Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a flechero            0 libros en su biblioteca
     0 valoraciones      321 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

FLECHERO YA NO ODIA ESCRIBIR, AHORA LE GUSTA...

¡Pero a nadie le importa! ¡jejeje!


Salvo Montalbano: un Ulises de andar por Sicilia

servido por  flechero 15 diciembre 2009 2 comentarios

A Salvo Montalbano, el detective, personaje de las novelas de Andrea Camilleri (ya me da miedo decir que es famoso: siempre descubro que el personal ni se cosca de qué hablo a veces) le tengo más visto que leído. Y es que la RAI lleva años filmando las historias de este Ulises siciliano. De modo que, cuando pienso en él, ya no puedo evitar asociarlo con la maciza figura y la cabeza rapada, un tanto musoliniana (pero sólo me refiero al aspecto de la testa) de Luca Zingaretti, el gran actor italiano que da vida ante las cámaras al personaje novelesco. He leído algunos relatos de Camilleri, porque es una vergüenza no probar la letra si te gustó la música. Hay ingenio, intensidad, conocimiento del medio (jajaja, ¡dios mío! ¡la LOE hace estragos incluso en mí!) y algo que me parece importante, porque está en la ética (real) del italiano, y sospecho que también del hispano: un sentimiento de fatalidad, de inevitabilidad del destino, que hace que este hombre duro, honesto, profundamente desconfiado ante sus superiores y todo cuanto huela siquiera vagamente a política, marxista arrepentido o quizá enfriado, y que a menudo se las arregla para usar la ley, los políticos, los mafiosos, y todo cuanto tiene a mano para, si la justicia oficial no es posible, por lo menos lograr una justicia divina o poética, o la justicia del hombre bueno, a quien no le importa que el mundo se alíe en su contra, porque él hará que lo que ha de ser, sea.... digo, que hace que este Ulises siciliano, postmoderno, de testa pelada al cero, zapatos de diseño, vestido de Adolfo Dominguez (o algo así, que yo de trapitos no entiendo...), pero que en el fondo de su ser es un hijo de campesino, un hombre del pueblo, un amante de la riquísima cocina popular italiana, un hijo de la Italia que se desmorona política y moralmente mientras vive del milagro, de su industria norteña y de su historia maravillosa, fascinante, enloquecedora y admirable, de su atracción perenne, de su encanto irresistible... ¡¡digo, y nunca acabo de decirlo!! que este hombre, que podría ser un triunfador si fuera menos honesto y más egoista, y que es un triunfador de todos modos porque tiene el ingenio de Ulises, y también su desgracia: la desgracia de amar un mundo donde no está su amada (que vive en Génova)... digo, que este hombre que lo tiene todo para ser lo que quiera, ha decidido enfrentarse con eso que sabemos que es el fatum, siendo consciente de que éste siempre vencerá sobre el hombre.


En las historias de Montalbano, la estructura profunda del país siciliano se muestra en mujeres severas y al mismo tiempo sensualmente vestidas, como clones de Silvana Mangano o, mejor aún, en el caso de algunas, de Sofía Loren, de comendatores ridículos pero peligrosos, de mafiosos de la vieja escuela, tigres sin colmillos que desean conocer a Montalbano, porque ven en él al equivalente en la policía de lo que en ellos sería un uomo di respeto, de simpáticos viejecillos y de ancianas a las que se diría que Montalbano podría haber amado, de tener su edad. Pero, sobre todo, se muestra en la forma de crímenes, y más crímenes. Crímenes pasionales, un tanto al estilo de las Crónicas Italianas de Stendhal, muy a menudo marcados por el trágico final del suicidio del culpable (lo cual es digno de realce: en las culturas primitivas, en las que la organización política no se había desarrollado hasta el punto de poder contar con una fuerza de orden estable y unas instituciones judiciales profesionales, el derecho penal incluía la figura del autocastigo como forma de expiación y redención del culpable). Y, siempre, los jefes superiores y los políticos, retratados como odres hinchados, monstruos de hipocresía y deshonestidad, envidiosos e incompetentes, viciosos, vinculados (los políticos) a la mafia.


Montalbano es la encarnación del hombre de acción que decía que era Spade en el cuerpo/alma de un italiano que vive en el caos mediterráneo. Es más culto que Spade. También es un hombre mejor que Spade. Es un buen hombre, o al menos quiere serlo. Necesita serlo, porque cuando un país está más próximo al caos que al orden, los hombres buenos se hacen imprescindibles, mientras que en el caso contrario, puedes permitirte el lujo de no serlo. Nada importante depende de ello.


Y, más o menos, eso es Montalbano para mí: un hombre bueno que intenta seguir a flote y hacer lo que debe en medio de la vorágine.

Denunciar

2 comentarios  -  Escribe aquí tu comentario

lo dijo Violette 15 diciembre 2009 | 3:41 PM

jolín Felix, empiezas el post haciendo amigos!! pues reconozco humildemente mi ignorancia y no conozco ni al autor, ni al actor, ni al detective, pero ya que lo has posteado, no me queda más remedio que ponerme al día si quiero hablar contigo de este tema..

aunque quizá mi ignorancia literaria acumule un punto positivo si te digo que sí me he leído las crónicas italianas de Stendhal y que sé quien es María Zambrano. (q ayer por la mañana, en uno de esos programas de radio que tanto se jactan de tener una de las mayores audiencias matutinas, ninguno de los componentes del equipo, habían oído hablar NUNCA de esta escritora...)...

Me sigue gustando muchísimo tu forma de contar las cosas.

Un beso!

Denunciar

lo dijo flechero (a Violette) 15 diciembre 2009 | 3:57 PM

A ver, Violette: Lo de no conocer a Montalbano tiene su justificación, sobre todo si no sigues la novela negra, o no la sigues con adicción.

Pero Magret y Sam Spade son clásicos ultra-clásicos. Y, más que molestarme, me decepciona un poco recibir comentarios del tipo: ¡qué personaje más interesante! O del tipo ¡Vaya! ¡Sam Spade! No sé, me resulta curioso... Pero claro está que nadie está obligado a leer lo mismo que yo, o a conocer los clásicos del cine.

Yo estoy volcando aquí un miniestudio que estoy haciendo de los grandes detectives de la novela negra, por si me ayuda a decidirme a reescribir la mía. No pretendo despertar el entusiasmo de las masas con estos posts que, al fin y al cabo, no son más que una espita para que salgan mis demonios personales. Lo que sucede es que, de paso que los escribo, me doy cuenta de que la memoria de la gente es muy corta, de que lo que la mayoría lee es el "ahoramismo" de la producción literaria, y me da pelín de pena comprobar que grandes obras caen en un olvido ignominioso.

Por lo demás, ya sabes que lo mío nunca ha sido hacer amigos, jeje... Soy un gallito peleón y genio y figura hasta la sepultura.

En fin, me alegro de que te guste lo que escribo y no te sientas obligada a conocer a pepito o a fulanito si yo hablo de ellos. Podría ser que no te interesasen lo más mínimo.

Pero ¡ah! ¡las crónicas italianas de Stendhal! Yo creo que es de lo mejor que escribió: Quizá lo supere La Cartuja de Parma... pero no estoy seguro.

Un beso y una reverencia, amiga Violette

Denunciar

(*) Campos Obligatorios. La dirección de correo no aparecerá publicada.


Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

General 0 libros



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com