Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a Traductor literario            0 libros en su biblioteca
     0 valoraciones      6 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

Blog sobre traducción literaria

Artículos, curiosidades y enseñanzas interesantes sobre la traducción literaria.


La traducción literaria


Definición


Traducción literaria consiste en la traducción de la poesía, obras de teatro, libros literarios, textos literarios, así como canciones, rimas, artículos literarios, novelas de ficción, novelas, cuentos, poemas, etc.


“Traducir un idioma es traducir su cultura” 


Traducción de estilos literarios


El estilo es la característica esencial de cada pieza de la escritura, el resultado de la personalidad del escritor y sus emociones en el momento; un solo párrafo no puede ser elaborado sin revelar hasta cierto punto la personalidad del autor. Cada escritor tiene un estilo literario y su estilo se refleja en su escritura. Algunos autores dicen que una traducción debe reflejar el estilo del texto original, mientras que otros dicen que una traducción debe poseer el estilo del traductor.


Un buen traductor debe tener un profundo conocimiento de los idiomas de origen y de destino, ser capaz de identificar con el autor del libro o poema, entender su cultura y país, y emplear un buen método para la traducción de textos literarios.


El traductor literario ha de tener en cuenta la belleza del texto, su estilo, las características léxicas, gramaticales y fonológicos. Algunos de estos pueden no ser las mismas en la lengua meta. Por ejemplo, en la lengua árabe no existe "usted", que puede ser fundamental para una buena traducción. El objetivo del traductor es que la calidad de la traducción sea el mismo que el texto original sin dejar de cualquiera de los contenidos.


En general, en la traducción literaria traducimos mensajes, no los significados. El texto debe ser visto como una pieza integral y coherente de trabajo.


Por ejemplo, si estamos traduciendo del árabe al Inglés o viceversa, hay que tener en cuenta que las dos realidades son muy diferentes, sus culturas tienen puntos de vista a veces opuestos sobre ciertos asuntos, así como en el desarrollo científico y tecnológico. Así que la búsqueda de palabras equivalentes es más compleja.


Cuando este es el caso, el traductor debe encontrar palabras en su propio idioma que expresan casi con la misma fidelidad el significado de algunas palabras del idioma original, por ejemplo, los relacionados con las características culturales, habilidades en la cocina o habilidades de esa cultura particular.


Algunas ideas o características no son ni siquiera conocen ni practican en la otra cultura. La práctica de la traducción literaria ha cambiado como una cuestión de la globalización, los textos se han vuelto más exótico, y estas traducciones deberá contribuir a una comprensión mejor y más correcta de la cultura de origen de un país.


Traducción de Poesía


En la poesía, la forma es tan esencial para preservar la mayor contenido. Si el formulario no se conserva entonces tampoco es la poesía. Susan Bassnett-McGuire dice: "El grado en que el traductor reproduce la forma, metro, ritmo, tono, registro, etc. del texto IDIOMA FUENTE, será determinado tanto por el sistema de idioma de destino y también dependerá de la función de la traducción. Una de las cosas más difíciles de traducir es poesía. Es esencial para mantener el sabor del texto original ".


Una buena traducción descubre la "dinámica" de la poesía, aunque no necesariamente sus "mecánica" (Kopp, 1998). Como Newmark dice: "La traducción de la poesía es una prueba de fuego que muestra la naturaleza desafiante de la traducción." En la traducción de la poesía, juegos de palabras, alusiones, analogías, aliteraciones, figuras del lenguaje y metáforas son siempre comunes.


Traducción de Prosa Poemas


La mayoría de las autoridades de traducción creen en algún tipo de pérdida estilística en la traducción de poemas en prosa, y mucho menos para la prestación de un poema en verso su equivalente. Debemos tener en cuenta que debemos siempre ser fiel al significado del poema original.


La traducción de los versos


Arberry (1945) dijo que la traducción rimada era comparable, en una actuación acrobática, que "el establecimiento de un elefante de caminar por la cuerda floja." Solo podría bastar Esta declaración para mostrar las dificultades inherentes a la realización de una tarea. Las traducciones siguientes están en verso:


"Todos los seres humanos son en verdad semejante,


todos en acción, un origen creación "


"Todos los hijos de ADAM son miembros unos de otros,


cada uno de sí misma sustancia que su hermano.


