Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a Julio Soto Angurel            0 libros en su biblioteca
     1 valoraciones      34 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

CUBA NO PUEDE GANARLE A LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA. Por Julio Soto Angurel. 1era. parte.

servido por  julio-soto-angurel 13 agosto 2008 2 comentarios

CUBA NO PUEDE GANARLE A LOS
ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA
Por
Julio Soto Angurel

Ni las Fuerzas Armadas Revolucionarias y mucho menos el pueblo, la masa civil de cubanos de la isla de Cuba, tienen la fuerza militar ni material, como cantidad de personas sobre las armas, ni recursos financieros, ni económicos para enfrentar el despotismo directo del imperio norteamericano, ni el despotismo indirecto imperialista que se ejecuta a través de sus agentes encubiertos como el de los hermanos Fidel y Raúl Castro Ruz, y otros par iguales como los hermanos Ortega de Nicaragua, el Presidente Correa de Ecuador, el Presidente Chávez de Venezuela, todos ellos representan al imperialismo yanqui encubiertamente con fachada de comunistas, marxistas leninistas, tercermundistas, izquierdistas populistas, socialistas, etc. y cometen tremendos desmanes y abusos contra sus respectivos pueblos.
La isla de Cuba fue en varias oportunidades objeto del interés codicioso de tomarla para si de diferentes imperios coloniales.
Primero fuimos colonia de España desde los años 1492 hasta 1902. Pero en ese lapso de tiempo hubo dos intentos del imperio inglés por apoderarse de Cuba mediante la fuerza para arrebatarle la colonia.
El primero, en el año 1741 cuando una fuerza expedicionaria inglesa de entre cuatro y cinco mil hombres enviada contra Santiago de Cuba al mando del Almirante Vernon desembarcó el 13 de julio de ese año, por Guantánamo, comandada por el General Wentworth y que encontró tal resistencia más el resultado de enfermedades de fuertes fiebres tropicales que hallándose solo a unos treinta y dos kilómetros de Santiago ya habían perdido unos dos mil hombres haciendo que se retiraran reembarcándose de nuevo.
El segundo gran intento de los ingleses fue veintiún años más tarde en 1762 cuando la Gran Bretaña envió una fuerza casi similar a la que llevó en 1898 el General norteamericano Shafter para el asedio de Santiago, unos 17,000 hombres. La invasión inglesa, dirigida por el Conde de Albemarle se apareció en La Habana el 16 de junio de 1762 y para el 13 de agosto ya había perdido unos 2,700 combatientes. Finalmente se retiraron también.
No podemos olvidar que este imperio norteamericano desde que cobró conciencia de si mismo, desde que se creó en ese proceso evolutivo de la emancipación de las trece colonias, hasta que se apoderó de los restos del imperio español en la guerra de rapiña y de repartición de una parte del mundo que fue la guerra hispano americana que comenzó un 22 de abril de 1898 cuando el crucero norteamericano Nashville disparó en manos de su artillero Michael Mallia, su primer cañonazo sobre el buque español Buena Ventura y devino al ganar esta guerra, como imperio emergente, dándose cuenta muy rápido que toda la América era su área de influencia o foco de interés imperial y comenzaron a trabajar de una forma muy seria y científica, para dominar todo este vasto territorio continental.
Los latinoamericanos recibieron del caudal cultural español, su cultura que mezclada con los valores autóctonos dieron una idiosincrasia y forma de ser muy singular.
Los cubanos la recibimos también, pero aunque no incorporamos los valores culturales de nuestros ancestros indígenas, solo vocablos dispersos, simplemente porque desaparecieron muy temprano debido al genocidio español, logramos construir con la mezcla de las culturas que traían los esclavos africanos y chinos, más los españoles peninsulares y los criollos nacidos en la ínsula, una fuerte y propia identidad nacional con valores muy definidos que nos permitieron identificarnos como cubanos.
Los americanos anglosajones de la nueva república del norte, que miraban desde muy temprano hacia la isla de Cuba con intereses mezclados de codiciosa geofagia por un lado, e inquietud y nerviosismo por la inseguridad geopolítica del sur de su territorio debido a la vulnerabilidad militar del Golfo de Méjico, percibían todo eso, e hicieron concienzudos análisis y estudios antropológicos de nosotros los cubanos, y es verdad que nos desnudaron completamente.
Trataron con grandes y encubiertos esfuerzos políticos y diplomáticos, de apropiarse de la isla y estuvieron a punto de lograrlo después que haciendo gala de un gran oportunismo político se lograron meter en la isla cuando los españoles ya no podían sostener la guerra que por la independencia les hacían los cubanos.
Les salieron mal todas sus maniobras y todos ellos, me refiero a los participantes imperialistas: la desgarrada España, la Iglesia Católica como apoyatura ideológica del poder imperial y el nuevo imperio naciente, Estados Unidos de América, tuvieron que irse de la isla de Cuba un 20 de mayo de 1902 en el día que se considera su fecha de independencia y emancipación del yugo colonial español y también de las derrotas de los imperios, como resumen de largas y cruentas guerras, la independencia por la que tantos hombres y mujeres lucharon y murieron.
Pero la cosa no habría de quedarse así los anglosajones del imperio naciente habrían de persistir en sus empeños geofágicos y anexionistas.
Tal vez el primer gran esfuerzo imperial de extrema violencia y derramamiento de sangre, de su propia sangre, fue en la noche del 15 de febrero de 1898 a las nueve y quince durante la muy sospechosa voladura y hundimiento del acorazado Maine con su marinería dentro, en este esfuerzo murieron dos oficiales y doscientos sesenta y cuatro marinos.
