Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a blascubells            5 libros en su biblioteca
     7 valoraciones      116 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

Reflexiones

Vivir y escribir, escribir y vivir, todo es uno y lo mismo.


Héroes del fuego

Decían los griegos que entre los dioses inmortales y los hombres mortales había un punto medio, un eslabón, un puente entre los unos y los otros, y que estos eran los llamados héroes, hombres mortales que sin embargo se comportaban y pensaban como si fueran dioses, por ejemplo el bombero que se lanza al fragor del fuego sin temor a la muerte o a pesar de sus miedos, es un héroe porque siendo mortal actúa como si no lo fuera poniendo en riesgo su vida. Los voluntarios que ayudan de forma generosa en miles de sitios también son héroes, ellos cuidan de los demás tal y como hacen los dioses con los hombres. El artista inspirado que logra crear algo bello estaría emparentado con Apolo y con Dionisio, también podría decirse que son héroes. Y así, siguiendo este símil mitológico, podríamos ir viendo las cualidades de los dioses y descubrir que cuando éstas las vive un hombre, estamos ante todo un héroe. Recomiendo los libros ?Las diosas de cada mujer? y ?Los dioses de cada hombre? de J. Shinoda Bolen, podría ayudarnos a saber que tipo de héroe llevamos dentro. Pero hay otro tipo de héroe que pasa más desapercibido, el que a semejanza de Prometeo roba el fuego de los dioses y lo lleva a los hombres, a pesar de saber que será castigado a sufrir de por vida. Son aquellos que con sus enseñanzas nos abren la mente a nuevas ideas, aquellos que nos muestran con sus libros las profundidades del alma, los secretos de la vida. Pero no me refiero a algunos eruditos que desde su vanidad nos apabullan con sus citas sin tocarnos ?la fibra?, sino a esos otros capaces de olvidar todo lo que saben para redescubrirlo con sencillez junto a nosotros, adaptando con arte todo su saber a nuestro pequeño saber, haciéndolo algo vivo, cercano y vibrante. A esos héroes del fuego dedico hoy este post. www.blascubells.com

Nuestro ?hilo de Ariadna?

La leyenda griega cuenta como el héroe Teseo entra en el laberinto para enfrentarse al Minotauro, y luego salir de esos interminables pasillos gracias al ovillo de hilo que le entregó Ariadna. Así veo yo muchas veces la vida, como un enorme laberinto por el que nos movemos sin saber muy bien por qué, ni hacia dónde, sin embargo creo que todos tenemos nuestro hilo de Ariadna, esa pequeña fuente de certidumbres que vamos siguiendo y con la que nos vamos formando, creciendo y moviéndonos dignamente en este universo de encrucijadas y caminos. Sin embargo, he podido constatar que cada hilo es diferente, que no se pueden compartir del todo salvo con almas muy afines. Cuántas veces una frase, que a mi me ha conmovido especialmente, ha perdido todo su mágico sentido al intentar leérsela a alguien; o al prestar un libro y luego preguntar qué tal le fue con él, descubrimos en su mirada que tampoco ha sido para tanto lo que le ha aportado a ese otro. Eso sucede, sencillamente, porque el proceso interior que cada uno tiene es diferente, el trecho de pensamientos, sentimientos y tomas de conciencia caminado no es el mismo. Si bien todos buscaríamos "la misma salida", cada uno lo hace desde un punto concreto del laberinto. Pero? ¿dónde está el hilo de Ariadna? Esa es ?la pregunta del millón? y una de las posibles respuesta no es, ni mucho menos, mía; la he podido oír en varias clases de filosofía y leer en varios libros antiguos y modernos. El hilo surgiría de una enorme necesidad por saber, mi querido Don Unamuno lo llamaría "El sentimiento trágico de la vida". Libro que si bien es duro de leer, me atrevo a sintetizar: cuando uno toma conciencia de los muchos misterios que nos rodean sin poder comprenderlos, y sin embargo, por pura sinceridad y coherencia interior, necesita respuestas como el respirar, entonces encuentra su dorado y maravilloso hilo de Ariadna personal. www.blascubells.com

Es la hora del Hombre

Hoy dejaré que hable la música, La Muerte de Sigfrido, hacía tiempo que no la escuchaba, una de las partes de El Oro del Rhin que más me han emocionado siempre. El crepúsculo de los dioses, opera en la que se encuentra este fragmento (si mal no recuerdo), significa para mí el amanecer del hombre, como cuando el mago Merlín (en la película de Excalibur) dice aquello de: "Los dioses han muerto, es la hora del hombre". Y Nietzsche también estaría de acuerdo, dios ha muerto, hay que resucitar a dios en cada uno de nosotros. Bueno, ya está bien de rollos, ahí tenéis esa obra inolvidable: --------------------- La versión de la película "Excalibur": --------------------- www.blascubells.com



ofertas black friday | Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2017 © librodearena.com