Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a aura            0 libros en su biblioteca
     0 valoraciones      59 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

Moral en turno

 Para muchos hoy comienzan las pre-posadas; aunque la tradición de las posadas en México; es celebrar durante los nueve días antes de Navidad, o sea del 16 al 24 de Diciembre; creo que la mercadotecnia es la que inicia con este  desorden….  Poniendo  adornos navideños en las tiendas de autoservicio…

-Leticiaaa, comienza a arreglarte, tu eres la que más tarda, entre maquillarte y ver que te pones...

Ahí va con su cantaleta, ay!  siempre esta luchando, contra el tiempo... y contra mí…

Así es  el Árbol de Navidad lo encontramos  desde septiembre;

uff  ¡no me lo puedo creer ! como el consumismo es contagiado a los pequeños con los anuncios en la televisión,   exhibiendo con tanta anticipación los juguetes…  aunque ahora con esta crisis económica...

-¡ hey Leticiaaaaa ! ¿escuchas?


-Leticiaaaa?

¡¡¡ Que siii.. ya, ya voy... ¡¡¡

¡Ay! Pero cuanto grito, que fastidio... ¡shhhttt!

 "concentración por favor"   ¿en que iba?, siii que  con está crisis económica, no se que tanto puedan pedir los enanos ¿eh?... en fín...

¿pero, a que venia todo esto? ¡Ahaaa si! que, hoy iremos a una pre-posada ¡que pereza!  las posadas no me gustan mucho, que digamos... y ahora las pre-s que están de “tan de moda...”   pues,  menos;  me representa casi un mes de tiempo consumido por el stress;  en que si no tienes espíritu navideño, a fuerza de consumo-celebrativo; se lo fabrican a una… chingado!  

...pensandolo bien!  de pequeña me inculcaron que las posadas son fiestas importantes,  ¡que va! … ¡cuando de verdad eran posadas! para unir a la familia, a los amigos; y en la distancia el espíritu navideño, ese que acerca a... ¡basta! Pero que me pasa, nada de de pro-fun-di-zar, ... tiene razón Emilio, me daré prisa...

Veamos... a ver; mmhmhm, ¿que me pongo?, el color café me va muy bien, pero no, mejor, ¡ay, que indesición! mhmmm! el negro, si el negro, siempre saca de apuros... con-tro-la-do ¡que bien, combina perfectamente con lo que me auto-regale! Bueno… pues,  ¡ya esta!

... estos momentos de preámbulo para ponerme guapa, cuanto me gustan,  es como si tuviera tiempo ex-clu-si-va-men-te-pa-ra-mi, para relajarme, pensar… ¡ahaaaaa ¡

 ¡Nada como el agua tibia de mi-ti-na! si por mi fuera, me quedaría aquí mismo hasta el  amanecer, con ganas de decirle ¡ hey!  ¡Emilio, ¿adivina?  tendrás que prescindir de mi adorable presencia por que no iré! ¡jijiji¡  es deliciosa esta esencia de violetas... mhmm! que bien huele, ¡me encanta! Además, no pone el agua tan jabonosa como la otra de cítricos, que...

-¿Leticiaaaa ya terminaste...?

¡Ay! pero como, chin%&(#?(...

¡que noooo! y no me estés preguntando a cada minuto, que me distraigo y ocasionas  que tarde más … ¿de acuerdooo?

¿En que estaba?  ¡ahaaa, sí! esa que me regalaron el día de la madre...  pienso, hay fragancias de cítricos que me trasportan, tan sólo con recordar su aroma ... ¿y eso, que? ¡que no! no relacionare fragancias con nada... ¿a que viene esto, con la navidad? ¡mejor, me salgo! ¡brrttttt pero que frío! ¡aachís! ...quiero muchísimo esta bata de baño; aunque sea tan  viejita,  abriga como en un abrazo, ¡Ayayayay! hay tantos tipos de abrazos, como los hay personas hay, los que reconfortan, los que te hacen sentir… ¿y, va de nuevo...? pero bueno... ¿ de que se trata?

¡jajaja,  que suerte! Aquí esta  ¡jajaja! No la veía y la tengo frente a mis narices… realmente huele a rosas, ¡Ohoo! que marcadas tengo las ojeras, tendré que difuminarlas para quedar, es-tu-pen-da!