"Los seres humanos son miembros de un todo,


en la creación de una esencia y el alma ".


"Hijos de ADAM son miembros del cuerpo, por decir,


porque ellos son creados de la misma arcilla ".


Sobre la base de lo que acabamos de discutir, se asume que, aunque la traducción de textos literarios en general, y de la poesía en particular, parece un reto descabellada y, en casos raros, sólo es posible con la pérdida semántica y estilística parcial, es por ninguna manera totalmente imposible. La evidencia muestra que un traductor experto con gusto poético puede lograr este fin, con las características literarias y dispositivos del texto de origen necesarios mantiene intacta.


Traducción de Obras


La mayor parte de las obras que van en un teatro en España son traducciones. Palabras en el teatro se van a "recitado", que decir en un escenario, y eso significa una serie de restricciones o condiciones generales a tener en cuenta: el año en que fue dicho y escrito, el estilo, el lenguaje, etc.


El traductor debe decir en voz alta las palabras que él está traduciendo para una obra de teatro, escuchar cómo suenan en el escenario. Una cosa es leer y otra es "decir" algo. Un texto puede ser traducido así en un libro, pero suena horrible en el escenario. El trabajo del traductor no termina cuando se da el trabajo a realizar. Es aconsejable que el traductor trabaje con el director y los actores para resolver problemas cuando el texto se pone en el escenario. Es importante tener en cuenta las palabras que se usan en el momento de la obra se lleva a cabo, así como el público al que está dirigido. Por ejemplo, un traductor de España utilizará la palabra "cojín" de cojín, mientras que un traductor argentino utilizará "almohadón". Así que el traductor debe trabajar hasta que el juego se pone en el escenario. Esa es la mejor recomendación para la traducción de obras de teatro.


Donde estudiar


Algunas universidades en el mundo que ofrecen cursos sobre la traducción literaria:


    Universidad Pompeu Fabra, España


    Universidad de Las Palmas de Gran Canarias, España.


    Universidad de Manchester, Reino Unido


    Universidad de Alicante, España


    Universidad de Edimburgo, Reino Unido


    Universidad de Surrey, Reino Unido


    Instituto de Traducción e Interpretación, Reino Unido.


 

Denunciar

Un traductor literario de carne y hueso.

Mi primer contacto personal con un traductor literario tuvo lugar en el primer ciclo de Secundaria, durante una conferencia sobre literatura en el salón de actos del instituto. Habían invitado al a un escritor y traductor Madrileño autor de varias novelas y traductor de otras tantas. Pero en esa ocasión nos habló de su último trabajo. Se trataba de un relato dinámico, entretenido a ratos, con tintes de novela policíaca y algunas escenas de acción a la americana, es decir, mucho calibre doce y un loco asesino suelto. Y ya de paso se introducían también en ella algunos detalles puntuales de sensualidad, precisamente lo que conviene a unos adolescentes a punto de volverse unos monstruitos impulsivos e insoportables. Había mucha guasa con el capítulo en que se hablaba de las tetas de la protagonista, una vez que por fin salían a la luz; el fragmento mejor escrito de todos, sin duda. En definitiva, una novela juvenil escrita con el fin de entretener, así como introducir algunos temas recurrentes en las noticias —en este caso la inmigración ilegal— y sin muchas más pretensiones. 


Durante la semana anterior habíamos estado discutiendo en clase de Lengua qué preguntas hacer al escritor y traductor al final de la charla. A mí me encargaron apuntarlas en una lista, formularlas de manera clara y asignar una a cada compañero interesado en participar activamente en la reunión. Había un poco de todo, como: “¿Cuántas novelas ha publicado?”, “¿Cuántos libros ha traducido?”, “¿cuánto ganan los escritores?”, “¿qué hay que hacer para ser traductor?”, etc. Mi preferida entre todas ellas era —obviamente— la que se me había ocurrido a mí: “¿Cuándo descubrió que tenía vocación de escritor?”. Para mi desgracia, no hubo necesidad ninguna de lanzarla al aire, ya que el invitado nos estuvo hablando precisamente sobre aquel asunto durante buena parte de su conferencia. 