Gracias a esto, pudieron ir a una guerra de rapiña contra el imperio español donde éste perdió sus posesiones que pasaron a Estados Unidos.
Producto de este auto ataque y provocación, el 1 de enero de 1899 Estados Unidos de América entró formalmente como propietaria de Cuba produciéndose así la primera intervención del imperialismo yanqui en nuestra isla.
Comenzó un fuerte movimiento por parte de los cubanos por deshacernos del yugo yanqui y ocurrió algo inesperado hubo un fuerte movimiento de cabildeo o lobbysmo dentro del congreso y el senado de Estados Unidos que se realizó con tal pericia y precisión que dio como resultado que los yanquis tuvieron que reconocer la independencia de Cuba y tuvieron que irse de la isla el día de las derrotas de todos los imperios que ocuparon nuestra patria, el 20 de mayo de 1902.
Carlos Manuel de Céspedes, Ignacio Agramante, Antonio Maceo y el gran Apóstol de nuestra independencia José Julián Martí y Pérez no habían muerto en vano, tuvieron en el 20 de mayo de 1902, la victoria por la que tantos miles de cubanos y cubanas y muchos extranjeros dieron sus vidas, era la fecha de la independencia de Cuba. Fuimos libres e independientes.
Después del 20 de mayo de 1902 los imperialistas yanquis continuaron en sus esfuerzos en anexar a Cuba al imperio pero muy callada y silenciosamente.
Enviaron sus expertos en inteligencia a asentarse en el país y a escudriñarlo, estudiaron la vida de nuestros próceres y la vida de José Martí y se dieron cuenta de cómo ejecutar los nuevos planes de anexión, pero en silencio. Tomaron la enseñanza de Martí de ?en silencio ha tenido que ser porque hay cosas que para lograrse han de andar ocultas? y muy discretamente, se dieron a la tarea de ejecutar un complejo proyecto de penetración e inteligencia, reclutaban en secreto políticos, empresarios, religiosos, a los oligarcas cubanos, gentes de la burguesía, campesinos, universitarios, hampones y personas, de todos los estratos sociales.
Sí, en secreto, en silencio reclutaron a muchos cubanos y promovieron la corrupción sobre todo en el sector político, penetraron los sectores del poder cubano. Esos métodos los repiten también los yanquis en todos los países de Latino América.
Un personaje muy especial en la historia política de Cuba, el General Fulgencio Batista y Zaldívar que se encontraba exiliado en las playas de Daytona en el estado de la Florida, Estados Unidos, se pone en contacto con antiguos correligionarios y decide regresar a Cuba para dar un golpe de estado militar un 10 de marzo de 1952.
Es imposible que el General Batista hiciera esas cosas de espalda al poder de los yanquis, sin el conocimiento y la autorización del Departamento de Estado y de la misma CIA. (Una extraña coincidencia: La Agencia Central de Inteligencia se fundó un 26 de julio de 1947).
En ese golpe de estado depone al Presidente en ejercicio, el Dr. Carlos Prío Socarrás, que sospechosamente, dando a pensar que fue el mismo Departamento de Estado quien le ordenó que se retirara, sin presentar resistencia alguna, se marcha y le deja el camino libre al General Batista.
El depuesto Presidente Prío, se fue también a exiliarse, a Estados Unidos.
Siempre Estados Unidos fue un lugar para carenar muchos cubanos buscando amparo por ser perseguidos políticos.
Hasta que un 26 de julio de 1953 a seis años de la fundación de la CIA, otro hecho catastrófico, de extrema violencia y sangriento, así como le gustan a los estrategas yanquis se produce: Fue asaltado militarmente un gran cuartel militar, el Cuartel Moncada que estaba en la ciudad de Santiago de Cuba en la parte oriental de la isla.
Resulta ser que un matón de medio pelo, el Dr. Fidel Castro Ruz, que había sido previamente reclutado por la Agencia Central de Inteligencia y que se movía por el mundo de la política habanera se puso a reclutar a personas para asaltar militarmente el poder y tomarlo, llegó a tener disponibles para ese empeño, unos ciento sesenta hombres y dos mujeres.
Utilizó los predios de la Universidad de La Habana para entrenarlos. La universidad de La Habana era un lugar de mucha intranquilidad política y escenario de enfrentamientos políticos contra el gobierno. Ese lugar tenía forzosamente que estar vigilado y penetrado secretamente por las diferentes policías que había en La Habana.
Según el mismo Presidente Fidel Castro en entrevista que concede al periodista español Ignacio Ramonet que se llama Cien horas con Fidel, éste plantea que muy rápidamente y él mismo se asombraba de la rapidez con que actuaba usando la argumentación, la persuasión, haciendo un trabajo de proselitismo y prédica, además de que tenía el hábito de estudiar a cada combatiente, llegó a reclutar y entrenar 1200 jóvenes. Supongamos que para semejante empresa, utilizó una hora de conversación y análisis con cada persona y trabajó unas ocho horas diarias hablando y estudiando a cada hombre candidato a combatiente fueron ocho hombres por día. Unos doscientos cuarenta mensuales. Unos cinco meses de conversación y análisis.
De éste hombre, de Fidel Castro, se conocía de su participación en el intento de derrocar al Presidente Rafael Leónidas Trujillo que era apoyado por la CIA y el Departamento de Estado yanqui pero él se va a tiempo y no es detenido.
Fue notoria su enemistad con el entonces jefe de la policía General Quirino Uría con quien se enfrentó en airada discusión pública el 1° de noviembre de 1950. Sin embargo el General Quirino Uría no lo chequeaba ni lo puso bajo investigación.
Se conoció de su participación en sucesos tan trascendentales en abril de 1947, en el llamado bogotazo de Colombia, por tanto, era imposible que no fuera sometido a algún tipo de escrutinio cada cierto tiempo por alguna de las policías y/o servicios de contrainteligencia de algún cuerpo armado cubano.
