Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a zurdo a la izquierda            1 libros en su biblioteca
     1 valoraciones      24 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

OCÉANO LÁCTEO

servido por  left_edge 27 diciembre 2010 9 comentarios


The Pond Moonlight de Edward Steichen


 


 


Un bosque de Valium azul filtraba a trocitos en la tierra centenares de ojos de cíclopes con nebulosas estáticas perdidos por navidad. Era una noche de calor, de arcángeles dentro de las piscinas. Los dioses dormitaban sobre los puentes interminables del océano Lácteo. Despertó uno de ellos y se comió un halcón. Se fundían los días olvidando el color de los cielos; en blanco y negro se perdonaban estos cielos y los niños de los relojes. Una mujer con un carrito atiborrado de trastos, un gorro y vestida con harapos poseía los ojos de la Garbo. KurtA le dio una moneda, se la puso en las manos. Los edificios, los teatros, un nuevo río salvaje. Todo era blanco y quedaba atrás junto al ruido de las alarmas y los chiflos de los sindicatos.


Acaso si vimos las ventanas cromáticas de microcosmos de fuegos asilvestrados en el interior. Jadeos de bellezas orientales tatuadas. La música más trepidante revoloteaba en las esquinas donde los chicos malos vendían sueños inalcanzables. Lo material y lo intangible. Un cálido y extraño bóreas dentro de las campanas señalaba horas que a nadie interesaba contar. Se oía el mar, las olas uniéndose con las piedras. Chocaban sobre las paredes virginales rayos horizontales que pedían no ser olvidados por el invierno en la fecundidad de Démeter. Las bailarinas de las cajas de música cantaban credos antiquísimos de besos en estampas sagradas. Y originábamos sobrecogedores nuevos conocimientos con el silencio, con el miedo, los libros, dentro de la vida de los camaleones ocultos, observando el hábito de las sirenas de soñar con sitios distintos. Nadie se atrevió a ordenar prudencia. Los Titanes viven en nosotros. Volvía el tiempo que Libis había escondido. Habíamos quedado para ir a los espigones a pescar manzanas cuando estuvimos apoyados en la puerta del taxi que esperaba a Janis Joplin. Quisimos ir andando, saboreando algo que ambicionábamos recordar: los oficios antiguos, las miradas de los vecinos de Summertime, la locura de los trópicos… Una noche que la Luna cayó al mar y en la que el mundo para saber quién era se volvió sonámbulo.


 

Denunciar

9 comentarios  -  Escribe aquí tu comentario

lo dijo Primera del plural 27 diciembre 2010 | 5:46 AM

La noche que la Luna cayó al mar te escuché pidiéndole un deseo: que alcance para los dos la ración de locura, de alegría, de sorpresa.

Plurales de nuestros sueños desopilantes. Un viaje que cuesta muchísimo menos si alguien nos sostiene la mano cuando parece que vamos a tropezar.

Corazones zurdos.

Sigamos avanzando, zurdo.

Gasshô&yetés&mochilas.

Denunciar

lo dijo Lady Byron 27 diciembre 2010 | 12:49 PM

Sin cerrar los ojos. Para no chocar. Para no despertar. Para saborear la ración diaria de locura. Para caminar sobre las mareas. Para vestir de encajes la tarde y salir a pasear desnuda. Para bajar las persianas del miedo. Para correr tras las risas de los niños. Para escribir historias sin final.

Océanos. Bosques. Lácteos... Y Caperucita sonríe, ¿la ves?

99 besos de saliva izquierda,

Denunciar

lo dijo abuela normanda 28 diciembre 2010 | 5:06 PM

Un texto precioso.
muchos besos y...
</p>

                    <a class=Denunciar

lo dijo Zurdo & PJ Harvey 29 diciembre 2010 | 1:58 AM

la he encontrado en la barra del bar, en otro mundo...



gracias y buenas noches

Denunciar

lo dijo De puntillas... 30 diciembre 2010 | 2:42 AM

Me gustan los números impares por la misma razón que me gustan los zurdos.

