Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a platinum            73 libros en su biblioteca
     95 valoraciones      77 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

Cédar


SON DÍAS DE ROMARÍAS

 As veces, as mais, a xentiña dálle por me preguntar como é que me da tanto polo veciño país, mais aínda si do que ven sendo a falar é sobre da música portuguesa ou en portugués que si ben no é o mesmo aseméllase bastante.


A verdade é que non reparo moito na diferencia que poida haber entre o lugar de onde un ven sendo e mailo citado veciño; é dicir, se ben nun tempo atrás podíase falar de que cando o persoal atravesaba a alfándega cos seus outrora famosos gardinhas ao seu carón atopábase con cousas que daban en pensar que un atopábase noutro pais, nación, cultura ou como se queira dicir que aí non vou entrar (polo de agora).


A saber, os coches eran de outras marcas, outros modelos, incluso de outras cores que un non daba a entender como se podía escoller cores tan feas; coas motos pasaba o mesmo e asemade coas bicicletas. A roupa que vestía aquela xente, os chapeus que os homes levaban e a tan trasegada cuestión sobor da sombra que as mulleres amosaban na parte comprendida entre o nariz e os beizos todo facía presaxiar que un recen entrara  noutro pais, noutro lugar ou noutra forma de levala vida.


Agora é ben distinto, si unha persoa fica durmido indo en coche a altura de Guillarei, por poñer un lugar, e non abre os ollos ate a altura da Povoa, por poñer outro exemplo, non é quen de decatarse si se atopa nun pais diferente ou non, a paisaxe non muda tan a presa,  se levar a radio posta, até ben pasado Barcelos non ouvirá o barullo das interferencias coas emisoras portuguesas.


Podería pasar páxinas e mais páxinas a escribir sobre cousas nas que o noso belo durminte  non repararía pero este non é o caso.


A razón primaria que hoxe me fai escribir ven co galo dunha, como non, canción que teño escoitado moito nos derradeiros tempos, é xa que nos atopamos en tempo de romarías, ao Patrón, a Patroa, a Virxe, ao Noso Señor, ao Santo ou ao Cristo que sexa (poño todo en maiúsculas para non ferir sensibilidades).


A canción fala das diferentes intencións que os membros dunha familia normal teñen cara ao que se vai celebrar no seu pobo, a Romaría das Festas de Santa Eufemia (volvo a usar maiúsculas); a intención da nai plenamente relixiosa (promesas a cumprir, alma a lavar e xéollos a sangrar) a intención do pai algo mais profana ( saldar contas coa vida a base de viño novo cos amigos) a da filla (ligar, da mañanciña a noite e da noite pra mañán, vai voltar co corazón en brasas, nada menos di a canción) e a do rapaz (é o que narra o conto, enriba dun balado, a él este ano parece que non lle toca).


Quería con todo isto dicir, que síntome plenamente identificado co que di a cantiga portuguesa esta, no meu pobo, pais , nación, cultura ou no que sexa, as cousas tamén son así nas Romarías, tal cal conta a canción que recomendo por completo non deixar de ouvir unhas cantas veces.


 



Denunciar

JOÃO E MARIA



  


Agora eu era o herói.

E o meu cavalo só falava inglés.

A noiva do cowboy.

Era você além das outras três.

Eu enfrentaba os batalhoes.

Os alemães e seus canhoes.

Guardaba o meu bodoque.

E ensaiava um rock para as matinés.

Agora eu era o rei

Era o bedel e era também juiz

E pela minha lei

A gente era obrigado a ser feliz.

E você era a princesa

Que eu fiz coroar

E era tão linda de se admirar

Que andava nua pelo meu país.

Não, não fuja não

Finja que ahora eu era o seu brinquedo

Eu era o seu pião

O seu bicho preferido.

Vem, me dê a mão

A gente agora já não tinha medo

O tempo da maldade

Acho que a gente nem tinha nascido.

Agora era fatal

Que o faz-de-conta terminasse assim

Pra lá deste quintal

Era uma noite que não tem mais fim.