...me gustan las cremas que no dejan el rostro brilloso, como las que usaba mi madre; esas de Tres caritas con tapadera rosa;  ¡por cierto! ella me enseño que el secreto antiedad estaba en como aplicar las cremas, con golpecitos suaves y movimientos circulares así…

"Esta imagen quedo atrapada en el espejo... así como tu la ves ahora ¿¿que?? cuerpo desnudo pegado a mí, con los besos y el aliento en mi nuca... ¡¡Glup!! "que prometen lo que vendrá...  uff pero…  ¡ que cosas!
¿ves el reflejo de nuestro deseo... ?"  
¡Glup, glup..   ¡ vaya, vaya imaginación!  Para estas fechas tan importantes…

¡Emilio! hace un buen rato que termine de bañarme; pero hombre,  ¿por que no me contestas??

-¡ no me has llamado!

-nunca me pones atención… chihuahua!

Suspiro…

¡Uff! Este preámbulo me ha puesto muy nerviosa?

-¿Que dices?

- No, nada…

 ¡Anda, métete a la regadera!  Cuando salgas estaré lista; te lo prometo
¿mientras te cuento algo Emilio? , ¡ Emilioo! ¿Sabes?  que me encantan las pre-posadas, creo que  reaniman el espíritu; siento que están llenas de emoción, y que…  ¡que suerte que aún me queda el vestido del año pasado? ¿Verdad?  

-Habla más alto que no escuchoooo

¡Eso! Sordo,  ¡que soy una mujer super-positiva! que la alegría y amistad se respira en este tiempo... ¡de  posadas!

- siempre supuse que no te gustaban?

¡Que va!, solo ahora se adelantan un poquito… ¡oye! nunca des por hecho lo que supones…  

-¿Leticia, Y esas medías, son nuevas?

 

Si, ¿te gustan? ¡son para estas fiestas!

Se te ven muy bien,  pero no les veo lo navideño…  

¡Ahá! Te falta i-ma-gi-na-ción, solo quién las toca puede apreciar las notas navideñas.

-No te enojes,  ¡Luces guapísima!

¡Gracias ! no; ,  nada, nada de pensativa, mira... mi labial, es rojo-navidad...

¡muaaa! anda, que se hace tarde...

 

"Terremoto invisible"

-¿Que lees, Ana? No contesto, levantó con un brazo el libro, a una altura en que yo pudiera ver la portada ... y pude leer: "Lo demás es silencio" de Augusto Monterroso. Me hizo gracia su actitud, parecia ser complice del título; sín embargo yo sabia que esa complicidad no duraría mucho... tenia la certeza de que al encontrar algo interesante, entre las paginas amarillas de ese libro, impregnado de olor a recuerdos; inmediatamente me lo compartiría. -¡Escucha esto! -¡Ahi esta! pense ... ¡te escucho! Fue ásí; como Monterroso rompio el silencio; en la voz ilusionada de Ana. Una tarde de primavera permanecí un buen rato en la azotea absorto en mis pensamientos, que siempre llegaban en cualquier lugar en que estuviera y a cualquier hora, pues eran pocas las ocasiones en que dejara de pensar, ya fuera en lo que concernía al futuro y en todo lo que me faltaba por vivir, o en lo que se refería al pasado y en lo que había vivido, o en si las cosas hubieran sido de otro modo como serian ahora, etc.; y así las ideas vienen y van sin saber uno en que forma, pero el cerebro no para nunca de pensar. Esa vez me quede contemplando las nubes que brillaban doradas en ese largo proceso en que la tarde se va acabando. De pronto comencé a sentir dentro de mi, como en la barriga, o el pecho, o la cabeza, bueno, mas o menos en todas las partes del cuerpo humano, incluidas las manos, una inquietud indefinida, algo así como un desasosiego que antes nunca había experimentado, y por tanto no encontraba la forma de explicarme aquel fenómeno, que en esas situaciones es lo que mas molesta, pues lo único que a uno se le ocurre en ese momento es si no se irá a morir en ese momento. Al principio, como es mi costumbre, hice uso de mi intelecto y, al ir atando cabos y ordenando las cosas despacio, lo atribuí a que tal vez estaba enfermo del estomago, ya que en ese tiempo siempre estaba enfermo del estomago debido a los nervios; después pensé que a lo mejor no había dormido bien (como sucede cuando se piensa en el pasado o en el futuro); por ultimo, ya con la mente mas tranquila, deduje que lo mas probable era que iba a haber temblor, porque desde los cuatro años tenia, y la sigo teniendo, la facultad de que cuando va a haber temblor yo lo detecto unas dos o tres milésimas de segundo antes; pero en esta ocasión pasaron mas de cuatro minutos, no hubo ningún temblor y yo en cambio seguía con aquella inquietud que me sacaba de quicio y de ninguna manera racional podía explicar, aunque, como ya he dicho, usé de todos los recursos de la razón para llegar a saber que : a) del estomago no se trataba, pues mi mal era crónico; b) de desvelo tampoco, pues siempre estaba desvelado, tanto por mis cavilaciones como por mis lecturas, y c) el terremoto quedaba descartado por la misma fuerza de los hechos y por cualquier sismógrafo, ya que pasó el tiempo y no se produjo. Bien, y para abreviar, ¿saben que era? Amor. Cerro el libro lentamente y lo resguardo en un abrazo ... me miró a los ojos... -Aura... ¿Como es posible que sólo unas cuantas personas lleguen a experimentar las réplicas de ese terremoto... sintiendolo más intenso. ¡¡uff!! pero eso no es todo, además... por la misma persona que lo provocó, después de muchos; muchos años? No conteste; me hice complice de: "lo demás es silencio"... y descanse la cabeza sobre mi mano izquierda, medité en que... mhmm! ¡es algo que nunca he experimentado! pero... ¡sería maravilloso que me sucedierá! Aura

