Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a blascubells            5 libros en su biblioteca
     7 valoraciones      116 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

Reflexiones

Vivir y escribir, escribir y vivir, todo es uno y lo mismo.


50 Razones para ser Scout... y no desistir

campamentos de verano

Hace poco me llegó uno de esos “memes” que pretenden difundir determinados estilos de vida o de pensamiento y que, en mi opinión, hacen más ruido que otra cosa, pero en fin, es lo que hay. Me estoy refiriendo a una imagen en jpg que quiere promocionar las maravillas de ser un Scout, de experimentar sus campamentos de verano, las excursiones, los ejercicios, los talleres, la convivencia, etc., etc. Y me parece genial, aunque reconozco que mi experiencia en ese tipo de vivaques se reduce a una semana en la Sierra de Gredos, y a dos semanas en un campamento de inglés en Inglaterra, y de eso ya ha llovido mucho y eso que la sequía en España parece permanente.

El caso es que mis estudios de educador unido a esas experiencias provoca en mí una sonrisa (no malévola) de sorpresa cuando leo las cincuenta razones que algún scout bienintencionado ha elaborado sin demasiado esfuerzo ni calentamiento de cabeza. Os dejo esas razones para que juzguéis por vosotros mismos :

Aumenta la confianza.
Crea amistades.
Crea carácter.
Mejora la autoestima.
Mejora la memoria.
Reduce la obesidad.
Desarrolla la resilencia.
Enseña a respetar.
Mejora el humor.
Desarrolla la creatividad.
Reduce la ansiedad.
Reduce el estrés
Reduce la depresión.
Da lecciones para la vida.
Promueve el juego limpio.
Mejora la imagen corporal.
Refuerza la capacidad cerebral.
Desarrolla el foco de atención.
Mejora el rendimiento académico.
Promueve las interacciones sociales.
Enseña lecciones de vida.
Desarrolla el funcionamiento del cerebro.
Mejora el sueño.
Mejora la toma de decisiones.
Desarrolla la autonomía.
Fortalece los huesos.
Fortalece las articulaciones.
Ayuda a controlar el peso.
Mejora los niveles de energía.
Mejora la atención.
Mejora la calidad de vida.
Enseña valores.
Mejora la función cognitiva.
Mejora la postura.
Desarrolla la fuerza.
Mejora el flujo sanguíneo.
Mejora la condición física.
Enseña a trabajar en equipo.
Mejora el aprendizaje.
Reduce la fatiga.
Mejora la respiración.
Ayuda a aprender de los fallos.
Mejora las reflejos.
Ayuda a alcanzar metas.
Ayuda a desarrollar habilidades de afrontamiento.
Mejora el sistema inmunológico.
Enseña sobre la victoria.
Enseña sobre la derrota.
Ayuda a experimentar el éxito.
Se divierte.

A parte de que hay muchas razones que se repiten, aunque con otras palabras, creo que se dejan en el tintero muchísimos otros argumentos que podrían esgrimir y no lo hacen. Si eres Scout y me lees, te invito a consultar con un educador, un psicólogo o un couch de esos de crecimiento personal que ahora están tan de moda. Seguro que a poco que arriméis el hombre os salen cien razones más, o al menos las suficientes de peso como para elaborar una lista más convincente y mayor calidad en sus definiciones. Eso sin olvidar que otros muchos podrían elaborar un listado similar pero en negativo, que la pedagogía da para eso y mucho más, pero no seré yo quien se ponga a ello.

La verdad es que esto de ser Scout me pilla ya algo mayor, yo me quedo con mis campamentos de multiaventura o de inmersión de inglés, de hecho para este verano voy a colaborar con English Adventures, si tenéis hijos entre 6 y 16 años echad un vistazo a sus ofertas para este año, no os arrepentiréis.
 

Iluminación para holgazanes (III)

Terminaré el año con algunas frases escogidas de Thaddeus Golas:
Cuando tenemos miedo de ver lo que está más alto, podemos intentar adquirir un sentimiento de seguridad o de poder, manteniendo nuestra atención en lo que está más abajo. Este proceso adopta muchas formas en la vida humana.
Podemos ser seducidos por los sentimientos de libertad, poder o diversión que experimentamos al relacionarnos con aquellos que consideramos más débiles; o podemos retroceder ante el miedo y la depresión que sentimos en presencia de aquellos que consideramos más fuertes.
... si una persona muestra enfermedad y locura, degradación, sufrimiento emocional, desamparo y desesperación, simplemente no creas que esto constituye evidencia de que su potencial es menor que el tuyo.
... permítele ser lo que es, ámalo como tu hermano, ten compasión por él, trátalo como tu igual. Comienza sabiendo que puede salir de donde está metido.
El principio de igualdad, es un guía seguro, pues nos libra tanto de la necia condescendencia hacia gente perturbada como de la auto-limitación que representa el temor hacia personas superiores.
La solución (...) es tratar a todos, a cada uno de los seres en que reconoces vida, como un igual a ti mismo. Siempre mira más profundamente que cualquier evidencia de desigualdad.

