Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a aura            0 libros en su biblioteca
     0 valoraciones      59 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

Mala vibra cosmica

Nunca me entusiasmaron los perros, hasta que Cosmo llegó a mi vida. Los domingos después de desayunar mi familia y yo nos reuníamos en el jardín. A mí me gustaba leerles artículos del periódico en voz alta, pero ninguno de ellos prestaba atención. Tan solo Cosmo me escuchaba. Entonces me di cuenta de que él y yo conectábamos intelectualmente. Es tan inteligente que ya hasta me arrimaba el periódico para que se lo leyera. Incluso sus secciones favoritas son cultura y viajes, igual que las mías. Cuando se lo conté a Patricia noté la envidia en sus ojos. Ella decía que no le gustaban los perros, pero yo sabía que muy en el fondo deseaba uno como el mío. Una semana antes de que llegara me di a la tarea de buscarle un cachorrito. - Aura: Paty, te tengo una sorpresa? - Patricia: ¿Qué me dices? - Aura: Ay, pero qué cara? ¿es que no te gustan las sorpresas? - Patricia: Depende de cómo sean? - Aura: Pinche Paty? pues una sorpresa bonita? cómo va a ser? A la española jalisquilla se le iluminó la cara pensando que le iba a presentar a algún galán. - Patricia: Entonces sí. - Aura: Estoy esperando que me la traigan? - Patricia: ¿Pero qué es? - Aura: Llegará de un momento a otro, no seas ansiosa. Ni te lo imaginas, jaja? - Patricia: Pinche Aura? no me hagas esto? - Aura: Bueno? te lo digo? ¡Te he conseguido un perrito. Tan inteligente como Cosmo, aunque de otra raza! Yo esperaba que brincara de alegría, pero se quedó lívida. - Patricia: ¿Estás de coña? - Aura: ¿Y eso qué chingados quiere decir? - Patricia: Que si me estás tomando el pelo? - Aura: ¿Como crees?? ¡si está precioso...! - Patricia: Te lo agradezco, pero sabes que no me gustan los perros? - Aura: Pero te lo he buscado para ti, te lo tienes que llevar? - Patricia: Que no. Yo no puedo hacerme cargo de un chucho? - Aura: ¿Y ahora yo qué hago con dos perros?? - Patricia: Pues tú verás, regálaselo a otra persona. Pero yo no me lo llevo. Yo veía que se sentía mal, pero no cedía. Me dolió que lo rechazara, con la ilusión que me hacía regalárselo. - Aura: Eso es un desprecio. Cuando un mexicano te regala algo lo hace de corazón, está feo no aceptarlo. Prueba a ver el perro y luego me dices. - Patricia: Yo lo veo si quieres, Aura, pero desde ya te digo que no me lo pienso llevar. Tarde o temprano Patricia me tenía que decepcionar. Estas amistades por Internet tienen sus riesgos. Y no es oro todo lo que reluce? Se acabó el encanto. Le salió la ?malafollá granadina? como ella dice. O sea, que es una cabrona de las malas. - Aura: Ok, pues ya veré lo hago con el perro cuando me lo traigan. - Patricia: Pero no te cabrees? El fin de semana transcurrió tenso. Evitamos hablar del tema, pero había mala vibra entre nosotras. A mí me dolía su actitud, y creo que ella sentía que la había presionado a llevarse el pinche perro. Poco antes de que se fuera, le metí una sorpresita en la maleta. Seguro que nunca lo va a olvidar. Patricia: Pinche Aura? lo que me has hecho pasar? ¡Es precioso! Nunca se fíen de unas cabronas como nosotras.

