Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a blascubells            5 libros en su biblioteca
     7 valoraciones      116 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

Reflexiones

Vivir y escribir, escribir y vivir, todo es uno y lo mismo.


Sobre los "palabros" cultos

Palabros

Hace poco me he decidido a volver a leer literatura, decisión tomada tras estar saturado de ensayos de todo tipo, y para ampliar el vocabulario de mis escritos con palabras nuevas, desconocidas para mí y que me hace ilusión darles vida.

El caso es que tras escribir un microrelato de 120 palabras (qué ejercicio de purificación) donde he hecho uso de tales "palabros" alguien muy cercano (y por ello terriblemente sincero) se me ha quejado de que algunas palabras no las entiende... Y ahí es donde me ha dado el punto de escribir esta breve reflexión.

Veamos: ¿Por qué usar palabras cultas o antiguas en los escritos? Para qué si con palabras comunes se puede decir lo mismo o algo parecido. Os invito a contarme vuestras propias razones y sinrazones, tanto a favor de su uso o en contra de ello.

De momento vaya por delante mi humilde reflexión: pienso que todo texto que aspire a ser literatura debe mantener un equilibrio entre palabras de uso común y palabras cultas, por un lado porque el idioma se enriquece, se renueva y añade expresiones con significados que aportan mucho al escrito, y por otro lado porque así el lector (y de paso el escritor) no se amuerma en su zona de confort, de lo conocido.

La vida sería muy aburrida y triste sin las sorpresas que siempre nos depara (para mal o para bien), sería muy tediosa siempre viendo las mismas caras, los mismo paisajes, las mismas actividades, los mismos libros, canciones o películas. Creo que la idea está clara.

Pues bien, quizá esos "palabros" que encontramos en los libros de Francisco Umbral (por poner un ejemplo), son parte de esas sorpresas, de las nuevas experiencias lectoras, de la propia renovación lingüística, del abandono voluntario de la zona de confort.

Que la literatura no sólo nos sorprenda y cautive por su relato, por la forma de expresarse, sino también por los ladrillos de estas maravillosas construcciones (cabañas o catedrales) que componen el mundo literario.

Cerezas (II), el libro de un viejo amigo

Sigo con la segunda, y última, parte de la colección de frases extraídas del libro de Fernando, y que para mí tienen valor literario o las considero interesantes. Los pensamientos del personaje los pongo en cursiva. Veamos:

Ahora pienso que tu comportamiento fue un frenesí de percepción respecto a tu muerte temprana. Pero yo no tuve la creatividad en su punto aquella mañana…

Aquella mañana era, a pesar del verano, una mañana de bronce; con luz de invierno.

Para mí contenía lo que no decías, lo que estabas luchando por decirme y solo lograbas sentir; aquello que solo era apetito hacia mí…

Pero tampoco negaré que una ventosa trenza de dolores futuros, un aciago presentimiento, soplaba mis pestañas; y daba a mis párpados un intranquilo picor de siesta sediciosa.

(Deliberadamente teatral) ¿Dios? La poesía no la hace Dios; ni el canto desesperado de eterna aproximación. La desgarrada y patética canción de amor y de esperanza es siempre nuestra.

Bien, pues sí, realmente decir “te amo” debía emocionarle mucho, pues noté que sus ojos anunciaban lágrimas. Esas dos queridas palabras me envolverían en una divina malla de fidelidad… en realidad para siempre.

¿No será que nos cuesta desprendernos de la costumbre del dolor?

¡Todo es poesía! ¿No? nada de lo que el hombre haya hecho deja de nacer de la poesía. Las religiones nacen de la necesidad del hombre de poetizarse: fotografiarse junto al mugriento callejón de su esperanza…

¿Por qué cada vez que los humanos pedimos eternidad parece que pidamos demasiado?

¿Quién te ha dicho que la lástima ignora el deseo? Es la tristeza la que está opuesta al erotismo; y no la lástima. Creo que tus orgasmos conmigo están hechos de lástima.

¡Yo nunca me hubiera suicidado! ¿Lo parecía? Deberías entender que la vida posee ciertos rituales aparentemente contradictorios que te hacen amarla aún más.

Nuestras verdaderas creaciones se forman en unas profundidades cuyas luces nuestro espíritu desdeña, así a veces creemos nuestro deber alzarnos saliendo de ellas e ir en otra dirección.

Al elegirte provoco el desgarro en mi corazón de todo lo demás que no elijo. Aquello que simplemente no has sido tú.

Y la carne humana no se parece de una persona a otra; en nada. Menos aun cuando se ha probado alguna, sazonada con el más penetrante amor; con el afecto más insondable.

Sólo los sueños gozaron para él de la legitimidad de algo paralelo y burlón respecto a la lógica de las cosas.

He omitido algunas frases que también podrían estar en esta colección, pero las dejo para que sea el propio lector quien las descubra. Por supuesto recomiendo el libro, más allá de la homosexualidad, es una hermosa historia de amor y vida.

