Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a nana            1 libros en su biblioteca
     4 valoraciones      2105 posts en su blog      Es lector de 1 grupos

los libros de naná


sobre cierres, despedidas, dudas existenciales y nuevas direcciones...

y es sábado y te escribo desde la caja, sin tener muy claro que voy a contarte, pero sabiendo que queda poco tiempo para escribir este post...


y es que librodearena cierra el día quince, y yo sigo sin saber que hacer... porque si bien es cierto que este portal literario lleva tiempo abandonado, yo no he dejado de escribir aquí desde hace más de once años, y lo que escribo en este blog no sé si sabré escribirlo en otra parte...


porque en estos años que llevo escribiendo por estos mundos virtuales, he ido abriendo y cerrando blogs, pero este blog ha sido una constante... abrí las cosas de naná, las contraindicaciones, aquel en el que jane avril escribía relatos, las postales desde el sofá, las cartas amarillas, los días grises y azules, desde el pont des arts y seguro que un par más que en este momento no puedo recordar...


también, como una chica de ojos marrones escribí en un par de contradicciones, pero desde que cumplí los cuarenta años, eso de una chica, creo que ya no me sienta bien, así que llevo tiempo sin escribir por allí también... 


quizás por eso este cierre me ha pillado desprevenida y por más vueltas que le he dado no sé donde voy a seguir escribiendo a partir de ahora, ni como voy a firmar lo que escriba, porque el nombre de naná, está irremediablemente unido a estas playas que cierran por derribo (que diría maría jimenez citando al sabina...)


hay un blog, mi petit palais du vocabulaire, que seguirá activo, pero ese blog es más para mí que para nadie... es un blog tranquilo en el que sólo guardo poemas y trocitos de prosas, que admito que me gusta ir completando con datos y con enlaces, y que más que nada me sirve para buscar citas cuando me hacen falta... y que la erudita feminista que hay en mí, adora...


y hay otro blog, los libros de naná, en blogger... una especie de copia de seguridad que abrí hace algunos años en una de aquellas épocas en las que lda se iba y venía sin avisar, en el que (creo que) están todos los posts que hay en éste, y que sería un buen sitio para reiniciarme y retomar estos tecleos, que si bien ya no tienen la asiduidad de los inicios, siguen haciendo mi jornada laboral más llevadera, y eso, quieras que no, se agradece... 


lo que aún no he decidido es si naná seguirá escribiendo, o si será ana, la que escriba a partir de ahora... (y aunque podría parecer al releer esta frase que estoy un pelín loca, la verdad es que esa es una de las dudas existenciales de las que te hablaba en el título de este blog... pero andando y viendo, que diría una amiga... porque yo con este post lo único que pretendía es decirle a las tres personas que podrían querer buscarme donde pueden encontrarme...)


además aprovecho para despedirme en condiciones, porque si algo he aprendido en lda es que la gente en estos mundos virtuales puede desaparecer de un día para otro sin decir nada, y eso, quieras que no, escuece... yo me despido, y doy las gracias a los que han perdido un ratito en leerse estas tonterías en voz alta, a los que se fueron sin despedirse, a los que se despidieron, y a los que han seguido escribiendo en este maravilloso portal, porque aunque no os haya comentado (en los últimos tiempos los comentarios dejaron de tener importancia) me reconfortaba saber que seguíais escribiendo por estos lares...


y nada más, que ha sido un placer... 


 


pd. y aunque lo he intentado, no soy capaz de poner en palabras lo que lda ha significado para mí, ni lo que me ha dado, porque ha sido tanto que no cabe en un post... así que simplemente doy las gracias por todo lo que estas playas me han regalado...


