Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a alteruter            0 libros en su biblioteca
     0 valoraciones      777 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

LOS REYES MAGOS

servido por  alteruter 09 enero 2017 2 comentarios

Los Reyes Magos eran tan mágicos, tan magos que, aunque yo estaba toda la noche despierto y mirando la ventana, nunca los vi aparecer. Al final, sin embargo, daban constancia de su presencia: un montón de caramelos, una bicicleta, que se pinchaba a los cinco minutos de montarse en ella, y aquella inefable pelota blanca, gracias a la cual me convertiría en jugador de la selección. "Manolillo, le he dado doscientas ochenta y seis patadas sin que caiga al suelo", le decía. Entonces Manolillo intentaba emular mi hazaña pero, como no era una figura, después de varias voleas, la pelota acababa indefectiblemente en el tejado y, posteriormente, en el patio de algún vecino. Entonces aparecía Teresa visiblemente enojada: "me habéis espantado a las gallinas. Como la volváis a lanzar, no os la devuelvo". En consecuencia, yo intentaba una solución salomónica: "Manollilo, prepara tu equipo, dos jugamos dos coca-cola grandes en los Aguilares, nombre del estadio en que se disputaría el partido. Después de varias horas de juego, al faltarnos el árbitro y estar las porterías desdibujadas, el extraordinario trofeo era objeto de litigio y cada uno intentaba apoderarse de las coca-cola.

Más tarde, con aquella letra firme e impoluta que me había enseñado el maestro, les escribía a los Reyes Magos una carta-epístola para mis adentros-en la que les solicitaba una princesa bella y radiante. Pero las princesas se casaban siempre con príncipes o, en el peor de los casos, con millonarios griegos o árabes y no con adolescentes sensibleros. Bajaba el listón y entonces les pedía una criada pero las criadas soñaban con ser princesas y claro...

La última carta que escribí a los Reyes Magos era mucho más despersonalizada. La única enseñanza que te proporciona el tiempo es que cada vez somos menos importantes. Les pedía un mundo más justo y equitativo, que todos los niños, aunque no recibieran regalos importantes, al menos no se murieran de hambre, que los hombres, en lugar de mirarse como enemigos, se consideraran "algo sagrado para el hombre", como escribió Séneca. Hoy como ayer, he abierto la ventana esperanzado pero no había ninguna misiva de los Reyes Magos. Quizás, como en otra época, sin que yo lo sepa, el regalo me haya llegado.


 


 

Denunciar

2 comentarios  -  Escribe aquí tu comentario

lo dijo lapelirroja 10 01 2017 | 6:08 AM

Muy hermoso

Yo sí que vi a los Reyes Magos en el salón de mi casa, muy de pasada. Vi a Melchor, porque creí distinguir su barba blanca. Recuerdo que llevaba una capa de color verde esmeralda y que estaba agachado frente al televisor, que era donde solían dejar sus regalos cada 6 de enero.

Me puse tan nerviosa que me volví a meter en la cama, a pesar de que me había levantado sólo para hacer pipí. Total, ya iría al aseo por la mañana

Denunciar

lo dijo alteruter 10 01 2017 | 4:52 PM

Para la pelirroja: muy atractivo tu relato. Eso es ser fiel a los Reyes Magos. Un beso

Denunciar

(*) Campos Obligatorios. La dirección de correo no aparecerá publicada.


Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

General 0 libros



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com