Blas Cubells

Un día híbrido

En realidad esto es un ejercicio práctico de sociología para descubrir el mundo premoderno, es decir, un mundo humano unido a la naturaleza, que a ella pertenece e interactúa con ella. En contraposición al mundo moderno de mentalidad científica que separa al hombre de la naturaleza, se cree superior a ella y con derecho a explotarla sin contemplaciones. Ahí va:

La luz entra por la ventana hiriendo la sensibilidad de mis ojos, me doy la vuelta buscando alivio mientras cubro mi cuerpo con el edredón de plumas. De pronto algo pasa corriendo por encima de mi cabeza, se detiene a mi lado y me mira desde esas pupilas verticales que parecen preguntarme, más bien exigirme: ¿Cuándo desayunamos? No puedo evitar sonreír, alargo mi mano cogiéndola por la tripa y ella se enrosca sobre mi brazo casi arañándome, casi mordiéndome, lamiéndome una y otra vez entre dulces ronroneos. Suena el despertador del móvil con una de mis melodías favoritas; hora de levantarse, mi gata se muestra completamente de acuerdo.

Abro la ventana de par en par, el aire fresco de la mañana acaricia mi rostro, llena mis pulmones, refresca mis ideas; vamos, que me despierta del todo. Ante mi vista se extiende un mar de naranjos envuelto en pequeñas y misteriosas brumas, el canto de los pájaros saluda, como cada mañana, la salida del sol, cuya aún tímida luz besa suavemente mi piel.

Mi gata ya se desespera, dudo entre ir a la cocina o ducharme… finalmente voy a la ducha, y mientras sale el agua caliente pongo un cubo para no desperdiciar ni una gota de tan preciado bien, nada menos que la cuna del origen de la vida dicen que es, entonces recuerdo que nuestro cuerpo mismo se compone de casi un 70% de agua, algo parecido a la proporción entre el agua y la tierra de nuestro planeta, esa minúscula partícula perdida en el extrarradio de una de las millones de galaxias… Ya, ya sale caliente, desnudo me sumerjo bajo el chorro de vida, siento cómo el agua corre sobre mi piel empapándome, llenándome de energía; agradezco tan estimulantes sensaciones, ya me siento listo para comenzar el día.

Ya vestido me dirijo a la cocina, un tropel de tres gatas y un gato me preceden con alegría, y me piden lo que la costumbre ha convertido en obligación, comida de lata de la buena que de vez en cuando les damos porque el pienso les aburre, ¡y a quién no, diría yo! Se oye el suave chasquido de sus boquitas en el sagrado acto de comer, que nos une a otros seres al asimilarlos en nuestro organismo; por nuestras moléculas corren millones de proteínas, vitaminas y otros componentes extracorpóreos, elementos de otros seres que sacrifican sus vidas para que nosotros vivamos, algo que nosotros mismos haremos, pasto de los gusanos, cuando nos llegue la hora de devolver a la naturaleza lo que es de la naturaleza. Pero de momento corto tres naranjas y me hago un zumo, y al beberlo me pierdo por un instante en sus sabores ácidos… entonces me viene a la memoria algo que, no sé dónde, leí hace tiempo sobre las naranjas, algo parecido a que son frutos solares, y desde luego su color y redondez así parecen atestiguarlo.

Hora de trabajar, entro en mi estudio, me sigue una de mis gatas, la más pesada de todas, una preciosa y mimosa siamesa de mirada arrebatadora. Y al encender el ordenador sucede la misma historia de todos los días: mi gata quiere ponerse en mis rodillas mientras trabajo, y para conseguirlo, pues yo me resisto, ha creado toda una ceremonia, algo que yo creía exclusivo de los hombres, pero parece ser que no. Desde tiempos inmemoriales el hombre se ha relacionado con Dios o con las fuerzas de la naturaleza mediante los ritos, pensando que así se comunicaba e influía en poderes que no entendía. Pues mi gata también, sólo que el dios para el que hace la ceremonia es este humilde servidor.

Cada mañana (muchas de ellas) hace el gesto de subirse a mi regazo, y yo le digo que no, pero ella insiste (en un alarde de fe) por lo que le lanzo una negativa aún más enérgica, pero ella lejos de darse por vencida se mete detrás de la pantalla plana de mi ordenador y enseña el morro por debajo, luego sale de su “escondite” y se restriega en el monitor no dejándome ver nada, entonces la cojo en el aire y la dejo caer en el suelo con un sonoro ¡no! Esto mismo lo intenta varias veces, hasta que se da por vencida, pero si un día no tengo demasiada prisa por acabar mis trabajos, y ella está especialmente insistente, debo confesar que acaba por dormirse en mis rodillas, y no puedo dejar de mirarla con cierta admiración, ¡su rito ha funcionado!