Pero no, nadie se ocupaba de él, actuaba con absoluta impunidad, era invisible, nadie lo observaba, era también mudo, nadie en el gobierno de Batista lo escuchaba.
Jamás ningún policía de Batista se enteró de nada, jamás ningún miembro del Servicio de Inteligencia Militar le llegó ninguna información que unos 1,200 hombres recibían entrenamiento militar en la Universidad de La Habana y que además se movían por unos tres campos de tiro para hacer prácticas de tiro al blanco. Los campos de tiro que generalmente siempre son objeto de escrutinio y chequeo de alguna policía nunca detectaron nada. Eran 1,200 jóvenes llenos de ideales que no hablaban con nadie, ni con sus madres o padres, novias o esposas, ni con amigos íntimos.
Raro, en la universidad estudiaban militares y nunca se enteraron de nada. Estudiaban también personas que estaban en diferentes y antagónicas posiciones del espectro político. Pero sospechosamente, no hubo siquiera un delator que se enterara de nada y que informara de algo.
Pero lo interesante es que esos hombres los candidatos a atacantes, estaban públicos, no estaban encerrados en un cuartel, se movían públicamente y nunca hablaron nada con nadie que le contase algo a algún miembro del gobierno de Batista.
Pero además se recogían armas, se recogía dinero. Tenían hasta un contacto militar, que les conseguía uniformes militares para con ellos puestos hacerse pasar como soldados el día del ataque, nadie detectaba absolutamente nada. De los 1,200 combatientes reclutados y entrenados, participaron como atacantes, unos 160 hombres que se tuvieron que mover en autos, ómnibus y en tren desde La Habana hasta la ciudad de Santiago de Cuba que se separan por unos 967 kilómetros.
Pero, quedaron sin utilizar y en espera de hacer algo con ellos, unos 1,040 hombres que no se utilizaron. ¿Qué se hizo con ellos? ¿Fueron reconcentrados o puestos en aislamiento en algún lugar para que no hablaran de los planes que existían? ¿Cómo es posible que de ese resto de 1,040 hombres, alguno ni siquiera conversó algo con alguien de confianza y que después fuera a dar la información de que algo grande se tramaba?.
Nunca más se supo de ese resto de hombres que preparó para atacar el cuartel Moncada.
Nunca se supo que algunos de esos hombres fuera objeto de persecución de ningún tipo. Se esfumaron. Se perdieron en el tiempo y en el espacio.
Al Presidente Batista y sus cuerpos de contrainteligencia nunca les preocuparon el destino de esos 1040 hombres entrenados militarmente, que no participaron en el ataque.
Después, tienen que resolver el alojamiento de los hombres en una granja que era muy discreta en las cercanías de la ciudad de Santiago de Cuba y guardar allí las 164 armas y 10 mil proyectiles compradas.
Llega el día del ataque en que aprovechan unas fiestas carnavalescas para pasar inadvertidos y a las cinco y quince de la madrugada, el día nada más y nada menos que de los santos patrones San Joaquín y Santa Ana los padres de la Santísima Virgen María, la esposa de San José, el 26 de julio el mismo día que se celebran seis años de la creación de la Agencia Central de Inteligencia Fidel Castro envía unos 90 hombres dentro del cuartel, aunque él no logra entrar porque se perdió en la ciudad, una ciudad en la que él vivió y estudió con los curas jesuitas que lo formaron y educaron.
Esa madrugada murieron unos 22 militares y cinco asaltantes en combate y después de entre las filas de éstos últimos fueron ejecutados otros 56.
Después el obispo de Santiago de Cuba Monseñor Enrique Pérez Serantes se moviliza e intercede por Fidel Castro y sale un misericordioso ángel negro el Teniente Pedro Sarría Tartabull que milagrosamente sustituye a otro oficial que por estar fornicando, no fue a trabajar en la búsqueda de los asaltantes. Sospechosamente el Teniente Sarría al frente de 15 soldados atrapa al líder Fidel Castro quien se entrega. Cuenta la leyenda que los soldados rastrillaron las armas para matar al glorioso Fidel Castro y sus dos acompañantes pero el Teniente Sarría que no conocía a Fidel dijo una sonora frase que pasaría a la historia: ?¡No tiren. Las ideas no se matan!?.
Después el mismo Teniente Sarría se le insubordina al jefe del Cuartel Moncada el Comandante Pérez-Chaumont que le ordena que le entregue a los prisioneros y lo desobedece, Pérez-Chaumont le ordena entonces que los lleve al cuartel Moncada y lo vuelve a desobedecer y se lleva al genuino e indiscutible líder de la Revolución, al gran estratega prisionero a Fidel Castro, al vivac de la policía donde había un gran número de periodistas esperando una noticia y colocan a Fidel debajo de un retrato de José Martí y este aprovecha la oportunidad para echarle a este último la culpa de ser el autor intelectual del ataque.
Asombroso, extraordinario. ¡Qué suerte tiene el hombre!.
No José Martí, no fue el autor intelectual de esa desgracia para nuestro pueblo. El autor intelectual del ataque al Cuartel Moncada de Santiago de Cuba fue la CIA, la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos. Ellos urdieron la trama y le echaron la culpa a Martí.
Ésa es la razón del porqué en el gobierno de Batista nadie se enteraba de nada, ésa es la razón por la que ningún cuerpo de las distintas policías y contrainteligencias, ni escuchó nada ni vio nada, porque tenían la orden de hacerse los sordos y los ciegos.
Inexplicablemente ese matón de medio pelo que era hasta ese entonces Fidel Castro es condenado en un publicitado juicio a muchos años de cárcel, pero que raro solo cumplió 18 meses, muy confortables, acostado, leyendo, fumando tabacos, tomando café y fornicando con el Sr. Salustiano González alias Cebolla, que era un delincuente, jefe de los presos en el área donde se encontraba Fidel, que se convirtió en su marido y fue quien lo puso cómodo.