Pois você sumiu no mundo

Sem me avisar

E agora eu era um louco a perguntar

O que é que a vida vai fazer de mim.

Denunciar

Pica do 7


 


El revisor del 7


De mañana tempranito,

salto del nido y me voy a la parada

con diadema a la espera del siete,

pero no por el viaje.



Realmente no quería,

pero un cierto día lo vi pasar

y mi pecho escéptico

por un revisor de tranvía volvió a soñar.



A cada repique

que suena del clic de aquel alicate,

en modo frenético

el pecho escéptico toca a rebato1.



Si el tren descarrila,

la gente protesta y yo estoy en la gloria

pues un mero trayecto

en mi caso concreto es ya el destino.



Nadie se cree el estado en que queda mi corazón,

cuando el siete me coge,

hasta creo que el billete me salta de la mano,

pues en la carrera de esta vida vana,

nada me da más

la excitación que el revisor del siete me da.



Qué triste destino,

qué itinerario tan infeliz,

cruzar mi horario con el de un empleado

de un tren de Carris2.



Si le preguntase

si tiene libre pase para el pecho de alguien,

vaya usted a saber,

tal vez yo le invalide el pecho también.



Nadie se cree el estado en que queda mi corazón,

cuando el siete me coge,

hasta creo que el billete me salta de la mano,

pues en la carrera de esta vida vana,

nada me da más

la excitación que el revisor del siete me da.



1. Convocación de los vecinos de un pueblo, a través del toque de campanas u otros medios, normalmente para defenderse de un peligro

2. Empresa de transporte público de Lisboa

Denunciar

Mi primera lectura....con un poco de sentido.

 Estos días atrás me rondaba por la cabeza, el cumplir años es lo que tiene, cuál sería el primer relato que habría yo leído y a  qué edad debía ser que alcanzaba a recordarlo.



Pues bien, aunque obviamente no puedo precisar gran cosa, si recuerdo, que tendría yo unos cuatro o cinco años, y creo haberlo leído en las últimas páginas de un silabario, el Palau era la colección con la que estudié, debía ser ya el número cinco o algo así, tampoco me extrañaría que fuese una especie de catecismo, un libro de religión, el primer grado de la enciclopedia de Alvarez o el primer Senda de la editorial Santillana, que de todo eso me he tragado.


La historia en cuestión, trataba de un niño que iba al confesionario a expiar sus culpas con el sacerdote de su pueblo, y le contaba que él debía ser medio tonto; cuando el confesor le pregunta el por qué se consideraba medio tonto, el chaval le responde que varias noches, se le da por levantarse de la cama e irse a la era del vecino a robar trigo y depositarlo en la era de su padre.


El sacerdote le comenta, que si bien en vez de robar el trigo del vecino y llevarlo a la era de su progenitor, tomase el trigo de su padre y lo llevase a la era del vecino, ya no sería pecado.


El muchacho, ni corto ni perezoso le suelta... si Padre, pero de hacer eso entonces yo no sería medio tonto, yo sería tonto entero.

Denunciar

De silencios

Me gustaría fumar, dos pitillos contigo, el primero de un antes y el segundo de un después.



Dos entreactos de un sueño, dos silencios de una nota, dos momentos de un nunca, el resumen de un jamás.


Un gato negro es un misterio, el silencio de un hombre viene siendo algo peor, aunque mayor si cabe suele ser, el callado de una mujer, temido, lento y mortal.


 


 



Denunciar

Raianos

 rayano, na. 1. adj. Que confina o linda con algo . 2. adj. Que está en la raya que divide dos territorios . 3. adj. Cercano , con semejanza que se aproxima a igualdad . Real Academia Española © Todos los derechos reservados.