 

Denunciar

19 de enero...

y aunque lo que debería contarte es que después de la antología de pino ojeda, me leí (o más bien me releí...) las tres reinas magas de gloria fuertes... porque se lo iba a regalar a mi sobrina y quería releerlo antes para saber qué regalaba exactamente... y el corazón de aguja de irina yellow que me regaló mi hermana la pequeña por navidad... y días de navidad de jeanette winterson, que me regaló mi madre también en navidades y que fue una maravilla leer... la verdad es que me acabo de enterar de que una de mis poetisas favoritas falleció hace dos días...


y es que el jueves falleció mary oliver, a la que tuve el placer de conocer gracias a una maravillosa antología (a la que sinceramente no sé como llegué) que se llamaba lengua de madera, una antología de poesía breve en inglés (pero traducida al castellano, claro), en la que encontré viejas conocidas como edna st vincent millay, jane kenyon, louise glück, emily dickinson, anne sexton y dorothy parker... 


y en esa antología estaba este poema de mary oliver titulado los viejos poetas de china:


donde quiera que esté, el mundo me persigue.

me ofrece su ajetreo. no cree

que no lo quiero. ahora comprendo

por qué los viejos poetas de china se fueron tan lejos y tan alto

en las montañas, y desaparecieron sigilosamente

en la pálida niebla.


y después de este poema la busqué... y encontré dog songs, un maravilloso poemario en el que la oliver nos habla de los perros que tuvo... de una manera tan encantadora que se convirtió en uno de mis libros favoritos...


como el poema percy habla mientras hago la declaración de impuestos que dice así...




en primer lugar, no quiero estar haciendo esto.

en segundo lugar, percy no quiere que yo

esté haciendo esto.

inclinada sobre el escritorio como una persona

asediada con un estúpido lápiz e innumerables listas

de números.


afuera el agua es azul, el cielo es claro,

la marea creciente.

percy, le digo, esto hay que hacerlo. es importante.

lo voy a terminar.


"mantenme en tus pensamientos", responde. "sólo porque

no pueda contar hasta diez no significa

que no recuerde el día de ayer o antes de ayer.

te daré diez minutos más", y eso hace.

entonces grita -quién podría resistirse-

a su palabra favorita: vamos!


y como te decía, este libro me encantó... pero no convirtió a mary oliver en una de mis poetisas favoritas... el libro que lo hizo, el libro del que me enamoré locamente, que regalé a mis hermanas y que sé que será uno de esos libros a los que volveré una y otra vez fue felicity... que es un poemario luminoso, alegre y feliz como su nombre indica... que me recuerda a veces a la szymborska, a veces a la sexton y a veces a los poemas que me gustaría escribir si yo supiera escribir poesía...


y es que en de ese libro me llevé unos versos de esos que son talismanes y que me repito sin darme cuenta a veces... porque fue en ese libro donde mary oliver me dijo que: "la cuestión es, tú eres tú, y eso es todo lo que hay que mantener para siempre."


en ese libro encontré un pequeño poema que dice:


"yo pensé, vayamos lentamente con esto.

es importante. deberíamos pensarlo

en profundidad. deberíamos dar

pequeños pasos meditados.


pero, bendícenos, no lo hicimos."


también me contó que "no hay nada más patético que la prudencia / cuando lanzarse podría salvar una vida, / incluso, posiblemente, la tuya."


que "esto no se trata solamente de sorpresa y placer. / no sólo es belleza en ocasiones demasiado caliente / para tocarla. / no es una bendición con un principio / y un final. / no sólo es un verano salvaje. / esto no es condicional."


que "la belleza puede gritar y susurrar a la vez, y continuar / sin dar explicaciones."


que: "no quiero perder la única hebra / del complejo brocado de esta felicidad. / quiero recordarlo todo." 


y que aunque:


no puedo recordar

cada primavera,

no puedo recordarlo

todo-

son muchos años!

son los besos de la mañana

los más dulces

o los de las tardes


o los de los intermedios?

todo lo que sé

es que "gracias" debería aparecer

por alguna parte.


así que, por si acaso

no puedo encontrar

el lugar perfecto-

"gracias, gracias".


 


así que hoy, sin pensármelo demasiado he encargado un libro de ella que tenía localizado hace tiempo, pero que al estar descatalogado y al sumarle los gastos de envío desde san diego se me iba un pelín de presupuesto... porque estoy triste... porque por si acaso no puedo encontrar el lugar perfecto- "gracias, gracias".