A sesenta y un año de la primera intervención yanqui en Cuba, y a cincuenta y seis años después de aquel 20 de mayo de 1902, posteriormente de ordenarle el Departamento de Estado al Presidente Fulgencio Batista que abandonara el poder, en otro primero de enero pero de 1959 los imperialistas yanquis, lograrían infiltrar un vicioso y desvergonzado grupo liderado por los hermanos Fidel y Raúl Castro que traían el preconcebido plan de arrasar la isla materialmente y destruir la moral e identidad de los cubanos para anexar la isla sin mucho esfuerzo a Estados Unidos, para que Cuba le cayera en sus manos como una fruta madura.
El grupo anexionista de los hermanos Castro les hizo el trabajo.
Nuestra patria, la isla de Cuba, la tenemos perdida. Los americanos imperialistas se la han ganado. Los imperialistas anglosajones, nos la han ganado.
Para esto amansaron, pusieron bien dócil y además desprestigiaron y desmoralizaron al pueblo cubano. Ahora no sería como ocurrió con las dos primeras invasiones inglesas ni con la invasión yanqui del General Shafter, porque primero iban a ablandar al pueblo degradándolo, desmoralizándolo, haciendo pedazos su honra, para que no pelee por su patria.
Pero eso no quiere decir que los que tengamos conciencia de ello, les demos la oportunidad que la tomen sin que nosotros les hagamos resistencia.
No, de ninguna forma los cubanos tenemos poderío militar y población suficiente, para hacerles frente, pero tenemos que hacerles resistencia, no es posible cruzar los brazos y permitir que nos tomen nuestra isla y destruyan nuestra nación y nuestro estado.
Si nosotros los cubanos logramos neutralizar el proceso de anexión a Estados Unidos de América y nuestro pueblo con su cultura e historia sobrevive ese proceso, tendremos que vivir eternamente, sabiendo que nuestro único y real enemigo declarado y jurado de Cuba y su pueblo, como estado-nación, con nuestra cultura e historia, ha sido, es y será eternamente, el imperio de Estados Unidos de América.
¡Los cubanos no podemos dejarnos subyugar por los imperialistas yanquis! ¡No les podemos dar ese gusto tan fácilmente!
La base de poder neutralizar todo eso, es comprender todo este fenómeno de subyugación imperial.
Ya los cubanos nos hemos acostumbrado en este proceso esclavizante de 50 años, a vivir dependiendo del estado totalitario.
Demasiado pronto nos acostumbramos a perder nuestras libertades relativas.
Hay que alcanzar y rescatar nuestras libertades de nuevo y hay que armar al pueblo, porque no hay porqué temerle a un pueblo armado.
Un pueblo armado no es como las unidades militares de un ejército.
Vamos a dar como ejemplo la situación de control real que el imperio tiene sobre nosotros.
Dentro de los cuerpos armados principales de Cuba, que son el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, MINFAR y el Ministerio del Interior, MININT incluyendo sus trabajadores civiles, más el resto de todos los ministerios civiles y una gran masa del pueblo, hay un número muy alto e incontable de personas que son dobles agentes, que se han puesto con toda intención en el campo de visión de la Agencia Central de Inteligencia, CIA.
Esto se hace siguiendo un esquema clásico de sembrar agentes dentro del campo enemigo, para enterarse de sus intenciones y dejar caer además informaciones de conveniencia. Pero en la práctica, todo eso no es más que una fuerza real de influencia y obtención de información que tiene el imperio sobre nosotros los cubanos y es también una formidable jugarreta de distracción sobre una gran masa del pueblo de Cuba y también sobre muchos oficiales de nuestros cuerpos armados, que sumado a la gran falta de información objetiva de lo que se está tramando impide que los cubanos se den cuenta de que están perdiendo para siempre su isla y su nación.
Hay miles de cubanos que viven en extrema pobreza y miseria y les hacen creer que la CIA los reclutará para que trabajen para ellos porque su pobreza hará que les ofrezcan dinero y mejoras de sus condiciones de vida. Se les vincula así que las mejoras de sus condiciones de existencia se deberán gracias a Estados Unidos de América.
El único gran objetivo en la vida de toda esta gente será delatar al prójimo y esperar obedientemente que la CIA los reclute para mejorar así sus miserables condiciones de vida.
Pero lo cierto es que los americanos tienen tanto poderío militar y se conocen tan al dedillo y exhaustivamente el espacio geográfico cubano, la orografía y topografía de la totalidad de la isla de Cuba, que no tiene ningún objetivo para ellos, quemar necesidades de información con agentes, que ellos saben de antemano que son simplemente topos sembrados por la inteligencia cubana.
Los americanos saben muy bien que el día que ellos quieran tomar la isla, simplemente la toman y pueden prescindir completamente de la información que le puedan dar los agentes cubanos, que además militarmente, no vale nada.
Los imperialistas ven a Cuba cuando les da la gana con mucha nitidez, en tiempo real, sin distorsión y obteniendo las coordenadas de latitud y longitud, elevación del terreno con relación al nivel del mar, temperatura, magnetismo, y azimut del área que están observando.
Yo mismo como un privado, como un particular, por unos pocos centavos al año puedo ver en Google Earth la isla de Cuba en tiempo real. Actualmente yo veo gratis cuando lo deseo el lugar donde yo trabajaba, la Academia de las Fuerzas Armadas Revolucionarias General Máximo Gómez sita en Alamar, La Habana en su totalidad y puedo ver la isla de Cuba completa y por secciones incluyendo el territorio de la Base Naval de Guantánamo o el Comité Central del Partido Comunista de Cuba.
