de morir, pero nunca comprendí la magnitud de tal situación sino hasta ahora, cuando han pasado más de cuarenta años de todo aquello. La inconsciencia de ser joven.


Con la lectura del libro de la Hanff, revaloré un tanto el rumbo de mis lecturas. Advertí mi preferencia por las novelas, cuentos y relatos de ficción, sobre aquellos libros o textos que tienen una presencia más relevante en el mundo real o que incluyen ensayos de todo tipo, filosofía, recetas de cocina, etc. Y es que el libro de Helene Hanff son precisamente las cartas que mantuvo con Frank Doel en esta aventura ultramarina; en donde se habla además sobre libros, muchos libros. Por ello mis intenciones de lectura se inclinaron hacia “El Decamerón”, de Giovanni Bocaccio, edición en dos tomos adquirida hace ya muchos años a un compañero de trabajo y guardada en los anaqueles de casa, igual cantidad de tiempo. El libro recrea la época de de la peste en Europa, cerca del año 1350 y lo que hace un grupo de siete mujeres y tres hombres, para salvaguardarse un tanto de ella. Intercalado con “Gazapo”, la primera novela de Gustavo Sainz, publicada en1965, la combinación resulta de lo más extraña, pues es aquí donde este entonces joven escritor mexicano, con una novela de estructura compleja y difícil, inaugura lo que se llamará más tarde, la literatura de “la Onda”, donde se incluirán infinidad de escritores mexicanos entre los que destacan: José Agustín (De Perfil, Ciudades desiertas) y Parménides García Saldaña (El rey criollo, Pasto verde), entre otros.


Los tres primeros cuentos del Deacamerón irradian una frescura y gracia imborrables, y las primeras páginas de Gazapo, nos muestran a Menelao, un adolescente inseguro y resentido que tiene miedo de vivir y no sabe con certeza hacia dónde va su vida ni la relación afectiva que tiene con Gisela, una muchacha bonita, delgada, de piernas largas, de quien se dice enamorado.


Me deseo una feliz lectura en el intercalamiento de estos dos textos. Espero que la experiencia final sea tan satisfactoria como la presiento.


Denunciar

Confianza

 -Tener ideas, me asusta. Imaginar, me asusta. Contar historias, me asusta; escribirlas, también. Las mujeres bonitas, me asustan. Mi propia vida, me asusta. Yo mismo, me asusto. ¿Qué soy, entonces? ¿Un loco, un remedo de hombre, un desadaptado, un monstruo?- dijo angustiado el escritor.


- No, amigo; usted es un neurótico. Confíe en mí, le aseguro que lo voy a curar- respondió el doctor Freud.


Denunciar

Lecturas de 2016

 Leer continúa siendo una de mis pasiones. Abrir un libro, descubrir sus secretos, amar o sufrir con los personajes, analizar un texto árido o interesante, es una labor tan satisfactoria que con ella se olvidan por momentos los retos de la vida cotidiana y puedo soñar. Esto, sé que lo han dicho con infinidad de palabras y de formas mucho más bonitas, muchos lectores y escritores; y que el hecho de que a mí me agrade la lectura no va a interesarle a nadie; sin embargo aquí están mis lecturas de este año que casi acaba de concluir. Se juntaron veinticinco libros y todos y cada uno de ellos me dejaron recuerdos y experiencias diferentes e imborrables, aunque decirlo suene un tanto cursi. No hay más que decir ni explicar. Éstos son los títulos y sus autores.


1.- Ciudad de ladrones (e-book) / David Benioff


2.- Hidalgo e Iturbide / Armando Fuentes Aguirre “Catón”


3.- De abuelitas, abuelitos y otros ángeles benditos / Armando Fuentes Aguirre “Catón”