Sueños en semillas

En el silencio de mi reflexión percibo todo mi mundo interno como si fuera una semilla, de alguna manera pequeña e insignificante pero tambien pletórica en potencialidades. ? y veo en sus entrañas el germen de un árbol magnífico, el árbol de mi propia vida en proceso de desarrollo. En su pequeñez, cada semilla contiene el espíritu del árbol, cayendo en tierra fértil, absorbiendo los jugos que la alimentan, Expandiendo las ramas y el follaje, llenándose de flores y frutos, para poder dar lo que tiene que dar. Cada semilla sabe como llega a ser árbol y tantas son la semillas como son los sueños secretos. Dentro de nosotros, innumerables sueños esperan el tiempo de germinar, echar raíces y darse a luz, morir como semillas? para convertirse en árboles. Árboles magníficos y orgullosos que a su vez nos digan, en solidez, que oigamos nuestra voz interior, que escuchemos la sabiduría de nuestros sueños semilla. Ellos... los sueños, indican el camino con símbolos y señales de toda clase, en cada hecho, en cada momento, entre las cosas y entre las personas, en los dolores y en los placeres, en los triunfos y en los fracasos. Lo soñado nos enseña, dormidos o despiertos, a vernos, a escucharnos, a darnos cuenta. Nos muestra el rumbo en presentimientos hundizos o en relampagos de lucidez enceguecedora. Y así crecemos , nos desarrollamos y evolucionamos? Y un día mientras transitamos este eterno presente que llamamos vida, la semillas de nuestros sueños se transforman en árboles, y desplegarán sus ramas que, como alas gigantescas, cruzarán el cielo, uniendo en un solo trazo nuestro pasado y nuestro futuro. Nada hay que temer, ?Una sabiduría interior las acompaña? Por que cada semilla sabe? Cómo llegar a ser árbol. Autor: Ira Progoff Queridos amigos, tengo un secreto... cuando nuestro libro naufragaba me senti muy tirste, por que no queria perderlos. Permitanme cobijarme bajo la sombra de sus cariñosas ramas. Los quiero Aura