Puedo ver también todas sus unidades militares, las carreteras que fueron ideadas y diseñadas con el doble propósito de servir como pistas de aterrizaje, pero que serán utilizadas por la aviación de desembarco aéreo yanqui, para meter rápidamente las tropas de ocupación dentro del país. Puedo ver también los pedraplenes que conectan los cayos cercanos a la isla con la tierra firme insular y que fueron ideados en realidad para permitir el desembarco de los marines y del ejército de los Estados Unidos.
Los americanos expertos en geodesia y cartografía del ejército americano y otros organismos civiles, dirigieron e hicieron junto con los cubanos de la misma especialidad, el levantamiento topográfico y cartográfico de la isla completa por el sistema cónico de coordenadas de Lambert, en excelentes hojas cartográficas de 1:50,000, en las que la coincidencia de lo que dice el mapa y el terreno es total, es del 100%00. Yo vi a la aviación que se utilizaba en ese entonces cuando hacía los pases y barridos sobre las áreas que se fotografiaban y se fotografió la isla completa en una base de 1:40,000.
Para el dispositivo de geodesia, cartografía y topografía del ejército americano el conocimiento del levantamiento y perfil topográfico geodésico y cartográfico del suelo cubano en cualquier escala de mapas, es total y detallado sin errores y sin dudas.
Recuerdo que se habían hecho por todo el país, los llamados Bench Mark que eran unos puntos en el terreno que consistían en una placa de bronce con una numeración colocada en concreto y se marcaban con una x de pintura amarilla para identificarlos, de la que se conocía su ubicación geográfica y altura. Un día dijeron que los Bench Mark eran un atraso que se comenzaría a utilizar una técnica soviética mucho más adelantada que eran los puntos de triangulación geodésicos. El asunto es que la geodesia y cartografía en Cuba está atrasada y todo es secreto y en Estados Unidos cualquier civil puede ver cualquier punto del territorio cubano, recibiendo de inmediato la información fundamental del punto observado.
Por los satélites del Global Positioning Sistems GPS, la superficie territorial cubana no tiene ningún secreto para nadie, por lo menos fuera de Cuba.
Estoy hablando del servicio que se presta a la población civil. Pero, ¿Qué no podrá observar de la isla la Agencia Nacional de Inteligencia Geoespacial, National Geospatial Intelligence Agency y ¿qué no podrá hacer con sus mapas y cartas marinas digitales, de la isla?
Ellos, los especialistas de agencias civiles de Estados Unidos y del U.S. Navy, hicieron también el estudio de todas sus costas, puertos y bahías con sus profundidades que se plasmaron en magníficas cartas marinas.
Mi padre era patrón deportivo y con unos amigos se fabricaron un yate para pasear los fines de semana y tenía aquellas cartas marinas impresas en la década de los cincuenta, que no me pude llevar conmigo como recuerdo familiar, porque me aconsejaron que tenían información de las costas cubanas que podían ser un secreto de estado militar.
¡Se escucha increíble y de verdad lo es!
Yo les aseguro que la Marina de Guerra yanqui, el US Navy, conoce las profundidades de las costas norte y sur de la isla y el calado de sus puertos y bahías y los buques que pueden entrar y carenar en ellos.
Yo poseo un libro del geógrafo, Dr. Pedro Cancela, Geografía Marítima de la Isla de Cuba. Una descripción detallada de sus costas, canales, cayos y fondeaderos incluyendo las instrucciones necesarias para la navegación a través de sus costas. 1951, que se podía comprar libremente en todo el país y no era un secreto militar.
Los cubanos perdieron también el acceso al aire cubano. Mi familia tenía amigos que eran trabajadores simples, que tenían avionetas del tipo Piper en las que volaban cuando lo deseaban. Eso se perdió también. Nos quitaron el acceso al aire de nuestros cielos.
He leído informes de expertos agrícolas yanquis que plantean que la isla de Cuba tiene tierra cultivable para alimentar perfectamente a 45 millones de personas.
Los expertos yanquis interesados como estaban en la isla, tenían necesidad de conocerla e hicieron hace muchos años, estudios edafológicos o de suelos de todo el territorio nacional y conocían además de sus nombres, cuales eran los mejores de éstos, su composición química, donde se encontraban, que tipos de cultivos se podían sembrar en ellos y sus rendimientos.
En el período prerrevolucionario los geógrafos cubanos conocían por completo la isla de Cuba y se escribieron diferentes libros de texto que nos la describían y explicaban muy bien. Libros que se hicieron desaparecer con toda intención del ámbito docente y profesional, siendo sustituidos por la Geografía de Cuba del Capitán Antonio Núñez Jiménez que aunque no era un mal libro si estaba muy por debajo por ejemplo de la Geografía de Cuba del Dr. Leví Marrero.
Los mapas cubanos de hoy son feos, no permiten conocer la isla y escasean.
Se sabía, que el Capitán Antonio Núñez Jiménez llevaba una vida licenciosa que se hacía lo posible que no trascendiera. Todo con este sujeto indica que también pertenecía al grupo anexionista que el imperio infiltró en el poder desde 1959.
El régimen anexionista de los Castro convirtió en secreto la información contenida en las hojas cartográficas de nuestro espacio geográfico cubano y el de las cartas náuticas de nuestras costas y mares.
Yo recuerdo que trabajaba con las hojas cartográficas en la escala de 1:50,000 y hacía perfiles topográficos y medía con el planímetro zonas que había que estudiar. Un día terminamos nuestra jornada de trabajo, nos fuimos a la casa y al día siguiente cuando regresamos, esas mismas hojas cartográficas que se podían conseguir sin ningún problema por cualquier cubano se convirtieron en secretas, eran un secreto militar.
Todo en Cuba se convirtió en secreto militar. La información de Cuba cada vez era más restringida y compartimentada para los cubanos. Toda la información disponible del país era compartimentada y secreta para los cubanos y además toda la información disponible se distorsionaba, se falseaba, dizque para desinformar al enemigo.