Para el Corazón de Escuadra... un latido

Bienvenido espero que tu pequeña estancia en La ciudad de las Rosas sea de tu agrado... Oh! veo que viene contigo tu hermosa musa, es un gusto el conocerla!! aha! y... ¿pipo, viene también? que contento se le ve, no para de mover la cola... aunque es un riesgo que venga con nosotros eh? los perros tambien suelen enamorarse en esta ciudad... si no regresa contigo... mmhmm ya sabes el por que! Iniciamos Este es el edifcio de la Universiadad de Guadalajara; Jalisco. Aquí tienes una de las fuentes horizontales que se encuentran en la Plaza tapatia... esta Plaza une gran parte de lo que es el centro historico de esta Ciudad; donde si caminas a traves de ella llegas a este maravilloso lugar: ¡¡Si!! este lugar, es uno de los más hermosos que tiene Guadalajara, de nombre el Hospicio Cabañas... donde se encuntran los murales de José Clemente Orozco; con uno de sus murales más reconocido... "El hombre de fuego" Al retornar por la misma plaza; llegamos al otro extremo donde se encuntra la Plaza Liberación y a un lado de ella esta la Catedral uno de los templos más significativos del centro historico... ¡observa muy bien! se encuentra en perspectiva en el fondo de la fotografia; que suerte que estan encendidas la torres; ¿la ves? Continuamos caminando, y en frente de la Catedral se encuentra la Plaza Guadalajara... con una fuente muy grande, que es representativa de dicha plaza. Parece que la han encendido en tu honor, ¿Verdad que es linda? Hablando de fuentes represenatativas... ven... anda! no puedes quedarte sin ver Una de las más importantes de esta Ciudad... Si!! esta es la Fuente de la Minerva, aqui se reunen a manifestarse las personas; por ejemplo: sobre el alza del trasporte... o si perdió o gano el equipo de fut-boll de los Tapatios. Cruzan las avenidas más importantes: entre ellas López Mateos, Avenida Vallarta... y otras. Bueno para empezar memorizate estas ¿de acuerdo? Oh! ¿te parece bien que vayamos a tomar unos tequilas?... Aquí decimos hasta que amanezca, es com andar de marcha en tu país. ...¡Wow! que nochesita; ¿seguro que no te aburrio la musica de mariachi!? ...Uff!! Escuadra, ya se termino nuestro paseo, luces cansado he traido especialemente para ustedes, esta hermosa Calandria... es un medio de trasporte turistico... ¡Fué un viaje estupendo!... espero; ¡¡que vuelvan pronto!! - ¡¡suban!! es una calandria magica... y ella los regresara al sitio en donde nos encontramos. -¿ Oye y pipo? pipoooo!! pipooo !! te lo dije!... seguro se encontro alguna perrita por ahi en la Plaza Tapatia... ¡No te preocupes! yo lo cuidaré... y en el proximo viaje lo tendrás de regreso.. ¡¡uff!! seguro que con unos cuantos cachorritos, más! Aura

Una Sonrisa Nueva en Guadalajara, México.

¡Con especial cariño... para tí Patricia! Es increible la magía que germina en este libro de arena, donde florece la realidad y asombra a los que se dejan tocar por ella, a experimentar el maravilloso cariño que los seres humanos conocemos como amistad? * Eso es presisamente lo que sucedió con Patricia; en que su fresca sonrisa, vino a tocar y contagiar de entusiasmo a La Ciudad de las Rosas? por supuesto conquistando a mi familia y amigos... y a la gente que paseaba por "El Expiatorio" del centro historico. * Cada edificio o monumento, calles o parques se dejaban capturar en el asombro de esta chica inquieta y entusiasta. y el techo de cielo que tiene el Palacio de Gobierno * ¡¡Al verla bajar del autobús, fue como si la conociera desde siempre!!, y ella sintio lo mismo? es una emoción indescriptible? sentimientos dificiles de describir pero genuinamente compartidos; los hemos empezado a depositar en esta cajita magica, que me ha traido de Granada. En la cúal atesorare por siempre el privilegio de haberla conocido? * Patricia y yo; la colocamos en un lugar seguro... donde el significado es compartido ¡¿lo recuerdas pinche Paty!? * ¡¡nos telepatebamos y compartiamos los mismos gustos!! Como con este guapisimo personaje... de la galeria de Rodo Padilla en Tlaquepaque Jalisco * ¡Aqui la prueba! * Teniamos tanto, tanto de que hablar; en nuestras conversaciones, los recordabamos a cada uno de ustedes... uff!! nuestro entrañable Libro de Arena... nombrabamos a nuestros amigos y nos sentiamos tan felices e identificadas de que muchos de ustedes son amigos en común... y los que no, ya hemos empezado a adoptarlos... podiamos sentir como nos envolvia la magia... !ni el sol nos derretia! en esta banca del pequeño malecón de Chapala Jalisco... (¡cierto, parece playa!) * ¡Wow... mi pequeña y yo ya sentiamos que los pies nos punzaban! con la paliza que nos propino Patricia... tiene un entusiasmo, recargable... ¡es una Diva! * Mi pequeña, nos fotografiaba, conecto de una forma increible con Patricia, hablaban de temas de terror...( Ya leeran un post que les tiene reservado es tan creativa...¡¡ es lo maximo!!) * Así fué nuestra gran experiencia... Se quedo tanto de ella en casa; su cariño, su gesto amable, y la generosidad de su comprensión... Me hizo confirmar que los sueños y la magia existen; gracias a su gran calidad humana? ahí en esa costelación donde las letras no se equivocan; en que somos lo que escribimos,? y que solo es cuestión de perder el miedo, permitiendo a nuestro corazón llevarnos de la mano a la autenticidad de nuestras emociones? Aura