Llegó vestido con una chaqueta marrón claro. Era de altura mediana y algo corpulento. Tenía una llamativa barba oscura y hablaba marcando las eses. Muchos de los que allí estábamos no habíamos visto a un escritor en nuestra vida, al menos no uno que nos fuera presentado como tal y de quien hubiésemos leído algo. 


La conferencia fue muy interesante. Para nosotros era todo un descubrimiento tener por delante a un tipo que decía ganarse la vida escribiendo y traduciendo libros, sin más. Yo ya tenía algunas ideas preconcebidas sobre lo difícil que era el mundo literario en términos de beneficios inmediatos. Y a aquel hombre no parecía irle demasiado mal, todo lo contrario, su discurso era muy positivo y alentador. Se consideraba escritor a tiempo completo. A mí, que me gustaba escribir y que tenía un especial interés por aquel afortunado modo de vida, se me pasó volando la hora. 


Nos contó un poco su vida, sus comienzos con las letras. Había mandado un cuento a un concurso literario y, a pesar de no ganarlo, su libro llamó la atención de uno de los miembros del tribunal. Le ofrecieron publicarlo en la célebre colección “El Barco de Vapor” de Ediciones SM. Nos mostró el ejemplar en cuestión. Aseguró que siempre lo llevaba en la maleta. Después de aquel pequeño éxito, su carrera como escritor empezó a tomar forma. 


Recuerdo también que tardó —según dijo— unos ocho meses en escribir la obra que muchos teníamos en las manos. Nos explicó un poco su forma de diseñar y escribir novelas; el esquema argumental, los borradores, etc. Reconoció que a veces podía ser un trabajo duro y fatigante. 


La lección más importante la pongo a continuación, y pienso poder transcribir sus palabras de manera casi o completamente textual, a pesar del largo espacio de tiempo que ha transcurrido desde aquel día hasta hoy: “Para ganarse la vida escribiendo libros no hay que estudiar mucho, pero sí que hay que tener, en cambio, muchas ganas de aprender, ganas de aprender cosas nuevas”. Al principio no entendí bien por qué decía eso; hoy día no solo lo he terminado comprendiendo, sino que he tratado de aplicar esta divisa a mi vida cotidiana. ¿Cómo vamos a poder escribir cosas interesantes si no descubrimos cosas que sorprendan a los demás? Cosas que despierten el interés y la imaginación. ¿Y de qué forma se conocen estas cosas? Leyendo, observando atentamente a nuestro alrededor, escuchando a personas con cultura, con un discurso más rico y elaborado que el propio de las conversaciones cotidianas entre amigos. Y, si se puede, viajando. Hay que viajar mucho; conocer mundo. No necesariamente muy lejos; a veces al adentrarnos en pueblos o urbanizaciones que apenas distan de nuestra casa treinta kilómetros podemos hallar material interesante. Anotar todo aquello que nos haya llamado la atención. Toparnos con cosas nuevas que choquen con nuestra rutina, con lo ya conocido y visto hasta la saciedad. Desde luego no es una profesión aburrida. 


Al final subimos todos al estrado a que nos firmara el libro. A cada uno de mis compañeros les preguntaba cómo se llamaban y sus nombres le recordaban ciertos personajes de sus novelas. Usaba muchos nombres. Había escrito sobre un tal “Ernesto”, un “Paco”, pero no un “Jesús”. Mi nombre le sorprendió un poco; no parecía muy acostumbrado a oírlo. No me hizo pues ningún comentario especial, tan solo me estampó su firma en la primera página con una simple dedicatoria. Y sin embargo, a pesar de aquel último momento un tanto decepcionante disfruté mucho de aquella mañana enriquecedora. El escritor y traductor me dio, sin saberlo, consejos y ánimos que he marcado a fuego en mi memoria. Consejos que hicieron cambiar poco a poco mi vida, sin que me diera del todo cuenta.

Denunciar

Cómo traducir la literatura de forma efectiva 3



Ya estoy de otra vez con vosotros para seguir con la tercera parte de este artículo denominado ”Cómo traducir la literatura de forma efectiva” Puedes ver aquí la primera parte y la segunda.  