Nadie se daba cuenta que perdíamos el control del país para nosotros, los cubanos perdíamos nuestro país porque en realidad nos tenían que quitar nuestro país.
Cuba, es y tiene que ser un secreto para los cubanos, pero no es de ninguna forma un secreto ni para el Pentágono, ni para la CIA, ni para la Cuarta Flota del Caribe, ni para el Comando Sur.
La información geográfica sobre Cuba tiene que ser un secreto para los cubanos, porque hay que lograr y se ha logrado, que en los subyugados cubanos su tierra les sea extraña, para que no la conozcan, para que no se encariñen con ella, para que la encuentren fea, sucia, destruida, empobrecida, miserable como un chiquero de cerdos por el que no vale la pena luchar por poseer, tener y cuidar.
Porque hay que lograr la dependencia económica de los cubanos que viven en el imperio y que mandan su dinero a sus familiares, al igual que en las empobrecidas repúblicas centroamericanas y había que lograr el desarraigamiento de su tierra del pueblo cubano al igual que ocurre con los habitantes pobres de los países mas miserables de la tierra.
Todo eso lo han logrado.
Mi planteamiento es que en Cuba siempre existió la penetración real de la CIA, pero cuando un ejército de contrainteligencia y contraespionaje se dedicaba a buscar la supuesta penetración a nuestro nivel, al nivel del pueblo, no podíamos darnos cuenta que real y efectivamente la penetración estaba al nivel más alto del estado y el gobierno.
Era imposible que nadie se diera cuenta de cuan alta y al mismo tiempo vasta y profunda era la conspiración imperialista contra la existencia misma de nuestra nación y nuestro pueblo dentro del núcleo del poder político de la tiranía castrista implantada secretamente por el imperio yanqui, contra los cubanos, y que tanto ha perjudicado a los latinoamericanos, los africanos y también al pueblo de Estados Unidos de América, porque las experiencias obtenidas de este experimento cubano se implantarán poco a poco contra el pueblo norteamericano, que ya va en camino de perder sus libertades y democracia.
La miserable, sucia y corrupta oligarquía anglosajona que detenta el poder real en el imperio ya está en camino de subyugar al pueblo norteamericano.
Nadie se podía dar cuenta de lo que tramaba el imperio yanqui en sucio contubernio con los Castro y su grupo, grupo que incluye también al siempre callado y permisivo alto clero de la Iglesia Católica cubana también conspiradora y anexionista a los Estados Unidos de América, porque los mecanismos de seguridad y protección, del estado cubano, impiden mirar hacia arriba y hurgar y fiscalizar, que cosa hacen sus dirigentes y gobernantes con total impunidad en contra de su propio pueblo.
Nadie puede saber que cosa hacen realmente los dirigentes máximos del estado y del gobierno incluyendo sus familiares y descendientes, que de ninguna forma son inocentes de lo que todos hacen contra el pueblo cubano y nuestra patria cubana.
Los gobernantes cubanos siempre tomaron represalias contra los familiares de todos aquellos que osaron enfrentar sus desmanes.
En el exilio cubano circula abundante información de lo que hacen y como viven en el extranjero los hijos y nietos de los Castro y sus compinches, sin embargo ninguna de las organizaciones de la llamada mafia terrorista de Miami actúa sobre ellos y contra ellos.
¿Es acaso porque siguen una conducta de normas y valores éticos, una escala axiológica que los anima a diferenciarse del proceder despótico y coactivo de sus supuestos enemigos políticos?
¡No!, mi respuesta es ¡No!
Yo desde hace mucho digo y sostengo que la añeja y reconocida oposición anticastrista que mantiene un estatus de reconocimiento oficial por los distintos gobernantes americanos ha sido pergeñada y construida de consuno por los poderes políticos yanquis y los Castro.
La oposición anticastristra oficial conocida como la Mafia de Miami, es en realidad una extensión del gobierno comunista de los Castro y que se subordina completamente a la estricta dirección y control que le impone el imperio estadounidense, que tratará de mantener siempre la integridad del gobierno castrista y sus familiares, que son tan protegidos como Fidel y Raúl.
En la más alta dirección del estado y del gobierno cubano, el imperio de Estados Unidos de América logró infiltrar formidablemente, de una forma extraordinaria y efectiva a todo un grupo encubierto de agentes a su servicio liderado por los hermanos Fidel y Raúl Castro Ruz, que traía el deliberado interés y misión de destruir materialmente a Cuba y de destruir la moral e identidad del cubano, reformar su pensamiento y doblegar su voluntad para ponerlo bien dócil, manso y sumiso con el fin de obtener la posesión y anexión geopolítica de la isla de Cuba.
Nuestras Fuerzas Armadas cubanas, son y están traicionadas por su alta jefatura y toda nuestra fuerza de combate será regalada y entregada a las fuerzas de ataque americanas o del Comando Sur, para que las destruyan.
Los altos mandos de la inteligencia cubana, en realidad son una extensión encubierta de la Agencia Central de Inteligencia, de la CIA y existe todo un andamiaje muy exitoso de encubrimiento y apoyo por parte de las autoridades yanquis y de vez en cuando sacrifican agentes de ambas partes para que no se note el trabajo de la inteligencia cubana para el imperio. Me refiero al caso de los cinco agentes cubanos conocidos como los Cinco héroes, Eduardo Arocena Valdéz, Osvaldo Mitat, y Santiago Álvarez. Todos debían sin dilación ser liberados. En el caso de los tres últimos, si su pecado era el de querer matar a Fidel Castro, debían ser condecorados por esto, matar a Fidel es un honor y además un favor a la humanidad.


