Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a scotta            5 libros en su biblioteca
     5 valoraciones      6 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

Poesía Testimonial

La poesía testimonial es como rastrojos en llama. Mucha humareda, mucho escándalo, para avisar que arde sólo la broza, el grano está recogido y almacenado, para domar al pueblo.


Sospecho







25 de Enero de 2010 en Colombia,


en la Macarena


un volcán de cadáveres


abre su boca, grita,


pero nadie lo escucha.


22 de Julio de 2010, Norma Irene Pérez


toma a los cadáveres por los huesos


y de los agujeros de las balas


los cuelga uno a uno en las estrellas,


pero nadie los ve,


a todos les pilla durmiendo.


13 de Agosto de 2010


el cadáver de Norma Irene Pérez, periodista,


aparece colgado en la luna,


pero sigue siendo de noche.


Sospecho de los paramilitares,


como que es el sol


el culpable de la luz del día;


sospecho de que Alvaro Uribe


se aloja en las ordenes sueltas,


en la órdenes mugidas;


sospecho del silencio cómplice


de Reporteros Sin Frontera


y de todo el ejercito silencioso


de los altavoces de occidente,


para los fuera del tiesto


no hay corporativismo,


para este caso sólo hay dinero


y el dinero no habla;


sospecho de los políticos europeos


tan condenados a condenar


las condenas convenientes


y sospecho de cada consumidor


que apreció rapidamente


que la carne de Norma Irene Pérez


era una carne barata;


sospecho por su indiferencia,


la indiferencia que mata.


 

Denunciar

Tú, a lo tuyo







Tipos que se meten en aguas teñidas


y salen sin mancharse, gente de bien.”



                      Marcos Gónzález Sedano








Te da igual que sigan muriendo


los pobres, sobre montones


de basura y excrementos.


Te da lo mismo que las guerras


sean el negocio más sucio,


pero el más entretenido,


el más rentable y más pulcro.


Te da igual si los muertos


se te cuelan en los bolsillos


buscando las migajas vagas


de tu último bocadillo.


Te da igual y lo mismo


la amenaza de la tierra


mientras no te quite el sitio;


la crucificción en masa


y el martirio en los lebrillos


de todo el que a la pantalla


no la acaricia con brillo,


que se rompan en pedazos


los vientos del equilibrio,


mientras tus pies esten secos


que importa el tronar de un rio


o los cuernos resoplando


del mar fiero y dolorido;


que empujen y matriculen


cada totem de los indios;


que construyan cajas fuertes


con árboles ya podridos;


que te importa la ternura


si tu ya no eres un niño.


Tú, a lo tuyo,


a tus hijos y a tu esposa


que es lo importante en el mundo,


más que ninguna cosa,


a callar, a votar y punto


y sin salirse de hora;


a homologar cada urna


con la sangre venenosa


de tu ambición nauseabunda,


urnas que son como fosas


recibiendo calenturas,


por tradiciones miedosas


con modernas ataduras .


Tú a procurar que tu moza


tire la bolsa de la basura.


 

Denunciar

¿Ya eres rico?







 


Tu te crees que ya eres rico


porque dentro del garaje


tienes un coche amarillo,


porque tiraste los muebles


ayer al Hoyo Triguito,


cuando apenas si lo usáste


y aún los tenías limpios;


porque tu tele es un plasma


con efectos colectivos,


tan grande como la envidia


que le tienes al vecino;


porque tu casa no es blanca


y ya tiene hasta tres pisos


y una buhardilla en lo alto


para excelsos compromisos;


porque orientas tus retoños


en colegios preferidos


por la gente que destina


el oro para sus grifos;


porque los pobres ya son


más oscuros que tus hijos.