 

Denunciar

11 de enero...

y como te decía en mi post anterior, me leí la noche mil dos de joseph roth... un librito de esos de anagrama de colores que compré muy barato en la librería 2000 (y estoy pensando que hace tiempo que no voy a la librería 2000, y como estamos en enero ya puedo comprar libros, así que en cuanto pueda escaparme (lo de escaparme del despacho está cada día más complicado), iré a ver si me compro algo...), cuando decidí después de darle muchas vueltas que mi roth favorito iba a ser joseph y no philip (que por qué tenía que elegir un roth? te estarás preguntando... y la verdad es que es una buena pregunta, pero no tengo ningún motivo coherente que contarte... simplemente que siempre he tenido la sensación de que tenía que elegir uno... y ahora que los he leído a los dos, me quedo con joseph...), así que si mi roth favorito iba a ser joseph, tenía que leer algo más de él...


y me leí la noche mil dos, una novelita corta que cuenta como el sha de persia decide ir a viena por motivos de salud, y como allí decide que quiere acostarse con una noble dama... y aquí se produce un conflicto sin precedentes, porque por un lado hay que agasajar al huésped, y concederle, en la medida de lo posible, lo que desee; pero la dama en cuestión está casada, y hay que salvaguardar también la honra de la noble dama y de su esposo, que se podría sentir agraviado si llegara a enterarse de semejante petición... la solución: ofrecerle al sha de persia los servicios de una prostituta que felizmente se parece mucho a la condesa elegida por el sha para pasar la noche con ella... cómo saben los servicios policiales vieneses que hay una prostituta que se parece a la condesa?... pues porque un antiguo pretendiente de la condesa, después de ser rechazado por ella, fue quien conoció a esta joven que dicen que tanto se le parece, la perdió, y fue el culpable de que ella se dedicase a la vida alegre... y después de la noche de engaño, el sha le regalará a la supuesta condesa unas carísimas perlas, y lo que pasó a partir de ahí, es lo que nos cuenta joseph roth en la novela...


y después me leí kallocaína de karin boye... otra de las novelas que llevaban años por casa, y que rescaté de una de las estanterías en una de mis busquedas del mes de diciembre... y busqué a karin boye después de leer sus poemas en esa antología de poesía nórdica que llevo años leyendo... y encontré esta distopía, en la que en una sociedad que regula incluso los tiempos de ocio, y en la que sus habitantes viven vigilados las veinticuatro horas del día, un científico (el narrador de la historia) inventa una droga (la kallocaína que da título al libro), que hace que las personas digan la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad... lo que abrirá la puerta a nuevas leyes que condenen no sólo las acciones, sino los pensamientos, los deseos y los más oscuros y secretos anhelos... 


y siguiendo con mi rescate de libros comprados hace tiempo, me leí el predicador de erskine caldwell... novela en la que un predicador un poco atípico llega a un pueblo abandonado del profundo sur, y se aprovecha hasta límites insospechados del pobre incauto que le acoge en su casa... y no es que no me gustara, que me gustó bastante, es que este tipo de personajes me sacan un poco de quicio, y admito que más que disfrutar de la lectura, la sufrí bastante, porque el personaje del predicador es realmente insoportable...


y después de semejante patiment, decidí que necesitaba poesía... y por suerte me acababa de llegar el último libro de la suscripción a la torremozas, más allá del silencio de pino ojea... una maravillosa antología de su obra... 


pero como yo no sé hablar de poesía te voy a copiar un poema (que hace tiempo que no te copio ningún poema...)



no quisiera pedirle más de lo que le da.

él siempre se entrega sin nada exigirle.

sabe que la tiene, la sabe con él.

él y ella, sólo uno.

una promesa realizándose.



y sin embargo, ella exigiéndole,

más de él, más de sus sueños,

de su palabra.



cada día mirando sus ojos,

descubriendo voces que no le dice,

que no son precisas,

que ya están dichas desde siempre.



y él sigue ofreciéndole todo.

sus sueños, sus ansias, sus palabras.

todo lo que vive para ser sentido,

nacido de los silencios con que él la puebla.  


pino ojeda



 


 

Denunciar

10 de enero...