Denunciar

2 comentarios  -  Escribe aquí tu comentario

lo dijo PERIODISMO HISTORICO 20 agosto 2008 | 10:25 PM

Estimado Julio Soto:
Escribo un artí­culo, que sigue, donde hago una crí­tica, se supone académica, a tu "Cuba no puede ganarle a..."
que sigue:
CUBA. PERSPECTIVAS BIPOLARES
Por Miguel Leal Cruz
En la prensa digital es frecuente encontrar, cada vez más, polifacéticos escritores cubanos que desde el exilio (e incluso desde la misma Cuba) pretenden hallar solucií³n al problema coyuntural que embarga a su patria, a través de autorizados escritos, debates (y otras fí³rmulas)â?¦en aras de aquel pretendido propí³sito.
No ha mucho uno de ellos, Julio Soto Angurel, colocí³ en la red un extenso argumento con citas histí³ricas, con única conclusií³n: â??Cuba no puede ganarle a los Estados Unidosâ??; Es precisamente el tí­tulo que él mismo da al artí­culo periodí­stico (que nos remite, en bloque, a nuestra Web)
Queda claro que la interpretacií³n de acontecimientos, en este caso defensores de una Cuba revolucionaria versus aquellosâ?¦jamás serán apenas coincidentes, sí­ desde í³pticas de bipolaridad polí­tica e ideolí³gica, que es lo que pretendemos argumentar desde nuestra perspectiva, que pretende ser objetiva. Ya se ha dicho que la Revolucií³n Cubana, y su trayectoria en el campo socio-econí³mico (con incidencia negativa para mayorí­a de cubanos), es una certeza que nadie obvia hoy; tuvo su origen en campo abonado (corrupcií³n de Batista), desarrollo (con el aval que le proporcioní³ la â??guerra frí­aâ??), y tendrá una conclusií³nâ?¦
El enfrentamiento ideolí³gico (e incluso bélico) con su poderoso â??vecino del Norteâ??, es la argumentacií³n clave de los Castro para mantener el poder por más de 50 años, al parecer. Estados Unidos utilizí³ a Cuba como apéndice de sus intereses durante los cincuenta (y pocos más) años de la primera mitad del pasado siglo, tras su interesado ofrecimiento para expulsar a la Administracií³n española de la Isla en 1899 con cuatro siglos de gestií³n, en desigual contienda. La revolucií³n que inicia Fidel Castro en 1959 pretendií³ acabar con aquel â??ví­nculo pro-yanquiâ?? que no ha logrado totalmente, a pesar de la patrií³tica argumentacií³n del Sr. Soto, en su extenso artí­culo polí­tico-periodí­stico (cuya recopilacií³n de hechos se nos antoja afectada de descoordinacií³nâ?¦)
Sobre periodismo como fuente imprescindible para hacer historia contemporánea, opinamos, desde preámbulo de proyecto editorial, que los acontecimientos paralelos que abordamos, se conoce aún en Cuba (y desde diferentes estudios académicos concomitantes) como la "Etapa clave del proceso revolucionario castrista" o â??Revolucií³n Cubanaâ??. Los antecedentes que lo conforman, con preferencia el llamado mandato de Fulgencio Batista, han dado argumento a diferentes ensayos, tratados, y cientos de artí­culos de prensa, muchos analizados desde diversas fuentes de investigacií³n. Se ha de sumar las obtenidas en â??trabajos de campoâ?? en la propia Cuba, con la colaboracií³n de insignes cubanos originarios de Canarias o con ascendientes hispanos. Magní­ficos tratados del Dr. De Paz Sánchez o la Dra. cubana Marifeli Pérez Stable. Así­ mismo, hemos de considerar también a excelentes y eficaces periodistas que han plasmado sus experiencias profesionales (crí³nicas, artí­culos, reportajes; o como corresponsales) en magní­ficos tratados de máximo interés histí³rico o periodí­stico.
