Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a sortilegiosymemorias            0 libros en su biblioteca
     0 valoraciones      672 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

Sortilegios y memorias

No es enteramente humano el que no piensa


Acaso ser.

Todo lo que eres reposa en la nada,
en una verdad que se esconde,
en palabras que no se han de pronunciar.

Te persigue lo que fuiste, 
fragmentos de sombra 
en páginas de ausencia,
un vacío en desajuste.

No eres más que una sucesión de ti
en la hoguera del tiempo
que quisiste soñar para alguien como tú.
No es tuya ni mía
esta irrealidad que nos corta el paso, 
a mí, que ni siquiera me pertenezco,
a ti, que nunca serás capaz de pertenecerte.

Otra vez

Qué flores viejas hacen inabarcable este misterio. Qué ráfagas de nada van borrando tu esencia. Se derrite entre tus dedos ligeramente polvorientos esta lluvia de acero mientras - nadie escucha ya- avanzas hacia una ciudad de la que no recuerdas ni el nombre.

Cuántas preguntas sobre la nostalgia, cuántos demoledores destellos de melancolía para que renazca el equilibrio.

Una mañana de pronto te sientes flotar en la estancia blanca, apuras la legítima imagen del jardín fecundo donde sobreviviste tantos inviernos. Se aleja la nube de la furia que te hizo ver lo que no es y contra la que nadie pudo hacer nada.

Una mañana de pronto llega el eclipse silencioso con su himno dedicado a los corazones como piedras. Y todo vuelve a empezar. El país no importa, ni el nombre del caballo o la princesa. Con que perdure la pasión basta para colarte por el agujero imaginario de este cuento que te acabas de inventar.

Un poco de ti

 Esa piel besara yo en cuerpo y alma

con intención y labios de plomo

sintiendo el frío prohibido del corazón.

Bajo los bordes

esa piel besaría yo

hasta fundirme en ti.

 

Esas tristezas rozara yo con mi espada

arrojándolas a la eternidad vacía

y volverte feliz fugitiva, escondida en mis entrañas,

caminando por tu sombra

empujando la tierra para que fluya la carne.

 

Esa vida comprara para ti pagando la mitad de la mía

llena de cuadros bellos y danzas magníficas.

Y un veneno para ahuyentar

a los falsos mendigos que suplican tu amor

fingiendo saliva mentirosa.

 

Vendería de mí misma lo más silencioso,

todos los adioses, buena parte de mi memoria

a cambio de un poco de ti

que yo amara tanto.

Ni el viento

Ni el viento ni el sol

ni los grandes astros

se percatan de que seremos otra vez nunca,

como al principio,

sin dimensiones ni tiempo

sin miedos ni aspiraciones.

Replegados al reducto escaso de la memoria de otros.

Desmantelada la identidad caduca,

sometida a la fugacidad de lo vivido.

Pasto seremos del olvido

y en todos los lugares donde estuvimos

no dejaremos sino un vacío de sombras. 

Esta es la letra de la vida.

No cabe otra interpretación posible,

ni más benevolente

ni menos perturbadora.

Simulacro

Anegada mi piel de tus caricias

reducto de tu intención no declarada.

Amenaza mi reino tu reincidencia

y mi predisposición a no oponerme

a esta ingravidez se me anticipa.

 

En la lealtad que nos debemos

esta noche de luna negra

esgrimes el argumento del placer

a cambio de ofrecerle yo auxilio a tu carne.

Entregados de este modo

a un simulacro de existencia

que pareciera un azar insatisfecho

que nunca tiene bastante.



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com