Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a gotesdepluja            0 libros en su biblioteca
     0 valoraciones      71 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

gotesdepluja

Rere cada llàgrima del cel, neix una paraula per escriure dins del infinit


Las palabras de un abrazo

servido por  gotesdepluja 16 septiembre 2008 2 comentarios

Lo notaba distante, intranquilo, despistado. Notaba sus palabras más vacías de lo habitual y su cuerpo endurecido, como una pequeña coraza, protegiéndose a si mismo de todo lo que le rodeaba y pudiera llegar a rozarlo. Siempre había creído que era ella quien necesitaba incesantes caricias, incesantes palabras que le removieran el estomago para al final se terminaran posando en su piel y en su mente, para sentirse mejor, para sentirse siempre querida. Creía que era ella la que necesitaba un eterno apoyo, un hombro constante en el que apoyarse y soltarlo todo. Pensaba que ella era la débil y que el, era la fuerza y el optimismo que le faltaban. A veces notaba esos pequeños momentos de flaqueza en los que se sentía estresado por el trabajo, por la familia, por los amigos. Alguna vez le había tocado escuchar para aconsejar y tranquilizar luego. Pero no había caído en la cuenta de lo poco que le ayudaba, de lo mucho que le ahogaba con problemas que, en realidad, no eran más que bobadas inocentes. Esa tarde vio en sus ojos un cansancio extraño, su cuerpo pesaba, su respiración era lenta y frívola. Algo le consumía por dentro. Realmente desconocía muchas cosas de el y sus sentimientos. Siempre se había mantenido más cerrado pero se notaba esa rareza en su cuerpo. Siempre parecía valiente y atento, predispuesto a todo. Pero todo aquello era demasiado y tampoco se valoraba lo suficiente como para dejarlo todo por ella. Quizás era su culpa, siempre dando la mitad en comparación a todo lo que llegaba a aportarle el. Fue entonces cuando noto su pena como suya y entendió que tenía grandes males guardados en si mismo. Entendió quien debía de ser ella para el. Quería amarle hasta llegar a idolatrarle, hasta reflejarle lo valioso que llegaba a ser para ella. Fue esa noche en la que le sorprendió en su casa. Estaba demasiado cansado para hacer nada, simplemente le acompaño a la cama y se acostaron juntos. Empezó a preguntarle que tal estaba, como le iban esos problemillas tan tontos que la ocupaban. Ella se mantenía en silencio sonriéndole. Sus ojos ya se estaban cerrando cuando le abrazo. Le abrazo muy fuerte. Le abrazo con la ternura de quien teme romper algo frágil. Le abrazo y le susurro a sus miedos que, por favor, esa noche, le dejaran para ella sola a aquel que tanto amaba. Que esa noche fuera solo suyo, para abrazarle eternamente y llenar su vida de la calidez de sus sentimientos. Para agradecerle todos aquellos años en los que todo había sido ella. Para mostrarle lo maravilloso que podía llegar a ser y sobretodo, lo feliz que le había hecho cada segundo de su vida a su lado.

Denunciar

2 comentarios  -  Escribe aquí tu comentario

lo dijo Preludio 16 septiembre 2008 | 11:49 PM

Bien . De nuevo el sentimiento a flor de piel: la necesidad de amar y sentirse amada.
Buen trabajo. Permiteme solo una pequeña observcií³n. Creo que escribes aprisa, como te van viniendo las palabras. Asi hay que hacerlo, pero luego el escritor se hace reescribiendo, puliendo, borrando.
Escribes bien y si cuidas tu talento serás una gran escritora. Un beso.

Denunciar

lo dijo dawn.... 17 septiembre 2008 | 6:58 AM

un relato genial, í­ntimo y muy bien llevado.
francamente, es una delicia leerte.
un beso

Denunciar

(*) Campos Obligatorios. La dirección de correo no aparecerá publicada.


Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

General 0 libros



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com