Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a maparo55            17 libros en su biblioteca
     18 valoraciones      392 posts en su blog      Es lector de 1 grupos

JUGUETEOS

Lo esencial es invisible para los ojos, sólo se puede ver bien con el corazón. Antoine de Saint Exupery


Un soldado

servido por  maparo55 22 julio 2014 10 comentarios

 “Hay insuficiencia de recursos, de refuerzos, de alimentos, de todo. Así no se puede ganar una guerra”, pensó el solitario soldado, único sobreviviente de su pelotón en una reciente escaramuza. Se sabía hambriento, enfermo; el rostro enjuto, desencajado, surcado de grandes ojeras, era preludio fiel del cuerpo famélico y afiebrado de aquel guiñapo de hombre.


Se agazapó tras unos arbustos que lucían cientos de flores color fucsia y que rodeaban el claro de bosque que tenía enfrente. Miró la humilde choza y el pozo, del cual una mujer vestida con harapos, sacaba agua en un balde. Aguardó con cautela. Observó que ella era esbelta y grácil; en medio de aquella soledad semejaba una ninfa, una náyade de aquel lugar.


Extremando precauciones, tambaleante, casi al borde del desmayo, se acercó a la mujer fusil en mano. Ella lo miró venir sin sorprenderse.


-Estoy sediento- dijo a modo de saludo. -¿Puedes darme agua?


La mujer, sin responder, lo invitó a que tomara del balde que estaba sobre el brocal del pozo. El soldado bebió con fruición, jadeante, tembloroso.


-¿Qué haces aquí?- dijo él.


-Aquí vivo.


-¿Y tu gente?


-Murió.


-¿Tienes comida?


Con un gesto lo invitó a seguirla hasta la choza. Entraron. El interior estaba oscuro; en la penumbra lograba verse un humilde camastro, una mesita de madera y una silla metálica medio desvencijada. De una pequeña alacena, la mujer extrajo pan y algo de carne fría.


-¿Cómo consigues esto?


-Tengo amigos.


-¿Están cerca? ¿Van a venir?- se alarmó.


-No, ahora.


En aquel momento, el soldado se dio cabal cuenta de lo hermosa que era la mujer. Le recordó vagamente a una novia sueca que tuvo en el pasado.


Devoró el pan y la carne.


-¿Puedo confiar en ti y dormir un rato?- murmuró el hombre, mientras le arreciaban los escalofríos y la fiebre.


-Puedes descansar. Nadie interrumpirá tu reposo.


El soldado se tumbó en el camastro, que estaba extrañamente blando y acogedor.


-Sabes, eres muy bonita- y extendió un brazo para acariciar la mejilla de la mujer que arrodillada lo cubría con una frazada. Cerró los ojos.


-No soy bonita, soldado. No sabes lo que dices; aunque siempre estoy solícita para ayudar a descansar a los que me necesitan.


El soldado, sumido en la inconsciencia, no alcanzó a escuchar las palabras de la mujer ni a ver ya, las mejillas descarnadas y las cuencas vacías de la muerte.


Denunciar

10 comentarios  -  Escribe aquí tu comentario

lo dijo Chinca C. Salas R 22 julio 2014 | 10:53 AM

Felicitaciones, excelente relato, conmovedora escena del preambulo de la muerte, agonico instante de soledades, necesidades apremiante y la gran necesidad de creer en alguien para conciliar el sueño.

Denunciar

lo dijo maparo55 22 julio 2014 | 10:03 PM

Hola, Chinca: gracias por pasar a comentar el texto. Que bueno que te haya gustado; pero sobre todo, por estar. Un beso.

Denunciar

lo dijo Luciana 24 julio 2014 | 1:57 AM

Hola querido maparo: Tremendo relato, realmente conmovedor, como dice Chinca. El dolor que transmite me hace pensar en las injusticias de la guerra y en cuántas personas inocentes terminan así sus vidas.
Excelente, querido amigo.
Besitos

Denunciar

lo dijo Jota 24 julio 2014 | 6:35 AM

Creo que a Luciana se le pasaron por cabeza las mismas ideas que a mi.

Guerra y muerte son el matrimonio perfecto.

Abrazo Amigo!!!

Denunciar

lo dijo patricia 24 julio 2014 | 9:51 AM

precioso y desgarrador a partes iguales...
un placer leerte, mexicanito!
muchos besos!

Denunciar

lo dijo amantedelalectura 24 julio 2014 | 9:40 PM

un soldado muy original , eh. pues solo m resta muy satisfecho felicitar al autor de un relato tan......genial

Denunciar

lo dijo rosa-laura95 25 julio 2014 | 3:40 AM

Hermoso y escalofriante relato. Qué difícil ponerse en la piel de un soldado en situaciones tan extremas.
Feliz fin de semana!

Denunciar

lo dijo Adela 28 julio 2014 | 8:53 AM

Me ha gustado mucho este relato, te felicito.
Gracias por tu comentario a mi última publicación

Denunciar

lo dijo abuela normandaww 02 septiembre 2014 | 12:21 AM

Hola amigo, espero que te vaya bien la vida

me ha gustado tu escrito, aunque un poquitín desgarrador
besitosssssssssssssssssssss

Denunciar

lo dijo Chinca C. Salas R 15 febrero 2015 | 5:09 PM

De: Chinca C. Salas R
En una guerra nadie es amigo, todos son enemigos, si llevabas uniforme lo mas seguro es que te maten de inmediato para no dejar testigos, si posees la suerte de encontrar un buen samaritano, de verdad brindaran comida y un carton donde reposar tu cuerpo pero, maldita sea, siempre existe un pero, ya que el recien llegado tambien tendra hambre de sexo y este deseara que le den postre de gratis a cuenta de poseer un uniforme; es que ahora con la crisis vemos que no es necesario un militar para iniciar la guerra o derribar gobiernos, no se requieren de tanques ni cartuchos de dinamita, solo requerimos: fuegos artificiales, ingenio y gente sin uniformes y con coraje para joder al gobierno y por ende a los malditos hijo e putas militares.

Denunciar

(*) Campos Obligatorios. La dirección de correo no aparecerá publicada.


Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

1 0 libros

General 17 libros



Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2014 © librodearena.com