Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a blascubells            5 libros en su biblioteca
     7 valoraciones      121 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

Reflexiones

Vivir y escribir, escribir y vivir, todo es uno y lo mismo.


Un día híbrido

servido por  blascubells 24 marzo 2009 8 comentarios

En realidad esto es un ejercicio práctico de sociología para descubrir el mundo premoderno, es decir, un mundo humano unido a la naturaleza, que a ella pertenece e interactúa con ella. En contraposición al mundo moderno de mentalidad científica que separa al hombre de la naturaleza, se cree superior a ella y con derecho a explotarla sin contemplaciones. Ahí va:


La luz entra por la ventana hiriendo la sensibilidad de mis ojos, me doy la vuelta buscando alivio mientras cubro mi cuerpo con el edredón de plumas. De pronto algo pasa corriendo por encima de mi cabeza, se detiene a mi lado y me mira desde esas pupilas verticales que parecen preguntarme, más bien exigirme: ¿Cuándo desayunamos? No puedo evitar sonreír, alargo mi mano cogiéndola por la tripa y ella se enrosca sobre mi brazo casi arañándome, casi mordiéndome, lamiéndome una y otra vez entre dulces ronroneos. Suena el despertador del móvil con una de mis melodías favoritas; hora de levantarse, mi gata se muestra completamente de acuerdo.


Abro la ventana de par en par, el aire fresco de la mañana acaricia mi rostro, llena mis pulmones, refresca mis ideas; vamos, que me despierta del todo. Ante mi vista se extiende un mar de naranjos envuelto en pequeñas y misteriosas brumas, el canto de los pájaros saluda, como cada mañana, la salida del sol, cuya aún tímida luz besa suavemente mi piel.


Mi gata ya se desespera, dudo entre ir a la cocina o ducharme… finalmente voy a la ducha, y mientras sale el agua caliente pongo un cubo para no desperdiciar ni una gota de tan preciado bien, nada menos que la cuna del origen de la vida dicen que es, entonces recuerdo que nuestro cuerpo mismo se compone de casi un 70% de agua, algo parecido a la proporción entre el agua y la tierra de nuestro planeta, esa minúscula partícula perdida en el extrarradio de una de las millones de galaxias… Ya, ya sale caliente, desnudo me sumerjo bajo el chorro de vida, siento cómo el agua corre sobre mi piel empapándome, llenándome de energía; agradezco tan estimulantes sensaciones, ya me siento listo para comenzar el día.


Ya vestido me dirijo a la cocina, un tropel de tres gatas y un gato me preceden con alegría, y me piden lo que la costumbre ha convertido en obligación, comida de lata de la buena que de vez en cuando les damos porque el pienso les aburre, ¡y a quién no, diría yo! Se oye el suave chasquido de sus boquitas en el sagrado acto de comer, que nos une a otros seres al asimilarlos en nuestro organismo; por nuestras moléculas corren millones de proteínas, vitaminas y otros componentes extracorpóreos, elementos de otros seres que sacrifican sus vidas para que nosotros vivamos, algo que nosotros mismos haremos, pasto de los gusanos, cuando nos llegue la hora de devolver a la naturaleza lo que es de la naturaleza. Pero de momento corto tres naranjas y me hago un zumo, y al beberlo me pierdo por un instante en sus sabores ácidos… entonces me viene a la memoria algo que, no sé dónde, leí hace tiempo sobre las naranjas, algo parecido a que son frutos solares, y desde luego su color y redondez así parecen atestiguarlo.


Hora de trabajar, entro en mi estudio, me sigue una de mis gatas, la más pesada de todas, una preciosa y mimosa siamesa de mirada arrebatadora. Y al encender el ordenador sucede la misma historia de todos los días: mi gata quiere ponerse en mis rodillas mientras trabajo, y para conseguirlo, pues yo me resisto, ha creado toda una ceremonia, algo que yo creía exclusivo de los hombres, pero parece ser que no. Desde tiempos inmemoriales el hombre se ha relacionado con Dios o con las fuerzas de la naturaleza mediante los ritos, pensando que así se comunicaba e influía en poderes que no entendía. Pues mi gata también, sólo que el dios para el que hace la ceremonia es este humilde servidor.