y retomo donde lo dejé, y te cuento que después de la novela de dumas, volví a registrar las estanterías, los armarios y los montones de mi casa, y encontré la ventana alta de chandler... y es que si algo bueno tiene esto de dejar de comprar libros en diciembre, es que una redescubre todos los libros que ha ido comprando durante el año, y que, por una cosa o por otra, no se leyó en su momento... 


y compré este libro porque hacía tiempo que no leía a chandler, y porque me apetecía novela negra y volver a saber de marlowe... y no me defraudó esta historia que parte de una moneda desaparecida que una señora sospecha que se ha llevado su nuera al dejar a su hijo, y que se va complicando a medida que marlowe va encontrando cadáver tras cadáver... una maravilla, la verdad...


y después, retomé el tercer tomo de las obras completas de colette y me leí la habitación iluminada... un precioso libro de relatos cortos en torno a la primera guerra mundial en el que colette, sin perder su estilo, ni esa voz tan especial, nos habla de esperas, de bombardeos, de miedos y hasta de consejos para encontrar marido en un momento en el que encontrar marido era más complicado de lo normal... una maravilla, como lo es siempre leer a colette... 


y después de la habitación iluminada de colette, me leí el fedro de platón... seguramente porque el libro se quedó fuera de sitio cuando hace unos meses me leí el banquete... y ya sabes lo maniática que soy con eso de dejar los libros a medias, por eso cuando me leo algún libro de esos que van dentro de un libro que lleva varios dentro, sé con certeza que me acabaré leyendo los demás libros que contiene en algún momento... y definitivamente te puedo decir que cuando era jovencita no entendí a platón... o quizás es que me he hecho mayor y veo cosas que no están... no sé... el caso es que el fedro me gustó mucho... sí, me encantó cómo según platón, sócrates logra que fedro no se acueste con quien pretendía acostarse... (porque esa y no otra, es mi lectura final de esta gran obra...)


y después de un libro de filosofía, rebusqué en mis estanterías buscando los poemas de mayakovski (los poemas que van de 1913 a 1916, los tempranos, creo que suelen llamarlos), porque después de un libro de filosofía una no puede pasar directamente a la prosa... y porque ya me lo había llevado al sofá en uno de mis anteriores registros de las estanterías, los montones y los armarios, porque al verlo me había apetecido leer a mayakovski... y fue un placer... como siempre...


y después me leí la noche mil dos de joseph roth... pero eso te lo cuento en otro momento que ahora tengo que hacer un par de cosas antes de irme a yoga...


 

Denunciar

7 de enero...

y como te decía al final de mi último post, entonces me leí objeto de amor de edna o’brien... uno de los mejores libros que me leí el año pasado... libro de relatos que contiene lo mejor de la o’brien... relatos de mujeres fuertes y vulnerables, que pase lo que pase no se hunden (o se hunden lo justo, pero no llegan a rendirse... y si se rinden, luego se arrepinten y se rehacen...), mujeres que te crees, mujeres que reconoces... como la jovencita que cree que va a una fiesta cuando en realidad lo que va es a ayudar en la fiesta con un vestido demasiado bonito; o la mujer que descubre que su marido la engaña, y después pierde las joyas, pero no donde ella pensaba; o la niña enamorada de la monja equivocada; o la mujer que se enamora del marido de otra... un libro en el que reconocemos con otros nombres a las protagonistas de sus novelas; y a ella, a edna o’brien, con esa voz y esa manera de contar las cosas, tan clara, simple y tierna, que la hace tan especial... una maravilla maravillosa... no se me ocurre otra cosa...


y después de esa maravilla maravillosa, por no bajar el nivel, me leí vergara de galdós, por aquello de que galdós nunca me ha decepcionado... y este episodio nacional empieza como acabó el anterior (la estafeta romántica), de manera epistolar (que ya sabes cuanto me gustaría a mí escribir una novela epistolar alguna vez en mi vida...), y luego ya galdós retoma la narración y nos cuenta como le va a calpena, haciendo de correo entre los dos bandos... otra maravilla...


y después de dos maravillas seguidas pues aposté sobre seguro y me volví a leer la tierra estéril de t.s. eliot... otra vez... porque me gusta lo de la chica de los jacintos, y lo de la hora violeta y lo de desierto y vacío el mar (que es de tristán e isolda...)


