Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a angelonero            0 libros en su biblioteca
     1 valoraciones      192 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

Sin labios para recoger el zumo de las violencias

servido por  angelonero 29 febrero 2012 4 comentarios

 



Afilados como guillotinas tus silencios


imponen una estrategia de trincheras


un inventario de interferencias


o de formaciones de caricias detenidas


más allá de los límites sostenibles


en un escenario lógico o soñado


disparar intenciones lujuriosas


a un cardumen de nubes averiadas


para comunicar por reflexión


con la aridez de los fondos abisales


con las inhóspitas razones


de un Apocalipsis anunciado


otra vez vagando en ruta incierta


definiendo nebulosas y refugios


germinando nuevos abismos


mientras grito a las cenizas calientes


de un decadente holocausto


con alta concentración de espinas


ahora ya me envuelve la tormenta


y sonrío al ventilar mis tristezas


para sepultar definitivamente


nuestros balances y reclamaciones


frente a un horizonte previsible


de síndromes resucitados


Denunciar

4 comentarios  -  Escribe aquí tu comentario

lo dijo Tu Maggie 29 febrero 2012 | 9:11 PM

¿Son las palabras actos, pre-actos, entre-actos? Muchas veces me pregunto porque los argumentos más valiosos permiten que los pies anden en dirección contraria...

¿Es la renuncia una victoria? Decir (a tiempo) adiós, ¿provocar las despedidas?

La retórica del espejo, ya lo sabes. Confrontarnos a nuestras propias convicciones a través de las convicciones de quien nos acompaña (coberturas emocionales eternas).

Cuando los naufragios en lugar de doler aligeran... Ains, ¿por qué me siento tan a gusto entre tanta contradicción?

De rutas inciertas: felices incertezas recobradas.

Bicos mi Cassiel. Feliz de saberte presente (cerca estás siempre)

Denunciar

lo dijo Angelonero para Maggie 02 marzo 2012 | 11:43 AM

Argumentando las contradicciones, los saltos al vacío, los sabotajes a las convicciones más firmes, los cortocircuitos provocados por la cobardía o por la falta de confianza en nuestras fuerzas. Sentir la retirada como un avance en dirección contraria, como un cambio de rumbo.
¿Puede ser el fracaso también una forma de victoria? Nuestra condición hace apostasía de la paz de los mansos y nos hace adictos a las cicatrices como en aquella película de Cronenberg.
Renunciar a la seguridad de los viajes organizados, aún a sabiendas del polvo, sudor y lágrimas que jalonarán nuestros caminos.
Y por eso sonreímos a los tsunamis, agitando las páginas de un libro infinito como bandera, mientras las palabras nos colonizan hasta las entrañas.
La certeza de vagar por territorios inciertos, donde solo nuestros iguales (cuantas veces te he visto en mi reflejo) entienden diferencias y silencios.
También yo, querida Maggie, estoy feliz de tus presencias, que siguen sumando en nuestro particular balance de afectos.

Denunciar

lo dijo Artemis 05 marzo 2012 | 8:18 AM

La frialdad de las calles que nos conducen a través del purgatorio, duele en la planta de los pies mucho más que las brasas de esas rutas inciertas a las que nos arrastra el Apocalipsis.
No se teme al abismo cuando ya se ha sobrevolado el infierno, Angelonero, pero el recuerdo de las llamas reactivan aquellas cicatrices que creímos muertas. Estoy segura de que en tu inventario de intangibles cuentas con tesoros de valor incalculable que harán del averno un lugar apacible donde reparar tus alas rotas.
Qué buena sensación es reencontrarte. Cassiel, Maggie??? sí, muy apropiado, jaja. Vaya dos... Beso doble.

Denunciar

lo dijo Angelonero para Artemis 06 marzo 2012 | 4:33 PM

El infierno siempre es un lugar solitario, por eso nos vemos obligados a llenarlo de palabras, como combustible para que nuestros recuerdos no dejen de quemarnos las entrañas. Es esa soledad la que nos incita a evocar el Apocalipsis, y la que nos hace extrañar el eco de los iguales, de esos marcadores que señalan un antes y un después en nuestra existencia, y que nos hicieron desafiar una y otra vez el abismo. Benditas cicatrices que nos gritan que, alguna vez, aunque fuera por un corto espacio de tiempo, fuimos inmortales, y creímos en todas las cosas imposibles. Reparar las alas rotas con la firme intención de volver a quebrarlas... Sentir el aliento de aquellos que, como tu, comprenden tantos movimientos incomprensibles. Bicoliños e apertas.

Denunciar

(*) Campos Obligatorios. La dirección de correo no aparecerá publicada.


Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

General 0 libros



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com