4.- Gallinas de madera / Mario Bellatin


5.- Provocación / Stanislav Lem


6.- Feliz año nuevo / Rubem Fonseca


7.- Los ojos de la pantera / Ambrose Bierce


8.- Obra reunida / Efrén Rebolledo


9.- Esfera / Jorge Arturo Ojeda


10.- Cien años de soledad / Gabriel García Márquez


11.- Señorita México / Enrique Serna


12.- Cinco esquinas / Mario Vargas Llosa


13.- Narrativa completa / Juan José Arreola


14.- El seminarista / Rubem Fonseca


15.- Un año pésimo / John Fante


16.- Cuentos / José de la Colina


17.- Cerca del corazón salvaje / Clarice Lispector


18.- Tsugumi / Banana Yoshimoto


19.- Hombres sin mujeres / Haruki Murakami


20.- Lo bello y lo triste / Yasunari Kawabata


21.- La librería de los finales felices / Katarina Bivald


22.- La magia del monje / Alexander de Comeau


23.- Los tiernos lamentos / Yoko Ogawa


24.- La mujer del coronel / CarlosAlberto Montaner


25.- La bailarina / Ogai Mori


Denunciar

Venganza

 -¡Dispara esa pistola de una maldita vez!...Si buscas venganza por el beso que a la fuerza  le he robado a tu boca, meterme un tiro no remedia nada. Sin la tibieza de tu piel, sin el sabor de tus labios, sin una pizca de tu amor, hace mucho ya que estoy bien muerto. Muerto y enterrado.



Denunciar

acerca de los signos de puntuación

 no sé si escribir con puntos y comas distraigan la sinceridad de lo escrito así lo manifiesta gisela la novia de menelao en gazapo la novela de gustavo sáinz encuentro la cita en esfera una serie de ensayos literarios de jorge arturo ojeda siempre me ha gustado al escribir atender a todos los signos de puntuación necesarios para evitar eso de la anfibología confusión ambigüedad y demás yerbas y lograr cuando menos ser medianamente entendido por la gente con la que requiero comunicarme pero no desecho lo lúdico de evitar aparte de puntos y comas las mayúsculas al principio de las oraciones y en los nombres propios o los signos de interrogación al preguntar de admiración al mostrar sorpresa por algo de comillas guiones paréntesis y demás parafernalia ortográfica como juego es estimulante dejarse ir así nomás y escribir largos párrafos que aunque tengan sentido lógico dificultarán la comprensión de quien los lea por ejemplo ahora si me detengo a puntuar tal vez pierda alguna idea principal anecdótica o de cualquier otro tipo y no logre aportarlas a lo escrito así que mejor me quedo en la parte del juego aunque en este texto haya querido dizque respetar cuando menos los acentos porque como decía azorín estilo oscuro pensamiento oscuro y yo pretendo al escribir ser claro muy claro clarísimo como ahora



Denunciar

¿Galimatías?

 Jugar con las palabras es un deleite. A mí me gusta jugar con ellas; pero no tan profundamente, sino más bien con cierta timidez o a veces nomás por encimita; porque mi afán no es que se dobleguen ante mí, ni dominarlas por completo; más bien deseo conservar la condición lúdica, que ellas mantengan gran parte de su independencia y que en el transcurso del juego me sorprendan, me seduzcan con sus secretos ocultos.


La palabra “hacer” se me hace interesante para el juego; será porque implica acción, ponerse en movimiento para obtener algo, trabajar para alcanzar un objetivo, una meta. Hacer, también implica crear. Lo malo es que yo a veces no hago nada, ni poco ni mucho; entonces me quedo estático, alelado, y dejo que las cosas sucedan sin control, sin una voluntad que las guíe hacia algún lado, hacia un fin determinado.


Hacer. El que sabe hacer, hace. El que no sabe, no hace; así de simple. Muchas veces trato de hacer, pero no hago, y en ocasiones más bien deshago. Porque hacer, está bien, siempre que hagamos para hacer el bien y no el mal; si lo hiciéramos seríamos hechores del mal, malhechores o a lo mejor hasta mal hechos.


Cuando escribo se repite la mal hechura: hago como que hago, pero no hago. Más bien hago berrinche por no saber qué hacer o crear. Cuando todo está hecho, el hacer resulta inútil, si es que lo hecho está bien hecho; si no, habría que deshacerlo. Y tal vez hacerlo de nuevo. Es frustrante hacer, hacer y hacer, y no conseguir nada bien hecho. Sin embargo eso tiene sus ventajas, porque fracasar en lo hecho, significa que podemos intentar de nuevo hacer. Eso da por hecho una esperanza. En Mexicalpan de las garnachas, mi adorado país, existe desde hace muchos años un slogan hecho por algún publicista imbuido de fervor patriótico, que: “Lo hecho en México, está bien hecho”. Así reza la frasecita. Espero que eso, también me incluya a mí.


Denunciar

Something/ Paul Mc Cartney

 La música es un remedio y una fuente de inspiración incomparable. Una compañera fiel que siempre está ahí, para acompañarte.


Denunciar
Artículos publicados: 392
1 -  2 -  3 -  4 -  5 - 



Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

1 0 libros

General 17 libros



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com