Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a maparo55            17 libros en su biblioteca
     18 valoraciones      392 posts en su blog      Es lector de 1 grupos

JUGUETEOS

Lo esencial es invisible para los ojos, sólo se puede ver bien con el corazón. Antoine de Saint Exupery


¿Galimatías?

 Jugar con las palabras es un deleite. A mí me gusta jugar con ellas; pero no tan profundamente, sino más bien con cierta timidez o a veces nomás por encimita; porque mi afán no es que se dobleguen ante mí, ni dominarlas por completo; más bien deseo conservar la condición lúdica, que ellas mantengan gran parte de su independencia y que en el transcurso del juego me sorprendan, me seduzcan con sus secretos ocultos.

La palabra “hacer” se me hace interesante para el juego; será porque implica acción, ponerse en movimiento para obtener algo, trabajar para alcanzar un objetivo, una meta. Hacer, también implica crear. Lo malo es que yo a veces no hago nada, ni poco ni mucho; entonces me quedo estático, alelado, y dejo que las cosas sucedan sin control, sin una voluntad que las guíe hacia algún lado, hacia un fin determinado.

Hacer. El que sabe hacer, hace. El que no sabe, no hace; así de simple. Muchas veces trato de hacer, pero no hago, y en ocasiones más bien deshago. Porque hacer, está bien, siempre que hagamos para hacer el bien y no el mal; si lo hiciéramos seríamos hechores del mal, malhechores o a lo mejor hasta mal hechos.

Cuando escribo se repite la mal hechura: hago como que hago, pero no hago. Más bien hago berrinche por no saber qué hacer o crear. Cuando todo está hecho, el hacer resulta inútil, si es que lo hecho está bien hecho; si no, habría que deshacerlo. Y tal vez hacerlo de nuevo. Es frustrante hacer, hacer y hacer, y no conseguir nada bien hecho. Sin embargo eso tiene sus ventajas, porque fracasar en lo hecho, significa que podemos intentar de nuevo hacer. Eso da por hecho una esperanza. En Mexicalpan de las garnachas, mi adorado país, existe desde hace muchos años un slogan hecho por algún publicista imbuido de fervor patriótico, que: “Lo hecho en México, está bien hecho”. Así reza la frasecita. Espero que eso, también me incluya a mí.

Frases y más frases

Entre mis lecturas cotidianas, aparecen de vez en vez, frases que me conmueven, que hacen vibrar mi espíritu, que logran que me retuerza inquieto como si el aguijjón de un escorpión me hubiera picado. Y siento correr por mis venas una fuerza extraña que me corroe todo. Entonces me detengo y busco dónde anotar aquello; así, de a poco, se van juntando los pensamiebtos encontrados. Aquí hay algunos de ellos:

…el respeto por la soledad del ser amado es una de las menos frecuentes pero más entrañables formas del amor…  Mario Benedetti.

—Cuando una mujer me gusta, invariablemente me dicen que se acostó con medio Buenos Aires e invariablemente yo me quedo en la otra mitad. Adolfo Bioy Casares.

 

El hombre que no guarda ningún secreto es tan pobre y vacío como el que no tiene ninguna fortuna.  Yi Sang.

Una vez casado a uno ya no le queda nada, ni siquiera el suicidio, sino ser bueno. Robert Louis Stevenson.

Las palabras pueden llegar a ser como los rayos X, que atraviesan cualquier cosa, si uno las emplea adecuadamente. Las lees y te sientes traspasado. Aldous Huxley.

Hemos aprendido a ver en el pan la grandeza del trabajo, a causa del pan que ganamos con el sudor de nuestra frente. Hemos aprendido a ver en el pan el vehículo esencial de la piedad, a causa del pan que repartimos en los momentos de miseria. El sabor del pan compartido es único. Antoine de Saint Exupéry

Hay personas que coleccionan pastilleros vacíos, que viene a ser lo mismo que guardar bolígrafos sin tinta, con los que sólo se pueden escribir poemas inexistentes, que muchas veces son los mejores. Juan José Millás.

La escritura es un tejido que intenta aproximar los bordes de una herida que no tiene sutura, Juan José Millás.

La sabiduría es la capacidad de introducir la mayor cantidad de mundo en tu mundo, la mayor cantidad de miradas en tu mirada, la mayor cantidad de voces en tu voz. Ricardo Chávez Castañeda.

Lo mío fue un acto de justicia: te robé un beso porque tú llevabas meses robándome el sueño. Leído en Facebook.

Report on experience: ¿Compartir a una mujer? ¿Por qué no? Lo verdaderamente desagradable es compartir un cuarto de baño. Adolfo Bioy Casares.

Obra maestra:Libro cuyas torpezas olvidamos porque sus aciertos nos dejaron un buen recuerdo y porque tenemos en menos a muchos libros famosos y algo hay que admirar. Adolfo Bioy Casares.

La vida siempre hace temblar las fórmulas. La derrota puede revelarse como el único camino hacia la resurrección, a pesar de sus fealdades. Antoine de Saint Exupéry.

