Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a angelonero            0 libros en su biblioteca
     1 valoraciones      192 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

Abrásate en el fuego que me quema (II)

servido por  angelonero 14 marzo 2012 3 comentarios

 


Gutiérrez era un tipo atlético, debía de andar por los treintaicinco, y hasta me atrevería a decir que era atractivo, si no fuera por ese gesto de enterrador con el que andaba por la oficina. No se le conocían amigos dentro de la empresa, y tampoco lo fomentaba, se limitaba a hacer su trabajo, velando por los intereses del consejo de administración.


A pesar de todo esto no le tenía una especial animadversión, no le guardaba más rencor que al gerente o al jefe de administración, pertenecía a la clase de los que tienen el poder, o una parte del, y por consiguiente podía considerarlo un enemigo, alguien de quien cuidarse. Aunque me había guardado de mostrar mi pasado sindicalista y hacía lo mío sin rechistar demasiado, sabía que en cualquier momento podían jugármela, y que podía volver a las trincheras.


Por eso me extraño que soñara con Gutiérrez. Cuando salía por la puerta de la empresa desconectaba de verdad, y no era frecuente que soltara alguna anécdota de mi vida laboral con los colegas, porque no las había. Salvo el generoso escote de Gladis, la telefonista, en el que había soñado perderme más de una vez, y los andares de marioneta del jefe de producción, al que deseaba cortarle alguna vez los hilos, no era habitual que el trabajo se colara en mi mundo inconsciente.


Sin embargo Gutiérrez irrumpió en uno de mis oníricos Apocalipsis, en los que yo era el protagonista de delirantes orgías, en las que fornicaba con extraños híbridos entre mujeres y todo tipo de bestias: cebras, águilas, serpientes… El no participaba en la escena, si no que se mantenía aparte, mirando con insistencia y grabando signos indescifrables en el suelo.


Nunca me preocupé por encontrarle un significado a aquellos sueños, ni tan siquiera cuando al día siguiente Gutiérrez no apareció por la empresa. Su coche se había empotrado contra un camión en la salida de la autopista, y había fallecido camino del hospital.  

Denunciar

3 comentarios  -  Escribe aquí tu comentario

lo dijo carme 14 marzo 2012 | 8:42 PM

Me alegro de encontrarte de vuelta aquí. Una inquietante historia la que presentas.
Un saludo.

Denunciar

lo dijo Artemis 15 marzo 2012 | 7:57 AM

Un lujo y un verdadero placer releer las buenas historias Angelonero, es como ir recuperándote lentamente, jajaja, ME ENCANTA!!!.
Que sepasssss que Gutierrez no muere, se reencarna en otra empresa, ahora está en la mía, jajaja a ver si sueño con él un día de estos...
Un biquiño enorme

Denunciar

lo dijo Angelonero para Artemis 21 marzo 2012 | 5:06 PM

Miña queridiña: tu aliento anima mi vuelo por esta galaxia de arena, como una brisa amable en una de esas tardes de verano que compartimos en la ensenada de Barra, cuando todavía no nos habían brotado alas y eramos cautivos de otros afectos (y de otros miedos).
Si, es cierto que Gutiérrez se reencarna, una y otra vez, en tu empresa y en la mía, pero no vamos a dejar de soñar en sus muchas muertes, para que un día se despierte y se de cuenta de que lleva muerto mucho tiempo, como don Manuel.
Un feixe de bicoliños da primeira colleita da primavera.

Denunciar

(*) Campos Obligatorios. La dirección de correo no aparecerá publicada.


Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

General 0 libros



ofertas black friday | Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2017 © librodearena.com