Un regalo para ti... Libro de Arena

Es imposible que nos perdamos el uno al otro. Recorreré los astros durante milenios, adoptaré todas las formas, todos los lenguajes de la vida, para volver a encontrarte una sola vez. Johann F. Holderling
Cada una de estas paginas de nuestro libro de arena, han llenado muchos de los instantes de mi soledad; muchas de las tristezas con las que me he identificado ? instantes de filosofía con la que me he intoxicado. Me he adueñado de grandes instantes de alegrías, pero sobre todo queridos amigos, han inundado mi alma; en un remanso de una infinita amistad; que encuentro de gran significado para las espirales de mi vida? Para ti amigo. Para ti que no sabes que eres mi amigo y te leo; si, seguro has leido mi comentario por tu casa. Y a ti, que me lees, y presiento que ya eres mi amigo. Para ti, que te encuentras en la misma busqueda que yo... ¡gracias! EL BUSCADOR *Esta es la historia de un hombre que yo definiría como un buscador ... Un buscador es alguien que busca, no necesariamente alguien que encuentra. Tampoco es alguien que, necesariamente, sabe qué es lo que está buscando. Es simplemente alguien para quien su vida es una búsqueda. Un día, el buscador sintió que debería ir a la ciudad de Kammir. El había aprendido a hacer caso riguroso a esas sensaciones que venían de un lugar desconocido de sí mismo, de modo que dejó todo y partió. Después de dos días de marcha por los polvorientos caminos divisó a lo lejos la ciudad de Kammir. Un poco antes de llegar al pueblo, una colina a la derecha del sendero le llamó mucho la atención. Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, pájaros y flores bellas. La rodeaba por completo una especie de valla de madera lustrada ... Una portezuela de bronce lo invitaba a entrar. De pronto sintió que olvidaba el pueblo y sucumbió ante la tentación de descansar por un momento en ese lugar. El buscador traspasó el portal y caminó lentamente entre las piedras blancas que estaban distribuidas como al azar, entre los árboles. Dejó que sus ojos se posaran como mariposas en cada detalle de este paraíso multicolor. Sus ojos eran los de un buscador, y quizá por eso descubrió sobre una de las piedras, aquella inscripción: "Aquí yace Abdul Tareg. Vivió 8 años, 6 meses, 2 semanas y 3 días." Se sobrecogió un poco al darse cuenta que esa piedra no era simplemente una piedra, era una lapida. Sintió pena al pensar que un niño de tan corta edad estuviera enterrado en ese lugar. Mirando a su alrededor el hombre se dio cuenta que la piedra de al lado tenía también una inscripción. Se acercó a leerla; decía: "Aquí yace Yamir Kalib. Vivió 5 años, 8 meses y 3 semanas." El buscador se sintió terriblemente abatido. Ese hermoso lugar era un cementerio y cada piedra, una tumba. Una por una leyó las lapidas. Todas tenían inscripciones similares: un nombre y el tiempo de vida exacto del muerto. Pero lo que más lo conecto con el espanto fue comprobar que el que más tiempo había vivido sobrepasaba apenas los 11 años. Embargado por un dolor terrible se sentó y se puso a llorar. El cuidador del cementerio, que pasaba por ahí, se acercó. Lo miró llorar por un rato en silencio y luego le preguntó si lloraba por algún familiar. "No, ningún familiar" dijo el buscador. ¿Qué pasa con este pueblo? ¿Qué cosa terrible hay en esta ciudad?¿Porqué tantos niños muertos enterrados en este lugar...?¿Cuál es la horrible maldición que pesa sobre esta gente que los ha obligado a construir un cementerio de niños...?" El anciano respondió: "Puede usted serenarse. No hay tal maldición. Lo que sucede es que aquí tenemos una vieja costumbre. Le contaré ...Cuando un joven cumple quince años sus padres le regalan una libreta como ésta que tengo aquí colgando del cuello. Y es tradición entre nosotros que a partir de ese momento, cada vez que uno disfruta intensamente de algo, abra la libreta y anoteen ella, a la izquierda, que fue lo disfrutado y a la derecha, cuanto tiempo duro el gozo. "Conoció a su novia, y se enamoro de ella. ¿Cuánto tiempo duro esa pasión enorme y el placer de conocerla? ¿una semana..? ¿dos.? ¿tres semanas y media...? Y después, la emoción del primer beso, la fiesta de bodas, ¿cuánto duró la alegría del matrimonio?¿dos días...? ¿una semana..? ¿Y el casamiento de sus amigos...? Y el viaje mas deseado...? ¿Y el encuentro con quien vuelve de un país lejano..? ¿Cuánto tiempo duro el disfrutar de esas sensaciones...? ¿Horas..? ¿días...? Así, vamos anotando en la libreta cada momento que disfrutamos. Cuando alguien muere es nuestra costumbre abrir su libreta y sumar el tiempo anotado, para escribirlo sobre su tumba, porque es, amigo caminante, el único y verdadero tiempo VIVIDO." *Autor: Carpe Diem En esta Navidad... y Año Nuevo ¡Los mejores instantes para tí, y los que amas! Un inmenso Abrazo Aura.