La gloria en las alturas

Basari

Hay escaleras para subir y escaleras para bajar; lo que no se dijo entonces es que también puede haber escaleras para ir hacia atrás; si uno la sube de espaldas, pero lo que en esos casos está por verse es el resultado de tan insólito proceso. Hágase la prueba con cualquier escalera exterior; vencido el primer sentimiento de incomodidad e incluso de vértigo, se descubrirá a cada peldaño un nuevo ámbito que si bien forma parte del ámbito del peldaño precedente, al mismo tiempo lo corrige, lo critica y lo ensancha. ¿Y el cielo, y las nubes? Cuéntelas cuando esté en lo más alto, bébase el cielo que le cae en plena cara desde su inmenso embudo. Julio Cortázar

Una muñeca de trapo

? Recibí la llamada hace unos días; ¡ ?ella murió! Reaccione como si lo supiera y permití a mi alma, sufrir con un largo suspiro? lágrimas de dolor se escondieron en mi corazón. ¡Aún no lo creía! ¿Cómo podría creer que morir es para siempre? ¡si es una niña! Pasaron los días, entre la negación y mi supuesta resignación, se abrió un gran abismo a la realidad. Un gran magnetismo que me obligaba a descender. No, no quería, ¡me negaba a hacerlo! Sabia que me encontraría con los ?hubiera? ? y la irremediable certeza de que ella? ella, tan pequeña, ya no estaba. El imán me atrajo obligandome a recordar, a revivir sus ojos tristes y brillantes de su única y breve infancia, su valentía para luchar contra una enfermedad, que no entendía y que sin embargo lo hacia con todas su fuerzas. Cuando la visitaba; era comenzar de cero? Siempre saludaba con el mismo reproche, ?¿por que no habías venido?? Después? "¿Qué me trajiste?" Era la señal, de que empezaba a ceder y volvía a darse poco a poquito? Le entregaba el regalo que llevaba para ella, acompañado del momento anhelado por ambas para abrazarla? y decirle, ¡te quiero! ? ella nunca correspondía con palabras; de cualquier forma no me importaba por que yo sabia que me quería, con su abrazo, sentía todo su cariño. Y cuando me decia: ?toca mi cabeza?, agarraba con su pequeña manita mi mano, para guiarme. Yo era una de las personas que tenia el privilegio de acariciarle su cabecita, para sentir el diminuto y suave cabello que había nacido nuevamente. ¡Ay! ¡Que suavecito se siente! ella sonreía, esa expresión la iluminaba y la hacia verse feliz y más bonita. ?Después era perseverar en sobrellevar el momento de tranquilidad, por que la despedida venia con el berrinche esperado? ella deseaba que me quedará a su lado y a mi, me ... me oprimía el pecho el no poder llevarla conmigo. Un día se me ocurrio llevarle algo distinto? y como si lo supiera su actitud también era diferente. En esta ocasión sus reproches no fueron con palabras, sino con un largo, inmenso silencio? Para romperlo le dije: ¡Hey mira! ¡que hermoso lo que traje para ti! Sus palabras inesperadas y sinceras, me desalentaron. ?¡No!, no me gustan las muñecas de trapo? ?ni que yo fuera una indita, para jugar con ella? Chiquita? ¡todas las niñas tienen una muñeca de trapo! ?pues no la quiero? Yo comprendía lo molesta que estaba conmigo; tenia claro lo despistada que yo era, la desidia que cada vez se convertía en un habito para mí; ese día; siguieron los largos silencios, que pasaban largas factura a mis ausencias. Me despedí con un beso en su indiferente mejilla, y le dije: bueno? entonces ¿¡me llevo tu muñeca!? y extreche fuerte, fuerte a la muñeca... Sentía como me observaba, estoy segura... ella se dió cuenta que extrañaba el abrazo que me había negado? En tono muy bajo? exigió ?¡ ahí dejala!? ¿Cómo? ?Si, que la dejes, tal vez llegue a quererla? La coloque en el mismo sitio, donde yo me había sentado, salí de ahí triste? y con la ilusión, de que al aceptar la muñeca podría aprender a perdonarme el haberla descuidado. Por la noche, me mando un mensajito que decía: ?Voy a dormir con mi muñeca de trapo? Y le respondí: ¡ me haces muy feliz! Contesto solmente con un ?ya lo sé?. Ella daba su cariño muy lentamente, pero una vez entregándolo lo hacia de todo corazón. Hay otras anécdotas, instantes que compartimos; tristezas y alegrías; ambas siempre coincidimos que la magia existe... Por ahora ya no tengo más palabras? solo necesito dejar esto que siento en algún sitio junto con esta imagen, para que mi chiquita, que ya es un ángel, regale la oportunidad a otros ángeles; de como aprender a querer a una muñeca? y tal vez a estás inditas de trapo, les salgan alas. Aura



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com