Se aprecia con suma evidencia el fundamento en las fuentes de prensa editada, en especial contemporánea a los hechos, base hipotética de los aspectos a desarrollar en la misma como así­ queda expresado en apartados preliminares. Es asimismo destacable determinadas fuentes sonoras o audiovisuales bases precisas para el auténtico periodismo de investigacií³n. Se constatan ambas en diferentes momentos del contexto, contrastadas con las procedentes de la misma Cuba o de otros paí­ses, incluida las de España. Es digno de destacar la diferenciada í³ptica al interpretar determinados eventos (que por cierto el teatro de operaciones: el Caribe, vuelve a estar en el debate, con ostentacií³n de fuerza: entre La Marina USA y pronto, parece, la de Rusia, según pronostica el mandatario venezolano Hugo Chávez) El llamado fracaso de Playa Girí³n, considerado derrota del imperialismo por los medios audiovisuales y periodí­sticos cubanos, contrasta frontalmente con la visií³n de los de Estados Unidos que achacan el fracaso a la falta de apoyo popular cubano y al excesivo temor que embargí³ al presidente Kennedy a la hora de mandar refuerzos aéreos ante un previsible agravamiento de la â??Guerra Frí­aâ?? con la entonces URSS. A ello determinados medios consideraron que provocar la caí­da de Castro (el autor del artí­culo, Sr. Soto. califica a Castro como espí­a de la CIA ¿â?¦?) serí­a como encender la hoguera contestataria y comunista larvada en Latinoamérica. También influyí³ en K esta apreciacií³n de sus consejeros más inmediatos. Evidentemente no es coincidente con la postura de la Central de Inteligencia. En noviembre de 1963 el propio presidente caerí­a asesinado en Dallas cuando viajaba en coche descubierto (en contra la opinií³n de su escolta personal). Aquí­ también difieren las fuentes documentales o periodí­sticas. ¿Quién o quiénes fueron los responsables del asesinato? Con honores similares a los de Roosevelt, ante prí³ximo a cien representantes de diferentes paí­ses, serí­a inhumado en Arlington. La muerte de K, sobre la que nunca se ha hecho la luz, permanecerá como uno de los grandes misterios de la Historia Contemporánea y para el periodismo de investigacií³n. Los medios de prensa cubanos consideran fue otra derrota interior a la que, además, se sumaba la contestacií³n negra en diferentes estados del sur, y por la influencia revolucionaria castrista.
De alguna de las investigaciones recientes acotamos que los perií³dicos, con los libros, proporcionan informacií³n puntual y detallada, a veces exhaustiva, del devenir del hombre, por constituir formales testigos de los acontecimientos polí­ticos y bélicos más relevantes, pero también , y sobre todo, de la intrahistoria de los pueblos, testigo de los sucesos por menores que sean, desde nacimientos hasta defunciones, pero también del hombre social: La gestacií³n, auge y declive de partidos, asociaciones, agrupaciones de todo tipo, instituciones de toda í­ndole, etc. En todos los casos (apunta el Dr. González Antí³n de nuestra Universidad), la prensa aporta un caudal de datos ingenteâ?¦ A lo que añadimos que la prensa que se publica hoy, es la historia de mañanaâ?¦.En definitiva, el contenido de los perií³dicos en general, aparecen de manera cada vez más ní­tida como memoria histí³rica imprescindible para el conocimiento del hombre contemporáneoâ?¦ Por tanto, es claro, que la prensa aporta contenidos que sirven de base para analizar hechos o protagonistas de eventos y acontecimientos polí­ticos (o de otro tipo) que se analizan en prí³xima edicií³n (con aspectos extraí­dos de un proyecto anterior) y al que dedicamos el máximo rigor en la siempre difí­cil interpretacií³n de cierta prensa â??franquistaâ?? de la época. ¡Claro!.
Esperamos aleccione al Sr. Soto como elemento más a tener en cuenta, y así­ interpretar con objetividad la historia reciente de su patria: Cuba.
http://www.periodismohistorico.net

Denunciar

lo dijo Flor de amor 25 agosto 2008 | 4:47 AM

Sin Fidel Cuba no seria nada!

no puedes decir que si Fidel muere seria un favor a la humanidad!

que decepcion.

Denunciar

(*) Campos Obligatorios. La dirección de correo no aparecerá publicada.


Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

General 0 libros



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com