¿Cómo traducir palabras en urdu que no tienen una traducción directa en Inglés, o tal vez los conceptos que son particularmente profundamente arraigados en la cultura de Pakistán? 


A veces, uno se encuentra con palabras casi intraducibles, debido a las diferencias culturales. Una de esas palabras en urdu es ’sharmana’. Un ejemplo de esta palabra en una oración sería una situación en la que un niño se acerca a una chica y la chica es ’gaiee sharma’. No puede ser simplemente traducida al Inglés como "sonrojó" o  "estaba avergonzado". Aunque algunas chicas en Occidente pueden no reaccionar de esta manera, en nuestra cultura, sharmana de una chica da una señal positiva para el niño. ¿Qué podría ser considerado coqueta en Occidente se practica como una expresión femenina muy sutil y digna de interés en el sur de Asia. Es importante que esta sea una respuesta natural, y no artificial. En tales casos, la mejor apuesta para el traductor sería decirle al lector lo que el personaje femenino siente y lo que está sucediendo realmente en ese momento. 


¿El alfabeto Urdu presenta un desafío de traducción? 


Nuestras vocales en urdu son diferentes de las vocales inglesas, y esto puede presentar problemas en la traducción de los nombres u otras palabras originales en Urdu, tales como títulos reales o militares. La "a" en Inglés, por ejemplo, no es lo mismo que nuestra ’a’, que a veces suena como ’aa’. El Urdu tiene algunos fonemas, como "d" o "gh", que se pronuncia un poco como la "r" que uno escucha en francés, como en ’París’, y otros que son comunes sólo en árabe y turco, como el sonido gutural ’q’, que tratamos de hacer con un añadido ’u’, como en el nombre de ’Quraishi’. Tal vez un teclado francés algo modificado podría ser útil para situaciones en las que los nombres propios u otras palabras originales en Urdu tienen que ser retenidas en la traducción en Inglés


¿Estar traduciendo poesía es diferente a la prosa? 


Traducir poesía es un desafío mucho más grande. Usted se enfrenta a la tarea de comunicar el significado y la belleza de las expresiones que los lectores en Urdu entienden sin esfuerzo, por las connotaciones seculares de las palabras. Por ejemplo, los símiles y metáforas en Urdu pueden tener conceptos filosóficos o culturales del Este tras ellos. La traducción literal de un verso del poeta Ghalib podría ser: "Sí, oh luna nueva, vamos a escuchar el nombre de esa persona. Te saludan tan humildemente. Pero el lector en Inglés tiene que estar familiarizado con la diferencia entre un salaam ofrecido con una profunda reverencia y un saludo cotidiano ordinario. Él o ella también podría no saber que nuestras fiestas giran en torno al avistamiento de la luna, de acuerdo con el calendario lunar islámico. Y el lector también puede estar familiarizado con la idea de que un salaam es un saludo a algo excelente, o una persona sin igual. 


Pero vale la pena tratar de transmitir estas asociaciones. Lo que quiero hacer en un caso como es el estudio de los poetas mayores del idioma Inglés y familiarizarme con su estilo y dicción. Esto a menudo ayuda. He traducido un montón de poesía sufí últimamente y encontré que el estudio cuidadoso de la dicción de John Donne y William Blake fue inspirador para mí. Te permite tener una idea de cómo se expresó un concepto o sentimiento similar en el otro idioma, aunque fuera hace cien años. 


No es fácil, pero hay que seguir intentándolo. Debes estar en completo acuerdo con el poeta, para mantener sus palabras en el otro idioma. En definitiva, la traducción es un trabajo creativo y nadie puede estar seguro de que si no se podría haber mejorado o hecho de manera diferente


Espero que os haya gustado esta entrevista.


 

Denunciar

Cómo traducir la literatura de forma efectiva 2



Ya estoy de nuevo aquí para seguir con la segunda parte de este artículo denominado ”Cómo traducir la literatura de forma efectiva” Si te perdiste La primera parte puedes verla aquí


En cuanto a la traducción literaria, usted es conocido por “moverse” lentamente a través de un texto y mimar cuidadosamente la elección de cada palabra. ¿Cuál es tu récord para centrarse en una sola palabra?¿Y cuáles son las ventajas de trabajar de este modo? 


