Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a ruiz-sillo            0 libros en su biblioteca
     18 valoraciones      315 posts en su blog      Es lector de 1 grupos

ruiz-sillo

La nave del Tiempo.......


Cuentos raros....

 .................es un jardín en las afueras de una ciudad que baja en pendiente. En uno de los niveles hay un templete de columnas de hierro y forma octogonal, desde la calle se llega por un camino de grava que tiene, a un lado, unos bancos de madera.


Una señora está sentada en uno de los bancos, observa el jardín como si fuera un escenario, la hiedra que sube serpenteando por las columnas del templete. Cerca de allí un grupo de pavos reales con la cola plegada tratan de saltar el seto. El aire en las capas inferiores es pesado y denso, pero el cielo es limpio y poderoso, algo inusual en esta época del año.


Ellos son buscadores de oro, parecen vivir lejos y más lejos aún en su interior como los locos. Llegan en parejas desde la curva de la carretera que rodea el enorme pino en lo alto de la cuesta.


Los pavos se acercan despacio como si midieran la distancia, pasan por el pasillo, esperan unos instantes en el arcén y saltan el otro seto para perderse en el bosque de árboles.


Un recuerdo preciso de la vida: en el transcurrir de una fiesta hay un palacio, circo o maravilla que podría ser nuestra casa, un lugar entrañable y precioso, antes del fin de algo  o la consunción de los elementos.


El interior del templete está en sombra, el polvo y las hojas secas de la hiedra dibujan unos signos curiosos en el pavimento del jardín.


La señora está de pie ahora, a la izquierda del templete, sujeta el bolso con el brazo mientras espera cerca de los bancos.


En el jardín es por la tarde. la luz cae del cielo de color gris, gris perla como si estuviera la luna. La señora del bolso se acuerda de algo.


Dentro del templete hay un rotonda de asientos de piedra, pero está vacía, tampoco hay sombras. es el espíritu del jardinero que es de las flores y de los setos o de la enredadera que trepa por las columnas.


Cerca de la carretera la escena filmica de unas trincheras. Acado ellos no se dan cuenta, son como el jardinero. Los disparos, el silencio monástico de las cosas.


El pasillo de grava, el maniquí de la señora con el bolso, el jardín en pendiente al otro lado del templete.

Denunciar

Ruiz-sillo y la literatura

.........querer hacer estilo de una mala escritura.......

Denunciar

Cuentos raros............

Daniel es un adolescente de pelo rizado y grandes ojos negros que tiene fama de poeta y soñador entre los amigos, escapa corriendo por la calle hasta el cerro en las afueras del pueblo para ver a  la luna salir por el horizonte, su rostro se contrasta con la luz del ocaso y el viento hace ondear su larga cabellera rizada.


 


Soy yo: desde el principio la reunión de los seres me invocó y estoy en la vorágine, habito en lo profundo de las cosas y mi casa es el lecho de los ríos, ya puedes tener el confín de las estrellas o idear el más lejano pensamiento que allí estoy yo, nada sucede sin mi presencia, siempre fui testigo del horror y la muerte fue mi compañera, conozco el reino de la verdad, pero el odio y la mentira son mis atributos desde los días de la sagrada maldición.


 


En los días de carnaval, por la mañana, los grupos de niños con disfraces y ricos tocados se han paseado por las calles del pueblo, llevaban cestas de pétalos de rosas que iban arrojando a la puerta de los vecinos mientras cantaban a coro bellas caniones. Por la tarde, los muchachos, alegres por el el vino de la fiesta, han salido al campo y estuvieron bailando a la luz de la Luna.


 


Soy yo: lo mismo que el perro se ha acercado a beber del caño de la fuente, así los seres me adoran. Desde antiguo estoy en la mente de los hombres y el agua, la palabra y el viento, son míos. Siempre fui perseguido y mi memoria borrada de la faz de la tierra, pero, un día, Ella visitó mi casa y desde entonces mi ser tiene un lugar donde es el rey. Allí congrego siempre al pueblo de los que me aman.


 


En las tardes de primavera los muchachos y muchachas salen de casa y se reúnen para hablar de cosas y hacerse bromas, se miran a los ojos y se dicen palabras que son mentira, siempre van en grupo como animales hasta la pobeda.


 


Soy yo: la vida de todo lo que existe, su momento, me ha condenado, los hechos, la historia y el tiempo han negado mi nombre y, sin embargo, los ríos y las montañas, el paso de los días y las noches me conoce y los animales, tanto los que vuelan como los que andan, saben de mí.


 


La Luna, los conjuros, los muchachos. Daniel, la soledad del campo, Daniela. Los días que la Luna se esconde son un canto para la tierra, un lugar de bendición, en las noches, el viento cálido de primavera acaricia la melena del Diablo.


 


Soy yo: si en el mañana la oscuridad sigue siendo la dueña de mi casa y la maldición primera continúa, entonces alejado pensaré, contemplaré por un instante mi destino, mientras tanto, el paso de los tiempos y de los siglos, la eterna lucha son los motivos de mi ser incesante.