(y es que hay poemas que son lugares a los que ir, y en los que refugiarse, y aunque la tierra estéril de eliot, puede parecer un lugar desangelado, la verdad es que después de tantas lecturas, una se siente a gusto entre sus páginas...)


y después del poema de eliot me leí la mujer del collar de terciopelo de dumas... novela que compré hace tiempo para un viaje que al final no hice, porque estaba baratita, y porque necesitaba una lectura de unas medidas concretas (ya sabes las manías que tengo para elegir lecturas si tengo que viajar a alguna parte...), pero como al final no me fui a ningún sitio, ahí se quedo el libro, en la mesilla descolocada donde dejo los libros últimamente... hasta que a mediados del mes pasado me descubrí vagando por la casa sin saber que libro empezar después de la tierra estéril...


(y es que a mediados del mes pasado dejé de comprar libros, porque había dado tantas ideas para posibles regalos de navidades y reyes, que lo mejor era no comprar (como cada mes de diciembre) para evitar repeticiones... así que durante el mes de diciembre y la primera semana de enero suelo verme condenada a leer lo que tengo acumulado por casa... por suerte, suelo acumular libros por si acaso... y el mes de diciembre suele ser uno de esos acasos para los que me preparo...)


así que dumas me pareció una apuesta segura... pero éste no es el dumas que me encanta... que no es que la novela no me gustara; me gustó bastante... es que las historias paranormales no me suelen acabar de gustar... y aunque gracias a que era dumas el que me la contaba, la verdad es que me gustó bastante, no lo suficiente como para decirte que sea una maravilla... está muy bien, y es muy entretenida... aunque el final, entre tú y yo, me lo vi venir antes de lo que debería...


 

Denunciar

22 de diciembre...

y después de la antología de la castellanos, retomé la lectura de las novelas ejemplares y me leí el licenciado vidriera de cervantes... que he de decir que me gustó mucho...


y después del licenciado vidriera, me leí ni puedo ni quiero de lydia davis... libro de relatos al que no sé muy bien como llegué... creo que andaba buscando datos del libro de la berlin y el google se permitió sugerirme que si me interesaba la berlin, quizás podía interesarme lydia davis... así que, cotilla que es una, me puse a buscar datos de ella, y encontré este libro de relatos del que compré dos ejemplares (porque cuando una chica como yo hace ciertos descubrimientos, quiere compartirlos... claro...)


y aunque me gustó, no me emocionó (seguía escuchando en mi cabeza aquello de que "no era la berlin"), quizás porque los relatos de los sueños me hicieron pensar en la dinesen y en aquello que decía uno de sus personajes de que es una falta de educación contar los sueños propios a otros... o quizás porque no estoy yo muy bien últimamente y eso se me nota hasta en el leer... que le vamos a hacer...


lo que sí le agradezco a la davis es haberme contado porque ya no escribo (necesitaba que alguien me explicase mis porques en este momento concreto en el que no me entiendo...), y me estoy pensando comprarme sus cuentos completos para tener más datos...


y en esta fase de mi vida en la que decidir la siguiente lectura es toda una aventura, porque mi inseguridad habitual se ha visto acentuada por el hecho de que de cara a navidad, no sabiendo exactamente que pueden traerme papá noel y los reyes magos, dejo de comprar libros de manera cautelar... y sin esas novedades que acaban de llegar, y que son de las que en general suelo tirar mano cuando tengo que elegir lectura, me veo obligada a revisar las estanterías en busca de los libros que compré en su día pero que luego no encontré el momento de leer, vete tú a saber porque... y rebuscando, rebuscando encontré tocarnos la cara de belén gopegui... 


y admito que no había leído nada de belen gopegui, y que este libro lo compré hace tiempo en la librería 2000 uno de esos días en los que al volver de hacer la compra siento que necesito animarme, y como ya no bebo, pues me compro libros baratos... éste en concreto, creo recordar que no llegó a los cinco euros...


así que me lo leí, y la verdad es que me gustó bastante... sobre todo ese juego final de poner en duda partes (o sensaciones) de la historia, al dar voz a otro de los personajes en el último capítulo...