Sí, ostento con orgullo esta habilidad para no omitir ningún elemento en absoluto. No estoy seguro de la vez que he tardado más, pero me propongo como reto mirar el reloj a partir de ahora. 


¿Las ventajas? Bueno, la traducción básicamente tiene dos cosas: que resulta muy cercana y cuidadosa y la lectura es reflexiva. Si el escritor ha utilizado la palabra x, tenemos que saber por qué esa era la palabra que eligió de todas las opciones (lo que significa exactamente, sino también lo que está haciendo en la sentencia, en el ritmo de la oración y con el sonido), y luego tenemos que encontrar una manera de replicar que en nuestro idioma, de nuevo con la mayor precisión posible. 


¿Es un buen momento para ser un traductor literario? 


Creo que es un muy buen momento para ser un traductor literario en español, especialmente trabajando en España o por lo menos con los editores de España, pero varía. Algunos mercados son más sensibles a la traducción, algunos mundos editoriales tratan a los traductores mejores que otros, hay algunos lugares donde hay una emoción y un dinamismo a la profesión y para el conjunto del sector que hace una gran diferencia. Pero sí, en general, es muy buena. Cada vez más la literatura está evolucionando, lo cual es una gran noticia para nosotros, y por supuesto para los lectores, también. 


Ahora vamos a peguntar al traductor profesional Fahmida Riaz. 


¿Cuáles son las alegrías y los retos particulares de la traducción? 


He traducido obras de poesía y de ficción. Cada pieza a traducir viene de la pluma de un individuo, así que hay que darle un tratamiento individual. Trato de mantener el ambiente de la cultura original, en lugar de la lengua, como se refleja en el texto. 


Si bien la traducción del escritor egipcio ganador del Premio Nobel de Nagib Mahfuz ’Afrah Ul Qubba’ al urdu de una traducción al Inglés del texto, también me quedé con la novela original árabe. En Pakistán, tenemos una relación interesante y paradójica con el árabe. De niños, todos estamos enseña el Corán y por lo tanto podemos más o menos leer el árabe. Pero no entendemos el idioma. A pesar de esto, en referencia al texto original en árabe del libro de Mahfouz me ayudó a aprender cómo los personajes se dirigen unos a otros, y a veces había una palabra que podría ser utilizado en urdu y tenía el mismo significado. No quería que los egipcios sonaran como si fueran Karachites. 


¿Es diferente el urdu de otras lenguas que se hablan en Pakistán? 


El urdu es ciertamente diferente de otras lenguas paquistaníes. Se desarrolló en las ciudades y pueblos y es un lenguaje urbano que se presta bien a las expresiones formales, ya que nació y se creó en y alrededor de Delhi, que fue la sede del poder y de la cultura en el subcontinente durante cientos de años. Supongo que la diferencia se podría comparar a la "Reina del Inglés" y otros idiomas en el Reino Unido, como el irlandés, galés y el gaélico escocés. 


Muy pronto volveré con la tercera y última parte de esta entrevista llamada ”Cómo traducir la literatura de forma efectiva”. Espero verte de nuevo por aquí.

Denunciar

Cómo traducir la literatura de forma efectiva



"La poesía es lo que se pierde en la traducción", cita el poeta estadounidense Robert Frost. Entonces… ¿cómo traducir la literatura de manera efectiva? ¿Qué hace a un traductor bueno? En este artículo que voy a dividir en 3 partes hago un resumen de una entrevista realizada a Daniel Hahn, director del Centro Británico de Traducción Literaria, y al traductor de idiomas Fahmida Riaz, durante un taller de traducción literaria. 


¿Debe una buena traducción capturar fielmente el texto original, o debe hacer algo diferente con vida propia? 


Desafortunadamente, ambos. Suponiendo que la fidelidad que usted está apuntando es la fidelidad a algo más que el significado literal, entonces cualquier intento de ser fiel a la obra original de la escritura debe implicar hacer algo que tenga vida propia. Debe tener solo el mismo pulso como lo hizo el original. Tomar algo vivo y fresco y transformarlo en algo aburrido y muerto en otro idioma no parece ser la auténtica fidelidad a mí. 