 


Daniel regresa del cerro, camina lentamente, se le ve la pequeña felicidad que lleva dentro, se siente vivo y piensa en el cuento que le ha contado la Luna, sí, Daniel, piensa en Daniela.


Las primeras casas, la tarde.

Denunciar

aaahah, versos.

No soy yo


Ni el estanque


Ni las sierpes


Es ella, la musa,


Que danza con el aire.


 


El agua no,


El agua es siempre el poema,


La luz el recuerdo de algún algo,


El aire es la musa que desciende,


Se convierte en canción,


En verso pagano. 


 

Denunciar

.......pues últimas líneas.....

 ......un asunto muy importante, crucial, no solo en la existencia del derecho, sino, sobretodo en el de "administracción de justicia" es el referido al uso de la fuerza  .instrumento de poder-  con el fin de hacer valer la ley y su cumplimiento. Bien.


No puede saberse a ciencia cierta si esa clase de mecanismos de represión existen en el medio natural tanto de los seres inanimados  -rocas, tierras y hielos, atmósfera, órbitas planetarias-  como entre los seres animados  -microorganismos, plantas y animales-  , si existen precisas advertencias para aquellos que osan transgredir el derecho natural, las leyes o costumbres de todos. Quizás algún atisbo hacia la zona de desarrollo evolutivo o genético, o hacia los estados intermedios de ecosistemas o incluso hacia los modelos totales, holísticos. Más bien parece un algo genuino de los humanos y de su desarrollo social e intelectual.


El uso de la fuerza en auxilio de la norma y el derecho habría sido una forma social antigua en el medio humano y que ya en los ambientes de habitar en cuevas existieron asambleas dentro de la dinámica del propio grupo cavernario. Los individuos más fuertes, -mujeres y hombres-  habrían conseguido para ellos un cierto territorio de respeto y prevalencia sobre el resto de los miembros del grupo, aunque acaso podría preverse una cierta distancia todavía entre la propia norma, costumbres y leyes del grupo con el uso del dispositivo de fuerza. Si se deja en un aparte el interludio neolítico de manifestación de los modelos femeninos con sus propias caracterísitcas, su manera peculiar de conseguir el entendimiento social, incluso, con toda seguridad, su manera curiosa de usar la fuerza, es decir, el delegar en manos de los varones ese recurso perentorio, llegamos como en otras diversas circunstancias históricas a la manifestación del guerrero y formalización del hecho bélico. La eclosión de la guerra en el medio humano trastoca, por decirlo así, gran parte de las antiguas normas y costumbres de identidad y funcionamiento, incluso el estamento ontológico de la especie.


Existe un problema de análisis ahí en los primeros compases del surgir de la guerra y la experiencia  de las afinidades del guerrero  -su propia forma de ser-  pues no es posible dilucidar, o habría que hacerlo en cada uno de los hechos históricos, lo que sería antes si la acción del guerrero o la multitud de modelos, leyes y derechos puestos en marcha a raiz de la misma. Con el paso de la historia y la confirmación de esas nuevas normas, lo que se llama Antíguo Régimen, esa práctica del uso de la guerra y de las armas es utilizada también para fines "directos", es decir,  prácticos dentro del esquema de la sociedad y, en base a la creación de unos cuerpos y unidades especializadas  -policías, vigilantes-  quedarían configuradas las fuerzas de seguridad del estado, algo sin lo cual no es posible vivir y de un simple funcionamiento de gravedad  -siempre hacia una superficie y un centro-  y que adquiere con su desarrollo unas diversas formas, desde los guardabosques a los guardias de asalto.


A ciencia cierta sería difícil evaluar una situación como esa en relación con el tamdem "derecho-justicia" y el uso de la fuerza y la represión para lo mismo, pues la acción del guerrero se trató siempre de algo explosivo proclive a tomar las diversas direcciones acaso propuestas, acaso no, de antemano. Algo además de un estrecho contubernio con las leyes del azar y la casualidad y en muchos casos producto de un resultado o enfrentamiento, algo que llegaría a producir una especie de · "historia del sobresalto"  en los márgenes de la humana peripecia, esto no de un escaso registro temporal, sino algo aparente, desde el principio de la misma historia hasta nuestros días. 


 

Denunciar

Cuentos raros....

Ha quedado sola la casa, la casa y el portal, sola la calle y el banco solo, el banco donde por las tardes se sentaban a tomar el sol. Todo el pueblo un espacio vacío, el sonido de una campana; las campanas tocan de repente a media mañana cuando menos lo espera uno, lejos de todo, más lejos del tiempo, un barco anclado en los hielos perennes de la naturaleza; cuando el sol escapa a borbotones entre las nubes, el sonido de las campanas de difuntos.


La casa huele a pescado y al final a pescado frito. Dos o tres personajes, personalidades iomportantes que pasean por la calle. El silencio esférico de la mañana.


