Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a blascubells            5 libros en su biblioteca
     7 valoraciones      116 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

Reflexiones

Vivir y escribir, escribir y vivir, todo es uno y lo mismo.


¿Qué quieres en la vida?

servido por  blascubells 04 septiembre 2011 7 comentarios

Últimamente he aprendido a percibir mejor las pulsiones interiores, esos deseos o impulsos que nos hacen sentir inquietos si no les damos salida. Lo comento porque en las últimas semanas, cuando no me apetece leer, ni hacer deporte, ni charlar con nadie, ni el roce de una piel, me doy cuenta de que necesito sentarme a escribir. Sí, percibo que tengo cosas que contar, que mi fondo de lecturas, reflexiones y vivencias ya está lo suficientemente lleno y maduro como para florecer, para mostrar sus frutos. Vamos a ello.


Hace algunos días terminé de leer un libro bastante friki (del inglés freak, extraño, extravagante, estrafalario, obsesivo…), y cuyo autor es el Licenciado José Luis Parise, titulado “Casualizar. Los once pasos de la magia”, que luego en realidad son diez, aunque si apuramos se podrían quedar en cinco e incluso en cuatro, pero el autor los estira muy hábilmente para llegar al supuesto número mágico 11 (en numerología el 11, el 22, el 33… son llamados números maestros, pues no se suman y tienen mucha fuerza). Pero no es mi intención hablar de numerología (no tengo ni idea) ni de hablar mal de ningún libro, leedlo si os parece interesante, pero sabed que si os lo envían tiene un sobre coste de 8€ en portes y no hay otra posibilidad, algo que no me hizo ninguna gracia.


Lo que me mueve a escribir este post son algunas de las preguntas que Parise plantea en uno de los 11 pasos de la magia, para conseguir lo que uno desea: “¿Qué quieres?”, “¿Desde dónde se producen las invocaciones. A dónde se dirigen?”, “¿Lo estoy ordenando yo…?”. Y eso mismo me pregunto yo con total sinceridad: ¿Qué quiero? Pregunta que arrastra a otras que son de la familia: ¿Qué o quién es lo que en mí quiere? Y más aun: ¿Por qué y para qué quiero lo que quiero?... si es que de verdad tengo clara la respuesta.


El problema, o la duda, es que no se trata, al menos para mí, de dar una respuesta fácil tipo: una pantalla plana gigante, un mercedes C Coupé, etc. Si no que lo que se mueve por dentro es algo de mucho más calado, una pregunta que implica todo un sentido de vida: ¿Qué quiero en lo más profundo de mí en relación a la vida? Y para ser sinceros… no, lo, sé, ¡sí! no, lo, sé, no lo tengo claro. A pesar de llevar en La Tierra casi medio siglo, no lo veo aún.


A lo largo de mi vida he querido mucha cosas y de muy diferente índole, pero no con la suficiente madurez ni criterio como para poder decir que era eso, y no otra cosa, lo que de verdad quería, descartando otras influencias y condicionamientos externos e internos que, ahora mismo, sí estoy en disposición de filtrar. O al menos de hacerlo en mucha mayor medida. Y habiendo hecho esa labor de filtrado en estos últimos días me veo incapaz de explicar ni responder con precisión la dichosa preguntita: ¿Qué quieres…? Pues no sé: ¿tranquilidad, paz, felicidad? Supongo que sí, que algo de eso es lo que quiero. La inquietud, con su impulso constante, está ahí, agazapado en las sombras.


Blas Cubells

Denunciar

7 comentarios  -  Escribe aquí tu comentario

lo dijo carme 04 septiembre 2011 | 9:41 AM

Lo que queremos se puede ver desde al menos dos puntos de vista, lo que se quiere a corto plazo que suele ser variable dependiendo de nuestro estado de ánimo y de variables ambientales, y lo que queremos a largo plazo que normalmente es algún concepto más bien abstracto que vamos redefiniendo con el tiempo.
Creo que no es demasiado bueno para la paz espiritual hacerse demasiado a menudo esta pregunta y obsesionarse con ella. A menudo lo que queremos va surgiendo y se va plasmando en el día a día.
Un placer leer tu escrito en esta nublada mañana de domingo. Saludos.

Denunciar

lo dijo Blas 04 septiembre 2011 | 5:44 PM

Gracias Carme, ninguna objeción a lo que comentas. Y gracias por decir que es un placer leerme, te lo agradezco.

Denunciar

lo dijo Sergio 07 septiembre 2011 | 12:17 AM

Una excelente reflexión que surge como dices de la inquietud. Yo al contrario que carme considero que es bueno hacerse esa pregunta para la paz espiritual, considero que es imprescindible responder a esa pregunta y entiendo que nadie puede responder a esa pregunta por nosotros. Tener una finalidad clara en la vida es necesaria para que haya orden en la conciencia y podamos fluir en los quehaceres diarios con toda nuestra atención. Estoy recordando una historia de no sé que libro en la que una persona acude a un maestro zen porque se siente insatisfecho y angustiado con lo que está haciendo en ese momento, el maestro le ayuda haciéndole una pregunta:"¿cuál es tu finalidad en la vida? si no sabes cuál es tu finalidad en la vida me temo que no puedo ayudarte". Pasar por este blog, que para mí es como una especie de catalizador, me trae muy buenos recuerdos. Gracias Blas,

Denunciar

lo dijo Blas 07 septiembre 2011 | 9:05 AM

Gracias Sergio, mi incombustible lector del blog. Lo interesante es despertar esa atención alerta a lo que ocurre en nuestro interior, el empezar a escucharse a uno mismo. Y es que siempre estamos viviendo hacia fuera, lo cual es normal pero que no sea en tan alto porcentaje porque si no, nos convertimos en meras marionetas de todo lo que nos rodea. Un abrazo.

Denunciar

lo dijo abuela normanda 10 septiembre 2011 | 12:21 AM

Yo, le pido a la vida, que me permita vivir los momentos que vivo ahora, jamás pensé que en mi vejez iba a vivir mejor que nunca. Le pido a la vida, que tarde en llevarme la muerte,
Quizás sea, porque ahora ya estoy libre de cargas, ahora me pertenezco a mí, ahora, si volviera a nacer, sabría vivir, he sido una estúpida, ¿sabes por qué? porque me olvidé de mí.
muchos besitos y feliz fin de semana amigo

Denunciar

lo dijo Blas 11 septiembre 2011 | 11:11 AM

Gracias abuela normanda por tu testimonio, y me alegro que estés en tu mejor momento. Todas las edades deberían ser nuestro mejor momento ¿verdad? Un abrazo muy grande.

Denunciar

lo dijo Chinca C. Salas R 16 01 2017 | 9:00 PM

Jajaja, yo diria que.. gracias por quererme tanto, naci muerta, no conoci a mi madre, he muerto tantas veces que ya me acostumbre a ella, la soledad y su frio amor me abrazan y me dan un sueño placentero, de la vida nada, solo gracias por quererme tanto.

Denunciar

(*) Campos Obligatorios. La dirección de correo no aparecerá publicada.


Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

Educación 1 libros

Filosofía 1 libros

General 1 libros

Narrativa 0 libros

Psicología 2 libros



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com