Suena el teléfono, lo cojo y me dan una noticia muy triste sobre un ser querido, entonces vienen a mi recuerdo imágenes de lobos aullando a la luna... Dicen algunas leyendas que lo hacen porque un día muy lejano la luna fue su hogar y lo añoran. Sea como fuere siento una fuerte simpatía con su lamento nocturno, no lo puedo evitar, o mejor dicho no lo quiero evitar, me levanto de la silla, observo el suéter que llevo puesto con la imagen estampada de varios lobos aullando… y me uno a ellos ¡Aaauuu! Repito una y otra vez, una y otra vez, y con ese lamento me solidarizo, me uno con cierta persona a la que no puedo ayudar ¡Aaauuu! Vuelvo a exclamar, y entonces comprendo el alivio del aullido, el dolor compartido es menos dolor, y si no puedo hacer nada para arreglar las cosas al menos que sepan de mi impotencia. La cobardía es callarse, lo verdaderamente inútil es esconder la cabeza como el avestruz.

 www.blascubells.com

Notas sobre mi libro "Pinceladas Literarias"

Poco a poco mi libro va cosechando pequeños éxitos, ya se lo han descargado más de 50 personas, y algunos escritores y profesionales de la escritura se han animado a hacer una pequeña reseña de él, gracias a ellos de todo corazón. Aquí las reflejo para compartirlas con todos vosotros: Con un estilo claro, Blas Cubells guía al lector a través de una serie de ejercicios literarios matizados con ejemplos de su propia cosecha. La transparencia del texto descubre varios aspectos: el autor sabe de qué habla, sabe cómo transmitirlo, y no se aprovecha del escrito para su lucimiento personal. Pinceladas literarias es un camino propicio y amable para todo aquel que sienta despertar "el gusanillo" de la escritura y quiera encauzarlo hacia una escritura que pase del mero apunte, de la anotación privada, hasta alcanzar una nueva dimensión. Recomiendo el libro a los que se inician en este duro, pero grato, oficio. No dejen que el ejemplar descanse en la biblioteca, manténganlo sobre su mesa de trabajo, bien a mano. Marcelo Choren Blog de Marcelo Choren Taller de cuentos ------------------------------------ ?Imaginemos a alguien de unos cuarenta años que, con cualidades como escritor (sin él saberlo), decide hacer un curso de escritura creativa. De pronto se reencuentra consigo mismo y vuelca, en cada ejercicio y exigencia del curso, toda la fuerza creativa y profunda acumulada durante años, descubriéndose como escritor, dando expresión a una vocación hasta entonces casi dormida...?. Con este párrafo, comienza la reseña de su libro, Pinceladas literarias , mi amigo Blas Cubells . Le conocí a través de sus comentarios en un foro literario virtual, y enseguida me di cuenta de que tenía mucho que expresar a través de este mágico mundo de las palabras. Pinceladas literarias no es únicamente una secuencia de textos ajustados al temario de un taller de escritura creativa, del que partió la obra, sino también un magnífico ejercicio de introspección, imaginación, descripción y análisis de la vida en profundidad, a través de una narración ágil, y una presentación de personajes y situaciones que Blas nos muestra con maestría y sensibilidad. Para los interesados en el aspecto técnico de la obra, y que no tengan posibilidades de seguir un taller literario en vivo, su estructura sigue el orden de uno de ellos: un enunciado al que le sigue el ejercicio correspondiente, considerando, a lo largo de todo el texto, los distintos aspectos que puede abarcar una novela. Podéis descargaros la obra gratuitamente, o comprarla, si preferís el papel, en http://www.bubok.es/, una nueva manera de publicar, extraordinariamente descrita por Alberto Vázquez Figueroa en el vídeo que os recomiendo veáis y escuchéis, alojado en esta página de Bubok. Concha Barbero de Dompablo Blog silencio activo

Doce días en un hospital

Hola a todos los que visitáis mi blog, quiero pediros disculpas si al entrar esperabais nuevos posts, pero es que me ha sido imposible escribir, al parecer un virus me provocó una reacción muy dolorosa en las piernas y estuve ingresado doce días en un hospital, en fin, quiero ahorraros los detalles que no son nada agradables como podréis imaginar. El caso es que ya estoy aquí y muy pronto volveré con nuevos escritos o divulgaciones en la línea que los me conocen ya saben. Gracias por vuestra paciencia. Por otra parte quiero decir que la experiencia ha sido provechosa (a pesar de tener que anular un precioso viaje a EE.UU.), y no lo digo por decir, han sido muchos los amigos y familiares que se han mostrado en toda su generosidad, que me han visitado incluso recorriendo muchos kilómetros, y que me han enriquecido con sus conversaciones y regalos, por no hablar de mi compañero de cuarto Isma que la sincronicidad ha querido que nos conozcamos, pues ambos nos hemos matriculado en la misma Facultad, él para estudiar Filosofía, y yo Educación Social. Fruto de ese pequeño calvario quedan las marcas de tantos y tantos pinchazos en la piel, un libro y medio leído, un par de posts por pulir, varias amistades confirmadas y un regalo muy especial de mi amiga Pilar, regalo del cual todos nos beneficiaremos, pues no es otro que un libro que hacía tiempo buscaba. "Sin trama y sin final. 99 consejos para escritores" de Antón P. Chéjov, el cual ya he empezado y en el que me veo bastante reflejado, os dejo una muestra: "La vida es una marcha hacia la cárcel. La verdadera literatura debe enseñar a escapar o prometer la libertad". Como podéis ver... ¡¡he vuelto!! www.blascubells.com



ofertas black friday | Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2017 © librodearena.com