He salido corriendo hasta el vado del río a contemplar el camino y la arboleda, corriendo desnudo, sintiendo el choque brutal del viento en la epidermis. No sucedía nada, no había nadie, no puede verle con la gorra y el bastón por el vado. 


Pregúntale donde veía la muerte, o acaso dijera solo que sí o quién lo decía, es extraordinario el vaho de viejo que despide su dentadura. Se ha quedado sola la cantina, la calle y sus amigos solos.


Recuerda cuando bajaba a la pradera o las veces que iba con sus amigos y no le gustaba, no, era solo eso. ¿Por qué suceden algunas cosas? Las sensaciones más sutiles del mundo, algo como un baile de espejos unos pintados de blanco y otros de negro. Es la mano que sujeta el bastón, no eres tú pues estás muerto, una descarga de varios miles de voltios, quizás algo más simple. La cosa no es de la gente, ni ángeles ni demonios, cada medida de aceite en su botella, no le pertenece y, a veces, es el genio del autor, sus múltiples y audaces obras quienes terminan con las historias. No hay gitano capaz de hacer eso, quizás sean los lugares, el momento o los astros, o sean ellos que juegan con la luz del sol, es algo hermético.


"¿A quién le cuento esto?, me decía y después, "soy el portador del más terrible de los secretos". Hay algo después de todo que me molesta, que no deja funcionar mis relojes, quizás sea mejor así, porque le veo, no deja de burlarse el muy triste de mí. Desconectado, sí, totalmente desconectado.


De todas maneras también te prometieron a ti un viaje por el Caribe por matar gamusinos, y si no..., ¡qué montón de ramos de flores sobre tu tumba!, y uno de rosas rojas, un rojo oscuro e intenso como sanguíneo para que la muerte se pinte los labios, para para..., las he mirado de cerca, he cogido un capullo de esas rosas, carmín, ¡cuánta salud!, no se le puede decir eso a un muerto.


¡Qué frío llega desde el oeste!, un frío tan intenso que se ve Portuigal! Estoy arreglando algo, seguro que lo has notado al llegar al pueblo, hace frío, un frío redondo y grande como una nube que después se va con el día hacia el horizonte.


La casa sola, también el cementerio, porque se quedó yendo por la calle doblando el cuerpo mientras apoyaba el bastón en el firme y decía que él era eterno y otras cosas, juramentos, nada serio, entonces, acabó en el recuerpo, en el campo corriendo desnudo  a toda velocidad para sentirse, para mover con los pasos el pedazo de hielo que enmarcaba su cuerpo.

Denunciar

....derecho versus justicia.....

 .....................a pesar, sin embargo, de ser ambos términos usados indistintamente incluso para referirse a las mismas cosas y a cosas diferentes al mismo tiempo y en un mismo asunto, ese tamdem o modelo derecho-justicia  parece como en otros muchos casos en la actualidad algo víctima de la velocidad y la vorágine de los tiempos. Después de algún somero análisis no sería difícil advertir un cierto conflicto o disonancia entre esos términos y significados. 


Para elucidar ese conflicto se puede recurrir a una figura clave, hito paradigmático en todos esos andurriales como es la Ley. En primer lugar vamos a hacer de ese término algo neutro, sin artículo que lo defina, ni femenino  -como es el caso-  ni masculino  -como tendría que ser-. Ya vimos antes como el guerrero y sus secuaces se apropiaban de las leyes  -costumbres consuetudinarias-   las usaron como norma social y harían surgir de ellas los derechos para los ciudadanos de una ciudad o estado  que él mismo pusiera en marcha. 


La Ley entonces como algo neutro ni femenino ni masculino.Y acaso en este sentido habría sido algo necesario, casi como una condición "sin la cual no..."  (sin la cual no tendría la ley que existir), el recurrir y consultar la asamblea o reunión de las mujeres para la puesta en marcha de esa ley. No para conseguir trabajos óptimos o resultados sorprendentes, sino porque de esa manera habrían quedado implicados en lo mismo ambas posturas humanas. Porque no hay otras.


La Ley como sujeto neutro, iguala las condiciones genéricas, es decir, las atribuciones y deberes del varón y los atributos y condiciones  de la mujer.


La Ley, entonces, como neutro sujeto aparece, se instaura en las humanas sociedades, es otra forma de funcionar, como la cultura o la religión. No podría decirse que la ley es la función misma, el régimen, el estado, pero sí que es un territorio estimable de esas razones. El régimen, el estado, aquí, es la gente, el pueblo, y los intríngulis que utilizan para gobernarse.................

Denunciar

.....las grandes frases.....

 "...quien busca el saber para jaztarse de él, o para ser alabado, o para adquirir riqueza y fama, está lejos del éxito, pues su objetivo es alcanzar algo que no es el saber..."


Ibn Hazm.

Denunciar
Artículos publicados: 316
1 -  2 -  3 -  4 -  5 - 



Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com