Cada mañana (muchas de ellas) hace el gesto de subirse a mi regazo, y yo le digo que no, pero ella insiste (en un alarde de fe) por lo que le lanzo una negativa aún más enérgica, pero ella lejos de darse por vencida se mete detrás de la pantalla plana de mi ordenador y enseña el morro por debajo, luego sale de su “escondite” y se restriega en el monitor no dejándome ver nada, entonces la cojo en el aire y la dejo caer en el suelo con un sonoro ¡no! Esto mismo lo intenta varias veces, hasta que se da por vencida, pero si un día no tengo demasiada prisa por acabar mis trabajos, y ella está especialmente insistente, debo confesar que acaba por dormirse en mis rodillas, y no puedo dejar de mirarla con cierta admiración, ¡su rito ha funcionado!


Suena el teléfono, lo cojo y me dan una noticia muy triste sobre un ser querido, entonces vienen a mi recuerdo imágenes de lobos aullando a la luna... Dicen algunas leyendas que lo hacen porque un día muy lejano la luna fue su hogar y lo añoran. Sea como fuere siento una fuerte simpatía con su lamento nocturno, no lo puedo evitar, o mejor dicho no lo quiero evitar, me levanto de la silla, observo el suéter que llevo puesto con la imagen estampada de varios lobos aullando… y me uno a ellos ¡Aaauuu! Repito una y otra vez, una y otra vez, y con ese lamento me solidarizo, me uno con cierta persona a la que no puedo ayudar ¡Aaauuu! Vuelvo a exclamar, y entonces comprendo el alivio del aullido, el dolor compartido es menos dolor, y si no puedo hacer nada para arreglar las cosas al menos que sepan de mi impotencia. La cobardía es callarse, lo verdaderamente inútil es esconder la cabeza como el avestruz.


 www.blascubells.com

Denunciar

8 comentarios  -  Escribe aquí tu comentario

lo dijo Blas Cubells 25 marzo 2009 | 8:23 AM

Vaya, algún chino o japonés me ha dejado un comentario, lástima que no entienda el idioma.

Un saludo

Denunciar

lo dijo blascubells 31 marzo 2009 | 12:05 PM

Me pregunto qué tendrá este post que atrae al más burdo de los spam.

Esos son híbridos pero de la peor calaña, lo digo por todos los comentarios spam que acabo de borrar

Denunciar

lo dijo blascubells 31 marzo 2009 | 11:48 PM

Me estas tocando los cojones,da igual cuantas veces pongas esa mierda, la voy a borrar, pierdes el tiempo capullo!!!!

Denunciar

lo dijo Blas 03 abril 2009 | 10:00 AM

Mi querido enemigo plastoso, que sepas que trabajo de cara a un ordenador, y que con un sólo click borro tu publicidad basura, así es que ya te cansarás. Aunque admiro tu empeño, lástima que no tenga resultado alguno, ni lo dediques a cosas más enriquecedoras para el alma.

Denunciar

lo dijo Blas 03 abril 2009 | 5:19 PM

You don't understand Spanish, you lose the time with your commentaries in my blog, I will erase all. You don't understand it?

Denunciar

lo dijo Vencido por el spam 06 abril 2009 | 1:12 AM

Tu ganas, pon lo que quieras, así es la libertad, todo debe tener su lugar, incluso ese trabajo que haces. De todas formas no es mío el libro de arena, ni siquiera mis palabras me pertenecen, ¿por qué debería pertenercerme cuanto aparezca en los comentarios?

Y disculpa si te he ofendido, supongo que te ganas así la vida, a fin de cuentas no robas, ni haces daño a nadie ¿verdad?

Un saludo.

Denunciar

lo dijo Elena 07 julio 2009 | 1:00 AM

Hola Blas!
has conseguido que entendiera un poquito más lo que es lo no moderno... está genial tu relato, gracias!
Por cierto.. nada menos que 4 mininos?! que locura, pero son tan adorables.. yo tb tengo una =)

Denunciar

lo dijo Blas Cubells 07 julio 2009 | 10:40 AM

Gracias Elena, me alegro mucho de que te sirva.

Un besazo.

Denunciar

(*) Campos Obligatorios. La dirección de correo no aparecerá publicada.


Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

Educación 1 libros

Filosofía 1 libros

General 1 libros

Narrativa 0 libros

Psicología 2 libros



ofertas black friday | Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2018 © librodearena.com