Iluminación para holgazanes

 Cuelgo algunas frases sueltas de Thaddeus Golas que para mí tienen un sentido. Espero que os iluminen tanto como a mí, o más:

El modo como ves el mundo depende enteramente de tu propio nivel de vibración. Cuando tu vibración cambia, el mundo entero parecerá distinto.
Es difícil de creer: cambiando el contenido de tu mente, no cambiarás tu nivel de vibración. Si lo que quieres es elevar tu conciencia, es inútil cambiar tus ideas, tu fe, tu conducta, tu lugar de residencia o tus compañeros.
El modo de elevar tu nivel de vibración es sentir más amor. Comienza por amar tus sentimientos negativos, tu propio aburrimiento, torpeza y desesperación....
Ama tanto como puedas desde donde sea que estés.
 --------------------------------------
 No importa cuán convincente sea tu percepción de cualquier nivel de la realidad, o cuán abrumadora, intrincada y compleja; estás, igualmente, contemplando sólo un fragmento de nuestra verdadera realidad: ser nosotros mismos, sin presentar resistencia, sin apego, amándolo todo.
Sé libre en tu cabeza, actúa desde tu amor, y haz lo que realmente te siente bien. No hay acción alguna que sea siempre correcta o errada: el único factor verdadero es el amor con el que actúas.
Al abrir tu percepción, la vida mejorará por sí sola; no será necesario que hagas nada. Es una hermosa paradoja: mientras más abres tu conciencia, menos sucesos desagradables invaden tu percepción.
 ----------------------------------------
 El dolor es la sensación de no ser capaz de entrar en el mismo espacio con otros. Pero todo lo que necesitas para librarte del dolor, para dejar de ser bobo, es estar dispuesto a darte cuenta de cualquier cosa que se presente a tu conciencia.
En breve, el camino de salida, por difícil que sea creerlo, no es una mayor resistencia, no es la modificación de los contenidos, sino la disposición a concebirlo, a amarlo, como debimos haberlo hecho desde un principio.
Si rehuyes los pensamientos negativos, se te manifestarán, tarde o temprano, en el plano físico. Tu resistencia al pensamiento negativo (estés o no consciente de ello) lo hace manifestarse en tu vida....
Siempre nos encontramos rodeados de nuestros iguales, y la justicia del amor es siempre perfecta. El universo es un tapiz infinito de relaciones amorosas perfectamente ordenadas; y, cuando amas lo suficiente, subes de nivel.
Thaddeus Golas

 

¿Qué es El Eneagrama?

Símbolo de El Eneagrama

El Eneagrama es una poderosa y sorprendente herramienta de autoconocimiento. Su estudio nos ayuda a descubrir, y salvar, aquellos automatismos que nos atan a pensamientos, emociones y actitudes que esclavizan y bloquean nuestro potencial, lo que de verdad somos y llevamos dentro.

 No creo que este artículo aporte nada nuevo a los muchos trabajos que hay publicados en la red, pero sí servirá para expresar mi particular visión sobre la importancia del Eneagrama, tanto para mí como para todos aquellos que lo estudian con paciencia, una mente abierta y mucha, mucha sinceridad.

Una de las primeras cosas que me llamaron la atención sobre esta herramienta (para algunos ciencia) son sus conexiones filosóficas con ideas afines a las de Carl Jung, me estoy refiriendo en concreto al inconsciente colectivo (patrones de comportamiento), al papel que juega en nuestra psicología los arquetipos. También veo similitudes de enfoque entre los eneatipos y el simbolismo de los dioses y diosas que se recogen en los libros Las diosas de cada mujer y Los dioses de cada hombre (estudios realizados por Jean Shinoda hace ya varios años, y que es considerada de línea jungiana). Los eneatipos también nos pueden recordar a los diferentes horóscopos: los signos del zodiaco, los del calendario chino, los del azteca…

Sin embargo, también es cierto que no todo el mundo comulga con estas ideas de los arquetipos, algo muy comprensible si pensamos que tal enfoque puede tender a encerrar al hombre en clichés estereotipados, en etiquetas que pueden ser reduccionistas de la riqueza de matices que hay en la experiencia humana. El ser humano, así lo creo, se resiste a ser clasificado, pues sólo los objetos inanimados pueden serlo sin temor a error. El hombre es algo vivo que siempre está en proceso, que es y no es al mismo tiempo (según diría Heráclito). Pensar así no entra en contradicción con lo que nos ofrece el Eneagrama, pues no nacemos en un eneatipo concreto, como dirían los horóscopos (aunque hay influencias familiares) sino que son estrategias que vamos creando poco a poco, cada uno de nosotros, a medida que nos enfrentamos, o nos sumergimos, en la maravillosa aventura de la vida.

