Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena
Conoce a Adrian Martinez            0 libros en su biblioteca
     0 valoraciones      1 posts en su blog      Es lector de 0 grupos

Sho y el mundo de los diminutos

servido por  Soulofsamurai89 13 febrero 2018 sin comentarios

 


 


 


 


 


Sho y el mundo de los diminutos


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


Mary won't you marry me?


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


Capitulo 1


 


Por fin había llegado el gran día, había llegado el dia de la operación, y Sho, avanzaba estirado en una camilla por los pasillos del hospital, hacia el box donde se llevaria acabo el transplante.


 


Desde pequeño siempre había sido un niño muy enfermizo, había pasado gran parte de su niñez en hospitales por diversas complicaciones, y la mas grave, era tener un corazon demasiado grande en su pecho, que a la larga, podria incluso provocarle la muerte, y a consecuencia de eso casi no había entablado relacion con niños de su edad, no había podido asistir a la escuela como un niño normal, aunque el llevara bien las materias con tutores privados que le visitaban en el hospital o en su casa cuando podia estar.


Ademas a parte de no tener amigos, las cosas en su casa tampoco habían sido faciles, sus padres siempre habían discutido a causa de el y su salud, haciendo que su padre les abandonara cuando aun tenia 3 años, y su madre, aun proveniendo de buena familia, y no teniendo necesidad, se habia refugiado en el trabajo, dejandolo siempre a cargo de tutores, niñeras, y su abuela cuando venia a Japon a pasar temporadas dejando sus tierras de Reino Unido.


 


Y la verdad, estaba cansado de todo, de no poder ser un niño normal, de haber tenido que madurar tan pronto, de tener que mirar a la muerte como una compañera, sabiendo que cualquier día a la vuelta de la esquina, ella podría estar ahi esperandole, y ya no tenia miedo, incluso llegaba a desearlo, a desear la tranquilidad, no ser una carga para nadie, y al fin poder descansar o almenos había llegado a desearlo, pero las ultimas dos semanas, en la casa de campo de su abuela, le habían hecho reencontrar fuerzas e ilusiones, esperanzas por un futuro en el que habia dejado de creer hace mucho tiempo, y no podía evitar sonreir, mientras acariciaba la pequeña pinza de pelo que llevaba en su mano, su amuleto de la suerte que Arriety le habia dado al despedirse


 




  • Pareces mas animado Sho – Comento Yugo Hachiken, el enfermero con que mas habia tratado estos ultimos meses y con quien se habia abierto y sincerado en muchas ocasiones.




  • Si, la verdad que si, estas dos ultimas semanas, he tenido mucho tiempo para reflexionar, había bajado los brazos, y alguien consiguio volverme a ilusionar, creer en los cuentos de hadas y los milagros, y porque no voy a tener yo mi milagro?




  • Uy alguien? Una chica?- Pregunto Yugo curioso y sonriente- Claro que si Sho, siempre te dije que eras muy joven y que tu momento aun no había llegado




  • Si... Una chica- sonrio para sus adentros Sho pensando en Arriety, la dimunita, su hada, que jamas oblidaria por haberle hecho soñar de nuevo. No se si aun ha llegado o no mi momento, no es algo que tema, pero almenos, ya no es algo que espere, luchare lo que haga falta, y si este corazon al final no resulta ser compatible como el anterior, seguire esperando sin perder la fe.




  • Claro que si campeon, esa es la actitud- Yugo ofreció su mano a Sho para chocarla, y este de buen grado acepto, mostrando la buena complicidad que hay entre ambos




 


Tras intercambiar unas cuantas bromas mas, llegaron al fin a la sala donde se llevaria la cirugia, alli había varios medicos que ya conocía y alguno que no, que por lo que habia escuchado, había venido de otro pais para su operación por ser un gran especialista en la materia, y tambien conocía a todas las enfermeras, las jovenes y las mas maduras, que le saludaron sonriendo.


 


Llevaba años con todas aquellas personas y de alguna manera u otra, se habian convertido en su familia, habían estado en sus buenos momentos y en los malos, apoyandole siempre, no dejando que desfalleciese ni llegara a rendirse nunca del todo, y saliese bien o no la operación, siempre les estaria agradecido, le habían entregado todo de ellos, algo mas alla de su trabajo, se habían involucrado personalmente, cuidandolo como un familiar, como alguien importante para ellos, que había crecido practicamente entre los muros de ese hospital.


 


Con cuidado, entre varios enfermeros, traspasaron el cuerpo de Sho de la camilla a la mesa de operaciones, mientras el les sonreia afectuosamente, acomodandose mientras el anestesista se le acercaba para empezar a sedarlo y poder empezar la operación.


 


Pasaron unos segundos tras inspirar aquel gas, y apretando mas la mano para sentir la pinza, cayo profundamente en un largo sueño, mientras afrontaba uno de los momentos mas importantes de su corta vida


 


 


 


 


 


---------------------------------


 


Sho se despertó en un campo, aquel lugar le era muy familiar, pero tenia algo extraño, había algo alla que le resultaba muy familiar, pero no sabía donde estaba, lo ultimo que recordaba era estar a punto de ser operado, y de golpe estaba en un campo.


 




  • Si el cielo es esto, no parece tan mala la muerte – dijo murmurando en voz baja-




  • No es el cielo Sho, ni estas muerto, aun sigues en la mesa de operaciones, solo estas soñando- dijo Arrietty apareciendo por detras suyo, pero esta vez, ambos tenían la misma altura- Nosotros los diminutos tenemos la capacidad de contactar mediante los sueños con aquellos de los nuestros que son importantes, y aunque pertenezcamos a realidades diferentes , pude establecer un vinculo contigo, no quería que estuvieses solo en este momento.




  • Muchas gracias – balbuceo Sho, engonciendosele el corazon, al tenerla cerca, al estar preocupada por el, y estar a la misma altura- Donde estamos?




  • No lo recuerdas? Aunque quizas es algo diferente para ti esta vez, es donde nos conocimos, el jardin de casa de tu abuela, solo que esta vez, lo ves a traves de mis ojos, desde mi perspectiva – sonrió Arrietty tomandole la mano y llevandole a una piedra a sentarse-




  • Asi veis vosotros el mundo? - Se sorprendió Sho, dejandose llevar por la calida mano de ella, olvidandose totalmente de la operación – Es algo mágico.




  • Si que lo es, pero desgraciadamente cada vez quedamos menos de los nuestros, y nuestra magia, nuestra forma de ver el mundo, se perdera con nosotros




  • No permitire que eso pase, no quiero perderte a ti, tu eres mi magia -




  • Nuestros destinos estan unidos por un fino hilo rojo, no se si se nos permitira seguir en contacto o se romprera el hilo, pero ahora es hora de despedirnos Sho, ya estas a punto de despertar, cuidate mucho




  • Antes de irme, donde estas ahora? Donde puedo encontrarte?




  • Cerca de casa de tu abuela en...




 


Poco a poco y sin esperarlo aquel paisaje se fue desvaneciendo para despertarse en el hospital, vio a su abuela sonriente a su lado, volvio a sentir la pinza en su mano, y supo que no había sido un sueño, había hablado con Arrietty de verdad, ella estaba preocupada por el, y con ese pensamiento, volvio a dormirse fruto de la anestesia.


 

Denunciar

sin comentarios  -  Escribe aquí tu comentario

(*) Campos Obligatorios. La dirección de correo no aparecerá publicada.


Portal de blogs literarios, comunidad literaria, y foro literario - Libro de Arena

Ayuda | Contacto | Condiciones de Uso | Política de Privacidad



2018 © librodearena.com