y después del libro de belen gopegui, incumplí mi propósito de no comprar libros nuevos y me compré el crimen del conde neville de amélie nothomb... porque de vez en cuando necesito un libro de la nothomb... y este en concreto también me gustó mucho... seguramente por esa mezcla de referencias literarias (a sófocles y a oscar wilde) y de completo absurdo... el final?... sonrío cada vez que me acuerdo de como acaba, pese a que ese tipo de finales, a priori no debería hacer sonreír a nadie...


y entonces me leí objeto de amor de edna o’brien... pero eso te lo cuento la próxima vez que pase por aquí, que te estoy escribiendo desde la caja y creo que me voy a tener que volver ya al despacho... y con todo lo que se supone que tengo que hacer de aquí a finales de enero, sería irresponsable seguir tecleando pudiendo estar trabajando...


   

Denunciar

18 de diciembre...

el problema (el único problema) de leer un libro tan j*****mente bueno como el de lucia berlin (perdón por los asteriscos, pero estoy intentando no decir tantos tacos, y esa era la única palabra que definía de una manera perfecta una noche en el paraíso...) es elegir la siguiente lectura...


años de experiencia me han enseñado lo complicado que es elegir esa siguiente lectura cuando un libro te ha entusiasmado tanto... así que después de mucho pensar y de buscar y rebuscar por mis estanterías, decidí leerme a contra luz de rachel cusk... y sólo te puedo decir una obviedad: que rachel cusk no es lucia berlin...


superado ese momento de decepción (durante las primeras páginas no podía dejar de oír en mi cabeza: "no es la berlin, no es la berlin, no es la berlin" en plan mantra...), y terminado el libro te puedo decir que el libro está bien, pero que, al menos en mi recuerdo, no pasa nada... y eso, en un libro, me decepciona un poquito... aunque igual todo se resume en que rachel cusk no es lucia berlin...


(pero no te preocupes, que para descubrir si era el libro o era el momento, ya tengo pensando que lo mejor es que me lea la segunda parte de esta trilogía, y ya con más datos te cuento...)


y después de a contra luz, me leí imposeída de mercedes de acosta... que era el libro que me acababa de enviar la editorial torremozas (mira que me gusta la suscripción de la torremozas!)


y no, no conocía a mercedes acosta; y no, tampoco sabía que fue amante de la garbo, y la verdad es que el libro, sin llegar a ser genial, me encantó... (que porqué te cuento que fue amante de la garbo?... pues porque a kitti le encantan estos cotilleos, y porque creo que influye conocer los y las amantes de un autor o autora para entender mejor su obra... o puede que no, y que sólo lo haya escrito porque me gustaba como sonaba la frase en mi cabeza... en fin...)


y después de imposeída, empecé el séptimo (sí, ya voy por el séptimo) tomo de la comedia humana de balzac (en parte porque tener un tomo así y no empezarlo es casi un pecado, y en parte porque me gusta leer a balzac por lo especial que me siento cuando lo leo...) y me leí la novela pierrette...


muy balzac, sobre todo ahora que sé que en general las mujeres no acabamos muy bien en sus obras gracias a amélie nothomb... muy triste y muy de sufrir, porque tiene ese tipo de malos que me desquician (esos malos que son muy malos pero que son tan estúpidos que ni siquiera lo hacen por maldad en sí misma, sino porque son así de malos y de egoístas y con sus acciones despreocupadas consiguen que a las buenas personas no les vayan bien las cosas); aunque también hay en esta novela malos de esos interesados que si bien no son conscientes de todo el mal que hacen, lo hacen porque va en su provecho... y también hay buenos muy buenos, que de buenos que son, no pueden hacer frente a las circunstancias... porque el mundo, por desgracia, no está hecho para las buenas personas... en fin... un novelón aunque sea una novela corta...


y después de semejante patiment (porque es un novelón, pero no sabes lo mal que lo pasé por pierrette...) me leí algunas formas de amor de charlotte mew... maravilloso libro de relatos de una autora a la que apenas conocía de un par de antologías (fin de siécle y cuando se abrió la puerta...), y a la que ha sido un verdadero placer poder conocer mejor... porque tiene relatos maravillosos... 


y después me leí una antología poética editada por la visor de rosario castellanos... una de mis poetisas favoritas... y que fue un placer volver a leer...


y aquí lo dejo de momento... en cuanto pueda, vuelvo...