 


Con el ser raiano hasta la fecha todo eran ventajas, a saber, la oferta de canales de tv que tenías disponible en el sintonizador de tu televisor venía a ser más o menos el doble, partidos de futbol en directo inclusive, que los portugueses siempre fueron mucho de emitir partidos de la liga española,  como los Futre, Figo y compañía jugaban en equipos de este lado de la raya, pues eso. Luego está lo del contrabando de productos, que es algo que no entendí nunca muy bien, por un lado los portugueses se acercaban a Tui en busca de ananás y chocolates mientras que nosotros íbamos a por el bacalao y las consabidas toallas. Los años han pasado , las fronteras han desaparecido,..... pero seguimos igual. Que no es por el precio, dicen....es que son mejores, donde vas tú a comparar. La otra gran ventaja que siempre tuvimos era la de la famosa hora menos, si te pasabas un poco de la hora para cenar un viernes o sábado, pues nada, que nos cruzamos el puente y ya está....allí todavía es una hora decente.


Pero los tiempos han cambiado, la tecnología ha llegado, y  con ella, empiezan a aparecer los inconvenientes; si te acercas un poco de más, el teléfono pasa a ser de una operadora portuguesa, vale, que ahora con lo del roaming fuera ya no pasa nada,.....pero no es igual, los whatsapps no entran como es debido y los datos van muuuy lentos. A esto hay que sumarle lo que verdaderamente me toca los cataplines, llámame quisquilloso, pero que google me ubique con un “ .pt “ me trae a mal vivir, todas las búsquedas tienen sus primeras opciones en el país vecino, y la publicidad, cookies, etc... son portugueses, y vale que se entiende todo,....pero la verdad,  la publicidad nunca fue un arte al otro lado de la raya..!!son malísimos!!..... y hay que aguantarlos. Todo sea por llevarse bien.

Denunciar

De un "A marxe" de Casares

 Le escuche decir a un amigo que la guerra civil estaba llena de historias, incluso alguna podríamos calificarla como simpática, la del perro Bobi es una de ellas.


Resulta que en el frente de Aragón a un grupo de soldados se les cruzó un perro en su camino, al principio, lo típico, ni caso; pero he ahí que el pero no los abandonaba día tras día en su deambular por las diferentes plazas del frente; tanto fue así que lo bautizaron con el nombre de Bobi y pasó a ser uno más del pelotón, de esta forma en los pocos banquetes que se daban, cuando conseguían alguna gallina, un conejo, etc., Bobi siembre se unía a la fiesta, le encantaban los huesos que -a pesar de los relamidos que quedaban por el hambre - todos los soldados le daban al final entre un gran alboroto. Bobi los recogía uno a uno al vuelo haciendo toda una serie de piruetas de lo más rocambolescas para regocijo de toda la tropa.


Una tarde un camión de transporte general pilló a Bobi despistado en la carretera y lo atropelló, muriendo minutos más tarde por la extensa gravedad de las heridas; nada se pudo hacer por él. Como el hambre era mucha y despiadada, los soldados decidieron asar al pobre perro al calor de las brasas como si de un cordero se tratase, haciendo girar un palo que atravesaba el cuerpo del animal, vueltas y más vueltas, lentamente, hasta finalmente resultar un asado de lo más exquisito del que los soldados dieron buen recaudo al caer de la tarde. Una vez terminaron de comer, uno de los soldados comentó, ¡qué pena que no esté aquí Bobi, con lo que le gustaban los huesos!, ¡qué fiesta se iba a dar!. 


Denunciar

Nin pirata nin coxo

 Eu si son un fulano coa bágoa fácil, e a verdade e que case sempre que me queixo, é por vicio.


A ser sinceiros, non son quen de meterlle man a vida, por moito que se deixe.


Iso de que o chollo poida  excitarme, como que no, a cousa nunca chegou a tanto, debo confesalo, sempre o fixen por cartos.


Se chegan a cobrar por soñar, mais de unha vez tería problemas de liquidez, e do que ven sendo creer, en algo hay que facelo, se non, moitas veces non pagaría a pena seguir.


De imaxinación, iso si que si, sempre fun sobrado, de feito, o de ir vivindo outras vidas, ainda ven sendo parte do meu cotián, sobre todo de noite, cando me atopo a escoitar música ou ben a escribir calquera cousa, como agora estoy a facer.



Denunciar
Artículos publicados: 77
1 -  2 -  3 -  4 -  5 - 



Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

General 73 libros



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2018 © librodearena.com