¿Puede una traducción añadir algo a la original? 


Claro, en la traducción, todo cambia. Cada palabra o frase; cada sílaba, para el caso, será diferente del texto original. Esto significa que habrá adiciones, por supuesto, pero también llamar la atención sobre ciertas cosas en el original. 


Cada traducción es un acto de interpretación, así como de creación. Ls traductores leen la pieza original y tratan de averiguar lo que se está haciendo, lo que es importante y que está pasando. Ellos están constantemente tomando decisiones sobre qué elementos de un texto deben preservar y cuales poner en primer plano, y cuales sacrificar. 


La gente habla de "pérdida" en la traducción literaria, que me parece que no viene al caso en la mayoría de ocasiones, aunque una cosa que no me parece que sea particular, la pérdida frecuente es la ambigüedad. Tenemos que tomar una palabra original con dos o tres posibles significados simultáneos y decidirse por una palabra en Inglés que sólo cubre uno o dos de ellos - pero hay una ganancia que viene con ese enfoque nítido, también. 


García Márquez ha sido mal citado a menudo como diciendo que la traducción de ’Cien años de soledad’ era mejor que el original - Creo que en realidad dijo que era más preciso que el original. Esa distinción, creo yo, es muy reveladora. 


¿Qué cualidades lingüísticas son los más difíciles de traducir? 


Oh, todos del mismo modo. ¡La traducción literaria es algo complejo! Y no me refiero sólo a que es muy, muy difícil, pero en realidad, no es realmente posible. No hay una sola palabra en cualquiera de las lenguas que traduzco que puede asignar a la perfección a una palabra en Inglés. Así que es siempre interpretativa, aproximada, creativa. Todo lo que es, en sí, una cualidad ’lingüística’ será, por definición, estar anclado en un idioma determinado, ya sea del idioma, la ambigüedad, o asonante. Todos los idiomas son diferentes. Hay congruencias entre las lenguas que están más estrechamente relacionadas, por supuesto, pero esas relaciones son minoritarias. 


¿Cuáles son las virtudes particulares de la enseñanza de la traducción?  


Supongo que hay dos cosas, la primera es simplemente, la visión que el autor puede aportar a la lectura del texto de los traductores, a su comprensión de la misma y, en consecuencia, las decisiones de traducción que esta comprensión aportará. Luego, por supuesto, el mismo hecho de tener esa conversación obliga a los propios traductores para articular su propio pensamiento, para formular preguntas y sugerencias. Esto es en sí útil, sólo tener que articular un proceso interpretativo y creativo que ocurre normalmente (a) no necesariamente consciente, y (b) entre las lenguas, no establecidos claramente dentro de un lenguaje articulado, es un indicador valioso para el aprendizaje. 


Si te parece bien lo dejamos aquí por hoy y próximamente la segunda entrega.


 

Denunciar

Cómo traducir obras literarias




La traducción literaria es un arte que implica la transposición e interpretación de las obras creativas, tales como novelas, prosa, poesía, teatro, cómics y guiones de cine de una lengua y cultura a otra. También puede implicar obras intelectuales y académicas como publicaciones de psicología, filosofía y física, arte y crítica literaria, y obras de la literatura clásica y antigua. Sin la traducción literaria, el pensamiento humano y el arte estaría carente de las almas de las grandes mentes y libros, que abarcan desde la Biblia a Don Quijote, pasando por Freud y Einstein. La traducción de la literatura puede ser increíblemente gratificante. A continuación expongo los que creo que son 9 puntos fundamentales para poder traducir obras literarias.


1.- Conviértete en un ávido lector en cada uno de los idiomas de trabajo.


La traducción de obras de creación requiere la capacidad de leer entre líneas. Tienes que amar la lectura en el género (s) que está traduciendo y ser a la vez íntima con el escritor y los matices de la lengua, la cultura, el pensamiento y mensaje.


Si, por ejemplo, traducir poesía de inglés a español, tienes que leer tantas obras publicadas o no como te sea posible, en inglés y en español. Esto le ayudará a captar los estilos, las sutilezas, los contextos, y el alma de la poesía con el fin de deconstruir lo textos en inglés y reconstruirlos el español. 