   

Denunciar

15 de diciembre...

y como te decía, llegó el momento editorial del año... la editorial alfaguara sacó una noche en el paraíso de lucia berlin...


conocí a lucia berlin hace un par de años, cuando la editorial alfaguara publicó en castellano el manual para mujeres de la limpieza, un libro de relatos que, según leí en su momento, estaba arrasando en estados unidos... y lo quise... lo quise por tres motivos (absurdos, lo admito, pero muy míos...): primero porque me encantó el título, segundo porque me gustó la foto de la berlin que acompañaba la reseña, y tercero porque el libro era de color rosa (un color, que no sé porqué, me inspira confianza...)


lo quise, y planeaba comprarlo en mi siguiente visita a mi librería favorita cuando me puse mala (fue cuando pasé mi segunda neumonía, aquella que me tuvo sin pisar la calle, todas las fallas y todas las pascuas...), y aunque lo podría haber pedido por internet, estaba tan malita que ni eso podía hacer... así que tuve suerte de que me lo compraras, y de que precisamente ese libro se convirtiera en mi libro de convalecencia...


tuve suerte, porque el libro que me leí antes que ese, me horrorizó... no sé si por el libro en sí mismo o por la fiebre que tenía y que me impedía entender lo que la autora de aquel libro pretendía contarme, pero recuerdo aquella lectura como un verdadero trauma... en cambio, cuando empecé el libro de la berlin, seguía pocha, pero menos... convaleciente, que se dice literariamente... así que tenía dos cosas maravillosas a la vez: un buen libro, y tiempo para disfrutarlo (curiosa combinación que no se da siempre...)


y aluciné con los relatos del manual para mujeres de la limpieza... amé (sí amé) ese libro y la vida de su autora que ciertos retazos de algunos de sus relatos dejaban entrever... me encantó!... me encantó tanto que sonrío cada vez que lo veo en una librería, y me alegro de que se vaya reeditando, porque así somos cada vez mas los afortunados que conocemos la magia de esta autora... 


y entonces, a principios de este año me dijiste que la misma editorial sacaba en noviembre nuevo libro de la berlin con más relatos inéditos en castellano... y primero no me lo creí... y después tuve una especie de miedo; porque los relatos del manual eran tan buenos, que temía que este libro que estaba a punto de salir estuviera hecho son los descartes... que debido al éxito del manual, hubieran decidido echar mano del resto de su obra sin importar la calidad... me repito, creía que iba a ser un libro de descartes... un libro en el que íbamos a leer los relatos que no entraron en el libro anterior...


pero nada más lejor de la realidad...


una noche en el paraíso es tan maravilloso como el manual para mujeres de la limpieza... los relatos que este libro contiene están al mismo nivel que los anteriores... y es un placer, una maravilla y una sorpresa seguir descubriendo a esta autora "desconocida" (y lo pongo entre comillas, porque a estas alturas no creo que nadie considere desconocida a la gran lucia berlin), y esos retazos de su vida que se cuelan en los relatos...


es una maravilla colarte en su casa, y en las casas de sus personajes, compartir el miedo ante una desaparición, las esperanzas de futuro de un camarero, la noche loca en el paraíso, esa casa llena de gente de paso, e incluso ese relato en el que la berlin nos cuenta un asesinato... 


así que, aunque yo no suelo hacer esto, hoy lo haré: si alguien está leyendo este blog desangelado y todavía no ha comprado algún regalo de navidad, que compre cualquiera de los dos libros de lucia berlin... porque son un regalo en todas las acepciones del término... y porque, no sé a ti, pero a mí, el hecho de que en este país el manual lleve ya no sé ni cuantas reediciones, me devuelve un poquito la fe en la humanidad...


 

Denunciar
Artículos publicados: 2103
1 -  2 -  3 -  4 -  5 - 



Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

General 1 libros



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2018 © librodearena.com