Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a blascubells            5 libros en su biblioteca
     7 valoraciones      116 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

Reflexiones

Vivir y escribir, escribir y vivir, todo es uno y lo mismo.


Cerezas, el libro de un viejo amigo

servido por  blascubells 12 julio 2011 3 comentarios

Aquellos que leéis mis posts ya sabéis que últimamente me está dando por recuperar viejas amistades, pues bien, Fernando Lozano (a quien conocí con 19 años durante la “mili”) fue el primero de esa colección, contacté con él hace año y medio, creo, pues eso de tener un amigo pintor (de brocha fina), para alguien cuyo círculo de amistades no es muy amplio, es algo que tiene encanto, le hace a uno sentir especial, ya sé que eso no deja de ser una ilusión, pero qué le vamos a hacer, soy una persona reflexiva, que hace un trabajo interior desde hace tiempo, sí, pero tan humano como cualquiera, tan esclavo del juego de las identidades como el que más. Perdón si a alguno le estoy rompiendo los esquemas sobre mí, pero es así.


La primera foto de este post es de la portada de su libro, las otras son de algunas de sus pinturas escogidas entre las que me gustan. Pero vayamos al meollo de la cuestión, que no es ni esa manía de recuperar viejas amistades, ni los cuadros de Fernando, sino su libro “Cerezas”. Una obra que confieso me costó empezar a leer, en parte por tener mi cabeza en mil cosas y mi corazón en otras tantas, y en parte por estar escrito como una obra de teatro, algo que, como ya le dije en su momento al autor, no me gusta, hace que cueste más de leer, pero que sin embargo, a medida que uno se mete en la novela, descubre que los diálogos tienen monólogos lo suficientemente largos, y bien escritos, como para superar cualquier obstáculo en la lectura.


El libro cuenta una historia de amor entre dos personas, Fernando y Guillermo, una historia llena de anécdotas, pasiones, reproches, desencuentros, reflexiones sobre la vida y la muerte, cuentas pendientes, poesía, picardía y mucho amor, sobre todo amor, y amor del bueno. Un tema que siempre me ha interesado y sobre el que me gusta escribir, meditar y practicar en todas sus dimensiones más allá de la sexualidad. Pero no quiero hablar más del libro ni de la trama para no chafarla, lo que sí voy a hacer, y tengo permiso del autor para ello, es extraer aquellas frases que para mí tienen calidad literaria o aportan un punto de vista interesante. Vamos allá:


… ¿Recuerdas cuando tenía alguna idea y la tocaba al piano para ti con el encargo de que trazaras en palabras la clase de existencia o de experiencia que latía en esa música? Los olores que la rodeaban…, las inquietudes, los miedos, la piel…


Me miraron tal vez cientos de ojos extraños que no me importaban, ni yo a ellos. Pero no tuve sobre mi cuerpo inanimado la única mirada que en vida me importó.


(Con gritos terribles).- Dime que si no fuieste a verme fue tan solo por miedo a no poder resistir la tentación de violar mi tumba y comerte mis despojos acompañándolos con el licor de mi cadáver, e ir royendo mis huesos por los prados como un perro cualquiera. (Ruge) ¡Dímelo! ¡Dímelo!


Entendía ya, cubierto de sudor, qué percepción era de entre todas las que me eran imaginables, en qué corazón estaba, y qué aroma único narraba mi sentido del infinito. Grité el nombre de ese corazón, grité tu nombre…


… y me alejé por aquel luengo pasillo hacia mi piano que usé como una dulce barricada, ya rendida, en que esperar, tocando estoicamente, tan solo ser hecho prisionero.


La noche es un vino aciago que nos viene a separar del Sol; cada noche se nos va sirviendo, en una fuente miserable, nuestra diaria porción de miel y de hiel.


El tiempo para los mortales no puede ser otra cosa que un mero paréntesis abstracto en medio de la nada.


… un niño de finas caderas me enseño que tiene sentido llamar corazón a lo que más duele; y había dejado olvidado un puñal de luz helada atravesando mi aurora…y en mi sexo su sal, aún no probada.


… y la bóveda negra de lo creado se precipitó toda en un estanque de agua podrida y fría, sobre el lacerado resto de lo que pareció ser una flor.


Admito lo que ocurre en la vida; que no es otra cosa que el paso de esas oscuras traviesas de ferrocarril bajo nosotros…; esos rectángulos entrañables de madera sobre los que corre el tren del insomnio y de la madrugada y que empatan las vías en un solo camino de hierro sonoro.


Continuará…


Blas Cubells

Denunciar

3 comentarios  -  Escribe aquí tu comentario

lo dijo MANOLY 13 julio 2011 | 9:42 AM

Un saludo cordial. Me gusto leerte de nuevo.

manoly

Denunciar

lo dijo Blas Cubells 13 julio 2011 | 1:56 PM

Gracias Manoly, a ver si me paseo por tu espacio.
Un besote
Blas

Denunciar

lo dijo Chinca C. Salas R 16 01 2017 | 8:48 PM

El arte nos abre los caminos, mundo imaginario y colmado de posibilidades el cual segun su tendencia hablara de los pintores y sus detalles , eso saber mirar el arte y el grosor de la pincelada.

Denunciar

(*) Campos Obligatorios. La dirección de correo no aparecerá publicada.


Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

Educación 1 libros

Filosofía 1 libros

General 1 libros

Narrativa 0 libros

Psicología 2 libros



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com