Recuerda que debes mantenerte al corriente de tus lenguas de trabajo. El lenguaje es una entidad “líquida” que cambia constantemente y evoluciona. Los dialectos cambian, la semántica cambia, las palabras nuevas se acuñan, las palabras viejas mueren y renacen.


 2.- Domina tus habilidades de escritura en tu lengua materna. 


La mayoría de los traductores literarios, con muy pocas excepciones, traducen exclusivamente a su lengua materna, la lengua donde mejor se expresan y la mayoría son nativos. Para traducir un libro, debes escribir un libro; traducir una obra de teatro necesita saber cómo escribir una obra de teatro. La única manera de hacerlo es escribir lo máximo posible en tu idioma y perfeccionar continuamente esa habilidad.  


3.- Obtener una buena formación de traducción.


Las instituciones académicas de todo el mundo son una de las fuentes y los partidarios de la traducción literaria y académica más fuertes. Considera la realización de al menos un curso en literatura comparada, lingüística, idiomas, o traducción. La traducción literaria específicamente a menudo se ofrece a través de programas de escritura creativa. Recibir formación académica también te dará acceso a las conferencias literarias, profesores que traducen, y bibliotecas con colecciones completas. 


Si el mundo académico está fuera de tus posibilidades, puedes aprender a través de libros. Echa un vistazo a tus tiendas de libros locales y bibliotecas en las que se publica sobre el tema y leer, leer, leer.


4.- Investiga al escritor y el trabajo que se está traduciendo.  


El trabajo de un escritor es un pedazo de él / ella misma. Para interpretar lo que estás leyendo, debes saber todo acerca de la persona que hay detrás de las palabras que estás traduciendo. Pregúntate a ti mismo: ¿Cuándo y dónde se escribió la obra? ¿Dónde estaba el escritor? ¿Qué rodeaba el escritor en el momento de la obra fue escrita? ¿El trabajo de dibujar referencias de otras piezas literarias? ¿Qué más ha escrito el escritor? etcétera.



5.- Conoce los riesgos detrás de lo que estás traduciendo. 


La traducción de una obra en particular puede costar tanto el escritor y traductor sus vidas en función de la declaración de la obra. La traducción de los libros ha provocado, en múltiples ocasiones, revoluciones y guerras. Conoce e investiga a su público.


6.- Recuerda que ninguna traducción es perfecta. 


En el momento en que comiences a realizar la primera frase, el original ya se pierde en la traducción. Tu trabajo no es encontrar un equivalente, sino más bien reconstruir el original como si estuviera escrito en el idioma de destino. Los conceptos culturales, tonos de color, matices de significado, e incluso la historia se pueden perder. No tengas miedo de eso, siempre se puede utilizar notas al pie / notas finales si es necesario.


Revisa las piezas acabadas traducidas una por una antes de la lectura general y revisión al final. Puedes encontrar una palabra mejor o una expresión en el mismo idioma que obtiene el significado exacto de la otra. 



7.- Encuentra un editor.
 


Las traducciones literarias son contratadas en gran medida a través de las editoriales o empresas de traducción. Acércate a ellos, contáctales y proporciona  muestras de escritura y traducción.


Algunos países ofrecen becas a través de las artes o instituciones de cultura asignados específicamente para la traducción de obras literarias. Echa un vistazo a lo que está disponible para este fin y analiza tus opciones. 


8.- Únete a una organización de traducción profesional. 


Si vives vive en España, Inglaterra, Francia, Alemania, Argentina o México, hay organizaciones profesionales para traductores, así como organizaciones de la traducción literaria. Unirse a una organización es importante para tu profesionalidad, te permite acceder a una gran red colaborativa y te abre puertas y acceso a nuevas oportunidades de formación profesional y premios de traducción.


9.- Practica constantemente.  


Búscate un lugar cómodo y traduce durante al menos quince minutos al día. Solo se puede conseguir mejorar, trabajando duro y manteniendo un horario regular. Después de un tiempo, te sorprenderás de la cantidad de trabajo y experiencia que has acumulado.


Espero que estos humildes consejos te ayuden en tu camino para poder llegar a ser un traductor literario profesional.



 


 

Denunciar



Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com