¡Mi mamá, no pone cara de Blanca Nieves!

Una Forma de conectarnos con nuestros deseos más profundos es a traves de los cuentos, ellos nos permiten imaginar un mundo mejor, los cuentos nos ayudan a conocernos, en cada relato al irnos identificando con algunos de los personajes, o con varios personajes, entretejemos lo que vivimos con la trama; es una forma de enfrentar nuestra vida cotidiana? En esta ocasión, mi hija pequeña; tuvo la iniciativa: -!Mamá creo que necesitas; un cuento!. -¿por que crees que necesito un cuento mi amor?? -Por que tu me dices que necesito un "cuento" cuando estoy triste; cuando mi mejor amiga no me quiere hablar? o me preocupo por que se aproximan los exámenes. Me has dicho que los cuentos curan una gripe, hasta el insomnio, te ayudan a pensar las cosas de otra manera , y ves la vida más fácil ? ¿recuerdas lo bien que me siento despúes de que leemos algúno, de los que coleccionas? ¡Si, lo recuerdo! -¡Pero mi amor! yo no estoy triste, ni preocupada; solo un poquito aburrida? -¡Aha! ¡Pues tengo uno especial para ti! ...se mostraba segura de lo que necesitaba su madre en ese momento. -Te voy a recomendar ¡esté!... Sonreí? acepté su propuesta, y lo leímos juntas: *De visita en casa de mis tíos, me divierte ver a mi prima grande prepararse cuando espera a su novio; toda contenta se peina, perfuma y pinta los labios, se viste muy guapa y corre de un lado a otro de la casa, arreglando todo con detalle para que su " mi amor? no encuentre defecto alguno en el entorno. Entonces llega el novio oliendo a mucha loción y cuando se miran...¡uff!, parece que flotan en el aire. Se abrazan con ternura y ella le ofrece algo de tomar junto con las galletas que le preparó durante la tarde. Además, él celebra todo lo que ella le prepara para cenar con esmero. Luego se sientan a platicar tontería y media por horas, después de lograr que los niños desaparezcamos de la sala; se escuchan el uno al otro sin perder detalle ni soltarse sus manos, hasta que al susodicho no le queda mas remedio que despedirse cuando mi tío empieza a rondar con la almohada bajo el brazo. Al día siguiente le pregunto a mi mamá quién es su novio, y me dice muy sonriente que su novio es mi papá. - "No, mami, en serio..." pero ella insiste. -?¿Cómo va a ser mi papá tu novio??. ¡El nunca llega con un ramo de flores, ni chocolates; sí le da un regalo a mamá en su cumpleaños y navidad, pero nunca he visto que el novio de mi prima se presente con una licuadora o dinero para que se compre algo. Además mamá no pone cara de Blanca Nieves cuando papá llega del trabajo, ni él sonríe como príncipe azul cuando la mira. Mamá no corre a arreglarse el peinado, ni a pintarse los labios cuando suena el timbre de la puerta y apenas voltea a verlo para decir "hola" porque está revisando las tareas. El saludo de mi papá, en vez de "hola mi vida" es "Hola ¡qué día!" y de inmediato se pone en la peores fachas para estar cómodo. En lugar de "¿qué se te antoja de cenar?"; Mi mamá le pregunta temerosa "Qué, ¿quieres cenar?" y cuando creo que papá le va a decir "Que bonita te ves hoy", le pregunta "¿no viste donde quedó el control de la televisión?". Los novios se dicen cosas románticas como "¡cuánto te amo!", en vez de "¿fuiste al banco?". Mi prima y su novio no pueden dejar de mirarse. Cuando mamá pasa delante de papá, él inclina la cabeza para no perder detalle de lo que hay en la tele. A veces, papá le da un abrazo sorpresa a mamá, pero ella tiene que zafarse porque siempre está a las carreras. Además, mis papás sólo se dan la mano cuando en Misa el padre dice "daos fraternalmente la paz". Yo creo que ella me dice que son novios para que no me entere de que "cortaron" cuando se casaron. La verdad es que mi mamá no tiene novio y mi papá no tiene novia. Qué aburrido... ¡SOLO SON ESPOSOS! *Autor desconocido -Mi hija me dió una gran lección; reímos... derrumbo mi aburrimiento a cambio de la reflexión.



ofertas black friday | Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2017 © librodearena.com