Sin embargo, tu coche,


con tanto swing y ruido,


se desplaza por tus venas


quemando los leucositos


que un día te faltarán


para dormir un poquito;


y tus muebles, los de tus huesos,


los que tienes nuevecitos,


a esos le faltan calcio


y durarán muy poquito;


y tu plasma, ese te dicta a diario


como tienes que ir vestido


desde tu cerebro frágil


y dócil como un cochino;


y tu casa, tu fachada,


tiene ulcera de intestino


hipotecada en un banco


que te enseña los caninos


cada vez con más apremio


de demandas y recibos;


y la escuela, concertada,


esa te envicia a tus hijos


a esnifar bolsas de pus


entre mentiras de libros,


como recientes suicidas


con los ojos ya vendidos;


Tu no eres el de tu espejo,


no eres ni tu apetito,


tu eres todo complejos,


ni eres, ni serás rico,


tu lo que estas es enfermo.


 


 

Denunciar

Cría mentiras







Las mentiras cultivadas


en vuestras cárceles de oro,


esas que afilais de noche


como comillos de lobo


y de día repartís


en los camiones de escombros


brutalmente compitiendo


con trucos de manicomio,


se asoman peligrosamente


cada vez con más antojos


al deslizante barranco


del infiel brocal del pozo.


Esas mentiras clavadas


en cuatro columnas de lodo


ya os sirven solamente


para vender y comprar votos.


Esas mentiras con garras


espuelas y picos torvos


están aclarando sus plumas,


se os está cayendo a trozos


las meninges del disfraz


tan altamente alevoso,


surcido con manos sucias


en los templos del Dios Momo.


Esas mentiras tan presas,


con tanto beneficioso,


tan amasadas en plata,


tan amarillas de mocos,


están perforando el ejambre,


violando vuestros cotos,


mordiendo la mano de su amo


que no es más que la de vosotros.


Esas mentiras que Goebbels


un día puso en remojo,


para cometer y condimentar


vuestros sagrados negocios,


esas benditas homilías


os estan picoteando los ojos.


 

Denunciar

vuestra corona







Quizá porque os interesa,


vosotros: nietos de obreros,


adornais vuestras cabezas


con las coronas que hirieron


a la única bandera


liberada por el pueblo.


 


Vuestra corona está hecha


con el mismo metal fiero


de las balas de derechas


que abrían los agujeros


en los vientres y pecheras


de vuestros ténues abuelos.


 


Coronas en las cabezas


como si fueseis toreros


siempre de fiesta en fiesta


babeando en mentideros


donde huele a sangre fresca,


a chantaje y a dinero.


 


Coronas en las cabezas


y así os sentís satisfechos,


mimados por la realeza


y por lo mafia del clero


que bajo palium y alteza


paseaba al carnicero.


 


Viva el rey y coronas puestas


y a trabajar para ellos,


a llevarles las maletas


y a llenarles monederos


mientras en tu casa espera


un niño royendo huesos


con las esvástica en la hombrera


y el saludo de los cerdos.


 


Olvidaste ya a tu abuela


paseada y pelada al cero,


o podrida en una celda


o rematada en el suelo,


por eso es que no te cuesta


apoyar al usurero


nieto del que su cuenta


la empeñó en los bombardeos


contra Málaga indefensa.


 


Ojalá no fueras ciego


Ojalá tus ojos vieran


con la enseñanza del viejo


y no fueras de las hienas


que colocan los anzuelos


las noches de luna llena.


Que esa corona hueca


se te clave en el cerebro


y si aún así, no te enteras


que retocen gatos negros


donde habitó tu conciencia


 

Denunciar

29 - Julio - 2009







Y todavía estais muy contentos


de los dos o tres hambrientos


que generais en cada intento


de defensa de este cuento


con cargo y con emolumento.





Seguís sonriendo y bebiendo


la sangre que os están vendiendo,


filtrada en lenguas de esparto


para que parezca un parto


en frascos de litro y cuarto


que no inciten al reparto,


los más pérfidos  pelargartos


de los que aún no estais hartos.





Estais limpiandole el culo


al que se caga en vuestro cubo


con total indiferencia,


vuestro cubo de paciencia ,


vuestro cubo sin licencia,


vuestro cubo de conciencia,


lo que os quedaba de decencia.


 

Denunciar



Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

Autores contemporáneos 0 libros

General 1 libros

Poesía 2 libros

Relato corto 2 libros



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com