Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a sakkarah-            5 libros en su biblioteca
     9 valoraciones      25 posts en su blog

Sakkarah

Romanticismo


Navidad


 


Os deseo Una Feliz Navidad a todos.


Con mucho cariño.


Sakkarah

Denunciar

Una cadena...


Una cadena de sueños o metas puede llevar al hombre muy lejos, o muy al fondo. No sé si hace falta olfato, inteligencia, o estrella; pero de lo que estoy segura es que hace falta valor para arriesgar.



Cuando ha pasado casi la mitad de la vida, o más, de nada vale ya arrepentirse. Si has optado por tus metas, o te has entregado al logro de las de los tuyos…Puede venir la duda a la cabeza, pero hay que desterrarla. Una vez que te encuentras ante la vida, sin metas y con sueños rotos, te preguntas que metas ponerte hasta el final; pero te encuentras con el cansancio de no querer seguir luchando por nada.



Así la vida no te llevará a ningún lugar importante, pero no preocupa cuando ya se acabó la ilusión.




Sakkarah

Denunciar

No subio...


No subió muy alto, desde joven partieron sus alas. Se aferró a un águila para volar, el no va más de la perfección, el arquitecto del amor, la maquina pensante de la seducción. Pobre pichón confiado que pretendía escapar de su palomar.


El águila le posaba en la cueva oscura de la espera donde el pichón soñaba. Sus alas pocos ungüentos recibían para la cura, no podía atreverse a volar. Los verdes prados, las agrestes montañas, los cristalinos ríos y las playas doradas, sólo cabían en su imaginación.

La oscuridad de la cueva ha ido destruyendo sus ilusiones. La herida de sus las alas se ha hecho más profunda. Ya no se queja, ya no espera la extraña visita del águila. Sólo siente una presión diaria en su cabeza, algo le anuncia que no es una presión cualquiera, que puede tener el nombre terrible de la muerte.


¿Terrible? Quizá sea la culminación de un sueño no soñado, quizá ese día encuentre una luz que le haga entender el vuelo del águila. Puede que al traspasar esa barrera que tanto teme, el águila comprenda esa mirada. Tarde, tarde para el águila; nunca para el pichón herido que no llegó a paloma.


¿Cuánto durará la espera de la muerte? ¿Cuándo la presión de la cabeza no le dejará despertar?


Sakkarah

Denunciar

Hay sentimientos...


Hay sentimientos propios del hombre: Amor, solidaridad, generosidad…El caso es que a veces te encuentras con personas para las que estos ya no tienen ningún valor. Yo entiendo que la vida, las experiencias negativas, puedan llevar a alguien a perderlos; pero lo que no comprendo muy bien, es que el que los ha perdido, vea anormal que otros aún los sigan teniendo. Llega un momento en el que tener sentimientos nobles es ser un perro verde, o morado.



Lo mismo sucede con la verdad y la mentira. A estas alturas me entero que hay personas que se sienten orgullosas de la mentira y la defienden. La solución podría ser fácil, no creer absolutamente nada de las personas que hacen gala de ello. Hasta ahí llego, pero después escucho hablar que tener confianza en el otro es importante, que las relaciones que no se basan en la confianza no son posibles. Hay muchos hilos que ya se me escapan.



Y ahora ya, por último, me pregunto que si se pueden sostener relaciones envueltas en la mentira, y cómo serán estas…



Sakkarah

Denunciar

Solo duele...


Sólo duele el peso de la verdad cuando ha quedado descubierta una mentira. Si la verdad se la encuentra de cara sin estar solapada, si no hay que indagar sobre un engaño para encontrarla, entonces nunca es dolorosa.


La mentira siempre deja asomar un hilo tarde o temprano. De él se comienza a tirar con dolor hasta el final, si es que uno no desesperó en el camino.


Yo me pregunto que si se puede comprender el amor con mentira o con engaño, que si un amor puede mantenerlo y por ello no amar menos. Mi respuesta es que no, ¿cómo engañar a la persona que amas? Cuando se ama duele todo mal que al otro le sucede más que el propio.


Sakkarah

Denunciar

En tus manos


En tus manos se derretirá esta nieve de invierno que hace que tirite en la soledad de la noche. Retirarás la ceniza de un fuego extinguido, y el peso de tu boca lo sentiré en los labios. Fina hierba mi piel para tu espalda.



Murmullo sagrado en el altar del amor, secreto trascendente en mi oído. Suave corcel en mi cintura, tú, enorme en todo. Tiza de vida, sello incandescente en el alma.



Un ventisquero nuestro oculto a los ojos del mundo, con el sonido de tu risa, y la luz de tu mirada.




Sakkarah

Denunciar

Una mujercita...



 Una mujercita frágil y cariñosa paseaba largamente por los bosques. Siempre iba armada con un gran caza-mariposas, pero en realidad, lo que pretendía era cazar un hada. En su camino se entretenía charlando con los duendes, con los búhos. Su sonrisa iluminaba el día.



La vida no siempre es justa, ni lo suficiente delicada para tratar a las almas sensibles; lo que hizo que nuestra mujercita frágil empezara a perderse en largos silencios. Terminó perdiendo la curiosidad por las hadas, y dejó por completo el mundo encantado del bosque.



En su impuesta soledad, se cruzó con una hormiga a la que empezó a seguir con la vista; y pensando que la iba a pisar un elefante, corrió valiente a defenderla. Desde entonces charlaba largos ratos con la pequeña hormiga, que fue la única que supo ver su sonrisa escondida.



La mujercita de la que hablo comenzó a dar cortos paseos de asfalto, donde se encontró un duende justiciero. Duro para toda injusticia que se cometiera con sus amigos, pero con un corazón lleno de ternura para el que a él sabía llegar. La colmaba de caricias, la llenaba de corales. Los sueños hicieron nido otra vez en ella, pero sólo guardaba su sonrisa para el duende, o para la hormiga. Ya no quería ser la mujercita frágil, y lo intentaba disimular dotando de dureza a sus palabras, aunque su sensible corazón siempre estaba atento a sus afectos, a los que escuchaba con tanta paciencia, que un buen día al ir a recoger su cabello, adivinó sus puntiagudas orejitas y fue corriendo al espejo.



¡Era un hada!, de ahí le venía su curiosidad por ellas, y sus largos paseos por el bosque. De ahí su hermoso corazón. Ya sólo le quedaba dar un paso para adentrarse en su reino, del cual no debió nunca salir: el reino de la Fantasía.




Sakkarah

Denunciar

Danzan


Danzan las letras alrededor de su figura representando imágenes. Imágenes que toman vida y van taladrando el pensamiento.

Se desata una cadena de sentimientos inmóviles, y en su quietud desgastan emulando el cansancio después del ejercicio.


Una actividad incesante se desarrolla en su interior, paralizando todos los sentidos preparados para el entorno exterior. La realidad perdió su fuerza, sus caminos no eran necesarios para el viaje.


La vida adquirió una actividad inusitada y gris. Las puertas iban cediendo ante el empuje del pensamiento, y algunas daban paso a una oscuridad misteriosa. Un laberinto de largos y rancios pasillos llevaba a cada una de ellas.


El cansancio y su falta de interés la hizo llevar su pensamiento a la nada. ¿Habría alguna puerta que la albergara?


Sakkarah

Denunciar
Artículos publicados: 25
1 -  2 -  3 -  4 



Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

General 5 libros



ofertas black friday | Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2017 © librodearena.com