El propio símbolo del Eneagrama está concebido como una figura dinámica donde los eneatipos van y vienen, interaccionan y son influidos por otros enatipos. Es decir, también se concibe al ser humano como algo vivo y en proceso. Así pues, el Eneagrama es un buen punto de partida para autoconocernos, autodescubrirnos y autoacercarnos al centro de nuestra esencia, el ser silencioso. Pero cada uno en la medida que su madurez y necesidad interior le permite y exige. Este autoconocerse, percibir en uno mismo los mecanismos de la personalidad (del ego), es el primer paso, un paso importantísimo, dentro de un trabajo interior más amplio de transformación y crecimiento.

Resumiendo, podría decirse que, según el Eneagrama: existen nueve formas de pensar, sentir y actuar. Son nueve estrategias que adoptamos para funcionar en la vida en ausencia de nuestro verdadero ser, y que por lo tanto no son del todo reales, y ocultan tristeza, miedo y rabia. Son nueve máscaras que no nos dan la felicidad, sino que nos mantienen en el mundo de los egos, de la expansión de la personalidad en detrimento de un despertar interior a la verdad de lo que en realidad somos, un ser lleno de potencialidades.

Si quieres saber más sobre este tema visita mi web: El Eneagrama 

¿Qué quieres en la vida?

Últimamente he aprendido a percibir mejor las pulsiones interiores, esos deseos o impulsos que nos hacen sentir inquietos si no les damos salida. Lo comento porque en las últimas semanas, cuando no me apetece leer, ni hacer deporte, ni charlar con nadie, ni el roce de una piel, me doy cuenta de que necesito sentarme a escribir. Sí, percibo que tengo cosas que contar, que mi fondo de lecturas, reflexiones y vivencias ya está lo suficientemente lleno y maduro como para florecer, para mostrar sus frutos. Vamos a ello.

Hace algunos días terminé de leer un libro bastante friki (del inglés freak, extraño, extravagante, estrafalario, obsesivo…), y cuyo autor es el Licenciado José Luis Parise, titulado “Casualizar. Los once pasos de la magia”, que luego en realidad son diez, aunque si apuramos se podrían quedar en cinco e incluso en cuatro, pero el autor los estira muy hábilmente para llegar al supuesto número mágico 11 (en numerología el 11, el 22, el 33… son llamados números maestros, pues no se suman y tienen mucha fuerza). Pero no es mi intención hablar de numerología (no tengo ni idea) ni de hablar mal de ningún libro, leedlo si os parece interesante, pero sabed que si os lo envían tiene un sobre coste de 8€ en portes y no hay otra posibilidad, algo que no me hizo ninguna gracia.

Lo que me mueve a escribir este post son algunas de las preguntas que Parise plantea en uno de los 11 pasos de la magia, para conseguir lo que uno desea: “¿Qué quieres?”, “¿Desde dónde se producen las invocaciones. A dónde se dirigen?”, “¿Lo estoy ordenando yo…?”. Y eso mismo me pregunto yo con total sinceridad: ¿Qué quiero? Pregunta que arrastra a otras que son de la familia: ¿Qué o quién es lo que en mí quiere? Y más aun: ¿Por qué y para qué quiero lo que quiero?... si es que de verdad tengo clara la respuesta.

El problema, o la duda, es que no se trata, al menos para mí, de dar una respuesta fácil tipo: una pantalla plana gigante, un mercedes C Coupé, etc. Si no que lo que se mueve por dentro es algo de mucho más calado, una pregunta que implica todo un sentido de vida: ¿Qué quiero en lo más profundo de mí en relación a la vida? Y para ser sinceros… no, lo, sé, ¡sí! no, lo, sé, no lo tengo claro. A pesar de llevar en La Tierra casi medio siglo, no lo veo aún.

A lo largo de mi vida he querido mucha cosas y de muy diferente índole, pero no con la suficiente madurez ni criterio como para poder decir que era eso, y no otra cosa, lo que de verdad quería, descartando otras influencias y condicionamientos externos e internos que, ahora mismo, sí estoy en disposición de filtrar. O al menos de hacerlo en mucha mayor medida. Y habiendo hecho esa labor de filtrado en estos últimos días me veo incapaz de explicar ni responder con precisión la dichosa preguntita: ¿Qué quieres…? Pues no sé: ¿tranquilidad, paz, felicidad? Supongo que sí, que algo de eso es lo que quiero. La inquietud, con su impulso constante, está ahí, agazapado en las sombras.

Blas Cubells



ofertas black friday | Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2017 © librodearena.com