Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
     0 valoraciones      4 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

Luis Alfonso

El Amor hace surgir tu mejor identidad


Suicidio de Hambre

servido por  belennia 05 junio 2010 1 comentarios

   




     La decisión la tomó en forma natural, sin sobresaltos, ni poses para fotografías, alaridos, bailes o saltos. Se dejaría morir de hambre, poco a poco. Un suicidio de hambre. Era lo que venía haciendo desde hace algunas semanas. No lo notó. Cada vez comía menos. Había días que sólo comía galletas con cocacola que alternaba con leche, café o agua. A veces, ni galletas. No era una mala idea, le dió vueltas por un rato y ya está. Ya no quería estar aquí, le dolía la vida, cada vez era más difícil para él vivir en sociedad. Se sentía como un extraño, siempre se había sentido así. Desde aquel día, hace tantos años...                             Dirían que estaba loco. Por esa manía suya de ser vegetariano, no beber cerveza o licor, -era el deporte nacional-, proteger y defender a los animales y a las mujeres maltratadas por los machos, proteger a la Madre Tierra, Gaia, que nombre tan hermoso: "GAIA". Loco como una cabra. Vivir y comer saludable y lo más
natural posible, -recuerden la cocacola-, para morir de hambre, ¡vaya broma cruel! Morir por abundante falta de vida. Dirían que estaba loco porque era chavista y los chavistas están todos locos, según los burgueses escuálidos. Lo que esos burgueses no sabían, era que él no le caía bien a mucha gente, porque no aceptaba corrupciones o manipulaciones y tenía la lengua picante, el temperamento atravesado, era pasional y apasionado y a veces le picaba el trasero, decía lo que pensaba y sentía y lo peor, que se los decía a la gente en su cara. Lo cual fué muy costoso. Fué expulsado de la Casa de la Poesía, del Taller Regional de Teatro, de la Soka Gakkai, de la Misión Sucre y lo dejaron solo y apartado en la Misión Cultura, sospechaba que lo habían expulsado también, pero no lo comprobó. Y cuando le tocaba hablar en Corpozulia le ponían un vigilante armado a un lado. Los comunistas corruptos no lo querían, -a los otros camaradas les
caía bien-. Los del psuv, -partido al que pertenecía- le dieron la espalda y no lo apoyaron en sus planchas o chuletas para las elecciones del Consejo Comunal del sector donde vivía. Con todo y lo que quería era una biblioteca primero, un ateneo, un par de programas de radio y que la emisora comunitaria del sector, funcionara para el bien del pueblo. Eso era todo. No le interesaba el dinero, sólo el área cultural y artística, no era político, era sólo un poeta tratando de sobrevivir. Lo decía cada vez que podía. Yo soy un poeta maldito, no soy ni seré un político bienaventurado. El problema en este país es que no existe un mercado para el escritor, como sí existe para el pintor. Él era socilista libertario, creía en el individuo y lo pagó caro. Así, que el día de las votaciones, se quedó en su casa viendo la final de la Champions, ¡¡¡Inter Campeón!!! ¡¡¡Viva Italia!!! ¿¿¿??? creo. Eso no lo saben los burgueses escuálidos.
      Por primera vez el eterno calor de su ciudad, que tanto defendía, -el calor y la ciudad-, lo estaba afectando. Pensó en comprar un aire acondicionado. Se quitaba la camisa o la franela cuando estaba solo en casa, lo cual era inaceptable, inimaginable, imposible, nadie lo recordaba sin camisa, a menos que estuviese enfermo y por la misma enfermedad se dejaba sin nada arriba. Pero no se quejaría del calor. Él no lo haría. Les decía a sus amigos: "entre más se quejen del calor, más calor les va a dar, porque lo activan, le dan importancia". Sabía que bastase con armonizar con las salamandras y el calor se iría, o lanzar una plegaria al Amado Señor Surya y él lo fortalecería. Pero no, el calor lo estaba afectando y él no se quejaría. Recordó el cielo en Cuba, Neruda tenía razón. Azul profundo y exquisito. Las mujeres de Cuba son hermosas como sus noches y orgullosas como el mismo infierno. Suicidarse por hambre es un suicidio de bajo
perfil, nadie lo nota, nadie lo clasifica como tal o le pondría esas malditas etiquetas que la gente de su ciudad les gustan marcar a los demás para siempre.        Llevaba tanto dolor en su corazón, se empeñaba en seguir latiendo. Silencio. Sus amigos sólo lo buscaban cuando necesitaban un favor, luego no existía. Veía la ciudad pasar: traición, lujuria, envidia, ambición, mentiras, destrucción. Le pedían que fuese corrupto, que se vendiera como una puta. Y él no quería vivir sin ética, sin integridad, sin compromiso, sin espiritualidad, sin materialismo. No iba a sobrevivir, sí ese era el precio. Sus ojos ardían, ya no podía sostener la ciudad en ellos, ya no divisaba el alba al horizonte. Salió al patio, regó sus plantas, su amada y fiel madrugada lo llevó, él se dejó ir, sus gatas lo acompañaron, como siempre. Era un animal de madrugada, ese vientre que lo aguardaba. Llegaba el momento más difícil, la hora de irse a dormir. 


Luis Alfonso Monasterios
Maracaibo, Venezuela





Denunciar

1 comentarios  -  Escribe aquí tu comentario

lo dijo Chinca C. Salas R 20 febrero 2012 | 11:36 PM

La muerte por inanicion se ha puesto de moda con matriz politico, rompe paradigmas y nos lleva al fondo del problema para ganar una reflexion sobre los tiempos nuevos y sus consecuencias al imponerse como huelga[estudio de motivos legales], nos lleva al conocimiento de la ciencia, exposicion psiquiatrica del momento de poner en peligro nuestras vidas frente al hambre y una lucha tras negado los derechos a una situacion determinada.

Alimentos como galletas, soda gasificada no es ciertamente muerte de hambre, es mala alimentacion la cual nos lleva a otros estratos sobre el estudio del porque poner fin de esa manera tan dolorosa la existencia ya que seria mas conveniente imprimir la muerte de manera directa cortando las venas, ahorcandose, un tiro en la boca o en la sien y poner fin al sufrimiento, el modo de exterminacion dolorosa nos lleva a otra estancia del placer por el dolor sea para experimentar ansiedades, sentimiento desgarrante y enfermizo de imprimir ineficiencia al cuerpo, transmutarse con un proposito claro y concreto para experimentar el camino de los muertos, pasaje muy antiguo de la historia de los suicidas.-
Chinca C. Salas R-

Denunciar

(*) Campos Obligatorios. La dirección de correo no aparecerá publicada.


Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

General 0 libros



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com