Al salir dejo frutos rojos..., ¡a mordiscos!

Beso y muac.

Denunciar

lo dijo joan 03 febrero 2011 | 9:02 AM

un halcon pregrino me apunto las señas...
y vivi para reencontrar besos
saliendo por una tangente olvidada en una esquina
de un callejon sordo

Denunciar

lo dijo Il Carnevale é Venezia 01 marzo 2011 | 10:17 PM

Love You.

Erase una vez un sultán, dueño de la fe y del mundo. Habiendo salido de caza, se alejó de su palacio y, en su camino, se cruzó con una joven esclava. En un instante él mismo se convirtió en esclavo. -Mawlana-

Denunciar

lo dijo diciembre zurdeli 06 diciembre 2011 | 1:19 AM

Y el rey de aquella tierra quando quiere haze traer ante sí las más hermosas mugeres de la tierra y toma la una para una noche y la otra para otra, y d´esta manera él tiene más de mil mugeres y no duerme más con cada una de una noche salvo si no le agradasse más que las otras, de las quales él tiene gran número de hijos.

Y también tiene más de treze mil elephantes prestos que los haze criar por su reyno a los labradores, porque quando él tiene guerra cerca de su reyno él haze subir gente de armas sobre castillos que hazen encima los elephantes para combatir a sus enemigos, y assí se usa en todos los reynos de aquella partida porque la práctica es ya aquélla. Y aún es una maravilla que no ay en su par semejante en el mundo, porque todas maneras de pescados vienen una vez en el año, y la una manera viene empós de la otra, los quales pescados vienen a la ribera de aquella isla assí que todas maneras de pescados cada uno por su tiempo están a la orilla de la mar tres días, de los quales todo hombre puede tomar tantos quantos quissiere; y como la una manera d´ellos se va a la otra, la otra se viene; assí ordenadamente hasta que todos son venidos por la forma ya dicha.

Y no sabe hombre la manera por qué ni cómo esto se pueda hazer, mas todos aquellos de la isla dizen que los dichos pescados vienen a hazer reverencia al dicho rey cada un año por le estar en su gracia, assí como al más digno rey del mundo, porque él cumple aquello que Dios mandó a Adam: "Creced y multiplicad vos, etc."; y porque él aumenta y cresce el número de sus hijos, por tanto vienen los pescados todos y le hazen reverencia y omenaje como [el] más excelente y amigo de Dios, según que ellos dizen. Yo no sé la razón por qué, mas Dios lo sabe, que es sabidor de todas las cosas. Pero todo esto que he visto yo lo he visto de mis ojos, lo qual tengo en mayor maravilla que otra cosa ninguna que aya visto yo en el mundo, porque la natura haze cosas y muy maravillosas, mas esta por cierto no es de natura mas es sobre natura que los peces, que tienen gran mar para yr por do quieren a su libertad, que ayan de venirse assí a ponerse a la muerte de su propia voluntad; y aunque no sea verdad esto que ellos dizen, más yo pienso que esto no es sin gran misterio. Y aún tienen más en esta tierra que si algún hombre muere, luego entierran a su muger con él porque dizen que es razón que su muger le haga compañía en el otro mundo assí como él le ha hecho en este mundo.

De la ysla a donde los peces de la mar vienen a hazer reverencia cada año una vez. (Mandavila)

Denunciar

lo dijo Maravillas zurdas 06 diciembre 2011 | 3:50 AM

Libro tercero de las Maravillas no escritas por Mandavila:

De la caverna donde los caballos de fuego esperaban la libertad...

Qué paz saber que seguimos siendo los mismos.

Gasshô

Denunciar

(*) Campos Obligatorios. La dirección de correo no aparecerá publicada.


Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

General 1 libros



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com