Mujeres: máquinas de transmitir tensiones. Las encendemos por un rato, por placer. Si quedan encendidas nos mandan a la tumba. Adolfo Bioy Casares.

Sólo termina de veras lo que recomienza cada mañana. Julio Cortázar.

Aterrorizado por mi incapacidad de comprender lo que se decía, me refugié en el silencio. Octavio Paz.

No escribo para saber lo que soy, sino lo que quiero ser. Octavio Paz.

La pasión debe ser lúcida. Octavio Paz. 

Parafraseando a Octavio Paz, digo que: “La pasión de leer debe ser lúcida”.

Juego

 Me muero de muerte de sueño mis ideas no conectan ni la radio ni la tv ni el internet como debieran de prestado escribo un poco que no es poco para mitigar el caos más ordenado que transita por mi cabeza corazón y alma qué guapa estás y la terrible certeza cierta de que esta noche que ya no es día voy a la deriva flotando apático solitario ayo silver, dispuesto a no pensar demasiado y descansar…descansar.

Lecturas de dos mil catorce

 Se ha terminado dos mil catorce y es tiempo de resumir las lecturas del año. Debo decir que no he logrado leer todo lo que quisiera y que varias de mis lecturas fueron, en parte, de las que me cayeron a la mano o se me atravesaron en el camino en la búsqueda de otras. Algunas más se quedaron a medias y esperan mejores momentos para quedar finalizadas. Estos treinta y cuatro libros fueron mi aprendizaje y deleite del pasado año:

1) Crónicas romanas – Ignacio Trejo Fuentes

2) El desorden de tu nombre – Juan José Millás

3) Después del terremoto – Haruki Murakami

4) Textos extraños – Guillermo Samperio

5) El enigma de los códigos secretos – María Mañeru

6) Piloto de guerra – Antoine de Saint Exupery

7) Las princesas siempre andan bien peinadas – Mónica Beltrán Brozón

8) Óyeme con los ojos – Gloria Cecilia Díaz

9) Fábulas – Robert Louis Stevenson

10) La muerte y otras sorpresas – Mario Benedetti

11) ¡Por fin Bruja! – Marie Desplechin

12) Lo que queda de Roy Orbison – Roberto Bravo

13) Casi medio año - Mónica Beltrán Brozón

14) No te lo tomes al pie de la letra – Miguel Ángel Mendo

15) Danny – Roald Dahl

16) El tiempo libre de los hijos – José Luis Varea y Javier de Alba

17) Los mundos de Catalina – Patrick Modiano

18) Hay un chico en el baño de chicas – Louis Sachar

19) El juego del ajedrez – Varios

20) Pequeños escritores – Bernarda Rodríguez Betancur

21) Ladrona de libros – Markus Zusak

22) Fernanda y los mundos secretos – Ricardo Chávez

23) Cuentos para jugar – Giani Rodari

24) Cuentos por teléfono – Giani Rodari

25) Tengo catorce años y soy horrible – Gudule

26) Manual de zoología fantástica - Jorge Luis Borges

27) Aventuras del príncipe Florizel – Robert Louis Stevenson

28) La verdad de las mentiras – Mario Vargas Llosa

29) Un mundo feliz – Aldous Huxley

30) Rayuela – Julio Cortázar

31) Cómo estudiar el cuento – Lauro Zavala

32) El arte de la novela – Milan Kundera

33) El club de los corazones solitarios – Elizabeth Eulberg

34) Mentiras contagiosas – Jorge Volpi

No me arrepiento de ninguna de mis lecturas. 

El viejo Buk

 Bukowski es inspirador. “El viejo indecente” como lo llaman muchos, podrá haber vivido al borde del precipicio, pero quizá por lo mismo su obra rebosa vitalidad,  presencia y la desfachatez necesaria, para hacer de sus poemas, cuentos y novelas, pequeñas obras maestras. Debo decir que me gusta mucho “La senda del perdedor” y “Pulp”. Buk, goza de la fama de haber escrito como vivió. En lo particular, creo que sus poemas son los que más se acercan a esa percepción. En ellos, puede palparse una ácida crítica, feroz, tenaz, al “american way of life”.

Adentrarse en los textos de Bukowski, es una experiencia esclarecedora y que motiva a escribir, imitándolo. Sus versos (como dardos envenenados) van fluyendo como precisas imágenes cotidianas, llenas de mujeres, erotismo, críticas punzantes, vistas desde la óptica del desarrapado, el marginado, el más jodido. Intentaría aquí algún poema propio, pero la cabeza se me va de sueño. Aun así, copio aquí uno de los poemas que más me gustan de Buk.

 

Eres una bestia, ella dijo,

tu gran panza blanca

y esos pies peludos.

 

Jamás te cortas las uñas

y tienes manos gordas

garras como de gato

tu brillante nariz roja

y las pelotas más grandes

que he visto.

 

Disparas esperma como

una ballena que arroja agua

por su espalda.

 

Bestia, bestia, bestia

me besó.

¿Qué quieres, para desayunar?



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com